Empresa Unipersonal: Cesión, Disolución, Quiebra, Liquidación, y Cancelación

Lunes, 09 de noviembre de 2015

Empresa Unipersonal

 

Cesión, Disolución, Quiebra, Liquidación,  y Cancelación

 

Autor: Dr. Roberto Salgado Valdez

 

 

Imposibilidad de cesión de derechos del titular o gerente-propietario.-  En nuestro Proyecto de Ley (Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada, Editorial Casa de la Cultura Ecuatoriana, Quito, 1983) propusimos que el titular pudiera ceder sus derechos a otra persona natural y, para el efecto, señalamos lo siguiente:

 

?A.-  Cesión de derechos

 

Los derechos que tiene el titular en la Empresa Individual son cesibles, por la vía de la cesión de derechos, en beneficio de otra persona natural; es decir, el cesionario no puede ser una persona jurídica, ya que ello desvirtuaría el origen y esencia de la Empresa que propugnamos, y, además, obviamente, el cesionario solo puede ser una persona y  no más.

 

La cesión, al igual que en las Compañías de Responsabilidad Limitada, no es del certificado de aportación ya que éste constituye, como su nombre bien lo indica, un mero certificado; la cesión se refiere a los derechos del titular constantes en la escritura que contiene el acto constitutivo o en la de una anterior cesión, si la hubiere; con ello expresamos también que la cesión debe instrumentarse por Escritura Pública, de cuyo otorgamiento deberá sentarse razón al margen de la inscripción referente a la constitución de la Empresa, así como al margen de la matriz de la escritura de constitución en el respectivo protocolo del Notario.

 

Cabe indicar que no sería factible la cesión de los derechos de la Empresa, realizada por un nacional en favor de un extranjero o por extranjeros entre sí, sin autorización previa del Ministerio de Industrias, Comercio e Integración; obviamente, existirá esta autorización con el solo hecho de que el cesionario haya obtenido la calificación de inversionista nacional por parte del organismo nacional competente, Ministerio de Industrias, Comercio e Integración.

 

Los Notarios y los administradores de las empresas estarán obligados a velar por el estricto cumplimiento de lo anteriormente indicado, y no otorgarán o registrarán los documentos mediante los cuales se efectúen las transferencias que estén viciadas de nulidad, ya que si las transferencias o cesiones se efectuaren sin esta autorización, carecerán de valor.

 

En caso de que la cesión se haya realizado cumpliendo los requisitos legales, en el libro respectivo de la Empresa deberá ser inscrita, debiendo, posteriormente, anularse el certificado de aportación del cedente, extendiéndose uno nuevo a favor del cesionario; dicha cesión deberá ser comunicada al Registro Mercantil, con indicación de nombre y nacionalidad de cedente y cesionario, por los administradores de la Empresa, dentro de los ocho días posteriores a su inscripción en los libros correspondientes?.  (Obra citada, Editorial Casa de la Cultura Ecuatoriana, Quito, 1983, páginas 83 y 84).

 

En la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada no se ha permitido esta cesión de derechos de modo que el gerente-propietario o constituyente debe mantenerse como tal hasta el final de sus días en los que, por sucesión de causa de muerte podría pasar otra persona natural a convertirse en el nuevo gerente-propietario.  Esta es otra limitación que, sin duda, ha contribuido a que los ciudadanos, en vez de constituir estas Empresas, resuelvan constituir Sociedades Mercantiles Anónimas o de Responsabilidad Limitada en las que, siendo mayoritarios, pueden ceder sus acciones o participaciones a un tercero.

 

Disolución voluntaria de la Empresa Unipersonal 

 

El gerente-propietario de la Empresa Unipersonal de Responsabilidad Limitada o sus sucesores, podrán declarar disuelta voluntariamente la Empresa en cualquier tiempo y proceder luego a su liquidación.

 

La resolución del gerente-propietario de disolver voluntariamente la Empresa, deberá constar por escritura pública y someterse al trámite previsto en la ley. (Artículo 54 de la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada).

 

Disolución forzosa de la Empresa Unipersonal 

 

La Empresa Unipersonal de Responsabilidad Limitada, se disolverá forzosamente en los siguientes casos:

 

a)    Por cumplimiento del plazo de su duración; auto de quiebra legalmente ejecutoriado; y por traslado de su domicilio a país extranjero;

 

b)    Por la conclusión de la actividad para la que se constituyó o la imposibilidad manifiesta de cumplir el objeto empresarial;

 

c)    Por la pérdida total de sus reservas o de más de la mitad del capital asignado, a menos que el gerente-propietario hiciere desaparecer esta causal antes de concluido el proceso de disolución, mediante el aumento del capital empresarial o la absorción de las pérdidas en las cuantías suficientes;

 

d)    A petición de parte interesada en los supuestos establecidos en la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada;

 

e)    Por lo establecido en el tercer inciso del artículo 37 (En caso de muerte del gerente propietario); y,

 

f)     Por cualquier otra causal determinada en la ley.  (Artículo 55 de la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada).

 

Salvo los casos contemplados en el numeral a), la disolución y consiguiente liquidación deberá ser decretada por un juez de lo civil del domicilio principal de la Empresa, con citación al gerente-propietario, a petición de parte legítima o de oficio.  En la misma providencia el juez nombrará liquidador y dictará las medidas preventivas que estime necesarias, sin perjuicio de las responsabilidades civiles o penales en que hubiere incurrido el gerente propietario o sus apoderados, las que se harán efectivas por cuerda separada.

 

La providencia judicial en que conste el nombramiento del liquidador, una vez ejecutoriada, se inscribirá en el Registro Mercantil del domicilio principal de la Empresa.

 

En los casos de disolución de pleno derecho, el Juez de lo Civil, de oficio o a petición de parte, notificará al correspondiente Registrador Mercantil para que proceda a la inscripción respectiva y, en el mismo acto, designará un liquidador; en caso de existir sucursales, la notificación se la hará también en el Registro Mercantil del domicilio de éstas. (Artículo 56 de la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada).

 

De la sentencia que expida el juez ordenando la disolución y liquidación de una Empresa unipersonal de responsabilidad limitada, el gerente-propietario podrá interponer recurso de apelación.

 

La Corte Superior (Provincial) resolverá por los méritos de los autos y su fallo causará ejecutoria.  (Artículo 57 de la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada).

 

La disolución forzosa de la Empresa se anotará al margen de la inscripción correspondiente del Registro Mercantil y, bajo la responsabilidad personal del gerente propietario, se anunciará por una sola vez, mediante publicación en el periódico de mayor circulación del domicilio principal de la empresa, y de las sucursales en caso de haberlas, dentro del término de ocho días siguientes a la fecha en que fue decretada por el juez.  (Artículo 58 de la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada).

 

Con la inscripción de la disolución, todos los créditos en contra de la Empresa se considerarán de plazo vencido. (Artículo 59 de la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada).

 

Quiebra de la Empresa Unipersonal 

 

La quiebra de la Empresa Unipersonal de Responsabilidad Limitada, no comportará la de su gerente propietario, salvo que aquella fuera declarada fraudulenta, en cuyo caso el juez decretará, a petición de parte, el embargo general de todos los bienes de aquel.  Al respecto, en el Libro ?Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada? de Ley señalamos:

 

?Así mismo, en el propio Proyecto se aclara que las Empresas Individuales no se disuelven por interdicción o quiebra del titular, así como tampoco la quiebra de la empresa comporta la del titular, aspecto que lo habíamos considerado dentro del capítulo referente a las ventajas que entraña la creación de la Empresa Individual de Responsabilidad Limitada?  (Editorial Casa de la Cultura Ecuatoriana, Quito, 1983, página 94). 

 

Sin embargo, efectivamente, como lo dice la Ley, en el caso de quiebra fraudulenta, es acertado que tal quiebra comporte también la del titular o constituyente.

 

En tal caso, los acreedores de la Empresa, para el cobro de sus créditos, tendrán preferencia en los bienes del gerente propietario con relación a los demás acreedores del mismo, salvo el caso de los créditos privilegiados de mejor clase.  (Artículo 53 de la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada).

 

Liquidación de la Empresa Unipersonal 

 

Una vez inscrita la disolución voluntaria o forzosa de la Empresa Unipersonal de Responsabilidad Limitada, la misma se pondrá necesariamente en liquidación.

 

La Empresa conservará su personería jurídica (personalidad jurídica) durante el proceso de su liquidación, para los efectos legales correspondientes.

 

En la disolución voluntaria, la liquidación deberá ser efectuada por el gerente-propietario o un delegado suyo o por un liquidador designado por sus sucesores. El nombramiento de tal liquidador deberá inscribirse en el Registro Mercantil del domicilio principal de la Empresa.

 

Durante el proceso de su liquidación, a la denominación de la Empresa se le agregarán las palabras "en liquidación".

 

El encargado de la liquidación se llamará "liquidador".

 

El liquidador de la Empresa ejercerá la representación legal de la misma y legitimará su personería de conformidad con el artículo 38 de la Ley, en cuanto fuere aplicable.

 

La disolución y liquidación voluntaria o forzosa de las Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada, se ajustarán en cuanto fueren aplicables, a las reglas contenidas en la Ley de Compañías para la disolución y liquidación de Sociedades.

 

He aquí una nueva confirmación constante en la Ley por la que se colige que estas Empresas se asemejan a las Compañías Mercantiles, de modo que para su disolución y liquidación deben ajustarse a las reglas contenidas en la Ley de Compañías para éstas.

 

El liquidador está obligado a notificar a la administración tributaria respectiva el estado de liquidación de su representada para la determinación de las obligaciones tributarias que correspondan. (Artículo 60 de la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada).

 

El liquidador que con dinero propio hubiere pagado deudas de la Empresa no podrá ejercer contra el gerente propietario derechos mayores que los que corresponden a los acreedores pagados.  (Artículo 65 de la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada).

 

Cancelación de la inscripción de la Empresa Unipersonal 

 

Una vez satisfecho el pasivo de la Empresa y terminadas las operaciones de su liquidación, se cancelará la inscripción en el Registro Mercantil. (Artículo 61 de la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada).

 

Prescripción de responsabilidad del gerente-propietario o sus sucesores

 

A excepción de los casos señalados en el artículo 66 de la Ley (es decir en las que se encubra la consecución de fines ajenos a la misma, o constituya un mero recurso para violar la Ley, el orden público o la buena fe, o se utilice para defraudar derechos de terceros)  la responsabilidad del gerente-propietario o sus sucesores en los casos de disolución de las Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada prescribirá en tres años, salvo norma legal en contrario, contado desde la fecha de inscripción correspondiente en el Registro Mercantil.  (Artículo 62 de la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada).

 

Esta prescripción no tendrá lugar en el caso de que la Empresa se disuelva por quiebra. En dicho caso la prescripción será de cinco años, contados a partir de la inscripción del auto de quiebra en el Registro Mercantil. (Artículo 63 de la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada).

 

Aún transcurridos los plazos señalados anteriormente, quedará a los acreedores el derecho de ejercer su acción contra la Empresa en liquidación, hasta la concurrencia de los fondos indivisos de la empresa que aún existan, en proporción de lo que por el capital y las ganancias les hubiere correspondido en la liquidación.

 

Esta acción prescribirá en cinco años, contados a partir de la publicación del último aviso a los acreedores a que se refiere el artículo 393 de la Ley de Compañías.  (Artículo 64 de la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada).

 

Las acciones civiles que personalmente puedan ejercerse contra el gerente-propietario u otros responsables, por razón de lo previsto en el artículo 66, prescribirá en cinco años, contados a partir del hecho correspondiente o de la inscripción de la liquidación de la Empresa, según el caso y a elección del accionante. (Artículo 66, inciso tercero de la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada).

 

Exoneración de impuestos en constitución y actos modificatorios de Empresa Unipersonal.-   Resultaba acertado  lo indicado en la página 127 del Libro ?Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada?:

 

?Para hacer viable el proyecto habría que dotar a las Empresas Individuales de iguales beneficios que se otorgan a las Empresas y que se encuentran establecidos en el Decreto No. 733 de 22 de agosto de 1975, publicado en el Registro Oficial 878 de 29 de los mismos mes y año?.

 

En este orden de ideas la Ley así lo señaló, de modo que las constituciones de las Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada, los aumentos o disminuciones de sus capitales, los cambios de sus domicilios, objetos o denominaciones, o cualquier otra reforma o modificación posterior de sus actos constitutivos, no causarán impuesto ni contribución ni carga tributaria alguno; ni fiscal, ni provincial, ni municipal ni especial.

 

En los mismos términos tampoco causarán impuestos ni contribuciones ni carga tributaria alguna las transformaciones de Compañías Anónimas o de Responsabilidad Limitada en las Empresas reguladas por esa Ley.  (Disposición General Segunda de la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada).

 

Necesarias reformas a la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada 

 

Al concluir con la Exposición de Motivos que antecedió al Proyecto de Ley de Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada, constante en la página 127 del Libro de igual nombre, dijimos:

 

?Esperamos que el presente proyecto contenga normas adecuadas y precisas para el establecimiento del Empresario Individual de Responsabilidad Limitada, sin pretender que sea perfecto, pero con la seguridad de que servirá de base para que se pueda darle su auténtica configuración jurídica?.

 

Pues bien, ya tenemos en vigencia la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada sobre la que, muy respetosamente, nos hemos permitido realizar algunos comentarios y, en especial, algunas sugerencias con las cuales este instrumento jurídico se volverá beneficioso para los ciudadanos ecuatorianos a fin de que puedan constituirlas dejando de lado, como ya tantas veces lo hemos dicho el sofisma de las ?Sociedades? constituidas por una persona junto con otras que las integran en calidad de ?testaferros?.

 

Artículo publicado en el ?Tratado de Derecho Empresarial y Societario? Tomo I

 

Change password



Loading..