LAS EXCEPCIONES CONTEMPLADAS EN EL COGEP

Lunes, 14 de marzo de 2016

 

LAS EXCEPCIONES CONTEMPLADAS EN EL COGEP

 

Autor: Dr. José García Falconí

 

BASE CONSTITUCIONAL

Las excepciones, el derecho a la defensa y el principio de contradicción se encuentran señaladas en los siguientes artículos de la Constitución de la República: Arts. 54, 66.4.29.c; 75; 76.7 letras a)-m); 83.12, 167, 168.6; 169; 174 inciso segundo entre otros.

BASE LEGAL

El Código Orgánico de la Función Judicial, regula el principio de contradicción y el derecho a la defensa, en los siguientes artículos: 19; 23; 25; 27; 31.

El COGEP, trata sobre las excepciones, en los Arts. 29, 151 inciso tercero, 153, 169 inciso segundo, 294.1, 295, 315, 316, 351 inciso quinto números 1, 2, 3 y 4; 352,  353 y 373, cuyos textos a continuación transcribo.

Artículo 29.- Incompetencia como excepción. En los procesos laborales y de niñez y adolescencia, la incompetencia de la o del juzgador podrá alegarse únicamente como excepción.

Concordancias: Arts. 13; 153.1 del COGEP; 273 CONA

Artículo 151.- Forma y contenido de la contestación. La contestación a la demanda se presentará por escrito y cumplirá, en lo aplicable, los requisitos formales previstos para la demanda.

(?)

Deberá además deducir todas las excepciones de las que se crea asistida contra las pretensiones de la parte actora, con expresión de su fundamento fáctico. Las excepciones podrán reformarse hasta antes de la audiencia preliminar.

Concordancias: Arts. 153, 193, 194, 195, 291, 333.3, 336, 355, 351.4, 358 del COGEP; 273 del CONA.

Artículo 153.- Excepciones previas. Solo se podrán plantear como excepciones previas las siguientes:

1. Incompetencia de la o del juzgador.

2. Incapacidad de la parte actora o de su representante.

3. Falta de legitimación en la causa de la parte actora o la parte demandada, cuando surja manifiestamente de los propios términos de la demanda.

4. Error en la forma de proponer la demanda, inadecuación del procedimiento o indebida acumulación de pretensiones.

5. Litispendencia.

6. Prescripción.

7. Caducidad.

8. Cosa juzgada.

9. Transacción.

10. Existencia de convenio, compromiso arbitral o convenio de mediación.

Concordancias: Arts. 13, 14, 29, 99, 151, 295, 373 del COGEP´; 1583, 2349 CC; Arts. 43 al 47 LAM

 

INTRODUCCIÓN

Como bien señala la Escuela Judicial que depende del Consejo de la Judicatura, en el curso de capacitación del COGEP, cuyo material me sirve de base para el trabajo que estoy publicando en varios tomos, titulado: ANÁLISIS JURÍDICO TEÓRICO-PRÁCTICO DEL CÓDIGO ORGÁNICO GENERAL DE PROCESOS, que es fundamental para la aplicación de este cuerpo de leyes que los juzgadores y las partes estén preparados en todas y cada una de las eventualidades que se van a presentar en la práctica del ejercicio de las actividades jurisdiccionales, pues se van a encontrar problemas que tienen que ser solucionados de manera inmediata, y este es el objetivo del presente artículo que se publica en la Revista Judicial de diario La Hora.

La Escuela Judicial insiste que el COGEP por ser un Código nobilísimo, sin precedentes jurisprudenciales y doctrinarios, hace necesario buscar el efecto de las norma y aplicarlas adaptándolas  a nuestra materia según la competencia.

Termina manifestando el Consejo de la Judicatura que las excepciones previas, las excepciones en general y las nulidades procesales deben ser manejadas por los juzgadores con total conocimiento de causa y con absoluta responsabilidad, para que no sean sorprendidos e inducidos a error judicial por las partes y sus abogados, más aún como es de conocimiento general, todas las resoluciones incluidas las nulidades y excepciones previas deben resolverse en la misma audiencia.

EL DERECHO CONSTITUCIONAL DE CONTRADICCIÓN

El derecho constitucional de contradicción, pertenece a toda persona por el sólo hecho de ser demandada, esto debido a la prohibición de juzgar a una persona sin ser oída y sin darle los medios adecuados para su defensa en un plano de igualdad de oportunidades. No significa necesariamente que el demandado intervenga en el proceso para negar las pretensiones del demandante, y menos para formular excepciones, basta con darle la oportunidad de ser oído, aunque no haga uso de dicha oportunidad, para obtener mediante el proceso la sentencia que resuelva favorable o desfavorablemente su situación.

 

En el derecho procesal, el derecho de contradicción no se opone al derecho de acción sino que lo complementa, en los dos el sujeto imparcial es el Estado representado por el juzgador, en el primero el sujeto activo es el demandado y, en el segundo el sujeto pasivo es el demandante, pues el proceso es una contienda judicial entre dos partes, por lo que el principio de contradicción es fundamental en un proceso, recordando que el derecho procesal, tiene un conjunto de normas y principios que regulan el ejercicio de la jurisdicción y competencia de quienes administran justicia.

La oposición como una de las maneras de ejercitar el derecho de contradicción, tiene por objeto el rechazo de la pretensión en sentencia, esto es impedir que se pronuncie sentencia o impedir que se dé curso al proceso; la oposición no se enfrenta al derecho de acción sino a la pretensión, salvo que se dirija a suspender el proceso. Cuando el demandado se limita a negar los elementos de hecho y de derecho de la demanda, existe defensa en sentido estricto (todo medio de oposición a la demanda debe entenderse como defensa en sentido general) pero no la excepción, ésta se presenta cuando el demandado no se contenta con negar, sino que afirma la existencia de hechos distintos de los que presenta la parte contraria, con el objeto de plantear nuevos fundamentos que conduzcan a la desestimación de las pretensiones del demandante.

El principio constitucional de contradicción, en resumen es una exigencia ineludible, vinculada al derecho a un proceso con todas las garantías, el de igualdad de armas procesales, esto es confrontar puntos de vista de toda la pieza probatoria, o sea se debe posibilitar el enfrentamiento dialéctico, se debe evitar desequilibrios entre las partes, pues esto puede dar origen a la indefensión, lo cual contraría los principios constitucionales señalados en los Arts. 75 y 76.7 de la Constitución de la República.

En resumen, controvertir, es confrontar puntos de vista de toda la pieza probatoria, y este derecho a controvertir pruebas rige desde el momento que se presenta la demanda y se realiza la audiencia previa, se trata así, de una garantía absoluta, por cuanto no puede existir ninguna fase durante la investigación o el juzgamiento sin que se observen las reglas del debido proceso, caso contrario por ser solemnidad sustancial, el proceso sería nulo, atento a lo señalado en los Arts. 169 de la Constitución de la República y 18 del Código Orgánico de la Función Judicial y 107 al 111 del COGEP.

Recordemos, que el derecho evoluciona según la necesidad de la sociedad en la que se práctica; y esto es fundamental para poder entender el nuevo ordenamiento jurídico del país, en el año 2014 con el COIP en materia penal, y en el año 2016 con el COGEP en las seis  materias que señala dicho cuerpo de leyes.

RESEÑA HISTÓRICA DE LAS EXCEPCIONES

Históricamente, la institución de la exceptio, está ligada con la particular configuración del proceso romano clásico y, con la función del pretor, respecto a los vacíos y defectos del Jus Civile.

Con el tiempo, la excepción entró, en el ámbito de las leyes, de los Senado-Consulto y, aún de las Constituciones Imperiales, convirtiéndose en medios de defensa, que el demandado hacía valer ante la autoridad judicial, ya sea para diferir la acción, ya para destruirla total o parcialmente; de este modo las excepciones procesales tuvieron su origen en el Derecho Romano durante el sistema del procedimiento formulario y, surgieron de las facultades legislativas que los pretores unían a sus atribuciones judiciales, así nacieron las excepciones para la protección de los demandados.

En el Derecho Canónico, se trataba de las excepciones y su división; y, las excepciones eran procesales o materiales según se refieran a una cuestión de procedimiento o al derecho sustancial, teniendo en cuenta sus efectos a cada especie convenía indistintamente la cualidad de perentorias o dilatorias.

Las dilatorias, simplemente demoraban en el tiempo la admisión de la demanda, que tenía que hacerse valer en un nuevo proceso; mientras que las perentorias, excluían para siempre la pretensión y por eso se las llamaba también perpetuas.

Es en la Ley de Partidas, donde aparecen las excepciones dilatorias y perentorias, creándose una clasificación intermedia a la cual se le dio el nombre de defensiones, que eran las excepciones de: cosa juzgada, transacción y prescripción, excepciones que también se las denominaron mixtas, o de puro derecho y éstas tienen un trámite especial, acorde a lo señalado en el COGEP.

Es la publicación de Oscar Von Bollow, quien en 1868, escribe un verdadero tratado sobre las excepciones y los presupuestos procesales, en el que se inicia el estudio  serio sobre esta materia.

Hoy el COGEP contempla excepciones previas subsanables y no subsanables, conforme analizo en líneas posteriores

 

ANÁLISIS JURÍDICO SOBRE LAS EXCEPCIONES EN GENERAL

La excepción, tiene gran significado en el derecho procesal; le compete al demandado, esto es al sujeto pasivo de la relación jurídica procesal, pues frente a la pretensión del actor, se yergue la resistencia del demandado y, esta actitud del demandado se resuelve en una actitud de defensa, de excepción, por eso se denominan defensas.

En el ordenamiento jurídico ecuatoriano, el derecho de defensa en juicio se deriva del Art. 76 No. 7 de la Constitución de la República del 2008 y en los otros artículos que constan en la base constitucional y legal del presente análisis; así se ha reconocido que existe un derecho de acción, pero también que hay un derecho de defensa en juicio, para que tenga oportunidad de contradecir las pretensiones del accionante y de ofrecer y practicar pruebas que respalden su defensa por parte del demandado.

Eduardo Couture, dice sobre el derecho de defensa: ?Lo que se da al demandado es la eventualidad de la defensa. Esta defensa, en cuanto a su contenido podrá ser fundada o infundada, podrá ejercerse o no ejercerse, podrá ser aceptada o rechazada en sentencia. El orden jurídico no pregunta si el demandado tiene o no buenas razones para oponerse, sólo quiere dar a quien es llamado a juicio, la oportunidad de hacer valer las razones que tuviere?, es así que el demandado es el sujeto pasivo de la pretensión, pero también es el sujeto activo de su derecho de contradicción, de tal modo que la oposición a la demanda persigue que ésta sea desestimada y por tal busca una sentencia favorable a sus intereses.

Con razón Séneca, decía: ?Óigase siempre a la otra parte?.

ETIMOLOGÍA DE LA PALABRA EXCEPCIÓN

Exceptio, proviene de excipiendo o excapiendo, porque la ex siempre se desmiembra o hace perder algo a la acción del autor.

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española: ?Excepción.- Acción y el efecto de exceptuar. Cosa que se aparta de la regla o condición general de las demás de su especie. Der.: Título o motivo jurídico que el demandado alega para hacer ineficaz la acción del de-mandante; como el pago de la deuda, la prescripción del dominio etc?.

DEFINICIÓN JURÍDICA  DE EXCEPCIÓN

Es toda defensa que el demandado opone a la pretensión jurídica del actor.

El tratadista nacional Víctor Manuel Peñaherrera, las define de la siguiente manera: "Son los medios de defensa aptos según la ley, para impedir que una acción sea admitida ajuicio o para obtener que admitida a discusión sea rechazada total o parcialmente en la sentencia", así es la facultad legal del demandado de impedir que la acción sea admitida a juicio o de obtener que admitida a discusión sea rechazada total o parcialmente.

Mattirolo, dice: "A la demanda del actor corresponde la respuesta del demandado, por lo que frente a la acción surge la excepción, denominación amplia bajo la cual se comprende en el derecho moderno cualquier especie de defensa que el demandado proponga contra la demanda del actor".

Caravantes, dice: "Por excepción se entiende pues el medio de defensa o la contradicción o repudio con que el demandado, pretende excluir, dilatar o enervar la acción o demanda del actor".

Chiovenda, señala que excepción, en sentido propio es un contraderecho frente a la acción y precisamente por esto es un derecho de impugnación, es decir un derecho potestativo dirigido a la anulación de la acción, por tal no es sino un medio con el que el demandado justifica su demanda de desestimación de la demanda del actor, o sea es el medio de que dispone el demandado para defenderse de una acción que se ha interpuesto en su contra.

Francesco Carnelutti, el gran maestro del derecho procesal, dice que la excepción, es una razón especial de la oposición del demandado o la pretensión del demandante, manifestada en forma activa y por tanto una contra razón frente a la razón de la pretensión del demandante.

En sentido abstracto se ha definido a la excepción, como el poder que el demandado tiene para oponer frente a la pretensión del actor, cuestiones que o bien impidan un pronunciamiento de fondo sobre dicha pretensión o que en caso de que se llegue a tal pronunciamiento produzcan la absolución del demandado.

Eduardo Couture, al respecto, dice: "Es el poder jurídico de que se halla investido el demandado que le habilita para oponerse a la acción promovida contra él", así al concederse al demandado la oportunidad procesal de defenderse se le confiere el poder de formular cuestiones que contradigan las pretensiones del actor.

Por último, el tratadista colombiano Hernando Devis Echandía, señala que la excepción: "Es una manera espe­cial de ejercitar el derecho de contradicción o de defensa en general que le corresponde a todo demandado y que consiste en oponerse a la demanda atacando las razones de la pretensión del demandante, mediante razones propias de hecho que persigan destruirla o modificarla o aplazar sus efectos".

 

Change password



Loading..