Código Orgánico Integral Penal:Imputabilidad, fuero de menores y el tipo penal.

Jueves, 23 de enero de 2014

Código Orgánico Integral Penal

 

 Imputabilidad, fuero de menores y el tipo penal.

 

Autor: Dr. Gonzalo Silva

 

La Imputabilidad

 

Para que una acción  se impute a una persona precisa, en primer lugar,  que ella sea la causa física de esa acción (imputación física); en segundo lugar, que la acción haya sido realizada con voluntad (imputación moral); y  finalmente que el acto sea  efectuado en contra de la ley (imputación legal).  A base de estas tres condiciones puede decirse que hay delito según la doctrina de Carrara.

 

Se dijo  que según la posición de la Escuela Clásica, a la que se afilia el Código ecuatoriano en cuanto a la imputabilidad, los agentes se dividen en imputables e inimputables, según  que haya o no obrado con conciencia y voluntad;  por ello, no son imputables los alienados, que en vez de sufrir una pena  por el delito cometido son  sometidos a una medida de seguridad como es el internamiento en un hospital psiquiátrico, los menores de edad, los trastornados  transitorios.

 

Es relativo a los enfermos que en el momento del hecho delictuoso se hallen, por razones de su enfermedad, con sus facultades mentales disminuidas.  Son los casos llamados de  responsabilidad disminuida.  La pena se aplica modificada

 

En esta parte, el estudio del delito se refiere imprescindiblemente  al delincuente para calificar  la capacidad  y libertad con la cual ha obrado.

Beling, repitiendo a Carrara, define la imputabilidad como la capacidad para ser culpable; de ahí que, el inimputable no es culpable de lo que hace. La imputabilidad es pues el presupuesto de la culpabilidad.

 

Esta distinción entre imputables e inimputables es importante porque de  ella depende la aplicación  de las sanciones; a los primeros se les aplicará penas y a los otros medidas de seguridad (o de defensa social)  por la peligrosidad que representen, sin son menores de edad. art.18

 

El delito es ante todo Acción, la misma que, utilizando un esquema de Mezger, podemos representarla así:

 

ACCIÓN

 

Querer interno              Conducta corporal               Resultado externo

 

Del Agente                            del Agente                   Resultado  igual a Realización típica

 

Externa

 

Por ejemplo, en el  homicidio, la concepción del delito seria el querer interno; blandir el puñal y asestarlo en el corazón, la conducta externa; y la muerte, el resultado típico deseado.

 

Este distingo es también importante para delimitar los delitos que se consuman sin necesidad de alcanzar un resultado externo llamado, ?formales o de simple  actividad? como las injurias, y los delitos ?de resultados o daño? como las lesiones y el homicidio, llamados también ?materiales?. Los primeros, los formales, no admiten la fase tentativa, en tanto que los segundo sí.

 

Carrara  ya lo había dicho que sin libertad para obrar no se  concibe el Derecho Penal.

 

Para Manzini, la responsabilidad, en cambio, es la obligación de someterse a la pena, a consecuencia de la imputabilidad,  comprobada de un delito.

De lo anterior se infiere que primero hay  que se imputables, luego culpable para ser responsable ante la ley y sufrir la pena prevista en ella.

 

Presunción de  dolo

 

En esta disposición se acoge un principio inaceptable, el de presunción de dolo, lo cual está en contraposición con el postulado constitucional que establece la presunción de inocencia 76.3 de todo ecuatoriano mientras no exista una sentencia ejecutoriada.

 

Al respecto,  se debe estar al corriente que entre las bases elaboradas por los penalistas de América que se reunieron  hace muchos años en Chile para la configuración del proyecto del Código Penal tipo para Latinoamérica, consta la abolición de esta presunción de dolo (referencia Dr. Rengel))

 

De la embriaguez

 

La embriaguez es un estado de intoxicación y por tanto determina trastornos de la conciencia, en cuyo evento no debe haber imputabilidad; más, la defensa social quedaría derrotada si se aceptase que todo ebrio es irresponsable de lo que comete.

 

El art.37  establece la inimputabilidad  del que se ha embriagado, de modo involuntario, sin su querer, tomando por ejemplo un refresco que ha contenido  sustancias embriagantes desconocidas  por  él.  Si  en este estado comete una infracción, no es responsable, siempre que haya perdido el conocimiento, lo que tal vez se presta sólo para los delitos de omisión.

 

Respecto a esto de embriaguez ?derivada de fuerza mayor o caso fortuito? como llama el Código Penal Ecuatoriano se hacen generalmente interpretaciones hasta erróneas; se cree que hay inimputabilidad  en todo caso en que el agente se ha embriagado, así  éste haya  buscado dicho estado etílico.

 

La embriaguez para que lleve a la inimputabilidad, eximente de pena, debe ser producida ?sin culpa del agente, por obra de ciertas propiedades  de la bebida o de la sustancia ingerida, ignoradas por  él, por condiciones morbosas de su organismo o por la maligna acción de otro que le suministra engañándole?.  Así interpreta Florián,  la embriaguez fortuita o involuntaria; criterio  que se ha acogido plenamente por la jurisprudencia Argentina.

 

También Soler se expresa en  los mismos términos: ?Ebriedad involuntaria es la que se produce por la ingestión de una sustancia cuyo efecto era ignorado, o por una situación patológica desconocida  por el sujeto, o por la maliciosa acción de un tercero.?

 

El numeral 2º  del art. 37   prevé los casos de embriaguez fortuita, pero incompleta, en cuyo evento hay responsabilidad disminuida.

 

Cuando la ebriedad es  voluntaria, o sea, no derivada de fuerza mayor o caso fortuito, el ebrio es responsable de lo que cometa, según que en el  momento  del hecho  haya  procedido dolosamente o culposamente.  Así lo establece el Proyecto Soler, lo mismo que los comentaristas italianos Manzini, Maggiore y Antolisei.

 

Si el sujeto se ha embriagado a propósito para cometer el delito, ello es una agravante.  Es lo que se llama ?actio libera in causa?, que significa que si hubo voluntad para producir la causa, por consiguiente hay que hacerse cargo de lo que se haya cometido durante el estado alcohólico buscado por el  agente.N.4 art citado.

Al inicio  el art  37, consulta los hechos de los alcoholitos como las producidas por estupefacientes como la marihuana, la morfina, los barbitúricos, etc.

El Código ecuatoriano ha copiado del italiano (art. 92,93 y 94) el régimen de la embriaguez.

 

Menores

 

Desde que se expidió  el Código  de Menores  en Agosto  de 1938, el menor salió del Derecho Penal, es decir, no pertenece al fuero de los jueces ordinarios, sino a un legislación  especial en la que preside el derecho protector más que el sancionador.

 

Para protegerlo, el menor era  considerado tal  hasta la edad de 21 años y para juzgarlo, hasta los 18.

 

La legislación de menores no solo interviene cuando el menor ha delinquido, sino cuando está en peligro moral, en trance de descarriarse.

 

Son los hogares de Protección Social  los encargados de encauzar al menor, y los Reformatorios, los institutos destinados para la reducción  del menor  delincuente.

El régimen para los menores que han incurrido en un acto antisocial, se funda en la temibilidad de ellos y en los motivos determinantes de la infracción, para ubicarle en el establecimiento que se aconsejable.

 

El Juzgado de Familia actual es el organismo que tiene jurisdicción para conocer de todos los problemas relativos al menor. Tales como investigación de la paternidad, reclamación de  alimentos, juzgamiento cuando haya delinquido, etc.

 

En antaño, era un  Tribunal,  se integraba de tres miembros: 1 abogado, 1 médico y 1 pedagogo; composición que fue criticada, porque estos tres representantes  pertenecen a tres actividades distintas, lo que se  prestaba para la complicación  de las decisiones de Tribunal.

 

Con la expedición del Código de Menores en Diciembre de 1969, el tribunal ha desaparecido y en su lugar funciona el Juez único de Menores actualmente, con otro Código.

 

Las definiciones se dice que pertenecen a la doctrina y que, por tanto, no deben constar en los Códigos, pero se acepta la corriente de que ciertos conceptos fundamentales consten definidos por la propia ley.

 

Art. 19 Delitos y contravenciones

 

División  bipartita y tripartita según la pena peculiar se aplicaba y aplica. En el COIP, la bipartita.

Hay legislaciones como Francia, Bélgica, Alemania, que mantienen la visión tripartita de las infracciones en crímenes (militar anterior), delitos y contravenciones.

 

El sistema cualitativo divide en dos y sitúa el criterio distintivo en la naturaleza jurídica particular  de las infracciones (delitos y contravenciones); y el cuantitativo, que se divide en tres, niega todas las diferencias jurídicas entre las infracciones, pero acepta su distinción en la gravedad y la clase de pena.

 

Arts.25-28 Tipos normales y anormales

 

El tipo penal no es otra cosa que la acción injusta descrita concretamente por la ley; en otras palabras, como dice Edmundo Mezger, es el conjunto de presupuestos de la pena.

 

Jiménez de Asúa  preparó  esta división de los tipos pena como los alienados, que en vez de sufrir una pena  por el delito cometido son  sometidos a una medida de seguridad como es el internamiento en un hospital psiquiátrico les : en normales y anormales, con finalidades prácticas.  Por cierto, en ningún caso, la división se refiere al delincuente.

 

Generalmente, en la definición de un delito hay una simple descripción objetiva y una sanción.  A esta manera de definir el tipo penal se llama Normal; pero si a más de la mera descripción  objetiva, la figura penal de integra de elementos subjetivos, jurídicos, etc., dicha figura se llama Anormal  o de  Impura  Tipicidad, en razón de que contiene una valoración más que un mera descripción (Fontán).  Tal el caso del hurto que consiste en la sustracción (objetivo), de  cosa mueble ajena (elementos  jurídicos), con ánimo de apropiarse (subjetivo).

 

El delito en la dogmática es la conducta antijurídica,  típica y culpable.  Hay tratadistas como López Rey que niega a la Tipicidad como integrante del delito; simplemente lo define como la Conducta antijurídica y culpable.

 

Dr. Gonzalo Silva Hernández

Abogado Penalista

 

 

Change password



Loading..