La prueba básica en materia de testamento, es la pericial.