Fusión y Escisión de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada

Lunes, 09 de noviembre de 2015

 

Fusión y Escisión de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada

 

 

 

Autor: Dr. Roberto Salgado Valdez

 

 

Nada dice la Ley con respecto a estas figuras.  Al respecto bien vale citar al doctor Jorge Egas Peña:

 

?La nueva Ley nada dice sobre la posibilidad de que se den estas figuras jurídicas en una empresa unipersonal de responsabilidad limitada, pero somos de la opinión que bien podrán darse, aplicando por analogía las normas existentes en la Ley de Compañías; pues, nada impide que dos empresas unipersonales de responsabilidad limitada de un mismo dueño; esto es, en las que el gerente-propietario lo sea de ambas, se unan o fusionen para generar una tercera; o, que una de ellas absorba a la otra; o, que una empresa unipersonal de responsabilidad limitada se escinda o divida en dos empresas unipersonales de responsabilidad limitada, con el mismo gerente propietario, adoptando o no su propia denominación con algún elemento que la distinga?.  (La Empresa Unipersonal de Responsabilidad Limitada, Edino, Guayaquil, 2006, página 56).

 

Estamos de acuerdo con lo señalado con el doctor Jorge Egas Peña, pero creemos que sí era necesario que estas posibilidades consten expresamente en la correspondiente Ley, lo que no ocurrió.

 

En nuestro Proyecto de Empresas Individuales de Responsabilidad (Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada, Editorial Casa de la Cultura Ecuatoriana, Quito, 1983) limitada sí tomamos en consideración estos aspectos, en los siguientes términos:

 

?A.-  Fusión

 

El titular, cuando considere que las circunstancias le obliguen a tomar medidas necesarias para un mejor desenvolvimiento de su Empresa, puede en cualquier época decidir la fusión o unión con otra Empresa o Compañía.  Esta fusión puede consistir en fusión propiamente dicha o en absorción y admite, tratándose de Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada, cuatro modalidades, que las vamos a ver a continuación:

 

a)  Cuando dos o más Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada de un mismo titular se unen para formar una nueva que les sucede en sus derechos y obligaciones.-  Este es un típico caso de fusión propiamente dicha, en la que la unión de dos Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada debe necesariamente hacerse entre aquellas de propiedad, si cabe el término, de un mismo titular; caso contrario, si se admitiera que puedan fusionarse dos Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada de titulares distintos, la Empresa nueva que les sucede en sus derechos y obligaciones tendría dos titulares lo cual va en contra del origen y sentido de la Empresa Individual que propugnamos; en cambio, si las Empresas que se fusionan pertenecen al mismo titular, la que les sucede en sus derechos y obligaciones, también pertenecerá a un mismo titular, lo cual tiene lógica y sentido jurídico.

 

b)   Cuando una o más Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada de un mismo titular son absorbidas por otra del mismo titular que continúa subsistiendo y que les sucede en sus derechos y obligaciones.-  Este, en cambio, es un típico caso de absorción, en que también necesariamente las Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada que concurren a fusionarse deben, por obvias razones pertenecer a un mismo titular, de esta manera la Empresa Individual que absorbe a las demás y que continúa subsistiendo pertenece a un solo titular.

 

c)    Cuando una Compañía y una Empresa Individual de Responsabilidad Limitada se unen para formar una nueva Compañía que les sucede en sus derechos y obligaciones.-  Estamos al igual que en el primer caso, frente a una situación de fusión propiamente dicha, en la que es posible que una Empresa Individual de Responsabilidad Limitada pueda fusionarse con una Compañía, pero siempre y cuando la nueva Empresa que nazca de esa fusión deba ser una Compañía, pasando a ser el titular de la Empresa Individual que se fusiona un socio o accionista de la Compañía que se origina.  No es por tanto lógico ni jurídico que la nueva forma Empresarial que surja sea una Empresa Individual, ya que en ese caso existirían varios titulares, el titular original y los socios o accionistas de la Compañía que se fusiona, la cual desnaturaliza la esencia de la Empresa Individual.

 

d)   Cuando una Empresa Individual de Responsabilidad Limitada es absorbida por una Compañía que continúa subsistiendo y que le sucede en sus derechos y obligaciones.-  Este caso, al igual que el segundo que hemos analizado, constituye una típica absorción, en la que no es posible el caso contrario, es decir que una Empresa Individual de Responsabilidad Limitada absorba a una Compañía, porque estaríamos en el caso, ya analizado anteriormente, de que no sería lógico ni jurídico que en la Empresa Individual existan varios titulares, el titular original y los socios o accionistas de la Compañía que se absorberá.  Esto no es posible.  En cambio, sí es posible que una Compañía absorba a una Empresa Individual de Responsabilidad Limitada, ya que la Compañía subsiste y el titular de la Empresa absorbida pasa a ser socio o accionista de la Compañía que subsiste?. (Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada, Editorial Casa de la Cultura Ecuatoriana, Quito, 1983, páginas 87, 88, y 89).

 

Sucesión por muerte de gerente-propietario.- En el Libro ?Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada? al respecto señalamos:

 

?B.-  Transmisión mortis causa

 

El Proyecto de Ley admite, como no podía ser de otra manera, la transmisión mortis causa de los derechos del titular.

 

Dentro del campo jurídico y real de la sucesión por causa de muerte, puedan darse dos posibilidades: a) Que exista un solo heredero;  b) Que existan dos o más herederos; analicemos brevemente los diferentes casos:

 

a)    Que exista un solo heredero.-   Este caso dentro de la teoría de las probabilidades, se va a presentar en muy pocas ocasiones, pero ello no significa que no pueda presentarse.  De presentarse, el heredero tiene la siguiente obligación:

 

Asumir la calidad de titular de la Empresa presentando al administrador una copia certificada de la inscripción de la sentencia de  posesión efectiva de la herencia con la constancia de haberse sentado razón al margen de la inscripción referente a la constitución de la Empresa en el Registro Mercantil, debiendo, además, registrarse este hecho en el libro correspondiente.

 

Posteriormente, si lo desea, este nuevo titular puede ceder sus derechos por Escritura Pública, conforme ya lo hemos anotado.

 

b)    Que existan dos o más herederos.-  Este caso es el que se presentará más frecuentemente, y en él el procedimiento inicial es el de presentar al Administrador de la Empresa una copia certificada de la inscripción de la sentencia de posesión efectiva de la herencia con la constancia de haberse sentado razón al margen de la inscripción referente a la constitución de la Empresa y en el Libro correspondiente, debiéndose designar a la persona que actuará en su representación, quien tendrá las mismas atribuciones del titular.  Los sucesores deben dentro de doce meses contados a partir de la ya indicada inscripción en el Libro, optar por lo siguiente:

 

1.- Adjudicar la Empresa a uno de los herederos, quien asumirá la calidad de titular presentando al Administrador copia certificada de la escritura de partición judicial.  Si se tratare de partición extrajudicial deberá presentarse el documento que acredite la transferencia realizada en su favor otorgada por los demás sucesores, debiendo registrarse cualquiera de estos hechos en el libro correspondiente, debiendo previamente haberse sentado una razón al margen de la inscripción referente a la constitución de la empresa en el Registro Mercantil;

 

2.- Transformar la Empresa en cualquier tipo de sociedad mercantil, debiendo cumplir para el efecto las prescripciones y los requisitos legales propios de la forma societaria que adopte con aprobación de la Superintendencia de Compañías si el tipo societario que se adopta es de los que se encuentran bajo su vigilancia.

 

3.- Enajenar la Empresa a un tercero con el procedimiento señalado ya para la cesión de derechos (Artículo 84 del Proyecto de Ley).

 

En caso de que no se llegare a instrumentar legalmente ninguna de las decisiones mencionadas, los sucesores deben proceder obligatoriamente a la disolución y liquidación de la Empresa.  Si ello no se produjere, el Juez, a pedido de cualquiera de los sucesores, de un acreedor o de oficio puede declarar la disolución y liquidación de la Empresa por violación de la Ley?. (Artículo 102 del Proyecto de Ley).  (Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada, Editorial Casa de la Cultura Ecuatoriana, Quito, 1983, páginas 84, 85, y 86).

 

En perfecta armonía con lo que señalamos en nuestro Proyecto, en atención a nuestros pensamientos, la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada manifiesta que en caso de muerte del gerente-propietario, la empresa pasará a pertenecer a sus sucesores, según la ley o el testamento respectivo.

 

Si por virtud de la ley o del testamento la Empresa pasare a ser de propiedad de una sola persona, como heredero o como legatario, la misma podrá continuar su existencia hasta el vencimiento de su plazo, pero anteponiendo a su denominación específica los términos de "sucesor de"; para lo cual se requerirá de la previa declaración por escritura pública del heredero o legatario, la misma que se someterá al trámite de los artículos 31, 32, 33, 34 y 35 de esta Ley, debiendo tomarse las anotaciones correspondientes a los márgenes de la escritura de constitución de la empresa y de su inscripción en el Registro Mercantil.

 

Si por la muerte del gerente-propietario la Empresa pasare a ser propiedad de varias personas, la misma tendrá necesariamente que transformarse, en un plazo de noventa días, en Compañía Anónima o de Responsabilidad Limitada, o disolverse y liquidarse, a menos que los sucesores hubieren transferido sus derechos y acciones hereditarios en la Empresa a favor de una sola persona, la que deberá entonces continuar las operaciones de la misma como su nuevo gerente-propietario, pero con la correspondiente modificación en la denominación específica de la Empresa.

 

En este último caso se deberá dejar constancia de los traspasos y de las modificaciones respectivas en una nueva escritura pública que se sujetará al trámite establecido en los artículos 31, 32, 33, 34 y 35 de la Ley, en cuanto fueren aplicables, y que se anotará al margen de la escritura de constitución de la Empresa y de su inscripción en el Registro Mercantil.

 

Una copia de la antedicha escritura con su razón de inscripción en el Registro Mercantil o el correspondiente certificado del Registrador constituirá el documento habilitante para que el nuevo gerente-propietario legitime su personería. (Artículo 37 de la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada).

 

Salvo el caso previsto anteriormente, la Empresa Unipersonal de Responsabilidad Limitada, no podrá transformarse a ninguna de las Sociedades reguladas por la Ley de Compañías.   (Artículo 36, inciso segundo de la Ley de Empresas Unipersonales de Responsabilidad Limitada).

 

 

Artículo publicado en el ?Tratado de Derecho Empresarial y Societario? Tomo I

Change password



Loading..