LA INTERPRETACIÓN DE LA CONSTITUCIÓN