LA ORALIDAD, EL ABOGADO Y EL SERVIDOR JUDICIAL