Registro Oficial

Registro Oficial No.501- Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial

Jueves, 26 de julio de 2018

Administración del Señor Lcdo. Lenin Moreno Garcés                                                                                     

 

   Presidente Constitucional de la República del Ecuador                                                                                  

 

Jueves, 26 de julio   de 2018 (R. O.501, 26-julio -2018) Ediciòn Especial

Págs.MINISTERIO DE SALUD PÚBLICA:

ACUERDOS:

0239-2018 Apruébese y autorícese la publicación de la Guía de Práctica Clínica "Prevención, Diagnóstico y Tratamiento de la Enfermedad Renal Crónica

0240-2018 Apruébese y Autorícese la publicación del Protocolo "Atención Integral de Fisuras Labio - Palatinas

2 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

No. 0239-2018

LA MINISTRA DE SALUD PÚBLICA

Considerando:

Que, la Constitución de la República del Ecuador, en su artículo 3, numeral 1, ordena que es deber primordial del Estado garantizar sin discriminación alguna, el efectivo goce de los derechos establecidos en dicha Norma Suprema y en los instrumentos internacionales, en particular la salud;

Que, la citada Constitución de la República, en el artículo 32, dispone que: "La salud es un derecho que garantiza el Estado, cuya realización se vincula al ejercicio de otros derechos, entre ellos el derecho al agua, la alimentación, la educación, la cultura física, el trabajo, la seguridad social, los ambientes sanos y otros que sustentan el buen vivir. El Estado garantizará este derecho mediante políticas económicas, sociales, culturales, educativas y ambientales; y el acceso permanente, oportuno y sin exclusión a programas, acciones y servicios de promoción y atención integral de salud, salud sexual y salud reproductiva. La prestación de los servicios de salud se regirá por los principios de equidad, universalidad, solidaridad, interculturalidad, calidad, eficiencia, eficacia, precaución y bioética, con enfoque de géneroy generacional. ";

Que, la Norma Suprema, en el artículo 361, establece que el Estado ejercerá la rectoría del Sistema Nacional de Salud a través de la Autoridad Sanitaria Nacional, quien será responsable de formular la política nacional de salud, y normará, regulará y controlará todas las actividades relacionadas con la salud;

Que, todos los integrantes del Sistema Nacional de Salud para la ejecución de las actividades relacionadas con la salud, se sujetarán a las disposiciones de la Ley Orgánica de Salud, sus reglamentos y las normas establecidas por la Autoridad Sanitaria Nacional, conforme lo prevé el artículo 2 de la referida Ley;

Que, la citada Ley Orgánica de Salud, en el artículo 4, ordena que la Autoridad Sanitaria Nacional es el Ministerio de Salud Pública, entidad a la que corresponde el ejercicio de las funciones de rectoría en salud, así como la responsabilidad de la aplicación, control y vigilancia de dicha Ley, siendo obligatorias las normas que dicte para su plena vigencia;

Que, la Ley Ibídem en el artículo 6, prevé entre las responsabilidades del Ministerio de Salud Pública: "5.

Regular y vigilar la aplicación de las normas técnicas para la detección, prevención, atención integral y rehabilitación, de enfermedades transmisibles, no transmisibles, crónico-degenerativas, discapacidades y problemas de salud pública declarados prioritarios, y determinar las enfermedades transmisibles de notificación obligatoria, garantizando la confidencialidad de la información ";

Que, mediante Decreto Ejecutivo No. 8 de 24 de mayo de 2017, publicado en el Segundo Suplemento del Registro Oficial No. 16 de 16 de junio del mismo año, el Presidente de la República del Ecuador nombró como Ministra de Salud Pública a la doctora María Verónica Espinosa Serrano;

Que, con Acuerdo Ministerial No. 00004520, publicado en la Edición Especial del Registro Oficial No. 118 de 31 de

marzo de 2014, se expidió el Estatuto Orgánico Sustitutivo de Gestión Organizacional por Procesos del Ministerio de Salud Pública, mismo que señala como misión de la Dirección Nacional de Normatización: "Desarrollar y definir todas las normas, manuales, protocolos, guías y otras normativas relacionadas a la gestión de la salud, a fin de que el Ministerio ejerza la rectoría sobre el Sistema Nacional de Salud, garantizando la calidady excelencia en los servicios; y, asegurando la actualización, inclusión y socialización de la normativa entre los actores involucrados";

Que, es necesario brindar a los profesionales de la salud recomendaciones clínicas basadas en evidencia científica para la prevención, diagnóstico, tratamiento, referencia y contrarreferencia de adultos y adultos mayores con factores de riesgo y con enfermedad renal crónica en todos los niveles de atención; bajo los principios de equidad, integralidad, inclusión, interculturalidad, participación social, intersectorialidad y derechos; y,

Que, con memorando No. MSP-DNN-2018-0212-M de 21 de marzo de 2018, la Directora Nacional de Normatización emitió el informe técnico correspondiente y solicitó la elaboración del presente Acuerdo Ministerial.

EN EJERCICIO DE LAS ATRIBUCIONES CONFERIDAS POR LOS ARTÍCULOS 154, NUMERAL 1, DE LA CONSTITUCIÓN DE LA REPÚBLICA DEL ECUADOR Y 17 DEL ESTATUTO DEL RÉGIMEN JURÍDICO Y ADMINISTRATIVO DE LA FUNCIÓN EJECUTIVA

ACUERDA:

Art. 1.- Aprobar y autorizar la publicación de la Guía de Práctica Clínica "Prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad renal crónica".

Art. 2.- Disponer que la Guía de Práctica Clínica "Prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad renal crónica", sea de aplicación obligatoria en el Sistema Nacional de Salud.

Art. 3.- Publicar la Guía de Práctica Clínica "Prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad renal crónica", en la página web del Ministerio de Salud Pública.

DISPOSICIÓN FINAL

De la ejecución del presente Acuerdo Ministerial, que entrará en vigencia a partir de su publicación en el Registro Oficial encárguese a la Subsecretaría Nacional de Provisión de Servicios de Salud a través de la Dirección Nacional de Primer Nivel de Atención en Salud y de la Dirección Nacional de Hospitales; y, a la Subsecretaría Nacional de Gobernanza de la Salud a través de la Dirección Nacional de Articulación de la Red Pública y Complementaria de Salud.

DADO EN LA CIUDAD DE QUITO, DISTRITO METROPOLITANO a, 28 de junio de 2018.

f.) Dra. Verónica Espinosa Serrano, Ministra de Salud Pública.

Es fiel copia del documento que consta en el archivo de la Dirección Nacional de Secretaría General al que me remito en caso necesario.- Lo certifico en Quito a, 03 de julio de 2018.-f.) Ilegible, Secretaría General, Ministerio de Salud Pública.

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 3

Prevención,

diagnóstico y

tratamiento de la

enfermedad renal

crónica

Guía de Práctica Clínica (GPC)

2018

4 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

Xxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ministerio de Salud Pública del Ecuador. Prevención, diagnóstico y tratamiento de la

enfermedad renal crónica. Guía de práctica clínica. Quito: Ministerio de Salud Pública,

Dirección Nacional de Normatízación-MSP: 2018.

SBN-xxxxxxxxx

  1. Enfermedad renal crónica                              4. Diagnóstico
  2. Salud Pública                                                5. Tratamiento

3.           Prevención                                                    6. Referencia y contrarreferencia

Ministerio de Salud Pública

Av. Quitumbe Ñan y Av. Amaru Ñan Plataforma Gubernamental de Desarrollo Social Quito - Ecuador Teléfono: 593-2 381-4400 www.msp.qob.ec

Edición general: Dirección Nacional de Normalización - MSP

Esta guía de práctica clínica (GPC) ha sido adaptada de guías internacionales, por profesionales de las instituciones del Sistema Nacional de Salud y especialistas expertos en la materia, bajo la coordinación de la Dirección Nacional de Normatización del Ministerio de Salud Pública. En ella se reúnen evidencias y recomendaciones científicas para asistir a profesionales de la salud en la toma de decisiones acerca del diagnóstico y tratamiento de esta patología,

Estas recomendaciones son de carácter general y no definen un modo único de conducta procedimental o terapéutica, sino una orientación basada en evidencia científica para la misma. La aplicación de las recomendaciones en la práctica médica deberá basarse, además, en el buen juicio clínico de quien las emplea como referencia, en las necesidades específicas y preferencias de cada paciente, en los recursos disponibles al momento de la atención, así como en las normas existentes.

Los autores han declarado sus conflictos de interés y han procurado ofrecer información completa y actualizada. Sin embargo, en vista de la posibilidad de cambios en las evidencias científicas, se recomienda revisar el prospecto de cada medicamento que se planea administrar para cerciorarse de que no se hayan producido cambios en las dosis sugeridas o en (as contraindicaciones para su administración. Esta recomendación cobra especial importancia en el caso de medicamentos nuevos o de uso infrecuente.

Publicado en XXXXXX de 2018

ISBN XXXXXXXX

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-No Comercial-Compartir Igual 3.0 Ecuador, y puede reproducirse libremente citando la fuente sin necesidad de autorización escrita, con fines de enseñanza y capacitación no lucrativas, dentro del Sistema Nacional de Salud.

Cómo citar esta obra:

Ministerio de Salud Pública del Ecuador Prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad renal crónica. guía de práctica clínica. Quito: Ministerio de Salud Pública. Dirección Nacional de Normatización; MSP; 2018. Disponible en: http://salud.gob.ec

 

Impreso xxxx

Corrección de estilo xxxx

Impreso en Ecuador- Printed in Ecuador

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 5

Autoridades del Ministerio de Salud Pública del Ecuador

Dra. Verónica Espinosa, Ministra de Salud Pública.

Dr. Carlos Duran, Viceministro de Gobernanza y Vigilancia de la Salud

Dr. Itamar Rodríguez, Viceministro de Atención Integral en Salud

Dra. Sonia Díaz, Subsecretaría Nacional de Gobernanza de la Salud

Dr. Juan Chuchuca, Subsecretario Nacional de Provisión de Servicios de Salud

Dr. Ronald Cedeño. Director Nacional de Estrategias de Prevención y Control

Dra. Patricia Paredes, Directora Nacional de Normalización

Equipo de redacción y autores

Dr. Jorge Huertas, médico nefrólogo, Hospital de Especialidades Fuerzas Armadas Nº1,

Quito

Dr. Washington Osorio, médico nefrólogo, Hospital de Especialidades Fuerzas Armadas

N°1, Quito

Dr. Frankltn Loachamin, médico nefrólogo, Hospital Carlos Andrade Marín, Quito

Dr. Germán Guala, médico geriatra, Hospital de Especialidades Fuerzas Armadas N°1,

Quito

Dr. José Luis Heredia, nefrólogo, Hospital San Francisco de Quito, IESS.

Dra. Johanna Gavidia, médica geriatra, Hospital Carlos Andrade Marín

Dr. Danny Silva, médico geriatra, Hospital General Docente, Ministerio de Salud Pública,

Ambato

Dra. Ma. José Larrea, médica general, Quito

Dra. Paulina Gerka, médica internista, Quito

Dra. Cristina Pareja, médica general, Quito

Mgs. Gabriela García, magíster en gerencia en salud para el desarrollo local, Quito

MSc. Esteban Bonilla, médico, Quito,

Equipo de colaboradores

Dra. Susana Tito, médico geriatra, Hospital de Atención Integral del Adulto Mayor. MSP Dr. Jorge Sarmiento, médico geriatra. privado.

Equipo de revisión por pares

Dr. Jorge Chonata, médico nefrólogo. Hospital de Especialidades Eugenio Espejo, Quito Dr.

William Acosta. endocrinólogo, líder del Servicio de Endocrinología, Hospital Eugenio

Espejo

Dra. Patricia Orellana, médico familiar, docente, Universidad Central del Ecuador

Dr. Paulo Reinoso, médico nefrólogo, Menydial Quito

Dr. Martí Quevedo, especialista, Dirección Nacional de Salud intercultural, MSP

Dr. Gonzalo Bautista, médico nefrólogo, Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS),

Quito

Lcda. Diana Vinueza, analista, coordinación Nutrición, MSP

Dr. Darío Jiménez, médico nefrólogo, Hospital Enrique Garcés

Dra. Marcela Bolaños, administrador técnico, Unidad San Antonio de Pichincha, MSP

Dra. Cecilia Silva, especialista. Dirección Nacional de Vigilancia Epidemiológica, MSP

Dra. Patricia Ramírez, analista, Dirección nacional de Centros Especializados, MSP

Dr. Gonzalo Bautista, médico nefrólogo. Hospital San Francisco de Quito, IESS

Dr. Cristóbal Santacruz, médico nefrólogo, privado.

Dr. Paul Reinoso. médico nefrólogo, privado

 

6 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

Dr. Patricio Buendía, médico geriatra. Hospital Quito N°1, Policía Nacional Equipo de revisión y validación

Dra. Ximena Raza, magisteren Salud Pública, coordinadora, Dirección de Normatización Lcda. Wilma Jijón, enfermera, Hospital Quito N°1, Policía Nacional

Dr. Carlos Pérez, médico familiar, Sociedad Ecuatoriana de Medicina Familiar

Dra. Ruth Lucio, Coordinadora General de Desarrollo Estratégico en Salud, MSP

Mgs, Yessenia Galván, coordinadora de cuidados permanentes, Dirección Nacional de Ambiente y Salud, MSP

Dra. Patricia González, médica nefróloga, Hospital Vicente Corral Moscoso, MSP

Dra. Tania Silva, médico nefróloga, Hospital Carlos Andrade Marín, Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, Quito

Dra. Alba Solís, nutricionista, Hospital Metropolitano, Quito

Dra. Adriana Cabrera, médica nefróloga, Hospital Pablo Arturo Suárez, MSP, Quito

Lcda. Cristina Proaño, fisioterapia, Hospital Quito N°1, Policía Nacional

Dr. Edison Endara, médico familiar, Hospital Vozandes, Quito

Dr. Félix Orbe, médico nefrólogo. Pontificia Universidad Católica del Ecuador, Quito

Dr.  Pablo Romero, psicólogo, Hospital Pablo Arturo Suárez, MSP

MSc. Romina Costa, master en salud pública, actividad física y nutrición, coordinadora, Dirección Nacional de Estrategias de Prevención y Control, MSP

Dr. Marisol Garcés, médico familiar, Pontificia Universidad Católica del Ecuador, Quito

Dr. Luis Proaño, médico emergenciólogo, Hospital Metropolitano, Quito

Dra. Sara Proaño, analista, Dirección Nacional de Articulación de la Red Publica y Complementaría, MSP

Dr. Joseph Guerra, analista, Dirección Nacional de Primer Nivel, MSP

Dr. Jairo Villariaga, médico tratante, Hospital Eugenio Espejo, Quito

Dra. Catalina Rivera, médica nefróloga, Hospital José Carrasco Arteaga, IESS, Cuenca

Dra. Carmen Ceclillo, médica geriatra, Hospital José Carrasco Arteaga, IESS, Cuenca

Dra. Ma. Elena Urresta, médica nefróloga, Hospital Vozandes, Quito

Dr. Gustavo Salvador, médico nefrólogo, Renal Centro, Santo Domingo

Dra. Mayra Álava, médica patótoga, Hospital de Especialidades Fuerzas Armadas N°1, Quito

Dra. San Dra. Vaiery, médica nefróloga, Hospital de Especialidades Fuerzas Armadas N°1 Dr. Miguel Bayas, cardiólogo. Sociedad de Cardiología, Loja.

Dr. William Acosta, endocrinólogo, líder del servicio de endocrinología, Hospital Eugenio Espejo, Quito

Dra. Patricia Orellana, médico familiar, docente, Universidad Central del Ecuador Dr. Paulo Reinoso, médico nefrólogo, Menydial Quito

Dr. Martí Quevedo, especialista, Dirección Nacional de Salud Intercultural, MSP

Lcda. Diana Vinueza, analista, coordinación Nutrición, MSP

Dr. Darío Jiménez, médico nefrólogo, Hospital Enrique Garcés, Quito

Dra. Marcela Bolaños, administrador técnico, Unidad San Antonio de Pichincha, MSP

Dra. Cecilia Silva, especialista, Dirección Nacional de Vigilancia Epidemiológica, MSP

Dra. Patricia Ramírez, analista, médico tratante, Centro de Salud San José, Coordinación Zonal 4, MSP

Md. Galo Franco, especialista, Dirección Nacional de Normalización, MSP

Srta. Nicole Paredes, estudiante, Pontificia Universidad Católica del Ecuador

Sr. Anthony Vallejo, estudiante, Pontificia Universidad Católica del Ecuador

Q.f Jacob Flores, especialista, Dirección Nacional de Medicamentos y Dispositivos Médicos. MSP

Lic. Ximena Pinto, especialista, Dirección Nacional de Medicamentos y Dispositivos Médicos, MSP

Bqcl Brenda Atti, especialista, Dirección Nacional de Medicamentos y Dispositivos Médicos, MSP

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 7

Contenido

  1. Descripción de la guía de práctica clínica..........................................................................
  2. Clasificación Internacional de Enfermedades CIE-10....................................................
  3. Preguntas que responde esta guía de práctica clínica....................................................
  4. Recomendaciones clave.......................................................................................................
  5. Introducción............................................................................................................................
  6. Justificación...........................................................................................................................
  7. Objetivo....................................................................................................................................
  8. Alcance...................................................................................................................................
  9. Glosario de términos.............................................................................................................

10.     Aspectos relevantes sobre la ERC en el Ecuador......................................................

  1. Aspectos metodológicos....................................................................................................
  2. Historia natural de la enfermedad....................................................................................

12.1 Envejecimiento del riñón.............................................................................................

  1. Gradación de la evidencia y grados de recomendación..............................................
  2. Evidencias y recomendaciones.......................................................................................

 

  1. Prevención primaria.....................................................................................................
  2. Sospecha y diagnóstico..............................................................................................

 

  1. Clasificación de la ERC......................................................................................
  2. Valoración inicial y evaluación adecuada de laboratorio.-...........................

 

  1. Prevención secundaria y progresión de la ERC....................................................
  2. Recomendaciones para el manejo de la ERC........................................................

 

  1. Estrategias generales para el manejo de ERC...............................................
  2. Recomendaciones para el manejo de ERC y comorbilídades.....................
  3. Recomendaciones para el manejo de las complicaciones en la ERC ..
  4. Recomendaciones para inicio de terapia de sustitución renal en pacientes con ERCA            

* Revisar guía de cuidados paliativos del Ministerio de Salud Pública.......................

14.5  Referencia y contrarreferencia..................................................................................

14.5.1 Referencia temprana vs tardía al especialista en nefrología.........................

14.6  Consideraciones sobre niños y adolescentes con ERC.......................................

  1. Abreviaturas, signos y símbolos utilizados en esta GPC.............................................
  2. Referencias..........................................................................................................................
  3. Anexos..................................................................................................................................

 

8 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

1. Descripción de la guía de práctica clínica

Organización

desarrollados

Ministerio de Salud Pública del Ecuador Dirección Nacional de Normalización

Código C1E-10

N 18 Enfermedad renal crónica

N 18,0 Insuficiencia renal terminal

N 18.1 Insuficiencia renal crónica, Estadio 1

N 18.2 Insuficiencia renal crónica, Estadio 2

N 18.3 Insuficiencia renal crónica, Estadio 3

N 18.4 Insuficiencia renal crónica, Estadio 4

N 18.5 Insuficiencia renal crónica, Estadio 5

N 18.8 Otras insuficiencias renales crónicas

N 18.9 Insuficiencia renal crónica, no especificada

Categoría de la guía de práctica clínica

Prevención, diagnóstico y tratamiento

Profesionales a quien va dirigida

Esta guía está dirigida a profesionales involucrados en la atención de   pacientes   con   factores   de   riesgo   y   diagnosticados   de enfermedad renal crónica tales como: médicos generales,, médicos ocupacionales   y   especialistas   (médicos   familiares,   internistas, nefrólogos, cardiólogos, endocrinólogos, geriatras, reumatólogos), farmacéuticos, psicólogos/as, enfermeros/as, trabajadores sociales y nutricionistas.

Otros usuarios potenciales

Quienes ejercen un nivel de responsabilidad en el planeamiento, gerencia y dirección de servicios de salud de todos los niveles de atención,  salubristas, auditores médicos, educadores sanitarios, otros médicos especialistas y estudiantes de áreas de la salud.

Población blanco Intervenciones y acciones consideradas

Adultos y adultos mayores

Intervenciones         generales,         preventivas,         diagnósticas farmacológicas,       no      farmacológicas,       de       referencia       y contra referencia.

Metodología

Esta guía fue elaborada mediante la metodología ADAPTE 2.0.{1)

a partir de los siguientes documentos:

National Institute for Health and Clinical Excellence. Chronic kidney

disease in adults: assessment and management (CG182) (Update)

2014.(2)

Los   contenidos   fueron   actualizados   a   partir   de   la   evidencia

publicada en el periodo 2011-2017,  con  énfasis en  el  uso  de

revisiones     sistemáticas,     meta análisis     y     ensayos     clínicos

controlados aleatorizados.

Validación

Esta guía fue validada por pares clínicos y pasó por un proceso de validación interna y validación externa.

Fuente de financiamiento

Ministerio de Salud Pública

La fuente de financiamiento no influyó en los contenidos de la guía

Conflicto de interés

Todos los miembros involucrados en la adaptación de esta guía de práctica clínica han llenado el formulario de conflictos de interés relacionados con los contenidos de la misma.

Actualización

Se realizara a partir de la fecha de publicación, cada 3 años, o según avances científicos del tema determinados por el Ministerio de Salud Pública del Ecuador,

 

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 9

2. Clasificación Internacional de Enfermedades CIE-10

Se describe a continuación la Clasificación CIE-10 para el registro estadístico de la enfermedad renal crónica(3):

N 18 Enfermedad renal crónica

  • N 18.0 Insuficiencia renal terminal
  • N 18.1 Insuficiencia renal crónica, Estadio 1
  • N 18.2 Insuficiencia renal crónica. Estadio 2
  • N 18 3 insuficiencia renal crónica, Estadio 3
  • N 18.4 Insuficiencia renal crónica, Estadio 4
  • N 13.5 Insuficiencia renal crónica, Estadio 5
  • N 18.8 Otras insuficiencias renales crónicas

N 18.9 Insuficiencia renal crónica, no especificada

3.  Preguntas que responde esta guía de práctica clínica

Prevención primaria

1.    ¿Cuáles son los factores de riesgo (iniciadores, de progresión, modificables y no rnodificabies) de enfermedad renal crónica?

Sospecha y diagnóstico

2.    ¿Cómo se define la enfermedad renal crónica?

3    ¿Cuáles son los criterios diagnósticos de enfermedad renal crónica?

  1. ¿Cuáles son las consideraciones acerca de los estudios principales en pacientes con enfermedad renal crónica?
  2. ¿Cómo se clasifica la enfermedad renal crónica?
  3. ¿Cuándo utilizar la estimación de la tasa de filtración glomerular en base a cistatina

        C para diagnosticar enfermedad de renal crónica?

Prevención secundaria y progresión de la enfermedad renal crónica (ERC)

  1. ¿Cuáles son las estrategias para prevenir la progresión de la enfermedad renal crónica?
  2. ¿Qué se entiende por progresión y progresión acelerada de la enfermedad renal crónica?
  3. ¿Cuáles son las recomendaciones de inmunización en pacientes con enfermedad renal crónica?
  4.  ¿Cuáles son las principales recomendaciones en el manejo farmacológico y de seguridad que influyen en un paciente con enfermedad renal crónica?
  5. ¿Cuáles son las consideraciones principales acerca de los estudios de imagen en los pacientes con enfermedad renal crónica?

 

10 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

Recomendaciones para et manejo de la enfermedad renal crónica (ERC)

  1. ¿Cuál es el modelo de cuidado del paciente con ERC?
  2. ¿Cuáles son las recomendaciones dietéticas para et paciente con ERC?
  3. ¿Cuál es la mejor alternativa para evaluar el estado nutricionala en adulto mayor con ERC avanzada 3b o superior (tasa de filtrado glomerular estimado TFIGe <45 mL / min/1,73m2)?
  4. ¿Cuáles son tas recomendaciones de actividad física en el paciente con ERC?
  5. ¿Cuates son las recomendaciones para el manejo y tratamiento de pacientes con hipertensión arterial (HTA) y ERC?
  6. ¿Cuáles son tas complicaciones cardiovasculares en la ERC?
  7. ¿Cuáles son las recomendaciones para reducir las concentraciones séricas de ácido úrico en pacientes con ERC?
  8. ¿Cuáles con las consideraciones de seguimiento para un paciente con ERC reagudizada?
  9. ¿Cuáles son los riesgos de infecciones, injuria renal aguda, hospitalizaciones y modalidad en pacientes con enfermedad renal crónica?
  10. ¿Cuáles son las recomendaciones para el control glucémico de los pacientes con ERC?
  11. ¿Cuáles son las complicaciones primarias relacionadas con la disminución de la función renal en la ERC?
  12. ¿Cómo se establece el diagnóstico de anemia en pacientes con ERC?
  13. ¿Cuál es el tratamiento de la anemia en pacientes con ERC?
  14. ¿Cómo se establece el diagnóstico de las alteraciones del metabolismo óseo mineral asociadas a ERC?
  15. ¿Cuáles son los objetivos de manejo de las alteraciones del metabolismo óseo -mineral asociado a ERC?
  16. ¿Cuáles son los objetivos del manejo de la acidosis metabólica asociada a la ERC?

Tratamiento

  1. ¿Cuáles son las opciones de tratamiento para pacientes con ERC?
  2. ¿Cuáles son las recomendaciones para inicio de la terapia de sustitución renal en pacientes con enfermedad renal crónica avanzada (ERCA)?
  3. ¿Cuáles son las recomendaciones para no iniciar o suspender la terapia de sustitución renal en pacientes con ERCA?

Referencia y contrarreferencia

  1. ¿Cuáles son los criterios de referencia al nefrólogo en pacientes con enfermedad renal crónica?
  2. ¿Cuáles son las consecuencias de una referencia tardía al especialista?

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 11

  1. Recomendaciones clave

Recomendaciones clave

 

Se recomienda identificar los factores de riesgo para ERC, como (2):

 

Enfermedad cardiovascular

 

Proteinuria

 

Injuria renal aguda

 

Hipertensión arterial

 

Diabetes

 

Tabaquismo

 

Personas con origen africano o asiático

 

Uso de medicamentos nefrotóxícos.

 

Obstrucción del tracto urinario sin tratamiento.

 

En personas con factores de riesgo para ERC, se recomienda establecer

 

una estrategia de tamizaje que incluya:

 

Historia clínica detallada (uso pasado y actual de

 

medicamentos), incluyendo ambiente laboral, factores de riesgo

 

en la infancia (bajo peso al nacimiento, prematurez, sepsis);

 

Peso, talla e índice de masa corporal (IMC);

 

Toma de tensión arterial;

 

Exámenes de laboratorio: creatinina sérica, electrolitos, tasa de

 

filtrado giomerular (TFIG) y examen microscópico y elemental de

 

orina (EMO);

 

Ultrasonido renal según criterio clínico.

 

En personas adultas, se recomienda mantener los siguientes parámetros como objetivos metabólicos, para prevenir ERC:

 

Circunferencia abdominal <102 cm en hombres y <88 cm en

 

mujeres;

 

Presión arterial <130/85 mmHg;

 

Glucosa en ayunas <100 mg/dL;

 

Triglicéridos <150 mg/dL;

 

Colesterol HDL >40 mg/dL en hombres y >50 mg/dL en mujeres;

 

-                                        iMC entre 18.5- 24.9 kg/m2; Colesterol total <200 mg/dL; Colesterol LDL <100 mg/dL;

 

Ácido úrico <7 mg/dL en hombres, <6 mg/dL en mujeres.

 

En adultos mayores sanos, se recomienda mantener los siguientes parámetros como objetivos metabólicos, para prevenir ERC:

 

Presión arterial <140/80 mmHg;

 

Glucosa en ayunas 117 -135 mg/dL;

 

Hemoglobina glucosilada <7.5 %;

 

Triglicéridos <150 mg/dL;

 

Colesterol HDL >40 mg/dL en hombres y >50 mg/dL en mujeres1:

 

IMC 23 a 28 kg/m2 evitar pérdida de peso y desnutrición;

 

Valoración de redistribución de grasa;

 

-                                        Colesterol total <200 mg/dL;

 

___________________ - Colesterol LDL <130 mg/dL.

________

12 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

En adultos mayores frágiles, incluyendo los que vivan en residencias, se recomiendan los siguientes parámetros metabólicos, para prevenir ERC:

  • Presión arterial <150/90 mmHg;
  • Glucosa en ayunas 133-162 mg/dL;
  • Hemoglobina glícosilada <8.5 %.______________________________________

Se recomienda utilizar los valores de TFIG y del índice índice albúmina-creatinina (IAC) en pacientes con ERC, para valorar el riesgo de efectos adversos tales como:

  • Progresión de la enfermedad renal;
  • Superposición de injuria renal aguda sobre una ERC de base;
  • Eventos cardiovasculares.

Se recomienda tomar en cuenta los siguientes factores como riesgo de progresión hacía ERCA:

Disminución sostenida del 25 % o más de la TFIG en 12 meses;

Disminución sostenida 15 mL/min/1.73 m2 o más de la TFIG en 12 meses.

5. Introducción

La enfermedad renal crónica (ERC) constituye un grupo heterogéneo de desórdenes caracterizados por alteraciones en la estructura y función renal, la cual se manifiesta de diversas formas dependiendo de la causa subyacente y severidad de la enfermedad.(4,5)

La enfermedad renal está ampliamente asociada a enfermedades crónicas con altas tasas de prevalencía. En nuestro medio, las más comunes son el síndrome metabólico, diabetes mellitus, hipertensión arterial y glomerulopatías. En general, el 30% de los casos de ERC se debe a causas relacionadas a diabetes mellitus, el 25% a causas como hipertensión arterial y el 20 % a glomerulopatías.

La clasificación o estadiaje de la ERC provee una guía para la gestión del paciente nefrópata, incluyendo una estratificación del riesgo y sus complicaciones. La Organización Internacional para el Mejoramiento de los Desenlaces de la ERC (KDIGO por sus siglas en inglés), provee una estadificación clara e integral de acuerdo a la causa de la enfermedad, el filtrado glomerular y la albuminuria.(6) Esta clasificación, de fácil aplicación y descrita en las evidencias y recomendaciones de esta guía, permite un manejo adecuado de acuerdo al riesgo de complicaciones y la tasa de progresión.(7)

El gran espectro clínico de presentación de la ERC varía, desde hallazgos de laboratorio asintomáticos hasta presentaciones extremas con fracturas óseas y deterioro cognitivo (8) Esta variedad ha determinado que en muchos casos la ERC sea subdiagnosticada y subtratada, evolucionando a estadios finales en los cuales el tratamiento es exclusivamente sustitutívo más no curativo. El subdiagnóstico, subregistro y subtratamiento conllevan a un incremento de la morbimortaíidad y altos costos para el Estado, consecuencias que podrían ser prevenidas, retardadas y disminuidas tan solo con la identificación precoz de la ERC.(4)

El manejo integral de la ERC, consiste en la prevención de la enfermedad, enlentecimiento de su progresión, ajuste de la dosis de medicamentos de acuerdo con la tasa de filtrado glomerular (TFIG), tratamiento de sus causas reversibles, manejo de las complicaciones,

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 13

identificación, concientización y adecuada preparación del paciente para el inicio de terapia de reemplazo renal.(24)

La ERC es una patología de alto impacto epidemiológico ya que afecta a 1 de cada 10 personas de la población general a nivel mundial, siendo una de las principales patologías no transmisibles y con mayor crecimiento en los últimos años.(9) La prevalencia mundial de ERC excede el 10 % (entre 11 % y 13 %) y alcanza la alarmante cifra de 50 % en subpoblaciones de alto riesgo. (10,11) Adiciona I mente, el crecimiento anual en la prevalencia de pacientes en tratamiento por diálisis es del 8 %. La mayoría de personas con ERC se encuentran en estadio 3, aunque en personas con ERC estadio 5, 60 % a 70 % de los casos son originados por diabetes e hipertensión arterial (el resto de casos se da en jóvenes sin estas patologías).(9-11)

La ERC es la cuarta causa de mortalidad general y la quinta de mortalidad prematura en el Ecuador. La mortalidad por ERC en el Ecuador alcanza niveles entre el 6 % y 7 %. El 1,44 % de años vividos con discapacidad son producidos por la ERC en el Ecuador, aunque la esperanza de vida corregida por discapacídad indica 3,47 %.(12)

En países desarrollados, la ERC constituye la patología más frecuente y que mayores costos genera dentro de los programas de salud pública.(4) Se estima que en el Ecuador existen cerca de diez mil personas en tratamiento con hemodiálísis y diálisis peritoneal, lo que representa una tasa de 660 casos por millón de habitantes. En estos pacientes el período de supervivencia promedio es de 52 meses, un equivalente inferior a 5 años,(13)

Tomando en cuenta las estimaciones de la Sociedad Latinoamericana de Nefrologia e Hipertensión (SLANH) y de la Tercera Encuesta de Salud y Nutrición (NANHES III por sus siglas en inglés), en el Ecuador, se estima que aproximadamente un 45 % de pacientes en estadios 4 y 5 podrían fallecer antes de iniciar tratamiento con diálisis. Solo en estadio 5, se sabe que en el Ecuador existirían más de 30 000 personas afectadas.(14)

La ERC afecta a todas las etnias, pero en afroamericanos se ha observado mayor incidencia (hasta 4 veces más riesgo en comparación con caucásicos). En cuanto al género, la distribución es similar. Con respecto a la edad, mientras mayor es la misma, mayor es el riesgo e impacto de la enfermedad.(15,16)

6. Justificación

La ERC es una patología de suma importancia a nivel mundial, regional y nacional La magnitud de su impacto se refleja en su alta prevalencia, sus elevadas tasas de mortalidad, los altos costos de su tratamiento, los años de discapacidad y la afectación biopsicosocial que produce. La ERC es la cuarta causa de mortalidad ajustada por edad por encima de diabetes y cáncer.

En el Ecuador, además de su impacto epidemiológico, la ERC produce grandes problemas derivados de la atención en salud. Entre los principales están: referencia tardía o en estadios avanzados, ausencia de programas de identificación precoz en personas con^ factores de riesgo para ERC, falta de médicos especialistas, limitación de opciones' terapéuticas para controlar de mejor manera las complicaciones de la ERC y ausencia de^ documentos normativos claros enfocados en los pacientes con enfermedad renal.

Se debe considerar el importante impacto socioeconómico de la ERC, tomando en cuenta el costo directo de las terapias de sustitución renal, así como costos indirectos tales como

14 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

la ausencia laboral y la carga económica. Adicionalmente, no se debe olvidar el impacto a nivel social y familiar, así como las consecuencias que a nivel psicológico puede tener una persona afectada por ERC, especialmente en los estadios más avanzados.

El desafío y complejidad que representa la gestión de la enfermedad renal crónica, ha provocado que varias instituciones científicas de diferente naturaleza hayan desarrollado guías de práctica clínica (GPC) para el manejo óptimo de la ERC, con base en un riguroso proceso de revisión sistemática de la evidencia disponible.

La Constitución de la República del Ecuador garantiza el derecho a la atención especializada de las enfermedades catastróficas, dentro de las cuales se encuentra la ERC. La prevención y el manejo temprana integral y multidisciplinario de esta patología puede mejorar de manera sustancial la calidad de vida a nivel de la población ecuatoriana. Una de las aristas para lograr esta mejora, es la vigencia de documentos normativos nacionales actualizados que guíen la práctica clínica.

La elaboración de una GPC nacional sobre prevención, diagnóstico y tratamiento de la ERC en pacientes adultos y adultos mayores, desde la atención primaria hasta el tercer nivel de atención en salud, es primordial para el Sistema Nacional de Salud ecuatoriano.

La presente GPC incorpora un conjunto de recomendaciones desarrolladas en forma sistemática y sustentada en evidencia científica disponible y actualizada, cuyo propósito es optimizar y estandarizar el manejo de la ERC.

7. Objetivo

7.1 Objetivo general

Brindar a los profesionales de la salud recomendaciones clínicas basadas en evidencia científica para la prevención, diagnóstico, tratamiento, referencia y contrarreferencia de adultos y adultos mayores con factores de riesgo y con ERC en todos los niveles de atención; bajo los principios de equidad, integralidad, inclusión, intercuituralidad, participación social, intersectorialidad y derechos.

7.1 Objetivos específicos

  • Describir e identificar los factores de riesgo y signos de alarma de la ERC.
  • Proporcionar herramientas para un diagnóstico oportuno al paciente adulto con ERC tomando en cuenta la eficacia, efectividad y seguridad en todos los niveles de atención.
  • Identificar comorbilidades asociadas a ERC según su proceso evolutivo de enfermedad.
  • Establecer pautas para el tratamiento integral temprano y eficiente del paciente adulto con ERC.

•     Establecer criterios de referencia al tercer nivel de atención del paciente con ERC. « Estandarizar recomendaciones sobre el seguimiento, vigilancia y pronóstico de la

ERC.

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 15

8.  Alcance

Esta guía abarca aspectos relacionados a la prevención, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad renal crónica en personas adultas y adultas mayores en los diferentes niveles de atención de todo el Sistema Nacional de Salud. No se incluyen temas pediátricos.

9.  Glosario de términos

Adulto mayor: persona o individuo mayor de 65 años, que entra en el proceso de envejecimiento que resulta en una creciente vulnerabilidad y que requiere una atención integral en salud.(1 7)

Agentes nefrotóxicos: son sustancias que provocan toxicidad del riñon, alterando su hemodinamia.(18)

Albuminuria: presencia anormal de albúmina en la orina, cuando se altera el filtrado glomerular provocando que la albúmina se filtre y sea excretada por la orina. (17)

Diálisis peritoneal: es un proceso o alternativa de sustitución renal para los pacientes con ERC, que permite depurar toxinas y otras sustancias a través del peritoneo como membrana dialítica.{19)

Enfermedades catastróficas: es aquella que cumple con las siguientes características;

(20)

  1. Que implique un alto riesgo para la vida de la persona;
  2. Que sea una enfermedad crónica y por lo tanto que su atención no sea emergente; y,
  3. Que su tratamiento pueda ser programado o que el valor promedio de su tratamiento mensual sea mayor al determinado en el Acuerdo Ministerial de la Autoridad Sanitaria

Fragilidad en el adulto mayor: constituye un cambio del envejecimiento que corresponde a una pérdida de la homeostasis, se caracteriza por emaciación de masa corporal magra (sarcopenia), acompañado de declive en la función fisíca, cognitiva y metabólica.(33)

Glomerulopatías: son un conjunto de enfermedades que afectan la estructura y función del glomérulo, teniendo como característica principal la inflamación del penacho glomerular.(21)

Hemodiáiisis: constituye un tratamiento que tiene como objetivo principal restablecer el equilibrio hidroelectrolítico y acido base sanguíneos, se realiza a través de la extracción dé sangre mediante un acceso vascular hacia el filtro o dializador para purificar la sangre y retornar hacia la circulación como "sangre purificada",(22)

Saturación de transferrina; considera la cantidad de hierro que se une a la transferhna, que normalmente es alrededor de 3 - 4 mg: el Índice de saturación de la transferrina (IST) constituye un factor reguiador de intensidad de la eritropoyesis. Cuando éste índice esta elevada el hierro transportado por la transferrina se desvía hacia el hígado causando hemosiderosis hepática,(23)

 

16 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

Síndrome metabólico: constituye un conjunto de alteraciones metabólicas en el organismo, que son consideradas como desencadenantes de enfermedades cardiovasculares y diabetes.(24)

Síndrome urémico: constituye una alteración en las funciones fisiológicas, biológicas y químicas en el contexto del desarrollo de insuficiencia renal.(25)

10. Aspectos relevantes sobre la ERG en el Ecuador

La expectativa de vida a nivel mundial y regional ha aumentado progresivamente. En el Ecuador, ha sucedido algo similar, y las proyecciones tienden al alza (gráfico 1). La importancia de esta tendencia radica en el aumento de casos nuevos de ERC y el empeoramiento de los casos establecidos, con el consecuente aumento en el gasto público.

Si se considera la tendencia al aumento de la expectativa de vida, junto a (as estimaciones y proyecciones de la SLANH y la NANHES lll, es posible establecer la población nacional aproximada afectada por la ERC de acuerdo con su respectivo estadio (tabla 1).(14,27)

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 17

Tabla 1. Estimación de pacientes con ERC de acuerdo al estadio en el Ecuador

' ';■- '';■'■.'■■'..                                                                                                                            ■ ,::*■■■.."[-■ I'1

ESTADIO 1                                                  3,3                                     547.540

ESTADIO 2                                                  3                                       497.855

ESTADIO 3                                                  4,3                                    713.349

ESTADIO 4                                                  0,2                                     33.179

ESTADI05                                                 0,2                                    33.179

Para esta estimación, se tomo en cuenta la población nacional del 2015 según estimaciones del INEC(27): 16 278 844 habitantes. Tomando en cuenta las estimaciones de la Sociedad Latinoamericana de Nefrologia e Hipertensión (SLANH) y de la Tercera Encuesta de Salud y Nutrición (NANHES NI por sus siglas en inglés), en el Ecuador, se estima que aproximadamente un 45 % de pacientes en estadios 4 y 5 podrían fallecer antes de iniciar tratamiento con diálisis. Solo en estadio 5. ss sabe que en el Ecuador existirían más de 30 000 personas afectadas. Elaboración propia. Fuente: Keith D. Nichols G, Gullion C, Brown JB & Smlth DH (2004).(14)

Hasta el año 2005, en el Ecuador, las principales causas de años de vida ajustados por discapacidad (AVAD) eran principalmente por enfermedades transmisibles, siendo la enfermedad diarreica una de las más importantes. Sin embargo, para el año 2015, las enfermedades no transmisibles ya se convirtieron en la principal causa de discapacidad a nivel nacional (gráfico 2).(12)

Gráfico 2. Principales causas de años de vida ajustados por discapacidad y cambio

porcentual 2005-2015

 

Navaneethan SD, Yermert H, Moustarah FT Schreiber MJ, Schauer PR, Beddhu S, Weight loss interventions in chronic

kidney dtsease: a systematic review and meta-analysís. Clin J Am Soc Nephrol. 2009 Oc

Tomado de: Instílate of Health Metrlcs and Evalu.at.ion, 2015.(12)

 

18 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

En términos en años de vida perdida por muerte prematura (AVPP), ha sucedido algo similar en el Ecuador, donde se aprecia una tendencia a la preponderancia de enfermedades crónicas no transmisibles, incluyendo a la ERC (gráfico 3).(12)

En cuanto a la mortalidad general, el impacto de la ERC en la misma es diferente dependiendo de la fuente consultada. Sin embargo, la ERC prevalece dentro de las diez primeras causas de mortalidad general en el Ecuador, llegando al cuarto lugar según los datos más actuales (tabla 2). (28-30)

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 19

Tabla 2. Principales causas de mortalidad del Ecuador

Enferme da ci isquémica del matazón            Enfermedad isquémica del corazón               Diabetes {50.4%)

(12 45 %)                                                   (10.3 í'»}

Diabetes mellltus (5.53 %)                            Enfermedad cerebro vascular (7,7%)             Enfermedad renal crónica (49.1 %)

Enfermedad cerebrovascular (6.9 %)              Enfermedades de las vías respiratorias          Alzheirner (40.5%)

Inferiores (7.2%)

Enfermedad de las vías respiratorias             Accidentes de iransports terrestre                 Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

inferieres (7.56%)                                        (5.51i)                                                       (21 .□ %)

Enfermedad renal crónica (6.55 %)                Enfermedad renal (4,8 %)                            Enfermedad cerebrovascular (15.5%)

Accidentes Dr. _> transporte tcrtsstre (4,6 %) Diabetes meilitus (.1,1 %)                            Cáncer de estómago i13.8%)

Alztisimer (3 7%)                                         Violencia irrterpersonal {3,7 %)                      Accidente de transito {13,6%)

Enfermedades pulmonar obstructiva              VIH/SIDA (S,00 %)                                     Cardiópatas isciuémitas (10.3%)

crónica (2.07%)

Violencia inierpersonal I?. 53%)                     Enfermedad hipenensiva (3,'JO %.)               Infecciones respiratorias inferiores i-

0.6%)

Neoplosia maligna del estómago (3,2a %) Cirrosis y otras enfermedades del hígado Violencia inlerpersonal [-12%.}

(3.00 %)

"El 50 % de defunciones de enfermedades del sistema urinario son a causa de la enfermedad renal crónica con un total de 902 defunciones Fuente: MSP. 2014(29); WHO , 2015(28); Global Burder of Disease, 2015.(30) Elaboración propia.

Finalmente, y en vista de que el Ecuador mantiene un sistema de salud público, cabe recalcar el tema de costos, al menos de manera indirecta. Según datos extrapolados del estudio NHANES 111,(31) se estima que aproximadamente 1 millón y medio de habitantes tiene algún grado de ERC. Este estimado supone un crecimiento anual de pacientes en tratamiento sustitutivo renal del 10 %, cifra que, sumada a las tendencias respecto a esperanza de vida, incidencia y prevalencia, aumentaría en los siguientes años como lo ha venido haciendo desde el 2010.(14)

Con respecto a los datos proporcionados por la Sociedad Ecuatoriana de Nervología (2017) en la actualidad existen 13,000 pacientes en terapia renal sustitutiva, de los cuales 12.000 están en hemodiálisis.

11. Aspectos metodológicos

La presente guía está sustentada con las mejores prácticas clínicas y recomendaciones disponibles para la prevención, diagnóstico, tratamiento y seguimiento de personas adultas y adultas mayores con factores de riesgo y diagnosticados de enfermedad renal crónica.

El equipo de trabajo de adaptación de la guía comprende un equipo multidisciplinario de profesionales especialistas en nefroiogía, geriatría y salud pública, junto al personal de asesoramiento metodológico de la Dirección Nacional de Normatización del Ministerio de Salud Pública. La metodología de esta guía se elaboró a través de la herramienta ADAPTE 2.0,(1) y el tema de la guía a desarrollarse se seleccionó mediante la calificación de io|. criterios del BAREMO(32) definido por la autoridad sanitaria.

Para la elaboración de las preguntas clínicas se utilizó el formato PICO (pacienjfe, intervención, comparación y resultado). Estas preguntas se realizaron para guiar1 la información científica en el proceso de búsqueda y para facilitar el desarrollo de las recomendaciones por el equipo de trabajo de la guía.(33,34) Las preguntas PICO

 

20 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

{paciente, intervención, comparación y resultado) fueron estructuradas y revaloradas por el equipo de trabajo.

El equipo de trabajo de adaptación de la guía estableció una secuencia estandarizada para la búsqueda de guías de práctica clínica, a partir de las preguntas formuladas en las siguientes bases de datos seleccionadas: Fisterra, Guideiines International Networks, National Guideline Clearinghouse, National Institute for Health and Clinical Excelience, New Zealand Clinical Guideiines Group, Prímary Care Clinical Practice Guideiines, Scottish íntercoilegiate Guideiines Network, International Socíéty of Nephrology. También realizó un proceso específico de búsqueda en Medline-Pubmed, Tripdatabase y Cochrane Librar/.

El equipo de trabajo de adaptación de la guía seleccionó como material de partida guías de práctica clínica con los siguientes criterios:

  1. En idioma inglés y español;
  2. Metodología de medicina basada en evidencias;
  3. Consistencia y claridad en las recomendaciones;
  4. Publicación y/o actualización reciente (2011-2017).

Se encontraron 1468 documentos obtenidos a través de búsquedas en bases de datos y de otros recursos como sitios y documentos de soporte para el proceso de adaptación, de los cuales se excluyeron 1457 documentos. En totaJ, 11 guías de ERC en adultos fueron seleccionadas para ser calificadas con el instrumento AGREE ll(35) y valoradas a través del consenso ciei equipo de trabajo {anexo 1). Se seleccionó una guía para la presente adaptación:

National Instituto for Health and Clinical Excelience. Chroníc kidney disease in adults: assessment and managemept (CG182) (Update) 2014.(2)

Adicionalmente se realizaron búsquedas específicas de la literatura médica en los buscadores mencionados y con las preguntas clínicas elaboradas, dirigidas a los adultos mayores y a las preguntas clínicas que no fueron respondidas por la guía elegida.

12. Historia natural de la enfermedad

La evolución natural de la ERC depende de varios factores como la etiología, el estadio de la enfermedad, la presencia o ausencia de factores de progresión y las complicaciones derivadas de la misma que en gran parte son cardiovasculares e infecciosas.{36) Se han identificado múltiples factores para la aparición de la ERC: diabetes mellltus tipo 2, hipertensión arterial, glomerulapatías, enfermedades quísticas renales, nefropatías túbulointersticiales, otras enfermedades crónicas, factores familiares y genéticos.

La ERC en países en vías de desarrollo es de origen multifactorial, debido a enfermedades transmisibles y no transmisibles. El riesgo de compromiso renal se incrementa debido a "factores ambientales desfavorables, incluyendo la privación y la malnutrición en el embarazo, exposición a metales pesados, contaminantes en la agricultura, sustancias herbolarias y trabajo en climas de calor extremo. Aparte de condiciones que predisponen a la> ERC (diabetes, obesidad, hipertensión, patologías glomerulares y túbulointersticiales),

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 21

existen factores sociales con impacto en la aparición, desarrollo y persistencia de la ERC, tales corno la globalización, la pobreza y otros factores socioeconómicos como el acceso a la atención en salud y servicios básicos y la disponibilidad de alimentos saludables.(37-39)

Gran parte de los pacientes con ERC en estadio 1 y 2 son asintomáticos e incluso se suele dudar de su diagnóstico debido a que su tasa de filtración muchas veces no se encuentra alterada en la primera estimación. Estas personas suelen presentar albuminuria, hematuria microscópica u otras alteraciones del sedimento y la densidad urinaria; incluso pueden tener filtrado glomerular elevado (hiperfiltración),(36,40)

La progresión de la ERC puede ser acelerada por enfermedades intercurrentes, el uso de agentes nefrotóxicos, un mal control dietético-metabólíco, un inadecuado control de la hipertensión arterial y la superposición de episodios de injuria renal aguda que actualmente se la ha considerado como al equivalente de una cardiopatía isquémica tipo infarto agudo de miocardio por algunos autores (gráfico 4).(36,41-43)

Los pacientes con ERC en estadio 3 tienden a una disminución progresiva del filtrado glomerular cuando su condición se asocia a incremento de la albuminuria. Las personas en este estadio empiezan a expresar alteraciones sistémicas secundarias a su ERC (por ejemplo, trastornos del metabolismo calcio-fósforo) (36,40)

En la enfermedad renal crónica avanzada (ERCA) que incluye a los estadios 4 y 5, se hacen más evidentes las manifestaciones clínicas como consecuencia del mayor deterioro de la función renal (anemia, hipertensión, sobrecarga hídrica) cuyo concepto extremo es lo que se conoce como síndrome urémico,{36) Debido al pobre pronóstico de las personas con ERCA, al grupo de pacientes en estadio 5 que no han fallecido en todo el curso de la enfermedad por las complicaciones cardiovasculares propias de su patología de base, se los ha llegado a considerar como "sobrevivientes".(36)

Como desenlace, las personas con ERCA, frecuentemente se encuentran en un estado de intercambio de terapias, es decir de hemodiálisis a diálisis peritoneal o trasplante renal y viceversa hasta agotar todas las opciones de sustitución renal. Aún con tratamiento, las personas con ERCA presentan un deterioro clínico y progresivo de su estado general hasta terminar falleciendo como consecuencia de las complicaciones cardiovasculares e infecciosas.

 

22 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

12.1 Envejecimiento del riñon

Con el tiempo, el riñon se vuelve más susceptible a la injuria de diferentes agentes etiológicos, lo que puede causar confusión entre el declive funcional y la patología renal. El envejecimiento del riñon radica en los cambios estructurales y funcionales que el mismo sufre como tributo biológico a la ancianidad (gráfico 5), Aunque más de la mitad de los ríñones seniles son de aspecto normal, cerca del 14 % muestran cicatrices corticales en su superficie.(45) Si éstas cicatrices son detectadas en adultos jóvenes sugiere una patología renal, pero en el anciano no es más que parte del proceso de envejecimiento. En general, existe una disminución gradual de la función renal desde los 30 años (a los 60 dicha función es del 50 %), por pérdida cuantitativa de glomérulos, menos actividad enzimática y menor capacidad para el transporte tubular.(46^8)

 

 

 

Estos cambios incluyen una variable reducción en la tasa de filtración glomeruiar (TFIG) y en el flujo sanguíneo renal. También existe una alteración de los estímulos vasoactivos, donde las sustancias vasoconstrictoras se encuentran aumentadas y las respuestas de vasodilatación son deficientes. Con el envejecimiento, la respuesta del sistema renina-angiotensina-aldosterona se encuentra disminuida, al mismo tiempo se merma la efectividad de los vasodilatadores renales (menores niveles de óxido nítrico), produciendo mayor vasoconstricción, retención de sodio y fibrosis. Todos los cambios mencionados, se acompañan de modificaciones estructurales a nivel renal, tales como una pérdida de la masa renal, una hialinización de las arteriolas aferentes, un aumento en el porcentaje de glomérulos escleróticos y una mayor fibrosis tubulointersticial.(46,48)

Se sabe que la TFIG empieza a disminuir desde la quinta década de vida a un ritmo de 8 mL/min/1,73 m2 por década,(49,50) al igual que el flujo sanguíneo renal, producto de la "reducción en la tasa de flujo plasmático capilar glomeruiar y en el coeficiente de ultrafilfrado capilar glomeruiar, aunque estos valores son muy variables de individuo a

individuo, y de acuerdo al entorno (cambios desde 0,4 a 3,8 mL/min/1,73 m2 anuales).

■i

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 23

(43,51-55) Hasta la actualidad, se mantiene un serio debate respecto a la presencia de enfermedad renal crónica en el adulto mayor y los valores de referencia de la TFIG de acuerdo con la edad,(46)

Existen insuficientes estudios sobre la enfermedad renal crónica avanzada (ERCA) en el adulto mayor ya que para catalogar a un paciente con arterioglomeruloesclerosis o glomeruloesclerosís del adulto mayor, se deben descartar otras patologías (glomeruíares, tubulares vasculares), por lo tanto el diagnóstico se constituiría por descarte. El término nefroesclerosis senil, definido por glomeruloesclerosís, atrofia tubular, fibrosis intersticial y arterioesclerosis. es el más acertado para describir a esta entidad.(47)

Gráfico 6. Diferencias entre riñon senil e insuficiencia renal crónica

Riñon Senil (muy anciano)                                                           Enfermedad renal crónica (E3)

Crealinina en sangre dentro de parámetros normales             Creatinina en sangre elevada.

Derivados de productos nitrogenados en rango normal        Derivados de productos nitrogenados

elevados

Reserva renal conservada                                                           Reserva renal disminuida.

Hemoglobinemia normal                                                              Anemia

Paratohormona normal                                                                Paratohormona elevada

Vitamina D normal                                                                         Vitamina D baja

Excreción fraccional de potasio baja                                         Excreción fraccional de potasio alta

Excreción fraccional de magnesio normal                                Excreción fraccional de magnesio alta

Excreción fraccional de calcio normal                                       Excreción fraccional de calcio alta

Excreción fraccional de fosforo normal                                     Excreción fraccional de fosfora alta

Sedimento urinario normal                                                          Sedimento urinario patológico

Se describen las diferencias entre riñon senil, con cambios fisiológicos propios del envejecimiento, y el riñon insuficiente en Estadio III. Elaboración propia. Fuente: Gutiérrez Robledo & García Peña (2012) {56)

Todos los cambios descritos se enmarcan en el concepto de envejecimiento del riñon. Estos cambios relacionados con la edad pueden predisponer a un daño renal agudo o una ERC progresiva. La disminución de la función renal debido a la edad puede estar asociada a diversos factores entre los que se incluyen: hipertensión sistémica, tabaquismo, dislipidemia, enfermedad ateroesclerótica, obesidad, entre otros.(46)

Se presenta un resumen de las señales renales por envejecimiento que aparecen con fondo blanco, las cuales ocasionan desenlaces estructurales y funcionales descritos en fondo rojo. Adaptado de: O'Sullivan E, Hughes J & Ferenbach D (2016).(48)

Durante el envejecimiento renal se da una compleja ínterrelacíón entre cambios del ambiente, aspectos genéticos y disfunción celular, lo que ocasiona las modificaciones estructurales y funcionales. En general, todos los cambios a nivel renal, producidos por el envejecimiento, repercuten en la capacidad de soporte y respuesta del riñon a cualquier tipo de daño o injuria, aumentando la susceptibilidad a afectaciones agudas y a enfermedad renal crónica progresiva (ver gráficos 7 y 8).(46,48)

En el presente documento, no se hace una revisión exhaustiva del envejecimiento renal la cual puede ser realizada por el lector interesado usando las referencias presentadas en este acápite.

13. Gradación de la evidencia y grados de recomendación

Para la presente guía de práctica clínica, se utilizó el sistema Oxford (OCEBM por sus siglas en inglés) del Centro de Medicina Basada en Evidencia para niveles de recomendación y grados de evidencia científica en criterios de detección, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y seguimiento.(57)

14. Evidencias y recomendaciones

14.1 Prevención primaria

¿Cuáles son los factores de riesgo (iniciadores, de progresión, modificabies y no modificables) de enfermedad renal crónica?

Factores de riesgo para enfermedad renal crónica en personas adultas(59-126):

Endocrino-metabólicos

Diabetes

Hipertensión arterial

Litiasis renal recurrente (más de dos episodios al año)

Hiperuricemia

Síndrome meíabólico

Sodio sérico elevado

Cardiovasculares

Enfermedad cardiovascular isquémica, insuficiencia cardíaca, insuficiencia vascular periférica, enfermedad cerebro-vascular.

Estructurales/anatómicos

Alteraciones de la estructura renal (alteraciones anatómicas del

riñon)

Injuria renal aguda

Cáncer (genitourinario, hematológícos, mieloma múltiple y

quimioterapia)

-     Hematuria aislada microscópica persistente

Genético / familiares

Historia familiar de enfermedad renal terminal Historia de enfermedades renales hereditarias Enfermedades multisistémicas y autoinmunes (Ej. LES)

Tóxicos /farmacológicos

-     Tabaquismo

Injuria renal por nefrotoxicidad

Obstructivos

-     Uropatía obstructiva de cualquier causa / nefropatía por reflujo Hipertrofia prostética

Infecciones

 

28 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

Infecciones de vías urinarias febriles recurrentes Relacionados con la edad

-     Adulto mayor, especialmente si presenta polifarmacia, síndrome metabólico, hiperuricemía o cualquier otro factor de riesgo adicional para ERC

Laborales

-     Ambiente laboral relacionado con: estrés por calor y/o trabajo extenuante, deshidratación, exposición a agroquímicos* y/o sustancias herbolarias.

Otros

Condición socio-económica baja

Apnea obstructiva del sueño

Enfermedad periodontal

Enfermedades hepáticas En personas adultas, cuya actividad laboral esté relacionada con trabajo extenuante, estrés por calor, deshidratación o exposición a agroquímicos; se recomienda investigar enfermedad renal* y explicar al o la paciente los riesgos que su actividad conlleva y como mitigarlos. De la misma manera, también se recomienda realizar un plan de seguimiento para estos pacientes para detectar a tiempo injurias renales subclínicas. (96-99,127)

En personas con factores de riesgo para ERC, se recomienda establecer una estrategia de tamizaje que incluya:

  • Historia clínica detallada (uso pasado y actual de medicamentos), incluyendo ambiente laboral;
  • Peso, talla e índice de masa corporal (IMC);
  • Toma de tensión arterial;
  • Exámenes de laboratorio: glucosa, ácido úrico, creatinina sérica, TFIG y examen microscópico y elemental de orina (EMO);

- Ultrasonido renal según criterio clínico (pacientes con proteinuria/hematuria). Se recomienda el monitoreo de la tasa de filtrado glomerular al menos una vez al año a las personas consumidoras habituales de medicamentos nefrotóxicas (ej: inhibidores del calcíneurina, litio, antünflamatoríos no esteroideos, inhibidores de bomba de protones, etc.)(128-131)

No se recomienda utilizar la edad, el género y la etnia como factores de riesgo independientes de tamizaje de enfermedad renal.(2) En pacientes con obesidad, la disminución de peso mejora la función renal, sobre todo en aquellos con ERC instaurada. Cuando existe obesidad mórbida, cualquier intervención que ataque el problema es adecuada.

En pacientes con obesidad mórbida, la cirugía bariátrica puede mejorar la función renal (disminución de hiperfiltración, proteínuria y albuminuria), especialmente en aquellos con diagnóstico de ERC.(129-131). Sin embargo, este beneficio debe ser considerado en relación con el riesgo de una injuria renal aguda superpuesta en el periodo posoperatorio inmediato y la predisposición a desarrollar litiasis renal a largo

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 29

plazo.(129,132,133) Los beneficios observados de la cirugía bariátrica

sobre la función renal son obtenidos principalmente de estudios

observacionales retrospectivos y de reporte de casos y seguimiento, por

lo tanto, la evidencia es limitada.

El bypass gástrico está asociado con mayor riesgo de hiperoxaluria, con

aumento de litiasis renal y nefropatía por depósitos de oxalato,

comparado con la banda gástrica.(134-136)

En pacientes con obesidad se debe procurar intervenir de manera

temprana para disminuir el peso. En pacientes con obesidad mórbida, se

recomienda que la decisión del manejo sea individualizada tomando en

cuenta la evidencia descrita.(134-136)

En pacientes que han sufrido injuria renal aguda, se recomienda hacer

controles cada tres meses durante al menos dos años (aun cuando los

niveles de creatínina estén normales).(2,129,132,133)

En pacientes que han sufrido injuria renal aguda, se recomienda hacer

controles cada tres meses durante al menos dos años (aun cuando los

niveles de creatinina estén normales).(2,129,132,133)

Se recomienda aconsejar a todo paciente que deje defumar.(104-115)

Como estrategia para la prevención primaria de la enfermedad, se recomienda identificar de manera activa y controlar los factores de riesgo para enfermedad renal crónica en todo paciente.(137-142)   

Esta recomendación hace énfasis en la llamada Enfermedad Renal Crónica Mesoamericana, predominantel en Centroamérica

En base a la literatura actualmente disponible acerca de la llamada nefropatía de estrés por calor,(96-99,127) se recomienda realizar estudios nacionales, que evalúen la función renal a través del tiempo, de personas cuya actividad laboral esté relacionada con trabajo extenuante, estrés por calor, deshidratación, uso de herbolarios o exposición a agroquímicos, en comparación con personas cuyo trabajo no tenga tales características.

También se recomienda realizar estudios de prevalencia e incidencia de ERC en Ecuador.

Finalmente, se recomienda continuar y mejorar el registro nacional de ______________ ERC. diálisis, trasplante y glomerulopatias._____________________________________________________________

14.2 Sospecha y diagnóstico

Las preguntas que responder en esta sección son:

  • ¿Cómo se define la ERC?
  • ¿Cuáles son los criterios diagnósticos de ERC?
  • ¿Cuáles son las consideraciones principales acerca de los estudios principales en pacientes con ERC?
  • ¿Cómo se clasifica la ERC?
  • ¿Cuándo utilizar la estimación de la tasa de filtración glomerular en base a cistatina C para diagnosticar ERC?

 

30 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

La ERC se define como la alteración de la función y/o estructura renal por más de tres meses, con implicaciones en la salud. En vista de que existen otras alteraciones en la función y estructura renal que no tienen implicaciones en la salud, el concepto de ERC debe ser contextualizado a la duración y al índice de función renal. Por lo tanto, los criterios diagnósticos de ERC incluyen a la tasa de filtrado glomerular, al índice de albúmina/creatinina y a marcadores renales específicos (vertabta 4).(4,6)

Para el diagnóstico de ERC, se recomienda basarse en los siguientes criterios, cualquiera de los cuales debe mantenerse por al menos 90 días(4,6,143-145):

• Presencia de uno o más marcadores de daño renal (ver tabla 4);

Tabla 4. Marcadores de daño renal

Albuminuria (>30 mg/24 horas / IAC £30 mg/g)

Anormalidades en el sedimento urinario (hematuria persistente, piuría)

Anormalidades en electrolitos u otras ocasionadas por desórdenes tubulares

Anormalidades detectadas por histología

Anormalidades estructurales detectadas por estudios de imagen (riñon

poliquístico autosómico dominante, riñon en herradura, riñon multíquístico)

Receptor de trasplante renal

Uno o más marcadores de daño renal representa uno de los criterios diagnósticos para enfermedad renal crónica (ver recomendaciones de diagnóstico). iAC; índice albúmina/creatinina. Traducido de: Sociedad Internacional de Nefroiogía {2013).(6)

y/o

• Tasa de filtrado glomerular <60 mL/min/1,73 m2, por al menos dos ocasiones (con intervalo de 3 meses).

Se recomienda ajustar la TFIG a la superficie corporal del o la paciente según su edad, especialmente en el adulto mayor.

Ecuación CKD-EPf

TFIG - 141 x min (Cr sérica ,l)a x max (Cr sérica ,l)-i,209

K                                                     K

x 0,993 Edad x 1,018 si es mujer x 1,159 si es afro

Ecuación CKD-EPI, K es 0,7 si es mujer o 0,9 si es Hombre a = - 0,329 para mujeres y - 0,411 para hombres

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 31

Se recomienda usar ecuaciones que tengan en cuenta las diferencias en la generación de creatinina, más que los valores de creatinina sérica para medir la función renal en pacientes adultos mayores (ver anexo 7).(50,146,147)

A pesar de la utilidad de estas ecuaciones, las características del paciente también deben considerarse. Cada ecuación utiliza creatinina sérica como biomarcador primario; aunque útil, la creatinina sérica está sujeta a variaciones debido a factores tales como disminución en la masa muscular o cambios en la ingesta de proteínas (o malnutrición).

Hay evidencia insuficiente para elegir una ecuación concreta, ya que todas rinden por igual y podrían clasificar de forma incorrecta a pacientes adultos mayores con diferentes composiciones corporales.

Se recomienda medir formalmente el filtrado glomeruiar si es necesaria una estimación más precisa. Se sugiere el uso de CKD-EPI Cr-Cyst. La dosis de los medicamentos que son aclarados (ellos o sus metabolitos) por los ríñones debería adaptarse a la función renal. Sin embargo, para algunos medicamentos la forma activa, no unida a proteínas, puede estar aumentada debido a la hipoalbuminemia asociada con malnutrición, inflamación o a cambio de la unión a proteínas debidos a la uremia, por lo que pueden requerir niveles de concentración más bajos.(146-148)

Se recomienda tener en cuenta la función renal cuando se prescriban medicamentos cuya forma activa o cuando los metabolitos sean aclarados por el riñon.

Para la dosificación de medicamentos debe tener prioridad la ecuación que coincide con el desarrollo del medicamento. La ecuación de Cockcroft-Gault es la más frecuentemente utilizada para evaluar el ajuste de medicamentos dependiendo de la función renal en el desarrollo de medicamentos. Ha sido descrita una alta prevalencia de errores de cálculo de dosis de medicamentos tanto para MDRD (28,6 %) y CKD-EPI (22,9 %).(50,146-149)

Los métodos que miden el filtrado glomeruiar real (Cr-EDTA, aclaramineto de inulina o Tc-DPTA) son poco prácticos en la rutina clínica. En general se usan varias ecuaciones basadas en la creatinina y/o en las cistatinafe séricas, pero no hay consenso sobre qué ecuación debe usarse en adultc/s mayores con ERC avanzada.

Aunque la concentración de creatinina sérica por sí misma, es insuficiente para estimar de forma correcta la filtración glomeruiar en adultos mayores, ninguna de las fórmulas establecidas es consistentemente mejor que las otras. El uso de diferentes fórmulas en el mismo paciente y con la misma creatinina resulta con relativa frecuencia en una reclasificación del estadio

 

32 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

de ERC.

Si es preciso un mejor conocimiento de la función renal, se sugiere considerar la medida directa del filtrado glomeruiar, aunque los métodos de medida puedan ser costosos y complejos

Se sugiere que para medicamentos con un estrecho margen terapéutico, se use la medida de la concentración sérica. Los cambios en la unión a proteínas relacionadas con la uremia pueden necesitar una diana de concentración del fármaco diferente.

14.2.1 Clasificación de la ERC

Se recomienda clasificar la enfermedad renal crónica con la combinación de la tasa de filtrado glomeruiar asociado (TFIG) al índice albúmina/creatinina (IAC) (ver gráfico 9).(4,6,143-145)

Se recomienda utilizar los valores de TFIG y del IAC para valorar el riesgo de efectos adversos tales como{144,145,150-153):

  • Progresión de fa enfermedad renal;
  • Superposición de injuria renal aguda sobre una ERC de base;
  • Eventos cardiovasculares.

En caso de que no se puede utilizar lAC para clasificar la enfermedad, se puede usar cualquiera de los siguientes parámetros (ver gráfico 10)(52,101):

  • Proteinuria en 24 horas;
  • índice proteinuria/creatininuria (IPC);
  • Tirilla reactiva para detectar proteinuria.

Se debe discutir el diagnóstico y las consecuencias del mismo con los pacientes.

Gráfico 10. Clasificación de la ERG basada en la TFIG e IAC

Estadios de filtrado gtomerutar (G):

TFIG >90 ml_/rmin por 1.73 m2 TFIG 60 a 89 mL/min por 1.73 m2 TFIG 45 a 59 mL/min por 1.73 m2 TFIG 30 a 44 mL/min por 1.73 m2 TFIG 15 a 29 mL/min por 1.73 m2 TFIG <15 mL/min por 1.73 m2

Categorías de albuminuria (A):

IAC <30 mg/g o Proíeinuria en 24 horas <150 mg o índice

proteinuria/creatininuria (IPC) <150 mg/g o tirilla de proteinuria

negativa a trazas.

IAC de 30 a 299 mg/g o Proíeinuria en 24 horas de 150 - 500 mg o

IPC de 150-500 mg/g o Tirilla de proteinuria trazas de 1+.

IAC >300 mg/g o Proteinuria en 24 horas >500 mg o IPC >500mg/g

o Tirilla de proteinuria >1+. Se describen los estadios de filtrado glomerular y categorías de albuminuria. IAC: índice albúmina/creatinina; TFIG: tasa de filtrado glomerular; IPC: índice proteinuria/creatininuria. Elaboración propia. Modificado de: National Institute for Health and Clinical Exceüence (2014)(2) y Programa de Salud Renal (2013), Definición y clasificación de los estadios de la enfermedad renal crónica . Prevalencia de riesgo de enfermedad renal crónica. 2016.(2,101,154)

Los valores de la TFIG y el IAC son útiles para{144,153):

s   Valorar el riesgo de progresión de la enfermedad renal;

s   Superposición de injuria renal aguda sobre una ERC de base;

s   Eventos cardiovasculares;

S   Mortalidad en todos los pacientes.

Los niveles estimados de TFIG menores a 45 mL/min/1,73 m2y niveles de albuminuria severa (índice albúmina-creatinina mayor a 300 mg/gr) predicen(144,145,152):

■S Mortalidad y enfermedad renal crónica avanzada (ERCA) en pacientes con ERC.

TFIG bajas (< 60 mL/min/1,73 ma) y niveles altos de albuminuria (IAC >30 mg/gr) son factores de riesgo para(144);

S Insuficiencia renal aguda (IRA) en la población general;

s Enfermedad renal crónica (ERC) progresiva en la población general

y en poblaciones de alto riesgo; ■s Mortalidad en población general.

Si se utiliza el parámetro proteinuria en 24 horas, en el aduito mayor sano, se debe considerar que valores hasta 300 mg/g pueden ser fisiológicos. En estos casos se recomienda hacer seguimiento o usar IAC.(152)___________________________________________________________________________

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 35

14.2.2 Valoración inicial y evaluación adecuada de laboratorio

Es fundamental que en todo paciente con ERC se identifique el origen de su patología (diabetes, toxicidad, enfermedades autoinmunes, obstrucción urinaria, etc.) ya que esta tiene implicaciones en la tasa de progresión, el riesgo de complicaciones y el manejo adecuado del o la paciente.

Se recomienda establecer un plan consensuado con él o la paciente, después de brindarle toda la información, para encontrar la causa de la ERC, especialmente si hay sospecha de una causa tratable.(2)

La valoración integral de la función renal es fundamental para determinar el mejor manejo de la o el paciente, y se la debe hacer contemplando los parámetros descritos a continuación.

Se recomienda, para la valoración inicial del paciente, utilizar los valores de creatinina sérica y estimar la TFIG utilizando ecuaciones adecuadas (CKD-EPI Y MDRD 4 o 6 variables).(155-157).

Cada vez que el o la profesional de la salud solicite la medición de creatinina, se recomienda que los laboratorios reporten la tasa de filtración glomerular estimada (TFIGe) utilizando una ecuación de predicción además de reportarlos valores séricos de creatinina.(1 53-161)

Se recomienda que los laboratorios clínicos midan la creatinina sérica utilizando un ensayo calibrado trazable, estandarizado internacionalmente, comparado con la metodología de referencia (utilizando espectrofotometría).(155,159,160,162-164) También se recomienda reportar la TFIGe además de la concentración de creatinina sérica, especificando la ecuación utilizada para el reporte de la TFIG.

El reporte del laboratorio clínico debe incluir los valores de creatinina sérica y TFIG para afroamericanos y para no afroamericanos.

Se recomienda que el personal médico que solicite el estudio de laboratorio (creatinina) envíe los datos de etnia, edad y género.

Se recomienda que los médicos consideren y reporten los casos en los qfje la TFIGe es menos precisa (ver tabla 5).(6)

Se recomienda interpretar con precaución los valores de TFIG en personas que presentan extremos con respecto a la masa muscular (con una masa muscular disminuida se sobreestima la TFIG y viceversa).(165-167)

Se recomienda evitar el consumo de proteínas de origen animal 12 horas

 

36 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

antes de la extracción de sangre para la determinación de creatinina.(2,168)

Se recomienda evitar la actividad física extenuante 24 horas previas a la extracción de sangre para la determinación de creatinina.

Se recomienda que la muestra de sangre sea procesada antes de las 12 horas posextracción.(2,165)

Se recomienda tomar en cuenta los factores intralaboratoriales (lipemia, hemolisis e ictericia) que afectan la medición de creatinina.

Tabla 5. Condiciones en las que la tasa de filtración glomerular es menos precisa

injuria renal aguda

Extremos de masa muscular

Dietas ricas en proteína

Dietas ricas en suplementos de creatina

Miopatías

Ingesta de proteínas de origen animal 12

horas previas

Uso de medicamentos:

  • Trimetoprim
  • Cimetidina
  • Fenofibratos
  • Ácido ascórbico

Deshidratacíón

Hiperbiiirrubinemia

Actividad física extenuante (24 horas

previas)

Tomado de: Sociedad Internacional de Nefroiogia, (2013). (6)

Siempre que esté disponible el examen de cistatína C, se recomienda utilizar la ecuación de TFIGe con cistatína C (CKD-EPl) para confirmar o descartar ERG en personas con(2,152,169-172):

Una TFIG a base de creatinina de 45-59 mL/min/1,73 m2, sostenida

por al menos 90 días; y

Ausencia de proteínuria (lAC <30 mg/g) u otro marcador de daño

renal.

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 37

No se recomienda diagnosticar de ERC a personas con(2,152,169-172):

Una TFIG a base de creatinina de 45-59 mL/min/1,73 m2; y

Una TFIG a base de cistatina C de más de 60 mL/min/1,73 m2; y Ausencia de otro marcador de daño renal.

Se recomienda que los laboratorios clínicos(2,148,173,174):

  • Midan la cistatina C utilizando un ensayo calibrado trazable y estandarizado internacionalmente;
  • Reporten la TFIGe junto a la concentración de cistatina C, usando una ecuación de predicción y reportando la misma, adicional al reporte de cistatina C.

Se recomienda valorar con precaución el valor de filtración glomerular a base de cistatina C en pacientes con trastornos de la función tiroidea (los valores se elevan falsamente en pacientes con hipotiroidismo, bajan en hipertiroidismo) y pacientes con trastornos del metabolismo calcico.(2,175-177)

Se recomienda interpretar con precaución los valores de TFIG mayores a 90 en las siguientes situaciones:

  • Obesidad;
  • Diabetes;
  • Síndrome metabólico;
  • Apnea del sueño.

Para estimar una reducción significativa en la función renal en pacientes con una TFIG mayor a 90 mL/min/1,73 m2 se recomienda analizar el aumento de la creatinina sérica 20 veces más de la creatinina sérica de base.(2,158-161)

Se recomienda confirmar la TFIG cuando los valores reportados son menores a 60 mL/min/1,73 m2 en las personas que no hayan sido valoradas previamente (primera consulta sin marcadores de daño renal), repitiendo la prueba en un lapso de 2 semanas.(2,158-161)

Se sugiere utilizar las siguientes mediciones como valoración inicial de;. proteinuria* (orden descendente)(100,178-187):

Proteinuria en 24 horas

  1. IAC (índice albúmina/creatinína);
  2. I PC (índice proteína/creatinina);

 

38 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

3. Tira reactiva de uroanálisis

Se recomienda que los laboratorios reporten los valores de IAC e IPC además de los valores de albúmina y proteinuria.(183,188-192)

No se recomienda utilizar el término "microalbuminuria".(6)

Se recomienda realizar pruebas confirmatorias en las siguientes circunstancias^):

Confirmar con una prueba cuantitativa de proteinuria (muestra de orina al azar) cuando la prueba de tira reactiva de positiva (además se recomienda expresar la proporción de creatínina siempre que sea posible);

Confirmar los valores de IAC >30 mg/g en una muestra de orina al azar subsecuentemente con la primera muestra de orina del día;

En caso de necesitar una medición más precisa de albuminuria o proteinuria, se recomienda obtener el IAC.

Si se sospecha de proteinuria distinta a la albuminuria se sugiere utilizar pruebas específicas para detectar otro tipo de proteínas (ej., a1-microglobulina, cadenas monoclonales ligeras y pesadas, etc.).(6)

*En todos los casos se prefiere la primera orina del día.

Se recomienda valorar la presencia de proteinuria preferentemente con la determinación de IAC en comparación con el IPC, debido a la mayor sensibilidad la IAC para detectar niveles bajos de proteinuria. (2,193-196)

Se recomienda utilizar la IAC para determinar proteinuria en personas con diabetes.(2,193~196)

En los casos en los que la detección inicial de proteinuria reporte valores de IAC entre 30 mg/g y 620 mg/g, se recomienda confirmar los valores con otra muestra de orina (la primera de la mañana). En los casos en los que la detección inicial de proteinuria reporte valores de IAC superiores a 620 mg/g, no se deben realizar pruebas confirmatorias.(2)

Se recomienda que se repita la prueba en 3 meses.

Se considera como proteinuria significativa si las pruebas confirmatorias reportan valores de IAC iguales o mayores a 30 mg/g.(2)

Se recomienda cuantificar la albuminuria, de manera anual a(2):

Personas con diabetes;

Personas sin diabetes con una TFIG < 60 mL/min/1,73 m2;

Personas con HTA;

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 39

Personas con obesidad;

Quienes tengan consumo crónico de nefrotóxicos;

Personas con nefropatía de base (síndrome nefrótico, poliquisiosis renal, nefritis tubuiointerstícial).

Se recomienda realizar ultrasonido renal a toda persona que presente lo siguiente{2):

Hemaíuria persistente (macroscópica o microscópica);

Sospecha de uropatía obstructiva;

Mayores de 20 años con historia familiar de enfermedad poliquística, riñon en herradura etc.;

" TFIG <30 mL/min/1,73 m2 (estadios G4 o G5);

Aquellos pacientes que requieran biopsia.

Previo a la realización de un ultrasonido renal, en personas con historia familiar de enfermedad renal hereditaria, se recomienda brindar información acerca del significado de un resultado anormal.(2)

14.3 Prevención secundaría y progresión de la ERC

Una vez que un paciente ya presenta ERC, es necesario elaborar estrategias para prevenir la progresión de la enfermedad y el deterioro de la calidad de vida.

¿Cuáles son las estrategias para prevenirla progresión de la ERC?

¿Qué se entiende por progresión y progresión acelerada de la ERC?

¿Cuáles son las recomendaciones de inmunización en pacientes con ERC?

¿Cuáles son las principales recomendaciones en el manejo farmacológico y de

seguridad que influyen en un paciente con ERC?

¿Cuáles son las consideraciones principales acerca de los estudios de imagen en los

pacientes con ERC?

Los factores de riesgo para progresión de ERC son(2);

  • Enfermedad cardiovascular;
  • Proteinuria;
  • Injuria renal aguda;
  • Hipertensión arterial;
  • Diabetes;
  • Obesidad;
  • Tabaquismo;

 

40 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

  • Personas con origen afro o asiático;
  • Uso de medicamentos nefrotóxícos;
  • Obstrucción del tracto urinario sin tratamiento.

El uso crónico de AINE y medicamentos nefrotóxícos, en personas con ERC puede estar relacionado con progresión de la enfermedad; mientras que el uso esporádico o agudo, está relacionado con una disminución reversible de la TFIG.(49,55,147,197-201)

Se debe realizar TFIG y albuminuria al menos una vez al año en personas con ERC.(6)

Se recomienda evaluar TFIG e IAC de manera más seguida en personas con alto riesgo de progresión (ver tablas de evidencia) y/o en las que la medición de dichos parámetros influenciaría en las decisiones terapéuticas.(6) La periodicidad deberá estar acorde al criterio del especialista según el caso.(101)

Se recomienda tomar en cuenta que fluctuaciones menores en la TFIG son comunes y no necesariamente indican progresión.(6)

Para identificar la tasa de progresión de la ERC, se recomíenda(2»49,55,147,197-201):

  • Obtener un mínimo de tres estimaciones de la TFIGe en un periodo no menor a 90 dias;
  • En personas con disminución de la TFIG, encontrada en laboratorio como nuevo hallazgo, repetir la TFIG dentro de dos semanas, para excluir causas de deterioro agudo de la TFIG (por ejemplo, injuria renal aguda o inicio de terapia con antagonistas del sistema renina-angiotensina).

Se recomienda definir a la progresión acelerada de ERC en presencia de las siguientes circunstancias^,49,55,147,197-201):

•     Disminución sostenida del 25 % o más en la TFIG calculada;

•     Cambio en el estadio de la TFIGc dentro de 12 meses;

•     Disminución sostenida anual de 5 mL/min/1,73 mz o más en la TFIG. Se define como progresión acelerada a ERCA, si existe(2,126):

  • Disminución sostenida del 25 % o más de la TFIG en 12 meses, ó
  • Disminución sostenida 15 mL/min/1,73 m2 o más de la TFIG en 12

meses.

A mayor número de mediciones de creatinina sérica y la periodicidad de

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 41

seguimiento, se incrementa la certeza de la progresión identificada.(6)

En personas con progresión de ERC, se debe evaluar el manejo, identificar causas reversibles y referir al especialista.(2,6,126).

Cuando se evalúe la progresión de la enfermedad renal, se debe extrapolar [a disminución de TFIGc para planificar estrategias de intervención, tomando en cuenta la posibilidad de que el paciente requiera terapia de reemplazo renal a futuro.(2,49,55,147,197-201),

Se recomienda evitar la polifarmacia, en especial en grupos susceptibles (adultos mayores) ya que puede causar interacciones farmacológicas, nefrotoxicidad propiamente dicha, falta de adherencia terapéutica, alteración de comorbilidades, trastornos hidroelectrolíticos, alteración cognitiva con caidas y, como consecuencia de estos eventos, un mayor deterioro de la función renal.(149,202-206)

Se recomienda la puntuación (score) de KFRE (Kidney Failure Risk Equation) de 4 variables para predecir la progresión de la ERC en adultos mayores con ERC avanzada (TFIGe <45 mL/min/1,73 m2) (ver anexo 8).(102,149,201)

Esta puntuación predice con precisión la probabilidad de que un paciente con ERC en etapas 3 a 5 requiera diálisis o trasplante en 2 y 5 ___________________________________________________________ años.(102,149,201)__________

Se recomienda utilizar el gráfico 11 para guiar la frecuencia del monitoreo de la TFIG en personas con riesgo de ERC, dependiendo de(49,55,147,197-201):

  • La causa subyacente de la ERC;
  • Patrones básales de TFIG e IAC, teniendo en cuenta que a menudo, la progresión de la enfermedad renal no es lineal;
  • Comorbilidades (sobre todo insuficiencia cardíaca);

•     Cambios en el tratamiento {IECA, AINE y diuréticos);

  • Enfermedad intercurrente;
  • Si el paciente escogió un manejo conservador.

National tnstüute for Health and Clínical Exceílence (2014)(2) y Programa de Salud Renal (2013

Gráfico 10. Clasificación de la ERG basada en la TFIG e IAC

Estadios de filtrado gtomerutar (G):

TFIG >90 ml_/rmin por 1.73 m2 TFIG 60 a 89 mL/min por 1.73 m2 TFIG 45 a 59 mL/min por 1.73 m2 TFIG 30 a 44 mL/min por 1.73 m2 TFIG 15 a 29 mL/min por 1.73 m2 TFIG <15 mL/min por 1.73 m2

Categorías de albuminuria (A):

IAC <30 mg/g o Proíeinuria en 24 horas <150 mg o índice

proteinuria/creatininuria (IPC) <150 mg/g o tirilla de proteinuria

negativa a trazas.

IAC de 30 a 299 mg/g o Proíeinuria en 24 horas de 150 - 500 mg o

IPC de 150-500 mg/g o Tirilla de proteinuria trazas de 1+.

IAC >300 mg/g o Proteinuria en 24 horas >500 mg o IPC >500mg/g

o Tirilla de proteinuria >1+. Se describen los estadios de filtrado glomerular y categorías de albuminuria. IAC: índice albúmina/creatinina; TFIG: tasa de filtrado glomerular; IPC: índice proteinuria/creatininuria. Elaboración propia. Modificado de: National Institute for Health and Clinical Exceüence (2014)(2) y Programa de Salud Renal (2013), Definición y clasificación de los estadios de la enfermedad renal crónica . Prevalencia de riesgo de enfermedad renal crónica. 2016.(2,101,154)

Los valores de la TFIG y el IAC son útiles para{144,153):

s   Valorar el riesgo de progresión de la enfermedad renal;

s   Superposición de injuria renal aguda sobre una ERC de base;

s   Eventos cardiovasculares;

S   Mortalidad en todos los pacientes.

Los niveles estimados de TFIG menores a 45 mL/min/1,73 m2y niveles de albuminuria severa (índice albúmina-creatinina mayor a 300 mg/gr) predicen(144,145,152):

■S Mortalidad y enfermedad renal crónica avanzada (ERCA) en pacientes con ERC.

TFIG bajas (< 60 mL/min/1,73 ma) y niveles altos de albuminuria (IAC >30 mg/gr) son factores de riesgo para(144);

S Insuficiencia renal aguda (IRA) en la población general;

s Enfermedad renal crónica (ERC) progresiva en la población general

y en poblaciones de alto riesgo; ■s Mortalidad en población general.

Si se utiliza el parámetro proteinuria en 24 horas, en el aduito mayor sano, se debe considerar que valores hasta 300 mg/g pueden ser fisiológicos. En estos casos se recomienda hacer seguimiento o usar IAC.(152)___________________________________________________________________________

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 35

14.2.2 Valoración inicial y evaluación adecuada de laboratorio

Es fundamental que en todo paciente con ERC se identifique el origen de su patología (diabetes, toxicidad, enfermedades autoinmunes, obstrucción urinaria, etc.) ya que esta tiene implicaciones en la tasa de progresión, el riesgo de complicaciones y el manejo adecuado del o la paciente.

Se recomienda establecer un plan consensuado con él o la paciente, después de brindarle toda la información, para encontrar la causa de la ERC, especialmente si hay sospecha de una causa tratable.(2)

La valoración integral de la función renal es fundamental para determinar el mejor manejo de la o el paciente, y se la debe hacer contemplando los parámetros descritos a continuación.

Se recomienda, para la valoración inicial del paciente, utilizar los valores de creatinina sérica y estimar la TFIG utilizando ecuaciones adecuadas (CKD-EPI Y MDRD 4 o 6 variables).(155-157).

Cada vez que el o la profesional de la salud solicite la medición de creatinina, se recomienda que los laboratorios reporten la tasa de filtración glomerular estimada (TFIGe) utilizando una ecuación de predicción además de reportarlos valores séricos de creatinina.(1 53-161)

Se recomienda que los laboratorios clínicos midan la creatinina sérica utilizando un ensayo calibrado trazable, estandarizado internacionalmente, comparado con la metodología de referencia (utilizando espectrofotometría).(155,159,160,162-164) También se recomienda reportar la TFIGe además de la concentración de creatinina sérica, especificando la ecuación utilizada para el reporte de la TFIG.

El reporte del laboratorio clínico debe incluir los valores de creatinina sérica y TFIG para afroamericanos y para no afroamericanos.

Se recomienda que el personal médico que solicite el estudio de laboratorio (creatinina) envíe los datos de etnia, edad y género.

Se recomienda que los médicos consideren y reporten los casos en los qfje la TFIGe es menos precisa (ver tabla 5).(6)

Se recomienda interpretar con precaución los valores de TFIG en personas que presentan extremos con respecto a la masa muscular (con una masa muscular disminuida se sobreestima la TFIG y viceversa).(165-167)

Se recomienda evitar el consumo de proteínas de origen animal 12 horas

 

36 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

antes de la extracción de sangre para la determinación de creatinina.(2,168)

Se recomienda evitar la actividad física extenuante 24 horas previas a la extracción de sangre para la determinación de creatinina.

Se recomienda que la muestra de sangre sea procesada antes de las 12 horas posextracción.(2,165)

Se recomienda tomar en cuenta los factores intralaboratoriales (lipemia, hemolisis e ictericia) que afectan la medición de creatinina.

Tabla 5. Condiciones en las que la tasa de filtración glomerular es menos precisa

injuria renal aguda

Extremos de masa muscular

Dietas ricas en proteína

Dietas ricas en suplementos de creatina

Miopatías

Ingesta de proteínas de origen animal 12

horas previas

Uso de medicamentos:

  • Trimetoprim
  • Cimetidina
  • Fenofibratos
  • Ácido ascórbico

Deshidratacíón

Hiperbiiirrubinemia

Actividad física extenuante (24 horas

previas)

Tomado de: Sociedad Internacional de Nefroiogia, (2013). (6)

Siempre que esté disponible el examen de cistatína C, se recomienda utilizar la ecuación de TFIGe con cistatína C (CKD-EPl) para confirmar o descartar ERG en personas con(2,152,169-172):

Una TFIG a base de creatinina de 45-59 mL/min/1,73 m2, sostenida

por al menos 90 días; y

Ausencia de proteínuria (lAC <30 mg/g) u otro marcador de daño

renal.

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 37

No se recomienda diagnosticar de ERC a personas con(2,152,169-172):

Una TFIG a base de creatinina de 45-59 mL/min/1,73 m2; y

Una TFIG a base de cistatina C de más de 60 mL/min/1,73 m2; y Ausencia de otro marcador de daño renal.

Se recomienda que los laboratorios clínicos(2,148,173,174):

  • Midan la cistatina C utilizando un ensayo calibrado trazable y estandarizado internacionalmente;
  • Reporten la TFIGe junto a la concentración de cistatina C, usando una ecuación de predicción y reportando la misma, adicional al reporte de cistatina C.

Se recomienda valorar con precaución el valor de filtración glomerular a base de cistatina C en pacientes con trastornos de la función tiroidea (los valores se elevan falsamente en pacientes con hipotiroidismo, bajan en hipertiroidismo) y pacientes con trastornos del metabolismo calcico.(2,175-177)

Se recomienda interpretar con precaución los valores de TFIG mayores a 90 en las siguientes situaciones:

  • Obesidad;
  • Diabetes;
  • Síndrome metabólico;
  • Apnea del sueño.

Para estimar una reducción significativa en la función renal en pacientes con una TFIG mayor a 90 mL/min/1,73 m2 se recomienda analizar el aumento de la creatinina sérica 20 veces más de la creatinina sérica de base.(2,158-161)

Se recomienda confirmar la TFIG cuando los valores reportados son menores a 60 mL/min/1,73 m2 en las personas que no hayan sido valoradas previamente (primera consulta sin marcadores de daño renal), repitiendo la prueba en un lapso de 2 semanas.(2,158-161)

Se sugiere utilizar las siguientes mediciones como valoración inicial de;. proteinuria* (orden descendente)(100,178-187):

Proteinuria en 24 horas

  1. IAC (índice albúmina/creatinína);
  2. I PC (índice proteína/creatinina);

 

38 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

3. Tira reactiva de uroanálisis

Se recomienda que los laboratorios reporten los valores de IAC e IPC además de los valores de albúmina y proteinuria.(183,188-192)

No se recomienda utilizar el término "microalbuminuria".(6)

Se recomienda realizar pruebas confirmatorias en las siguientes circunstancias^):

Confirmar con una prueba cuantitativa de proteinuria (muestra de orina al azar) cuando la prueba de tira reactiva de positiva (además se recomienda expresar la proporción de creatínina siempre que sea posible);

Confirmar los valores de IAC >30 mg/g en una muestra de orina al azar subsecuentemente con la primera muestra de orina del día;

En caso de necesitar una medición más precisa de albuminuria o proteinuria, se recomienda obtener el IAC.

Si se sospecha de proteinuria distinta a la albuminuria se sugiere utilizar pruebas específicas para detectar otro tipo de proteínas (ej., a1-microglobulina, cadenas monoclonales ligeras y pesadas, etc.).(6)

*En todos los casos se prefiere la primera orina del día.

Se recomienda valorar la presencia de proteinuria preferentemente con la determinación de IAC en comparación con el IPC, debido a la mayor sensibilidad la IAC para detectar niveles bajos de proteinuria. (2,193-196)

Se recomienda utilizar la IAC para determinar proteinuria en personas con diabetes.(2,193~196)

En los casos en los que la detección inicial de proteinuria reporte valores de IAC entre 30 mg/g y 620 mg/g, se recomienda confirmar los valores con otra muestra de orina (la primera de la mañana). En los casos en los que la detección inicial de proteinuria reporte valores de IAC superiores a 620 mg/g, no se deben realizar pruebas confirmatorias.(2)

Se recomienda que se repita la prueba en 3 meses.

Se considera como proteinuria significativa si las pruebas confirmatorias reportan valores de IAC iguales o mayores a 30 mg/g.(2)

Se recomienda cuantificar la albuminuria, de manera anual a(2):

Personas con diabetes;

Personas sin diabetes con una TFIG < 60 mL/min/1,73 m2;

Personas con HTA;

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 39

Personas con obesidad;

Quienes tengan consumo crónico de nefrotóxicos;

Personas con nefropatía de base (síndrome nefrótico, poliquisiosis renal, nefritis tubuiointerstícial).

Se recomienda realizar ultrasonido renal a toda persona que presente lo siguiente{2):

Hemaíuria persistente (macroscópica o microscópica);

Sospecha de uropatía obstructiva;

Mayores de 20 años con historia familiar de enfermedad poliquística, riñon en herradura etc.;

" TFIG <30 mL/min/1,73 m2 (estadios G4 o G5);

Aquellos pacientes que requieran biopsia.

Previo a la realización de un ultrasonido renal, en personas con historia familiar de enfermedad renal hereditaria, se recomienda brindar información acerca del significado de un resultado anormal.(2)

14.3 Prevención secundaría y progresión de la ERC

Una vez que un paciente ya presenta ERC, es necesario elaborar estrategias para prevenir la progresión de la enfermedad y el deterioro de la calidad de vida.

¿Cuáles son las estrategias para prevenirla progresión de la ERC?

¿Qué se entiende por progresión y progresión acelerada de la ERC?

¿Cuáles son las recomendaciones de inmunización en pacientes con ERC?

¿Cuáles son las principales recomendaciones en el manejo farmacológico y de

seguridad que influyen en un paciente con ERC?

¿Cuáles son las consideraciones principales acerca de los estudios de imagen en los

pacientes con ERC?

Los factores de riesgo para progresión de ERC son(2);

  • Enfermedad cardiovascular;
  • Proteinuria;
  • Injuria renal aguda;
  • Hipertensión arterial;
  • Diabetes;
  • Obesidad;
  • Tabaquismo;

 

40 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

  • Personas con origen afro o asiático;
  • Uso de medicamentos nefrotóxícos;
  • Obstrucción del tracto urinario sin tratamiento.

El uso crónico de AINE y medicamentos nefrotóxícos, en personas con ERC puede estar relacionado con progresión de la enfermedad; mientras que el uso esporádico o agudo, está relacionado con una disminución reversible de la TFIG.(49,55,147,197-201)

Se debe realizar TFIG y albuminuria al menos una vez al año en personas con ERC.(6)

Se recomienda evaluar TFIG e IAC de manera más seguida en personas con alto riesgo de progresión (ver tablas de evidencia) y/o en las que la medición de dichos parámetros influenciaría en las decisiones terapéuticas.(6) La periodicidad deberá estar acorde al criterio del especialista según el caso.(101)

Se recomienda tomar en cuenta que fluctuaciones menores en la TFIG son comunes y no necesariamente indican progresión.(6)

Para identificar la tasa de progresión de la ERC, se recomíenda(2»49,55,147,197-201):

  • Obtener un mínimo de tres estimaciones de la TFIGe en un periodo no menor a 90 dias;
  • En personas con disminución de la TFIG, encontrada en laboratorio como nuevo hallazgo, repetir la TFIG dentro de dos semanas, para excluir causas de deterioro agudo de la TFIG (por ejemplo, injuria renal aguda o inicio de terapia con antagonistas del sistema renina-angiotensina).

Se recomienda definir a la progresión acelerada de ERC en presencia de las siguientes circunstancias^,49,55,147,197-201):

•     Disminución sostenida del 25 % o más en la TFIG calculada;

•     Cambio en el estadio de la TFIGc dentro de 12 meses;

•     Disminución sostenida anual de 5 mL/min/1,73 mz o más en la TFIG. Se define como progresión acelerada a ERCA, si existe(2,126):

  • Disminución sostenida del 25 % o más de la TFIG en 12 meses, ó
  • Disminución sostenida 15 mL/min/1,73 m2 o más de la TFIG en 12

meses.

A mayor número de mediciones de creatinina sérica y la periodicidad de

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 41

seguimiento, se incrementa la certeza de la progresión identificada.(6)

En personas con progresión de ERC, se debe evaluar el manejo, identificar causas reversibles y referir al especialista.(2,6,126).

Cuando se evalúe la progresión de la enfermedad renal, se debe extrapolar [a disminución de TFIGc para planificar estrategias de intervención, tomando en cuenta la posibilidad de que el paciente requiera terapia de reemplazo renal a futuro.(2,49,55,147,197-201),

Se recomienda evitar la polifarmacia, en especial en grupos susceptibles (adultos mayores) ya que puede causar interacciones farmacológicas, nefrotoxicidad propiamente dicha, falta de adherencia terapéutica, alteración de comorbilidades, trastornos hidroelectrolíticos, alteración cognitiva con caidas y, como consecuencia de estos eventos, un mayor deterioro de la función renal.(149,202-206)

Se recomienda la puntuación (score) de KFRE (Kidney Failure Risk Equation) de 4 variables para predecir la progresión de la ERC en adultos mayores con ERC avanzada (TFIGe <45 mL/min/1,73 m2) (ver anexo 8).(102,149,201)

Esta puntuación predice con precisión la probabilidad de que un paciente con ERC en etapas 3 a 5 requiera diálisis o trasplante en 2 y 5 ___________________________________________________________ años.(102,149,201)__________

Se recomienda utilizar el gráfico 11 para guiar la frecuencia del monitoreo de la TFIG en personas con riesgo de ERC, dependiendo de(49,55,147,197-201):

  • La causa subyacente de la ERC;
  • Patrones básales de TFIG e IAC, teniendo en cuenta que a menudo, la progresión de la enfermedad renal no es lineal;
  • Comorbilidades (sobre todo insuficiencia cardíaca);

•     Cambios en el tratamiento {IECA, AINE y diuréticos);

  • Enfermedad intercurrente;
  • Si el paciente escogió un manejo conservador.

National tnstüute for Health and Clínical Exceílence (2014)(2) y Programa de Salud Renal (2013

Se sugiere utilizar la puntuación de Bansal (ver anexo 9), para predecir

de forma individualizada el riesgo de muerte a 5 años antes del

desarrollo de ERC terminal en pacientes adultos mayores con ERCA,

estadios G3 al G5.(102,149,201)

No se recomienda utilizar (a puntuación de Bansal en adultos mayores

frágiles.

Se sugiere que en los pacientes con un riesgo bajo en la puntuación Bansal, se mida formalmente la fragilidad. Los pacientes frágiles se deberían considerar de alto riesgo. Se sugiere usar la puntuación de REIN (Renal Epidemiology and

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 43

Information Network) (ver anexo 10) para^'p^decir Lel ' ri'esgo de mortalidad a corto plazo (6 meses) en adultos mayores con ERC estadio __ G5. (ver anexo 11).(102,149,201)_____________________________________________

Se recomienda establecer esquemas de vacunación en las personas con ERC.(207-209)

Se recomienda ofrecer vacunación anual para influenza a todos los adultos con ERC. siempre y cuando no presenten contraindicaciones.(210,211)

Se recomienda administrar la vacuna antineumocócica polivalente (23 serotipos) a todos los adultos con una TFIG <30 mL/min/1,73 m2 (TFIG estadios G4-G5) y que presenten alto riesgo para infecciones neumocócicas (ej., diabetes, síndrome nefrótico, inmunosupresión, etc.), a menos que tengan contraíndicaciones.(212,213)

Se recomienda revacunar a las personas con ERC a los 5 años de haber recibido la vacuna antineumocócica.(212,213)

Se recomienda que, en pacientes con alto riesgo de progresión de la enfermedad y que presenten una TFIG <30 mL/min/1,73 m2 (TFIG estadios G4-G5), se les vacune contra hepatitis B, y se confirme la respuesta con una prueba serológica (anti Hbs >10 Ul/L) y control anual.

Si la respuesta serológica es <10 Ul/L se recomienda revacunar.

En pacientes candidatos a trasplante renal se recomienda evaluar la pertinencia de otros esquemas de vacunación (hepatitis A, varicela, SRP, tétanos /dt).(214-216)

En adultos mayores, y pacientes que se preparan para trasplante renal, se recomienda la colocación de vacuna antineumocócica conjugada (13 serotipos) y posterior a 8 semanas, vacuna antineumocócica polivalente (23 serotipos).(214-216)

Si el paciente presenta otras patologías adicionales o ha recibido previamente algunas de las dosis mencionadas antes, se debe revisar esquema de vacunación específico.

14.4 Recomendaciones para el manejo de la ERC

El manejo general de la ERC establecida debe tener como objetivos(217):

• Prevención o enlentecimiento de la progresión de la ERC, para lo cual es imprescindible identificar individualmente los factores de riesgo de cada paciente;

 

44 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

  • Tratamiento de las causas reversibles de enfermedad renal como el síndrome metabólico, la injuria renal aguda prerrenal y la uropatía obstructiva;
  • Evitar nefrotóxicos o en su defecto ajustar dosis de Dr. ogas requeridas de acuerdo con la tasa de filtrado glomerular estimado (TFIGe) (ver anexo 12);
  • Tratamiento de las complicaciones de la ERC (anemia secundaria, trastorno mineral-óseo, acidosis metabólica, hipertensión secundaria y rnalnutrición);
  • Derivación oportuna a centros especializados en el manejo de ERC;
  • En ERCA informar y planificar con el paciente el tratamiento a seguir (tratamiento conservador, hemodiáüsJs, diálisis peritoneal, íraspíante renal).

14.4.1 Estrategias generales para el manejo de ERC

Las preguntas que responder en esta sección son:

¿Cuál es el modelo de cuidado del paciente con ERC?

¿Cuáles son las recomendaciones dietéticas para el paciente con ERC?

¿Cuál es la mejor alternativa para evaluar el estado nutricional en adulto mayor con

ERC avanzada 3b o superior (TFIGe <45 mL/min/1,73 m2)?

¿Cuáles son las recomendaciones de actividad física en el paciente con ERC?

En vista, de la dificultad que representa el manejo de [os pacientes con ERC se recomienda que los pacientes sean referidos a centros que cuenten con especialistas en nefrología cuando la TFIG sea menor a 45 mL/min/1,73 m2 o cuando se tengan criterios de derivación especificados en el capítulo correspondiente.

No se recomienda utilizar la edad como criterio único para determinar el manejo de ERC.(36,67,152)

Se sugiere evaluar la tasa de filtración glomerular y la albuminuria

anualmente en aquellos pacientes con mayor riesgo de progresión.

Se sugiere que cuando exista progresión de la enfermedad renal, se

revise el manejo y evalúen causas reversibles de deterioro de la función

renal.

Se sugiere que el control de la presión arterial sea de acuerdo con la

edad, comorbilidades, riesgo de progresión, presencia de retinopatía y

grado de tolerancia a la medicación.

Se recomienda individualizar los objetivos de presión arterial y los

medicamentos antihipertensivos según edad, coexistencia de enfermedad

cardiovascular y otras comorbilidades, riesgo de progresión de la

enfermedad renal, presencia o ausencia de retinopatía (en pacientes con

diabetes y ERC) y tolerancia al tratamiento.{218,219)

Se recomienda evaluar la presencia de vértigos y descartar hipotensión

postural            en           pacientes             que           reciban             medicamentos

antihipertensivos.(205,219)

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 45

Se sugiere que el paciente adulto mayor con cualquier estadio para ERC sea manejado por el geriatra y el nefrólogo.

Se deben fomentar hábitos y conductas de vida saludables en pacientes con ERC para reducir la presión arterial y mejorar los resultados cardiovasculares y otros, a largo plazo.

Se recomienda mantener un índice de masa corporal (IMC) dentro de parámetros normales(129,220-229):

IMC en adultos de 18,5 a 24,9 kg/m2;

IMC en adultos mayores de 23 a 28 kg/m2. Se recomienda reducir el consumo de sal a menos de 2 gramos al día de sodio (corresponde a 5 gramos de cloruro de sodio), a no ser que existan contraindicaciones.(6,230-236)

Se recomienda realizar ejercicio físico al menos treinta minutos diarios, 5 veces a la semana (150 min total). Dicho ejercicio puede incluir caminata ligera, ciclismo o natación a un ritmo constante que represente esfuerzo moderado según la capacidad física.(229,237-245).

Se sugiere que las personas con ERC realicen ejercicios de fuerza guiados y monitorizados por personal sanitario calificado.

En casos excepcionales (comorbilidades, adulto mayor) se sugiere

individualizar cada paciente y recomendar ejercicio físico de acuerdo con

tolerancia y salud cardiovascular.

No se recomienda el consumo de alcohol. Sin embargo, en caso de

consumidor crónico se debería limitar el consumo a menos de dos

bebidas estándar* al día en hombres y una bebida estándar* al día en

mujeres.(229,246-250)

En personas con ERC, se recomienda dar consejería, por expertos, sobre

la dieta e información en el contexto de un programa de educación según

la severidad de la enfermedad y la necesidad de intervenir en la ingesta

de sai, fósforo, potasio y proteínas.

En pacientes con ERC con o sin diabetes y una TFIG <30 mL/min/1,73 m2 (estadios G4-G5), se recomienda una apropiada educación para lograr llegar a un consumo proteico de 0,8 g/kg/día.(6,47,229,251,252) .

Se recomienda evitar alto consumo proteico (>1,3 g/kg/día) en adultos con ERC y riesgo de progresión.(168)

En pacientes con ERC, no se recomiendan dietas de muy bajo valor proteico (<0,6 - 0,8 g/kg/día).(2,6,168,244,253)

Se recomienda la evaluación global subjetiva (VGS por sus siglas erí inglés) como el estándar de referencia para evaluar el estado nutricional en pacientes adultos mayores con ERC estadio G3b o mayor.(149,168).

Se sugiere que en los pacientes adultos mayores en hemodiálisis se use una puntuación que incluya albúmina sérica, índice de masa corporal,

 

46 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

creatinina sérica/superficie corporal y la aparición de nitrógeno proteico normalizada (nPNA por sus siglas en inglés) para evaluar el estado nutricional.

El estado nutricional es un gran predictor de la supervivencia en los pacientes que comienzan diálisis. Los pacientes adultos mayores, en particular, tienen un alto riesgo de desgaste, ya que tienen un apetito reducido, incluyendo aversión a la proteína, a menudo acompañando a múltiples comorbílidades (diabetes, enfermedad vascular, ECV, cáncer), aislamiento social y depresión.

Se recomienda enfáticamente no eliminar la sal de la dieta, sobre todo en pacientes adultos mayores.

En adultos mayores la preservación del estado nutricional debe prevalecer sobre cualquier otra restricción dietética.

La desnutrición y el desgaste de energía proteica son frecuentes en pacientes mayores con ERC avanzada (TFIGe <45 mL/min/1,73 m2) y están asociados con mortalidad. Por lo tanto, es necesario evitar la malnutrición por medio de la evaluación y la gestión de posibles causas subyacentes.(149)

*Una bebida estándar equivale a 10 gramos de alcohol puro o un vaso de vino de 100 ce o 200 ce de un vaso de

cerveza. Navaneethan SD, Yehnert H, Moustarah F, Schreiber MJ, Schauer PR, Beddhu S. Weight loss ínterventions in chronic kidney disease: a systematic review and meta-analysis. Clin J Am Soc NephroL 2009 Oc

14.4.2 Recomendaciones para el manejo de ERC y comorbílidades.

Las preguntas que responder en esta sección son:

¿Cuáles son las recomendaciones para el manejo y tratamiento de pacientes con HTA

y ERC?

¿Cuáles son las complicaciones cardiovasculares en la ERC?

¿Cuáles son las recomendaciones para reducir las concentraciones séricas de ácido

úrico en pacientes con ERC?

¿Cuáles con las consideraciones para un paciente con injuria renal aguda?

¿Cuáles son los riesgos de infecciones, injuria renal aguda, hospitalizaciones y

mortalidad en pacientes con ERC?

¿Cuáles son /as recomendaciones para el control g/ucémico de /os pacientes con ERC?

Se recomienda que en aquellos pacientes que presenten una albuminuria <30 mg en 24 horas (o IAC <30 mg/g) y en quienes su presión arterial tomada en consultorio, es persistentemente mayor a 140/90 mmHg, sean tratados con antihipertensivos para mantener valores menores a los 140/90 mmHg.{9,168,254-283}

Se recomienda que en pacientes que presenten una excreción de

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 47

albúmina > 30 mg en 24 horas y que presenten constantemente valores de presión arterial tomados en consultorio, mayores a 130/80 mmHg, sean tratados con antihipertensivos para mantener valores de presión arterial menores a 130/80 mmHg.(9,178,180,261,262,282,284-290)

En personas con ERC y diabetes y/o un IAC >70 mg/g o albuminuria 530 mg en 24 horas, se sugiere mantener valores de presión arterial sistólica menores a 130 mmHg (rango entre 120-129 mmHg) y una presión arterial diastólica menor a 80 mmHg.(2,168,261,272-282).

Se recomienda utilizar un inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) o un antagonista del receptor de angiotensina II (ARA II) ante la presencia de albuminuria >30 mg en 24 horas.(6,271,291-320)

En pacientes diabéticos con albuminuria se recomienda la utilización de IECA o ARA II; en el paciente hípertenso con albuminuria se recomienda la utilización de IECA o ARA 11.(6,271,291-320)

Se recomienda evitar valores de presión arterial sistólica menores a 120 mmHg en enfermos renales.(297,298,321-324)

Se recomienda el uso de antagonistas del sistema renina-angiotensina, en personas con ERC y diabetes que tengan{2,182,325-329):

Un IAC de 30 mg/g o más (categoría A2 o A3);

Hipertensión e IAC de 30 mg/g o más (categoría A3);

IAC de 30 mg/g o más (independientemente de hipertensión o enfermedad cardiovascular).

No se recomienda la combinación de antagonistas del sistema renina-angiotensina para personas con ERC.(2,6)

Se recomienda informar a las personas a quienes se prescribe un antagonista del sistema renina-angiotensina (SRAA por sus siglas en inglés) acerca de la importancia de (2,182,325-329):

  • Lograr la dosis óptima tolerable de la medicación y;
  • Monitorear la tasa de filtración giomerular y potasio sérico para lograr de manera segura las metas terapéuticas.

En personas con ERC, se recomienda medir concentraciones de potasio sérico y tasa de filtración giomerular antes de iniciar el tratamiento con un antagonista del SRAA; y, además, repetir esta medición entre la primera y segunda semana después del inicio de la medicación y después,de incrementar cada dosis.(2,314-320)

Se contraindica el inicio un antagonista del SRAA a personas con ERC y valores de potasio sérico mayor o iguales a 6 mEq/litro.(2,314—320)

 

48 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

Cuando exista hiperpotasemía, previo al uso de antagonistas del sistema renina-angiotensina, se recomienda evaluar, investigar y tratar las causas de hiperpotasemía y reevaluar los valores de potasio.(2,182,325-329) El uso concurrente de medicamentos que promuevan la hiperpoíasemia no son una contraindicación para el uso de antagonistas del sistema renina-angiotensina. Sin embargo, se debe tomar en cuenta que el monitoreo de la concentración de potasio sérico debe ser más frecuente. (2,314-320)

En pacientes con ERC y que reciban medicamentos que promuevan la hiperpoíasemia, se recomienda realizar un monitoreo en un rango no mayor a los 15 días.

Se recomienda suspender el uso de antagonistas del sistema renina-angiotensina si las concentraciones de potasio sérico son mayores o iguales a los 6 mEq/titro habiendo retirado otra medicación que podría causar hiperpotasemía.(2,182,325-329)

No se recomienda modificar la dosis de los antagonistas del SRAA si la TFIG disminuye menos del 25 % de su valor inicial (pretratamíento), o si la creatinina sérica incrementa menos del 30 % de su valor inicial (pretratamíento).(2,314-320)

Si tras iniciar el tratamiento o aumentar la dosis de los antagonistas del SRAA existe descenso de la TFIGe o un incremento de la creatinina sérica, pero es menor al 25 % (TFIGe) o 30 % (creatinina) del valor inicial, se recomienda repetir el examen en 1 a 2 semanas.(2,314-320) En pacientes con ERC tratados con antagonistas del SRAA, en quienes la TFIGe disminuye más del 25 % y/o la creatinina aumenta más del 30 %, se recomienda(2,182,325-329):

  • Investigar otras causas de deterioro de la función renal, tal como la depleción del volumen o el uso concomitante de otra medicación nefrotóxica (Ej. AINE);
  • Si no existe otra causa de deterioro de la función renal, se debe suspender el antagonista del SRAA, reducir la dosis o utilizar otro antihipertensivo alternativo si se requiriera.

Se sugiere que en pacientes con ERC en quienes se requiera otra medicación que no sea un antagonista del SRAA, se indique: bloqueadores de canales de calcio, betabloqueadores, ó diuréticos. Para la prescripción de cualquiera de estos medicamentos, se recomienda individualizar el manejo según las características de cada paciente y evaluando los posibles efectos adversos y las posibles interacciones.

i                                        . ■■

En adultos mayores con ERC e HTA, y sin diabetes mellítus se recomienda ofrecer un tratamiento antihipertensivo individualizado de aplicación escalonada, tomando en consideración comorbilidades y otras terapias prescritas, identificando posibles interacciones y efectos adversos, incluyendo alteraciones electrolíticas, injuria renal aguda, hipotensión ortostática y otras, (ver anexo 14 para toma de la presión _____________________ arterial en adultos mayores)(6,182,219,325-329)_________________________________________________________

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 49

La hiperuricemia es un factor independiente tanto para el desarrollo como para la progresión de ERC.(119,330-335).

En caso de que la hiperuricemia en pacientes con ERC sea sintomática y exista deterioro de la función renal se deberá valorar el inicio de tratamiento con agentes hipouricemiantes de acuerdo con la condición clínica y de acuerdo a la relación riesgo/beneficio en cada paciente según criterio del especialista. *

Si se decide iniciar tratamiento, se recomienda corregir la dosis para el filtrado glomerular estimado, ya que dosis no corregidas podrían traer eventos adversos (rash, prurito, elevación de transaminasas), especialmente en adultos mayores.

Se ha propuesto que el ácido úrico elevado puede tener un rol en el inicio de hipertensión, arterieesclerosis, resistencia a la insulina e hipertrígliceridemia, además de una asociación al menos indirecta con la diabetes mellitus tipo 2. Sin embargo, la evidencia actual sobre el tema de reducir el ácido úrico en los pacientes con ERC es muy limitada.(334,336-

____________ 346)_______________________________________________________________________

*La dosis inicial de alopurinol en estos casos debe ser menor a 100 mg diarios, la cual puede incrementarse hasta 300 mg diarios.(347)

Las personas que desarrollaron lesión renal aguda deben ser consideradas de riesgo para ERC. Así mismo, todas las personas con ERC deben ser consideradas de riesgo para desarrollar injuria renal aguda.(6,348-360)

En pacientes que han sufrido injuria renal aguda, se recomienda hacer controles cada tres meses durante al menos dos años (aún cuando los niveles de creatinina hayan retornado a la normalidad).(2,6,348-360) Se recomienda aconsejar a las personas que han sufrido injuria renal aguda sobre el mayor riesgo que tienen de desarrollar ERC o de que su progresión se acelere.(2,6,348-360)

Se recomienda que el objetivo de la hemoglobina glucosilada (HbA1c) en personas con ERC, sea un factor para control güeémico solo en pacientes con ERC que no tengan anemia. Para prevenir las complicaciones microvasculares asociadas a diabetes se debe considerar lo siguiente(6,361,362):

  • En adultos mayores sanos el objetivo de HblAc debe ser <7,5 %;
  • En adultos mayores frágiles el objetivo de Hb1 Ac debe ser <8,5 %. Se recomienda no iniciar tratamiento en pacientes con riesgo de hipoglucemia si la HbA1c es <7 %.(6,363,364)

Se sugiere extender el objetivo de HbA1c <8 %, en pacientes con riesgo __ de hipoglucemia.

Se debe ajustar la dosis de metformina en pacientes con aclaramiento de creatinina entre 30 y 60 mL/min/1,73 m2. No se debe prescribir metformina

 

50 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

en pacientes con aclaramiento <30 mUmÍn/1,73 m2.(6,363,364) En pacientes con ERC y diabetes, el control glucémico debe ser parte de una estrategia multifactorial, junto al control de presión arterial y el riesgo cardiovascular, promoviendo el uso de IECA, ARA II, antiplaquetarios y estatinas cuando éstos sean clínicamente adecuados.(6,364,365)

14.4.3 Recomendaciones para el manejo de las complicaciones en la ERC

¿Cuáles son las complicaciones primarías relacionadas con la disminución de la función renal en la ERC?

¿Cómo se establece el diagnóstico de anemia en pacientes con ERC?

¿Cuál es el tratamiento de la anemia en pacientes con ERC?

¿Cómo se establece el diagnóstico de las alteraciones del metabolismo óseo - mineral asociadas a ERC?

¿Cuáles son los objetivos de manejo de las alteraciones del metabolismo óseo -mineral asociado a ERC?

¿Cuáles son los objetivos del manejo de la acidosis metabóiica asociada a la ERC?

Los valores de hemoglobina considerados mínimos {13,5 g/dL en hombres y 12 g/dL en mujeres) no pueden ser extrapolados en ciertas circunstancias: altitud de residencia >1000 metros, historia de tabaquismo o tabaquismo activo, mayores de 70 años, raza no caucásica y enfermedades asociadas {hemoglobinopatías, cáncer de pulmón, entre otras). (9)

El diagnóstico de anemia en adultos con ERC se la realiza cuando los valores de hemoglobina disminuyen de(9,366,367):

  • 13 g/dL en hombres y mayores de 15 años;
  • 12 g/dL en mujeres.

Se sugiere que en pacientes con TFIG <60 mL/mín/1,73 m2 se inicie

investigación de anemia relacionada a ERC,

Se sugiere que se descarten otras causas de anemia en pacientes con

TFIG >60 mL/min/1,73 m2.

Se recomienda que la anemia sea investigada y tratada en todo paciente

con ERC, con el fin de mejorar la calidad de vida, aumentar la sobrevida y

disminuir al máximo las trasfusiones sanguíneas.(368,369)

Se recomienda que la frecuencia de determinación de la hemoglobina en

pacientes con ERC se realice bajo un análisis individualizado y basado en

factores de riesgo.

Se recomienda determinar la concentración de hemoglobina en pacientes

con anemia no tratados con agentes estimulantes de la eritropoyesis, del

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 51

siguiente modo(9,366,367):

  • Cada 3 meses en pacientes con ERC estadio 1 al 5, sin diálisis;
  • Cada mes en pacientes con ERC en hemodiálisis y diálisis peritoneal.

Se recomienda que en pacientes con ERC y anemia, se incluyan los siguientes estudios dentro de la evaluación inicial(9,366,367):

  • Biometría hemática completa que incluya conteo absoluto de reticulocitos y porcentaje de glóbulos rojos hipocrómicos;
  • Índices eritrocitarios: VCM (volumen corpuscular medio), HCM (hemoglobina corpuscular media) y CHCM (concentración de la hemoglobina corpuscular);
  • Cinética del hierro: Ferritina, porcentaje saturación de transferhna sérica, hierro sérico;
  • Niveles séricos de folatos y vitamina B12.

No se recomienda medir los niveles de eritropoyetina para el diagnóstico y tratamiento de la anemia relacionada a ERC.(368,369)

No se recomienda el inicio de agentes estimulantes de eritropoyetina

(AEE) en pacientes con deficiencia absoluta de hierro (ferritina <100ng/ml_

y porcentaje de saturación detransferrina <20%). (9,366,367)

En pacientes en prediálisis y con deficiencia comprobada de hierro, está

indicado el inicio de hierro vía oral a dosis de 100 mg/dia de acuerdo con

tolerancia gastrointestinal previo al inicio de AEE.(9,366,367)

Se sugiere que la administración de hierro sea vía oral, ya que el paciente

es un probable candidato para TSR (tratamiento renal sustitutivo), y de

ese modo preservar la vasculatura en miembros superiores.

Se recomienda el inicio de AEE cuando la Hb es menor a 10 g/dL en dos

determinaciones sucesivas, habiendo descartado otra causa de anemia,

incluyendo el déficit relativo o absoluto de hierro.(9,366,367)

Se recomienda mantener valores de ferritina mayores a 100 ng/mL y TSat

(porcentaje de saturación de la transferrina) mayor al 20 % y de glóbulos

rojos hipocrómicos menor al 10 %.(368,369)

Se recomienda que la transfusión de paquetes globulares se realice solo

cuando exista compromiso hemodinámico relacionado a la anemia, para

evitar riesgos de sensibilización.

No se recomienda el uso rutinario de suplementos tales como ácido fólico,

ácido ascórbico y carnitina como tratamiento adyuvante especifico en

anemia relacionada a ERC.{9,366,367)

Se recomienda que en pacientes con anemia asociada a ERC refractaria

al tratamiento se investigue: sangre ocuíta en heces, niveles de aluminio,

hipotiroidismo, hiperparatiroidismo, enfermedades hematológicas,

neoplasias y patologías ginecológicas.(9,366,367)

Se recomienda que en pacientes con anemia relacionada a ERC setrate

clínicamente el hiperparatiroidismo secundario para mejorar el manejo de

la anemia y la eficacia de los AEE.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- —rfj

 

52 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

Los trastornos del metabolismo mineral y óseo asociados a la enfermedad renal crónica (TMO-ERC) incluyen(6,9,367,370-377):

  • Alteraciones bioquímicas (calcio, fósforo, hormona paratiroidea y vitamina D);
  • Alteraciones del recambio, mineralización, volumen, crecimiento lineal y resistencia óseas {que pueden determinar dolor óseo importante, deformidad ósea, y aumento del riesgo de fracturas);
  • Presencia de calcificaciones vasculares y de tejidos blandos.

El término osteodistrofia renal debe reservarse solo para definir las alteraciones de la histología ósea que ocurren en pacientes con ERC*. Se recomienda que los objetivos del tratamiento de las alteraciones del metabolismo óseo - mineral asociado a ERCA sean(9,375,378-380):

  • Mantener la salud ósea;
  • Evitar la calcificación vascular mediante la minimizacíón de los cambios hormonales compensadores;
  • Control de la hiperfosfatemia;
  • Diagnosticar alteraciones relacionadas con 25(OH)D (25 hidroxivitamina D);
  • Control de la hiperplasia de las glándulas paratiroides.

Se recomienda medir los niveles séricos de calcio, fósforo, hormona

paratiroidea intacta (PTHi) y fosfatasa alcalina en todos los pacientes con

ERC, desde el estadio ERC 3A. (ver anexo 13 sobre esquema a seguir

para el tratamiento de enfermedad óseo — metabólica en el paciente con

ERC).(6,9,367,370-377)

En pacientes con ERC G3-G5 se sugiere medir los niveles séricos de 25

hidroxi vitamina D (25 (OH) vitamina D) y repetirlos dependiendo del valor

basal.(9,375,378-380)

Se sugiere tratar la deficiencia de vitamina D de acuerdo con las

estrategias recomendadas para la población general.

Se recomienda que los médicos sean informados de la metodología y los

cambios en las técnicas, tipo de muestra (plasma o suero) y

procesamiento utilizado por los laboratorios en las determinaciones

bioquímicas en los TMO-ERC G3-G5, a fin de lograr una interpretación

adecuada de los resultados.(2,381,382)

En pacientes con ERC G3-G5 con evidencia de TMO-ERC, se sugiere

que se realicen rutinariamente las pruebas para determinación de la

densidad mineral ósea (DMO), debido a que ayudan a predecir los

riesgos de fractura como en la población general. Sin embargo, estas

pruebas no permiten predecir el tipo de osteodistrofia renal.(2,381,382)

En pacientes con ERC estadios G3-G5, se sugiere utilizar las mediciones

de PTHi (paratohormona intacta) sérica y/o de la fosfatasa alcalina ósea

específica, para la evaluación de enfermedad ósea debido a que valores

marcadamente altos o bajos permiten predecir el recambio óseo

subyacente.(2,381,382)

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 53

Se sugiere detectar acidosis metabólica y corregirla para evitar la pérdida de masa ósea y muscular en el paciente con ERC G3-G5, En pacientes con ERC 3-5, para el tamizaje de calcificaciones, se sugiere realizar alguno de los siguientes exámenes(9,375,378-380):

  • Radiografía posteroanterior de ambas manos y pelvis;
  • Radiografía lateral de abdomen;
  • Ecocardiograma.

Se sugiere que los pacientes con ERC G3-G5 con calcificaciones vasculares o valvulares sean considerados de alto riesgo cardiovascular.

* El diagnóstico de osteodistrafia renal solo debe ser basado en el hallazgo de biopsia ósea (análisis histomorfométrico) (9,375,378-380) En el Ecuador no hay disponibilidad de este examen.

Se recomienda que las decisiones terapéuticas se basen en tendencias,

más que en resultados individuales de laboratorio, y que se considere de

manera conjunta toda la información disponible de las alteraciones del

metabolismo óseo y mineral asociadas a la ERC.(9,369,373,375-

377,383-386)

Se recomienda que las decisiones terapéuticas de TMO-ERC se basen en

las concentraciones séricas de calcio y fósforo consideradas

individualmente, en vez del producto calcio x fósforo (Ca x

P).(9,369,373,375-377,383-386)

En pacientes con ERC G3-G5, se recomienda que las concentraciones

séricas de calcio (ionizado o total corregido) se mantengan dentro del

rango normal para el método utilizado.(9,45,387-392)

En pacientes con ERC estadios G3-G5, se sugiere mantener el fósforo

sérico en el rango normal.

Se recomienda restringir la ingesta de fosfato entre 0,8 a 1 g/día en

pacientes con ERC, la cual debe estar complementada con un

seguimiento nutricional adecuado.(9,45,387-392)

En pacientes con ERC estadios G3-G5 (G2D) se sugiere usar quelantes

de fosfato para el tratamiento de la hiperfosfatemia. Es razonable que la

selección del quelante de fosfato tenga en consideración el estadio de la

ERC, la presencia de otros componentes de TMO-ERC (calcificaciones

vasculares), terapias concomitantes y perfil de efectos

secundarios.(9,45,387-392) (ver anexo 13 sobre esquema a seguir para

el tratamiento de enfermedad óseo - metabólica en el paciente con ERC)

En pacientes con ERC estadios G3-G5 e hiperfosfatemia, se recomienda

no usar quelantes a base de calcio, calcitriol o análogos de la vitamina D

en presencia de hi perca icerní a persistente o recurrente, calcificación

vascular, enfermedad ósea dinámica y/o si los niveles séricos de PTHi son

persistentemente bajos. Como alternativa se recomienda quelantes de,;

fósforo no calcicos.(9,45,387-392)

Se recomienda restringir la dosis de quelantes de fósforo que contienen

calcio hasta un máximo de 1500 mg de calcio elemental/día. (ver anexo

 

54 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

13).(9,45,387-392)

En pacientes con ERC 3-5 que muestren un incremento progresivo y sostenido de (os niveles de PTHi por encima del límite superior del ensayo empleado, a pesar de la corrección de factores antes mencionados, se sugiere iniciar tratamiento con calcitriol o análogos de la vitamina D.(2,370,393)

En pacientes con ERC G3-G5 e hiperparatiroidismo severo que no

responda al tratamiento médico/farmacológico, se sugiere considerar la

paratiroidectomía.(9,369,373,375-377,383-386)

Se recomienda prescribir bifosfonatos, en prevención y tratamiento de

osteoporosis, en personas con TFIG £30 mL/min /1,73 m2 (estadios G1,

G2 y G3).(9,45,387-392)

No se recomienda administrar en forma rutinaria, suplementos de la

vitamina D para tratar alteraciones del metabolismo óseo mineral

asociados a ERC.(2,370,393)

Se recomienda prescribir colecalciferol o ergocalciferol para tratar la

deficiencia de la vitamina D en personas con ERC,(2,370,382,394,395)

Si se ha corregido la deficiencia de la Vitamina D, y persisten los síntomas de los trastornos del metabolismo óseo mineral asociados a ERC, se recomienda administrar calcitriol (1,25 hídroxicolecalciferol) en aquellas personas con una TFIG <30 mL/min/1,73 m2 (estadios G4 y G5). (2,381,382)

Se recomienda vigilar los niveles de calero y fósforo sérico, en aquellas personas que estén recibiendo suplementos con calcitriol.(2,370,396)

Se debe considerar suplementación con bicarbonato de sodio oral, en personas con acidosis metabólica (2,369,397-404):

- TFIG <30 mL/min/1,73 m2, (estadios G4 y G5);

Concentraciones de bicarbonato en suero < 22 mEq/L.

En pacientes con ERC se recomienda la evaluación del perfil lipídico (colesterol total, LDL, HDL, y triglicéridos).(149,369)

En pacientes de 50 a 79 años con una TFIG menor a 60 mLVmin/1,73 m2 que no reciben tratamiento con diálisis y tampoco están trasplantados, se recomienda que reciban tratamiento a base de estatinas.(161, 375)

Con respecto a pacientes mayores de 80 años con ERC no existe evidencia contundente de que el tratamiento con estatinas sea beneficioso, además en este grupo etario hay mayor riesgo de efectos adversos por las mismas, por lo cual se recomienda valorar la relación

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 55

riesgo/beneficio de acuerdo con el criterio médico antes de iniciar

estatinas.

En adultos de 18 a 49 años con ERC que no están en tratamiento con

diálisis o no tienen un trasplante renal se sugiere el uso de estatinas si

presentan(334,336-346):

  • Enfermedad coronaria conocida (infarto de miocardio o revascularizacion coronaria);
  • Diabetes mellitus;
  • Accidente isquémico;
  • Incidencia estimada de muerte de causa coronaria o infarto de miocardio a 10 años >10%

En adultos en diálisis, NO se deben usar estatinas ni solas ni combinadas.(334,336-346)

En pacientes que han iniciado tratamiento con diálisis y que previamente estén consumiendo estatinas, se debe continuar con las mismas, hasta que superen uno de los factores de riesgo que presenten o que tengan alguna contraindicacÍón.(129,132,133)

En pacientes con trasplante de riñon se sugiere el uso de una estatina si es que no presentan alguna contraindicación, de acuerdo al criterio del _________________________________________________ especialista. 

14.4.4 Recomendaciones para inicio de terapia de sustitución renal en pacientes con ERCA

  • ¿Cuáles son las opciones de tratamiento para pacientes con ERC?
  • ¿Cuáles serían las recomendaciones para inicio de la terapia de sustitución renal en pacientes con ERCA ?
  • ¿Cuáles serían las recomendaciones para no inicio o suspensión de terapia de sustitución renal en pacientes con ERCA ?

Se sugiere iniciar diálisis cuando los pacientes presenten(6,13,40,201):

  • Uremia (serosiíis, asterexis, letargía, fetor urémico, pericarditis, nauseas, vómitos, hipotermia, hipotensión, hiperrreflexia, anormalidades ácido base o de los electrolitos, prurito);
  • incapacidad para el control del estatus volumétrico o la presión arterial;
  • Un deterioro progresivo del estado nutricional refractario a la intervención dietética;
  • Deterioro cognittvo asociado a uremia;
  • TFIG entre 5 y 10 mL/min/1,73 m2;
  • TFIG entre 15 y 20 mL/min/1,73 mz en pacientes diabéticos;
  • Situaciones de urgencia dialítica (acidemia metabólica severa que no revierta con medidas cfínicas, híperpotasemia severa que no': revierta con intervenciones de manejo clínico, edema agudo de pulmón, estados edematosos con oliguria y que no respondan a diuréticos, encefalopatía urémica).

 

56 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

Se sugiere usar la puntuación de Bansal para predecir de forma individualizada el riesgo de muerte a 5 años antes del desarrollo de ERC terminal en pacientes adultos mayores no frágiles con ERC avanzada (estadios 3-5) (ver anexo 9 sobre escala Bansal, modelo de predicción de mortalidad en adultos mayores)(6,13,40,201)

Se sugiere que en los pacientes con un riesgo bajo en la puntuación de Bansal se mida formalmente la fragilidad. Los pacientes frágiles se deberían considerar de alto riesgo.

Se sugiere usar la puntuación de REIN para predecir el riesgo de mortalidad a corto plazo (6 meses) en pacientes mayores con ERC estadio 5 en los que se piensa comenzar un programa de tratamiento sustitutivo de la función renal (ver anexo 11 sobre el algoritmo para evaluación y toma de decisiones de pacientes adultos mayores de 75 años con ERC estadio G5, según su nivel de riesgo muerte). (6,13,40,201).

Se recomienda discutir la opción de tratamiento conservador durante el proceso de decisión compartida sobre las diferentes opciones de tratamiento de ERC terminal.(6,13,40,201)

Las metodologías más importantes para medir la comorbilidad son la puntuación de Davies / Stokes y el índice de comorbilidad de Charlson (CCI).(149,369)

No está claro que la diálisis mejore la supervivencia en pacientes adultos mayores frágiles en comparación con el tratamiento conservador. La ' diálisis podría tener un impacto negativo sobre la calidad de vida. El tratamiento conservador es una opción terapéutica viable para pacientes adultos mayores con comorbilidades y/o pobre estado funcional.

La diálisis no siempre mejora la supervivencia en pacientes adultos mayores frágiles sobre el tratamiento conservador. La decisión de iniciar diálisis debe ser compartida (paciente-familia) e individualizada. La elección de tratamiento conservador puede evitar reingresos hospitalarios y facilitar el acceso al tratamiento paliativo.

Pacientes que han sido informados y han tomado la decisión de no continuar con el tratamiento o no iniciarlo.

Pacientes que no están en capacidad de decidir, pero previamente indicaron su rechazo del tratamiento con consentimiento informado. Pacientes con daño neurológico severo e irreversible.

Pacientes cuya condición médica no es compatible con las condiciones técnicas del tratamiento debido a falta de cooperación del paciente (pacientes con demencia avanzada) o inestabilidad cardiovascular para tolerar el procedimiento.

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 57

Pacientes con patologías que tengan un pronóstico vital y/o funcional

malo a corto plazo.

Pacientes adultos mayores con alguno de los siguientes criterios:

  • Elevado score de comorbiüdad (instrumento NECPAL) *
  • Estatus funcional comprometido (SCORE DE KARNOSFKY < 40 y síndrome de desgaste energético) *

* Revisar guía de cuidados paliativos del Ministerio de Salud Pública.

14.5 Referencia y contrarreferencia

  • ¿Cuáles son los criterios de referencia al nefrólogo de pacientes con enfermedad renal crónica?
  • ¿Cuáies son las consecuencias de una referencia tardía al especialista?

Se recomienda referir al tercer nivel de atención en las siguientes circunstancias(129,132,133):

Adultos mayores con ERC;

Lesión renal aguda en pacientes con historia de TFIGc disminuida;

Pacientes con estadios G 3b, G4 y G5 de enfermedad renal

crónica (TFIG <45 mL/min/1,73 m2);

Albuminuria significativa (IAC £30 mg/g, equivalente al IPC £30

mg/g o proteinuria en orina de 24 horas >500 mg/24 horas);

Hematuria microscópica persistente e IAC ^30 mg/g, equivalente

al IPC >30 mg/g;

Progresión de la ERC definida como una declinación de la TFIG >5

mL/min/1,73 m2 por un periodo de un año confirmada por tres

mediciones separadas, o una disminución de >10 mL/min/1,73 m2

en 5 años;

Pobre control de la tensión arterial, luego del uso de 4 fármacos

antihipertensivos a dosis terapéuticas incluido diurético.

Anemia asociada a enfermedad renal crónica

Enfermedad renal crónica de etiología genética (como por ejemplo

enfermedad poliquística);

Sospecha de estenosis de arteria renal más compromiso de la

función renal. Se sugiere transferir como emergencia médica (idealmente a un servicio con nefrólogo) en las siguientes circunstancias:

Pacientes con diagnóstico nuevo de ERC estadio G5;

Hipertensión maligna;

Hiperkalemia (>7 mEq/L);

Síndrome urémico;

Sobrecarga de volumen;

Síndrome nefróttco;

Enfermedades sistémicas tales como LES o vasculitis con

evidencia de compromiso renal.

 

58 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

Se sugiere que tanto las referencias como las transferencias incluyan -siempre que esto sea posible la siguiente información:

  • Historia médica detallando historia de comorbilidades y antecedentes de patologías renaies;
  • Estudios de laboratorio que contengan por lo menos: potasio sérico, hemoglobina sérica, examen elemental y microscópico de orina (EMO), controles de glucosa en pacientes diabéticos;
  • Ultrasonido renal realizado en pacientes que presenten progresión de la ERC, historia familiar de enfermedad poliquística y sospecha de proceso obstructivo.

14.5.1 Referencia temprana vs tardía al especialista en nefrología

Tabla 6. Consecuencias de referencia tardía versus referencia temprana

Consecuencias de la Referencia                  Beneficios de la referencia temprana tardía

Anemia y enfermedad oses- meíaboüca         Retardo en la progresión e inicio de TSR

Aumento i\<~ necesidades cié diáhsis           Disminución de la necesidad de diálisis

u:T:enies                                                           urgente

i-i porícndo;-; severa y sobrecarga                  Mejora del estado r.utiicional

i"iii..í."ica

Aumento de las tasa de hospitalización           Disminución de hospitalizaciones

Disminución de las oportunidades de              El paciente tiene más oportunidades de

elección del trabamiento por parte del             elegir una terapia personalizada

pacíanla

Raíerencia -ardía a centro de trasplante        Referencia temprana a centro de

I ras p'ante

M¿la adapiacion psicosocial                            Menor comorbilidad

.-\i..rn.::nlü de la mortahdan                              Aumento de la supervivencia de los

pacientes

Se describen las consecuencias de una referencia tardía vs una referencia temprana al nefrólogo, de una persona con ERC o ERCA, ERC {enfermedad renal crónica), ERCA {enfermedad renal crónica avanzada). Modificado de: National Institute for Health and Clinical Excellence (2014){2) y Programa de Salud Renal (2013).{154)

14.6 Consideraciones sobre niños y adolescentes con ERC

Se describe a continuación un resumen sobre ciertas consideraciones sobre niños y adolescentes con ERC.(405,406)

El número de enfermos renales durante la infancia está en aumento; existe un grupo de pacientes vulnerables que son los adolescentes portadores de enfermedad renal crónica que deben enfrentar la transición de un servicio de pediatría a un grupo de "nefrología de adultos.

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 59

El adolescente con enfermedad renal crónica íiene cambios que repercuten sobre el desarrollo físico y psíquico y debido a la cronicidad muchos no han completado la formación educativa y tienen alta vulnerabilidad afectiva y baja autoestima.

Es conocido que existen fallos en la transmisión de información al producirse esta transición. La transición debe ser individualizada, en acuerdo mutuo con padres, pacientes o cuidadores, en un periodo libre de crisis y debe incluir un resumen escrito y verbal. La transición es considerada desde los 14 a 24 años; el paciente debería ser competente en los siguientes aspectos: comprender su condición y describirla, tomar decisiones respecto a su tratamiento, conocer la unidad de adultos y saber quién lo va a recibir, saber a quién llamar en casos de emergencias, conocer acerca de salud sexual, alcohol, cigarrillos y Dr. ogas.

"i ■ ■

Se recomienda la creación de consultorios de transición, en los centros donde esto sea posible.(405-407)

15. Abreviaturas, signos y símbolos utilizados en esta GPC

  • AEE: Agentes estimuladores de eritropoyetina
  • AGREE II: Appraisal of Guídelines Research and Ev3luatton (Instrumento para la evaluación de guías de práctica clínica.
  • AVPP: Años de vida por muerte prematura.
  • CHCM: Concentración de Hemoglobina corpuscular inedia
  • DP; Diálisis Perítoneal.
  • ERC: Enfermedad Renal Crónica
  • ERCA: Enfermedad Renal Crónica Avanzada
  • GPC: guía de Práctica clínica
  • HCM: Hemoglobina Corpuscular Medía
  • IAC: índice Albúmina / Creatinina
  • IPC: índice Proteínuria/Creatínina.
  • IST: índice de Saturación de Transferhna

KDIGO: Organización Internacional para el mejoramiento de desenlaces, en enfermedad Renal.

  • LES: Lupus Erítematoso Sistémico.
  • NANHES III: Tercera encuesta nacional de salud y nutrición de EE. UU.
  • SLANH: Sociedad Latinoamericana de Nefrología e Hipertensión Arterial
  • SRAA: Sistema renina angiotensina, aldosterona.
  • TSR: Terapia de Sustitución Renal
  • TFIG: Tasa de Filtrado Glomerular.
  • VCM: Volumen Corpuscular Medio
  • VGS: Valoración giobal subjetiva

 

60 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

16. Referencias

  1. ADAPTE Coüaboration. The ADAPTE Procces: Resource Toolkií for Guídelíne Adaptation. 2009. 1-95 p.
  2. National Institute for Health and Clinical Excellence. Chronic kidney disease in adults: assessment and management (CG1S2) (Update). cg1S2 ed. 2014.
  3. Organización Panamericana de la Salud. Clasificación Esiadistica Internacional de Enfermedades y Problemas relacionados con la Salud. Clasificación Estadística Internacional. Whashington; 2008.
  4. National Kidney Foundation: K/DOQI clinicai practice guidelines for chronic kidney disease: evaluation, classificatión, and stratification. Am J Kidney Dis. 2002;39(2):S1-266.
  5. Levey AS, Stevens LA. Coresh J. Conceptual model of CKD: applications and impltcations. Am J Kidney Dis. marzo de 2009;53(3 Suppl 3):S4-16.
  6. International Society of Nephrology. KDIGO 2012 Cünical Practice Guideline for the Evaluation and Management of Chronic Kidney Disease. Kidney International supplements. Off J Int Soc Nephrol. 2013;3{1):163.

7          Levey AS, Becker C, Inker LA, KU E, A E, LA S, et al. Glomerular Filtration Rate

and Albuminuria for Detection and Staging of Acute and Chronic Kidney Disease in Aduits. JAMA. American Medical Association; febrero de 2015;313(8):837.

  1. Jha V, García-García G, Iseki K, Li Z, Naícker S, Plattner B, et al. Chronic kidney disease: global dimensión and perspectives. Lancet (London, England). Elsevier; julio de 2013;382(9888):260-72.
  2. Bellorin-Font E, Ambrosoni P, Carliní RG, Carvalho AB, Correa-Rotter R, Cueto-Manzano A, et al. Ctinical practice guidelines for the prevention, diagnosis, evaluation and treatment of mineral and bone disorders ín chronic kidney disease (CKD-MBD) in adults. Nefrologia. 2013;33 Suppi 1:1-28.
  3. Eckardt K-U, Coresh J, Devuyst O, Johnson RJ, Kóttgen A, Levey AS, et al. Evolvíng importance of kidney disease: from subspecialty to global health burden, Lancet. 2013;382(9887): 158-69.
  4. Hilt NR, Fatoba ST, Oke JL, Hirst JA, O'Callaghan CA, Lasserson DS, et al. Global Prevalence of Chronic Kidney Disease - A Systematic Review and Meta-Analysis. RemuzzíG, editor. PLoS One. julio de 2016;11(7):e0158765.
  5. Institute for Health Metrics and Evaluation. Country Profile. Ecuador. Institute for Health Metrics and Evaluation. 2016. p. 1-7.
  6. Sociedad Ecuatoriana de Nefrologia. Estimación de diálisis peritoneal y hemodiálisís en el Ecuador {datos no publicados). 2015.
  7. Keith DS, Nichols GA, Gullion CM, Brown JB, Smith DH. Longitudinal Follow-up and Outcomes Among a Population With Chronic Kidney Disease in a Large Managed Care Organizaron. Arch Intern Med. marzo de 2004;164(6):659.
  8. United States Renal Data System. CKD in the General Population. 2015 USRDS annual data report: Epiderniology of Kidney Disease in the United States. 2015.
  9. Choi Al, Rodríguez RA, Bacchetti P, Bertenthal D, Hernández GT, O'Hare AM. White/Black Racial Dífferences in Risk of End-stage Renal Disease and Death. Am J Med. julio de 2009;122(7);672-8.
  10. Ministerio de Salud Pública. Normas Técnicas del Adulto Mayor. MSP. Quito; 2010.
  11. Morales J. Dr. ogas Nefrotóxicas. REV MED CLIN CONDES. 2010;21 {4):623-8.
  12. Gobierno de Chile, Ministerio de Salud. Guía Clínica diálisis peritoneal. Series Guías Clínicas MinSaí. 2010. 4-94 p.
  13. Congreso Nacional. Ley Orgánica de Salud. Ecuador; 2015 p. 41.

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 61

  1. González L, Cantillo J. Abordaje diagnóstico de la enfermedad glomerular del adulto Transformando una idea compleja en un proceso práctico. Acta Médica Colomb. 2013;38(2):101-7.
  2. Silva S. Hemodiálisis: antecedentes históricos , su epidemiología en Latinoamérica y perspectivas para el Ecuador. UN1ANDES EP1STEME Rev Ciencia, Tecnol e innovación. 2016;3{1):1-19.
  3. Franco-garcía E, Pérez-lungmus G. Guía Clínica De Actuación Diagnóstica Y Terapéutica En La Anemia Ferropénica. 2011. 34 p.
  4. Lizazaburu Robles JC. Síndrome metabólico: concepto y aplicación práctica. Artic Revis. 2013;315-20,
  5. Gutiérrez I, Domínguez A, Acevedo J. Fisiopatologfa del síndrome urémico. Rev Hosp Gral Dr. M Gea González. 20O3;6(1):13-24.
  6. Hsu C-Y, Chertow GM. Elevations of serum phosphorus and potassium in mild to modérate chronic renal insufficiency. Nephrol Dial Transplant. agosto de 2002:17(8):1419-25.

27 Instituto Nacional de Estadísticas y Censos. Estimaciones y Proyecciones de Población. Quito, Ecuador; 2010.

  1. World Health Organization. Ecuador WHO statistical profile. Ginebra; 2015.
  2. Ministerio de Salud Pública. Defunciones generales, Ecuador 2014. 2014.
  3. Institute for Health Metrics and evaluation. GBD Compare | Ecuador , Cause of deaths 2015. Global burden of disease. 2015.
  4. ANALYTIC AND REPORTING GUIDELINES: The Third National Health and Nutrition Examination Survey, NHANES III (1988-94). 1996;
  5. González-andrade F, Aguinaga G. Incorporación de Guías de Práctica Clínica en el Sistema Nacional de Salud ecuatoriano como una estrategia para mejorar la salud y la educación médica. Rev Fac Cien Med. Quito; 2014;39(2):56-65.
  6. Marín I, Estrada M, Casariego E. Manual metodológico de elaboración. Formulación de las preguntas clínicas. Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud {l+CS). Avda. Gómez Laguna 25 - 3Ü planta, 50009 Zaragoza España, e-mail: iacs@guiasalud.es <mailto*iacs@guiasalud.es>;
  7. Grupo de trabajo sobre GPC. Manual Metodológico de elaboración de Guías de Práctica Clínica en el Sistema Nacional de Salud. Madrid: Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (l+CS). Avda. Gómez Laguna 25 - 3a planta, 50009 Zaragoza España, e^maíl: tacs@guiasalud.es <mailto:iacs@guiasalud.es>; 2006.
  8. Brouwers MC. Kho ME, Browman GP, Burgers JS, Cluzeau F, Feder G, et al. AGREE II: Advancing guideline development, reporting and evaluation in health care. Can Med Assoc J. diciembre de 2010;182(18):E839-42.

35. Lerma E, Nissenson A. Nephrology Secrets. Third. Philadelphia: Elsevier; 2011.

134 p. 37 Peraza S, Wesseüng C, Aragón A, Leiva R, García-Trabanino RA, Torres C,

et al. Decreased kidney function among agricultural workers in El Salvador. Am

J Kidney Dis. abril de 2012;59(4):531-40.

38,       Robles-Osorio ML, Sabath E. Disparidad social, factores de riesgo y enfermedad renal crónica. Nefrología. 2016. p. 577-9.

  1. Pérez Escobar MM, Herrera Cruz N, Pérez Escobar ET Cabrejas Hernández Z. Factores sociales que contribuyen a la morbi-mortalidad en pacientes con Insuficiencia Renal Crónica sometidos a hemodiálisis. Un estudio necesario. Humanidades Médicas. 2001, Cendecsa; 2003;8{1):0-0.
  2. Gorostídi M, Santamaría R, Alcázar R, Fernández-Fresnedo G, Galcerán JM, Goicoechea M, et al. Spanish Society of Nephrology document on KDIGO guidelines for the assessment and treatment of chronic kidney disease. Nefrol publicación Of la Soc Española Nefrol. 2014;34{3):302-16.

41,       Kellum JA, Beilomo R, Ronco C. Kidney attack. JAMA, junio de 2012;307(21):2265-6.            ^

 

62 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

  1. Goldstein SL, Chawla LS. Renal angina. Clin J Am Soc Nephrol. mayo de 2010;5(5):943-9.
  2. Ronco C, McCullough PA, Chawía LS. Kidney attack versus heArt. attack: evolutíon of classification and diagnostic criteha. Lancet (London, England). septiembre de 2013;382(9896):939-40.
  3. Fink JC, Brown J, Hsu VD, Seliger SL, Walker L, Zhan M. CKD as an Underrecognized Threat lo Pattent Safety. Am J Kidney Dis. abril de 2009;53(4):681-8.
  4. Miller PD, Roux C, Boonen S, Barton IP, Dunlap LE, Burgio DE. Safety and efficacy of risedronate in patients with age-related reduced renal function as estimated by the Cockcroft and Gault rnethod: a pooled analysis of nine clinical triáis. J bone Miner Res. diciembre de 2005;20(12):2105-15.
  5. Weínstein JR, Anderson S. The Aging Kidney: Physiotogical Changes. Adv Chronic Kidney Dis, julio de 2010;17(4):302-7.
  6. Maclas J, Musso CG. Nefrogeriatría. En: D'Hyver C, Gutiérrez L, editores. Geriatría. 3a edición. México: Manual Moderno; 2014.
  7. OSullivan ED, Hughes J, Ferenbach DA. Renal Aging: Causes and Consequences. J Am Soc Nephrol. 2016;1-14.
  8. Rowe JW, Andrés R, Tobin JD, Norris AH, Shock NW. The Effect of Age on Creatinine Clearance in Men: A Cross-sectional and Longitudinal Study. J GerontoL marzo de 1976;31(2).
  9. DAVIES DF, SHOCK NW. Age changes in glomerular flltration rate, effective renal plasma flow, and tubular excretory capacity in adult males. J Clin Invest. American Society for Clinical Investigaron; mayo de 1950;29{5):496-507.
  10. Cohén E, Nardi Y. Krause I, Goldberg E, Milo G, Garty M, et al. A longitudinal assessment of the natural rate of decline in renal function with age. J Nephrol. diciembre de2014;27(6):635-41.
  11. Baba M, Shimbo T, Horio M, Ando M, Yasuda Y, Komatsu Y, et al. Longitudinal Study of the Decline in Renal Function in Healthy Subjects. Abe H, editor. PLoS One. junio de 2015;10(6);e0129036.
  12. IMAI E, HORIO M, YAMAGATA K. ISEKI K, HARÁ S, URA N, et al. Slower Decline of Glomerular Filtration Rate in the Japanese General Population: A Longitudinal 10-Year Follow-Up Study. Hypertens Res. Nature Publishing Group; 2008;31(3):433-41.
  13. Sarnak MJ, Poindexter A, Wang S-R, Beck GJ, Kusek JW, Marcovina SM, et al. Serum C-reactive protein and leptin as predictors of kidney disease progression in the Modificatión of Diet in Renal Disease Síudy. Kidney Int. diciembre de 2002;62(6):2208-15.
  14. Wetzels J, Kiemeney L, Swinkels D, Wülems H, den Heijer M. Age- and gender-specific reference valúes of estimated GFR in Caucasians: the Nij ruegen Biomedical Study. Kidney Int. 2007;72(5):632-7.
  15. Gutiérrez Robledo GP. Geriatria para médicos de familia. I. Manual Moderno; 2012. 443 p.

57 OCEBM. OCEBM Levéis of Evidence. University of Oxford Centre for Evidence-Based Medicine. 2016.

58.       Manterola D C, Zavando M D. Cómo interpretar los "Niveles de Evidencia" en los diferentes escenarios clínicos. Rev Chil cirugía. Sociedad de Cirujanos de Chile; diciembre de 2009;61(6}:582-95.

59.      Borch-Johnsen K, Norgaard K, Hommel E, Mathiesen ER, Jensen JS, Deckert T, et al. Is diabetic nephropathy an inherited complication? Kidney Int. abril de 1992;41(4):719~22.

.60. Chadban SJ, Brigantt EM, Kerr PG, Dunstan DW, Welborn TA, Zimmet PZ, et al. Prevalence of kidney damage in Australian adults: The AusDiab kidney study. J , Am Soc Nephrol. julio de 2003;14(7 Suppl 2):S 131-8.

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 63

  1. Coresh J, Astor BC, Greene T, Eknoyan G, Levey AS. Prevalence of chroníc ktdney disease and decreased kidney function in the adutt US population: Third Nationaf Health and Nutrition Examination Survey. Am J Kidney Dis. enero de 2003;41(1):1-12.
  2. Coresh J: Seívm E, Stevens LA, Manzi J, Kusek JW, Eggers P( et al. Prevalence of chroníc kidney disease in the United States. JAMA, noviembre de 2007;298(17):2038-47.
  3. Drey N, Roderick P, Mullee M, Rogerson M. A population-based study of the incidence and outcomes of diagnosed chroníc kidney disease. Am J Ktdney Dis. octubre de 2003;42(4):677-84.

64 Elsayed EF, TighíouArt. H, Griffith J, Kurth T, Levey AS, Salem D, et al. Cardiovascular disease and subsequent kidney disease. Aren intern Med. junio de 2007; 167(11); 1130-6.

  1. Getber RP, Kurth T, Kausz AT, Manson JE, Buring JE: Levey ASr et al. Assoctation between body mass Índex and CKD in apparently healthy men. Am J Kidney Dis. noviembre de 2005;46(5);871-80.
  2. Hallan SI, Coresh J. Astor BC, Asberg A, Powe NR, Romundstad S, et al. International comparison of the relationship of chroníc kidney disease prevalence and ESRD risk. J Am Soc Nephrol. agosto de 2006;17{3):2275-84.

67 Hallan SI, Dahl K, Oien CM, Grootendorst DC, Aasberg A, Holmen J, et al. Screening strategies for chronic kidney disease in the general population: follow-up of cross sectional health survey. BMJ. noviembre de 2006;333(7577):1047.

  1. Haroun MK, Jaar BG, Hoffman SC, Comstock GW, Klag MJ, Coresh J. Risk factors for chronic kidney disease: a prospective study of 23,534 men and women in Washington County, fvlaryland. J Am Soc Nephrol. noviembre de 2003;14(11):2934-41.
  2. Kurella M, Lo JC, Chertow GM. Jvletaboüc syndrome and the risk for chronic kidney disease among nondiabetic adutts. J Am Soc Nephrol. julio de 2005; 16(7):2134^10.

70 Muntner P, Coresh J, Smith JC, Eckfeidt J, Klag MJ. Plasma lipids and risk of developing renal dysfunction: the aíherosclerosis risk in communities study. Kidney Int julio de 2000:53(1 ):293-301.

  1. New JP, Míddleton RJ, Klebe B, Farmer CKT, de Lusignan S, Stevens PE, et al. Assessing the prevalence, monítohng and management of chronic kidney disease in patients with diabetes compared with those wtthout diabetes in general practice. Diabet Med. abril de 2007;24(4):364-9.
  2. Retnakaran R, Culi CA, Thorne Kl, Adler Al, Holman RR. Risk factors for renal dysfunction in type 2 diabetes: U.K. Prospective Diabetes Study 74. Diabetes, junio de 2006:55(6): 1832-9.

 

  1. Seaquist ER, Goetz FC, Rich S, Barbosa J. Familial clustenng of diabetic kidney disease. Evidence for genetic susceptibiüty to diabetic nephropathy. N Engl J Med mayo de 1989;320(18):1161-5.
  2. Stengel B, Tarver-Carr ME, Powe NR, Eberhardt MS. Brancati FL. Lifestyie factors, obesity and the risk of chroníc kidney disease, Epidemiology. julio de 2003;14(4):479-87.

75. Tsai W-C, Wu H-Y, Peng Y-S, Ko M-J, Wu M-S, Hung K-Y, et al. Risk Factors for Development and Progression of Chroníc Kidney Disease: A Systematíc Review and Exploratory Meta-Analysis. Medicine (Baltimore). marzo de 2016;95(11):e3013.

76 Su S-L, Lin C, Kao S; Wu C-C; Lu K-C; Lai C-H, et al. Risk factors and their interaction on chronic kidney disease: A multi-centre case control study in Taiwan. BMC Nephrol. enero de 2015;16:83.

77. Thawornchaisit P, de Looze F, Reid CM, Seubsman S, Tran TT, Sleígh A. Health-Risk Factors and the Prevalence of Chronic Kidney Disease: Cross-

 

64 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

Sectíonal Findings from a National Cohort of 87,143 Thai Open University Students. Glob J Health Sci. enero de 2015;7(5):59-72.

  1. Saltnero-Fort MA, San Andrés-Rebollo FJ, de Burgos-Lunar C, Gómez-Campelo P, Chico-Mora leja RM, López de Andrés A, et al. Five-year incidence of chronic kídney disease (stage 3-5) and associated risk factors in a Spanish cohort: íhe MADIABETES Study. PLoS One. enero de 2015;10(4):e0122030.
  2. Askenazi DJ, Ambalavanan N. Goldstein SL. Acute kídney injury in crittcally NI newborns: What do we know? What do we need to learn? Pediatr Nephrol. Springer-Verlag; febrero de 2009;24(2);265-74.
  3. Carmody JB, Charlton JR, Short-Term Gestation, Long-Term Risk: Premaíurity and Chronic Kídney Disease. Pediatrics. 2013;131(6).
  4. Jacobson SH, Eklof O, Eriksson CG, Lins LE, Tidgren B, Winberg J. Development of hypertension and uraemia after pyelonephritis in childhood: 27 yearfoüow up. BMJ. BMJ Group; septiembre de 1989;299{6701):703-6.
  5. Montíni G, Tullus K, Hewitt I. Febrile Urinary Tract Infections in Children. 2011;3(21):239-50.
  6. Zhang Y, Bailey RR. A long term follow up of adults with reflux nephropathy. N Z Med J. abril de 1995;108(998):142-4.
  7. Shoag J, Halpern J, Goldfarb DS, Eisner BH, Colfins AJ, FoSey RN, et al. Risk of chronic and end stage kídney disease in patients with nephrolithiasis. J Urol. Elsevier; noviembre de 2014; 192(5): 1440-5.
  8. Rule AD, Bergstralh EJ, Melton LJ, Li X, Weaver AL, Lieske JC. Kídney Stones and the Risk for Chronic Kídney Disease. Clin J Am Soc Nephroi. American Society of Nephrology; abril de 2009;4(4):804-11.
  9. Roughley MJ, Belcher J, Mallen CD, Roddy E. Gout and risk of chronic kídney disease and nephrolithiasis: meta-analysis of observatíonal studies. Arthritis Res Ther. BioMed Central; diciembre de 2015;17(1):90.
  10. John M. Eisenberg Center for Clinical Decisions and Communications Science JMEC for CD and C. Recurrent Nephrolithiasis in Adults: Comparative Effectiveness of Preventive Medical Strategies. Comparative Effectiveness Revíew Summary Guides for Clinicians, Agency for Healthcare Research and Quality (US); 2007.
  11. Shah P, Ríphagen S, Beyene J, Perlman M. Multíorgan dysfunction in infants with post-asphyxial hypoxic-ischaemic encephalopathy. Arch Dís Child Fetal Neonatal Ed. BMJ Publishing Group Ltd and Royal College of Paediatrics and Chíld Health; marzo de 2004;89(2):F152-5.
  12. Stengel B. Chronic kídney disease and cáncer: a troubling connection. J Nephrol.

Inserm; 2010;23{3):253-62.

  1. Qaseern A, Dallas P, Forciea MA, Starkey M, Denberg TD. Dietary and pharmacologic management to prevent recurrent nephrolithiasis in adults; A clinical practice guideline from the American College of Phystcians. Ann Intern Med. 2014;161(9):659-67.
  2. Vivante A, Calderon-Margalit R, Skorecki K. Hematuria and risk for end-stage kídney disease. CurrOpin Nephrol Hypertens. 2013;22(3):325-30.
  3. Park YS. Renal scar formatíon after urinary tract infection in children. Korean J Pediatr. 2012;55(10):367-70,
  4. Gargollo PC, Diamond D a. Therapy insight: What nephrologists need to know about prímary ves ico urétera I reflux. Nat Clin Pract Nephrol. 2007;3(10):551-63.
  5. Brakeman P. Vesico urétera I Reflux, Reflux Nephropathy, and End-Stage Renal Disease. Adv Urol. 2008;508949(7).
  6. Moreno JA, Martín-Cteary C, Gutiérrez E, Rubio-Navarro A, Ortíz A, Praga M, et al. Haematuria: The forgotten CKD factor? Nephrol Dial Transplant. 2012;27(1):28-34.

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 65

  1. Jayasinghe S. La enfermedad renal crónica de etiología desconocida debe ser renombrada como nefropatía crónica por agroquírnicos. MEDICC Rev. 2014;16:12-4.
  2. Raines N, González M, Wyatt C, Kurzrok M, Pool C, Lemma T, et ai. Factores de riesgo para la reducción de la tasa de filtración glomerular en una comunidad nicaragüense afectada por la nefropatía mesoamencana. MEDICC Rev. 2014;16:1-8.

98.      García-Trabanino R, Jarquín ET Wesseüng C, Johnson RJ, González- M, Weiss I,

et al. Estrés térmico, deshidratación y función renal en cortadores de caña de azúcar: estudio pre y post Jornada de trabajadores en riesgo de nefropatía rnesoamericana. 2015;(Aprtl):1—2.

  1. CENCAM Board. Declaración de la Junta del CENCAM y el Comité Científico del 2do Taller Internacional sobre Nefropatía Mesoamericana referente a los hechos actualmente conocidos sobre la epidemia. 2015;
  2. Levey AS, de Jong PE, Coresh J, El Nahas M, Astor BC, Matsushita K, et al. The definition, classificatíon, and prognosis of chronic kidney disease: a KDIGO Controversies Conference report. Kidney Int. julio de 2011:80(1): 17-28.
  3. Cabrera SS. Definición y clasificación de los estadios de la enfermedad renal crónica . Prevalencia . de riesgo de enfermedad renal crónica. 2016;27-34.
  4. Cheng H-T, Huang J-W, Chiang C-K, Yen C-J, Hung K-Y, Wu K-D. Metabolic Syndrome and Insulin Resistance as Risk Factors for Development of Chronic Kidney Disease and Rapid Decline in Renal Function in Elderly. J Clin Endocrínol Metab. Endocrine Society Chevy Chase, MD ; abril de 2012;97(4):1268-76,
  5. Chang H-Y, Lee P-H, Lei C-C, Hsu Y-C, Chang H-H, Tung C-W, et al. Hyperuricemia as an Independent Risk Factor of Chronic Kidney Disease in Middle-Aged and Elderly Population. Am J Med Sci, 2010;339(6):509-15.
  6. Zammit AR, Katz MJ, Derby C, Bitzer M, Lipton RB. Metabolic Syndrome and Smoking Are Associated with Future Development of Advanced Chronic Kidney Disease in Older Adults. Cardiorenal Med. marzo de 2016;6(2);10S-15.
  7. Jiang F, Chen MT Hu C, Bao Y, Jia W. [Effects of active and passive smoking on chronic kidney disease in patients with type 2 diabetes mellitus]. Zhonghua nei ke za zhi. diciembre de 2014;53{11 ):858-64.
  8. Elihimas Júnior UF, Elihimas HC dos S, Lemos VM, Leáo M de A, Sá MPB de O,

Franca EET de, et al. Smoking as risk factor for chronic kidney disease: systematic review. J Bras Nefroi 'orgao Of Soc Bras e Latino-Americana Nefrol. enero de ;36(4):519-28.

  1. Jain G, Jaimes EA, Nicotine signaling and progression of chronic kidney disease in smokers. Biochem Pharmacol. octubre de 2013;86(8):1215~23.
  2. Noborisaka Y. Smoking and chronic kidney disease in healthy populations. Nephrourot Mon. enero de 2013;5(1):655-67.
  3. Hellemons ME: Agarwai PK, van der Bij W, Verschuuren EAM, Postmus D, Erasmus ME; et al. Former smoking is a risk factor for chronic kidney disease after lung transplantation. Am J Transplant. diciembre de 2011,11(11):2490-8.
  4. Hallan SI, Orth SR. Smoking is a risk factor in the progression to kidney failure. Kidney Int. octubre de 2011;80(5):516-23.
  5. Shankar A: Klein R, Kiein BEK, The association arnong smoking, heavy Dr. inking, and chronic kidney disease. Am J Epidemiol. agosto de 2006;164(3):263-71.
  6. Obert DM, Hua P, Pilkerton ME, Feng W, Jaimes EA. Environmental tobáceo srnoke furthers progression of diabetíc nephropathy. Am J Med Sci. marzo de 2011;341(2): 126-30.
  7. Jones-Burton C, Seliger SL, Scherer RW, Mishra SI, Vessal G, Brown J; et al. Cigarette smoking and incident chronic kidney disease: a systematic review Am J Nephrol. enero de 2007;27(4):342-51.                      ^

 

66 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

  1. Yacoub R, Habib H, Lahdo A, Al Ali R, Varjabedian L, Atalla G, et a). Associatian between smoking and chronic kidney disease: a case control study. BMC Public Health, enero de 2010; 10:731.
  2. Ejerblad E, Fored CMT Lindblad P, Fryzek J, Dickman PW, Elinder C-G, etal. Association between smoking and chronic renal faílure ín a nationwide population-based case-control study. J Am Soc Nephrol. agosto de 2004; 15(S):2178-85.
  3. Macías N, Goicoechea M, De Vinuesa MSG, Verdades U, Luño J. Urate reduction and renal preservation: What is the evidence? Curr Rheumatol Rep. 2013;15(12}:10-5.
  4. Jalal DI, Chonchol M, Chen W, Targher G. Uric acid as a target of therapy in CKD. Am J Kidney Dis. Elsevier Inc.; 2013;61(1):134-46.
  5. Johnson RJ, Nakagawa T, Jalal D, Sanchez-Lozada LG, Kang D-H, Ritz E. Uric acid and chronic kidney disease: which is chasing which? Nephrol Dial Transplant. septiembre de 2013;28(9):2221-8.
  6. Iseki K, Ikemiya Y. Inoue T, Iseki C, Kinjo K, Takishita S. Significance of hyperuricemia as a risk factor for developing ESRD in a screened cohort Am J Kidney Dís. octubre de 2004;44(4}:642-50.
  7. Kazancioglu R. Risk factors for chronic kidney disease: an update. Kidney Int Suppl. 2013;3(4);368-71.
  8. Mirrakhimov AE. Obstructive steep apnea and kidney disease: is there any direct link?Sleep Breath. diciembre de 2012;16(4):1009-16.
  9. Pradeep AR, Kathariya R, Arjun Raju P, Sushma Rani R, Sharma A, RaghavenDra. NM. Risk factors for chronic kidney dlseases may inciude pehodontal diseases, as estimated by the correlations of plasma pentraxin-3 levéis: a case-control study. Int Urol Nephrol. junio de 2012;44(3):829-39.
  10. Johnson D. Screening forearly chronic kidney disease. 2012;(Juiy): 1-32.
  11. Kovesdy CP, Furth SL, Zoccalí C. Obesity and kidney disease: hidden consequences of the epidemic. Kidney Int. 2016;1-3.
  12. Kuwabara M, Hisatome I, Roncal-Jiménez CA, Niwa K, Andrés-Hernando A, Jensen T„ et al. tncreased Serum Sodium and Serum Osmolarity Are Independent Risk Factors for Developing Chronic Kidney Disease; 5 Year Cohort Study. PLoS One. 2017;12{1):e0169137.
  13. Chonchol M, Shlipak MG, Katz R, Sarnak MJ, Newman AB, Siscovick DS, et al. Relationship of Uric Acid Wíth Progression of Kidney Disease. Am J Kidney Dis. agosto de 2007;50{2):239-47.
  14. Jayatilake N, Mendis S, Maheepala P, Mehta FR. Chronic kidney disease of uncertain aetiology: prevalence and causative factors in a developing country. BMC Nephrol. BioMed Central; diciembre de 2013;14(1):180.
  15. Pazhayattil GS, Shirali AC. Dr. ug-induced impairment of renal function. Int J Nephrol Renovase Dis. enero de 2014;7:457-68.
  16. Navaneethan SDT Yehnert H, Moustarah F, Schreiber MJ, Schauer PR, Beddhu S. Weight loss interventions in chronic kidney disease: a systematic review and meta-analysis. Clin J Am Soc Nephrol. octubre de 2009;4(10): 1565-74.

130 Eknoyan G. Obesity and chronic kidney disease. Nefrología. 2011;31(4):397-403.

  1. Bolignano D, Zoccali C. Effects of weight loss on renal function in obese CKD patients: a systematic review. Nephrol Dial Transplant. noviembre de 2013;28{suppl 4):iv82-98.
  2. Navarro-Díaz M, Serra A, Romero R, Bonet J, Bayés BT Homs M, et al. Effect of Dr. astic weight loss after bariatric surgery on renal parameters in extremely obese patients: long-term follow-up. J Am Soc Nephrol. American Society of

V , Nephrology; diciembre de 2006; 17(12 Suppl 3):S213-7.

133.     Ritz E. Bariatric surgery and the kidney - Much benefit, but also potential harm. Clin Kidney J. 2013;6(4):368-72.

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 67

  1. Taylor EN, Stampfer MJ, Curhan GC. Obesity, Weighí Gain, and the Risk of Kidney Stones. JAMA, enero de 2005;293(4):455.
  2. Assimos DG. The effects of bariatric surgery on the kidneys. Rev Urol. MedReviews, LLC; 2010;12(2-3):e152-3.
  3. Sinha MK, Collazo-Clavell ML, Rule Ar Milüner DS, Nelson W, Sarr MG, et al. Hyperoxaluric nephrolithiasis is a connplicatión of Roux-en-Y gastric bypass surgery. Kidney tnt. julio de 2007;72(1):100-7,
  4. Lopes-Vargas PA, Tong A, Sureshkumar P, Johnson DW, Craig JC. Prevention, detection and management of early chronic kidney disease: a sysíematic review of clinical practice guídelínes. Nephrology (Carlton). septiembre de 2013;18(9):592-6Ü4.
  5. Khan UA, Garg AX, Parikh CR, Coca SG. Prevention of chronic kidney disease and subsequent effect on rnortality: a systernatic review and meta-analysis. PLoS One. enero de 2013;8(8):e71784.
  6. Chen T, Harris DC. Challenges of chronic kidney disease prevention. Med J Aust. septiembre de 2015;203(5):209-10.
  7. Perico N, Remuzzi G. Prevention programa for chronic kidney disease in low-income countries. Intern Ernerg Med. marzo de 2016; 11(3):385~9.
  8. Sherwood M, McCullough PA. Chronic kidney disease from screening, detection, and awareness, to prevention. Lancet Glob Heal. mayo de 2016:4{5):e288-9.
  9. Stump CS. Physícal Activity in the Prevention of Chronic Kidney Disease, Cardiorenal Med. enero de 2011;1(3):164-73.
  10. Chronic Kidney Disease Prognosis Consortium, Matsushita K: van der Velde M, Astor BC, Woodward M, Levey AS, et al. Association of estimated glomerular fiitration rate and albuminuria with all-cause and cardiovascular rnortality in general population cohorts: a coliaborative rneta-analysis. Lancet. junio de 2010;375(9731):2073-81.
  11. Van der Velde M, Matsushita K, Coresh J, Astor BC, Woodward M, Levey A, et al. Lower estimated glomerular fiitration rate and higher albuminuria are associated with ail-cause and cardiovascular rnortality. A coliaborative meta-analysis of high-risk population cohorts. Kidney Int. junio de 2011 ;79(12):1341-52.
  12. Astor BCt Matsushita K, Gansevoort RT, van der Velde M, Woodward M, Levey AS, et aL Lower estimated glomerular fiitration rate and higher albuminuria are associated with rnortality and end-stage renal disease. A coliaborative meta-analysis of kidney disease population cohorts. Kidney Int. junio de 2011;79(12):1331-40.
  13. Farrington K. Covic A, Aucella F, Clyne H, de Vos L, Findlay A, et al. Clinical Practice Guideline on management of older patients with chronic kidney disease stage 3b or higher (eGFR &It;45 mL/min/1.73 m 2 ). Nephrol Dial Transplant, noviembre de 2016:31 (suppl 2):ii1-66.

147 Fliser D, Franek E, Joest M. Block S, Mutschler E, Ritz E. Renal function in the elderiy: impact of hypertension and cardiac function. Kidney Int. 1997;51(4):1193-204.

  1. tnker LA, Schmid CH, TighiouArt. H, Eckfeldt JH, Fetdman Hf, Greene T, etal. Estimating glomerular fiitration rate from serum creatinine and cystatin C. N Engl J Med. 2012;367(1):20-9.
  2. Cheung KL, Soman S, Jamura MK. Specíal considerations in the management of chronic kidney disease in the elderiy. Dial Transplant. NtH Public Access; junio de2011;40(6):241-3.
  3. Fox CS, Matsushita K, Woodward M, Bilo HJ, Chalmers JT Heerspink HJL, etai. Associations of kidney disease measures with rnortality and end-stage renal disease in individuáis with and without diabetes: a meta-analysis. Lancet. noviembre de 2012;380(9854):1662-73.

 

68 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

  1. Gansevoort RTT Matsushita K, van der Velde M, Astor BC, Woodward M, Levey AS, et ai, Lower estimated GFR and higher albuminuria are associated with adverse kidney outcomes. A collaborative meta-anaiysis of general and high-risk population cohorts. Kidney Int. julio de 2011;80(1):93-104.
  2. Hallan SI, Matsushita K, Sang Y, Mahmoodi BK, Black C, Ishani A, etal. Age and association of kidney measures with mortality and end-stage renal disease. JAMA, diciembre de 2012;308(22):2349~60.
  3. Mahmoodi BK, Matsushita K, Woodward M, Biankestijn PJ, Cirillo M, Ohkubo T, et al. Associations of kidney disease measures with mortality and end-stage renal disease in individuáis with and without hypertension: a meta-analysis. Lancet (London, England). noviembre de 2012;380{9854): 1649-61.
  4. Programa de Salud Renal. Guías de Práctica Clínica en et Diagnóstico y Tratamiento de la Enfermedad Renal Crónica. Montevideo; 2013.
  5. Komenda P, Rigaíto C, Tangri N. Estimated glomerular filtration rate and albuminuria: diagnosis, staging, and prognosis. Curr Opin Nephrol Hypertens. 2014;251-7.
  6. Regeniter A, Freidank H, Dickenmann M, Boesken WH, Siede WH. Evaluation of proteinuria and GFR to diagnose and classify kidney disease: Systematic review and proof of concept. European Journal of Infernal Medicine. European Federation of Internal Medicine.; 2009. p. 556-61.
  7. Stevens LA, Coresh J, Greene T, Levey AS. Assessing Kidney Function — Measured and Estimated Glomerular Filtration Rate. N Engl J Med. junio de 2006;354(23}:2473-83.
  8. Teo BW, Xu H, Wang D, Li J, Sinha AK, Shuter B, et al. Estimating glomerular filtration rates by use of both cystatin C and standardized serum creatinine avoids ethnicity coefficients in asían patíents with chronic kidney disease. Clin Chem. 2012;58(2):450-7.
  9. Earley A, Miskulin D, Lamb E, Levey Á, Uhlig K. Estimating equations for glomerular filtration rate in the era of creatinine standardization: a systematic review. Ann Intern Med. 2012;156(11):785-95.
  10. Matsushita K, Mahmoodi BK, Woodward M, Emberson JR, Jafar TH, Jee SH, et al. Comparison of risk predicíion using the CKD-EPI equation and the MDRD study equation for estimated glomerular filtration rate. JAMA. 2012;307{18):1941-51.
  11. Teo BW; Xu H, Wang D, Li J, Sinha AK, Shuter B, etal. GFR estimating equations in a multiethnic asian population. Am J Kidney Dis. 2011;58(1):56-63.
  12. Myers GL, Míller WG, Coresh J, Fleming J, Greenberg N, Greene T, etal. Recommendations for improving serum creatinine measurement: A report from the Laboratory Working Group of the National Kidney Disease Education Program. Clin Chem. 2006;52{1):5-18.
  13. Levey A, Coresh J, Greene T, Stevens L, Zhang Y, Hendriksen S, etal. Using Standardized Serum Creatinine Valúes in the Modification of Diet in Renal Disease Study Equation for Estimating Glomerular Filtration Rate. Ann Intern Med. 2006;145:247-54.
  14. Levey A, Stevens L, Schmid C, Zhang Y, Castro A, Feldman H, etal. A New Equation to Estímate Gíomerular Filtration Rate. Ann Intern Med. 2009;150(9):604-12.
  15. Chew-Harris JSC, Florkowski CM, Elmslie JL, Livesey J, Endre ZH, George PM. Lean mass modulates glomerular filtration rate in males of normal and extreme body composition. Intern Med J. agosto de 2014;44{8}:749-56.
  16. Chew-Harris JSC, Florkowski CM, George PM, Elmslie JL, Endre ZH. The relative effects of faí versus músete mass on cystatin C and estimates of renal function in healthy young men. Ann Clin Biochem. enero de 2013;50(Pt 1):39—46.

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 69

  1. Tetsuka S, Morita M, Ikeguchi KT Nakano I. Utility of cysíatin C for renal function in amyotrophic lateral sclerosis. Acta Neurol Scand. diciembre de 2013;128(6):386-90.
  2. Klahr S, Levey AS, Beck GJ, Caggiula AW, Hunsicker L, Kusek JW, et al, The effects of dietary protein restriction and blood-pressure control on the progression of chronic renal disease. Modificaron of Diet in Renal Disease Study Group. N Engl J Med. marzo de 1994;330(13):877-84.
  3. Peralta CA, Katz R, Sarnak MJ, íx J. Fried LF, De Boer I, et al. Cysíatin C identifies chronic kidney disease patients al higher risk for complications. J Am Soc Nephrol. enero de 2011 ;22(1):147-55.
  4. Peralta CA, Shlipak MG, Judd S, Cushman M, McCIellan W, Zakai NA, et al. Detection of Chronic Kidney Disease With Creatinine, Cysíatin C, and Uriñe Albumin-to Creatinine Ratio and Association With Progression to End-Stage Renal Disease and Mortality. J Am Med Assoc. 2011;305(15):1545-52.
  5. Waheed S. Matsushita K, Astor BC, Hoogeveen RC, Bailantyne C, Coresh J. Combinad association of creatinine, albuminuria, and cysíatin C with all-cause mortality and cardiovascular and kidney outcomes. Clin J Am Soc Nephrol. marzo de 2013;8{3):434-42.
  6. Levey AS, Coresh J. Chronic kidney disease. Lancet {London, Engiand). enero de2012;379{9811):165-80.
  7. Inker LA, Shaffi K, Levey AS. Estimating glomerular filtration rate using the chronic kidney dísease-epidemiology collaboraíion creatinine equation better risk predictions. Circ Hear Fail, 2012;5(3):303-6.
  8. Síevens LA, Coresh J, Schmid CH, Feldman Hl, FroissArt. M, Kusek J, et al, Estimating GFR using serum cysíatin C aione and in combinaíion with serum creatinine: a pooled analysis of 3,418 individuáis with CKD. Am J Kidney Dís. marzo de 2008;51(3):395-406
  9. Tsuda A, Inaba M, Ichii M, Ochi A, Ohno Y, Nakatani S, et al. Relationship between serum TSH levéis and intrarenal hemodynamic parameters in euthyroid subjects. Eur J Endocrinol. julio de 2013;169(1):45-50.
  10. Ye Y, Gai X, Xie H, Jiao L, Zhang S. Impact of thyroid function on serum cysíatin C and estimated glomerular filtration rate: a cross-sectional study. Endocr Pract 19(3):397-403.
  11. Kimmei MT Braun N, Aischer MD. Influence of thyroid function on different kidney function tests. Kidney Blood Press Res. 2012;35(1):9-17.
  12. Matsushiía Kr van der Velde M, Asíor BC, Woodward tvl, Levey AS, de Jong PE, et al. Association of estimated glomerular filtration rate and albuminuria with all-cause and cardiovascular mortality in general populaííon cohorts: a collaborative meta-analysis. Lancet (London, Engiand). junio de 2010;375{9731):2073-81.
  13. Lamb EJ, MacKenzie FT Stevens PE. How should proteinuria be detected and measured? Ann Clin Biochem. mayo de 2009;46(Pt 3):205-17.
  14. Hallan SI, Ritz E, Lydersen S, Romundstad S, Kvenild K.-Orth SR. Combining GFR and albuminuria to classify CKD improves prediction of ESRD. J Am Soc Nephrol. American Society of Nephrology; mayo de 2009;20(5):1069-77.
  15. Gross JL, de Azevedo MJ, Silveiro SP, Canani LH, Caramori ML, Zetmanovitz T, Diabetic nephropathy: diagnosis, prevention, and treatmení. Diabetes Care. enero de 2005;28(1):164-76.
  16. Ninomiya T, Perkovic V, de Galán BE, Zoungas S, Pillai A, Jardine M, el al, Albuminuria and kidney function independently predict cardiovascular and renal outcomes in diabetes. J Am Soc Nephrol. agosto de 2009;20(8):1813-21.
  17. Martin H. Laboraíory measurement of uriñe albumin and uriñe total protein in screening for proteinuria in chronic kidney disease. Clin Biochem Rev. mayo der 2011;32(2}:97-102.                                                k

 

70 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

  1. Boulware LE, Jaar BG, Tarver-Carr ME, Brancati FL, Powe NR. Screening for proteinuria in US adults: a cost-effectiveness analysis. JAMA, diciembre de 2003;290(23):3101-14.
  2. Whtte SL, Yu R, Craig JC, Poikinghorne KR, Atkins RC, Chadban SJ. Diagnostic accuracy of uriñe dipsticks for deíection of albuminuria in the general community. Am J Kidney Dis. julio de 2011 ;58{1):19-28.
  3. Chitalia VC, Koíhari J: Wells EJ, Livesey JH, Robson RA, Searle M, et al. Cost-benefit analysis and prediction of 24-hour proteinuria from the spot uriñe protein-creatinine ratio. Clin Nephrol. junio de 2GÜ1;55{6):436-47.
  4. Pugliese G, Solini A, Fondelli C, Trevisan R, Vedovato M, Nicolucci A, et al. Reproducibility of albuminuria in type 2 diabetic subjects. Findings from the Renal Insufficiency and Cardiovascular Events (RIACE) study. Nephrol Dial Transplant. 2011;26(12):3950-4.
  5. Miller WG. Uriñe albumin: Recommendations for standardizaron. Scand J Clin Lab Invest Suppl. 2008;241:71-2.
  6. Miller WG, Bruns DE, Hortin GL, Sandberg S, Aakre KM, McQueen MJ, et al. Current issues in measurement and reporting of urinary albumin excretion. Clin Chem. enero de 2009;55(1 ):24-38.
  7. Graziani MS, Gámbaro G, Mantovani L, Sorio A, Yabarek T, Abaterusso C, et al. Diagnostic accuracy of a reagent strip for assessing urinary albumin excretion in the general population. Nephrol Dial Transplant. 2009;24{5):1490—4.
  8. Guy M, Newall R, Borzomato J, Kalra PA, Pnce C. Diagnostic accuracy of the urinary albumin: creatinine ratio determíned by the CLINITEK Microalbumin and DCA 2000+ for the rule-out of albuminuria in chronic kidney dlsease. Clin Chim Acta, enero de 2009;399(1-2):54-8.
  9. Levey AS, Eckardt K-U, Tsukamoto Y, Levin A, Coresh J, Rossert J, et al. Definition and classification of chronic kidney disease: a position statement from Kidney Disease: Improving Global Outcomes (KDIGO). Kidney Int. junio de 2005;67(6):2089-100.
  10. Fisher H, Hsu C-Y, Vittinghoff E, Lin F, Bansal N. Comparison of associations of uriñe protein-creatinine ratio versus albumin-creatinine ratio with complications of CKD; a cross-sectional analysis. Am J Kidney Dis. diciembre de 2013;62{6):1102-8.
  11. Larmour KE, Maxwell AP, Courtney AE, Improving early detection of chronic kidney disease. Practitioner. febrero de 2015:259(1779): 19-23, 2-3.
  12. McLaughlin M-J, Courtney AE. Early recognition of CKD can delay progression. Practitioner. febrero de 2013;257(1758):13-7, 2.
  13. Yamamoto H, Yamamoto K, Yosnida K, Shindoh C, Takeda K, Monden M, et al. Modified Cut-Off Valué of the Uriñe Protein-To-Creatinine Ratio Is Helpfui for Identifying Patients al High Risk for Chronic Kidney Disease: Validation of the Revised Japanese Guideline. Tohoku J Exp Med. 2015;237(3):201-7.

197.    Halbesma N, Kuiken D-S, Brantsma AH, Bakker SJL, Wetzels JFM, De Zeeuw D,

et al. Macroalbuminuria is a better risk rnarker than iow estimated GFR to identify individuáis al risk for accelerated GFR loss in population screening. J Am Soc Nephrol. septiembre de 2006;17(9):2582-90. 193. Rule A, Gussak H, Pond G, Bergstralh E, Stegall M, Cosío F, et al. Measured and estimated GFR in healthy potential kidney donors. Am J Kidney Dis. 2004;43(1):112-9.

  1. Slack TK, Wilson DM. Normal renal function: CIN and CPAH in healthy donors before and after nephrectomy. Mayo Clin Proc. mayo de 1976;51(5):296-300.
  2. Lindeman R, Tobin J, Shock N. Association between blood pressure and the rate of decline in renal function with age. Kidney Int. 1984;26(6):861-8.

"201. Hemmelgarn B, Zhang J, Manns B, Tonelli M, Larsen E, Ghalí W, et al. Progression of kidney dysfunction in the community-dwelling elderly. Kidney Int. 2006;69(12):2155-61.

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 71

  1. Masón NA. Polypharmacy and medicatiorvrelated complications in the chronic kidney disease patient. Curr Opin Nephrol Hypertens, septiembre de 2011;20(5):492-7.
  2. Rama M, Viswanathan G, Acharya LD, Attur RP, Reddy PN. Raghavan S V. Assessment of Dr. ug-Drug Interactions among Renal Failure Patients of Nephrology Ward ín a South Indian Tertiary Care Hospital. Indian J Pharm Sci, Medknow Publications; enero de 2012;74(1):63-8.

204 Fassett RG. Current and emerging treatment options for the etderly patient with chronic ktdney disease. Clin Interv Aging. Dove Press; 2014;9:191-9.

  1. Maher RL. Hanlon J, Hajjar ER, Hajjar ER. Clinical consequences of polypharmacy in elderly. Expert Opin Dr. ug Saf. NIH Pubtic Access; enero de 2014; 13(1 ):57-65.
  2. Rifkin DE, Laws MB, Rao M, Balakrishnan VS, Sarnak MJ, Wiison IB. Medication adherence behavior and prioríties among older adults with CKD: a sernistructured interview study. Am J Kidney Dis. NIH Public Access; septiembre de 2010;56(3);439-46.
  3. Naqvi SB, Coliins AJ. Infectious complications in chronic kidney disease. Adv Chronic Kidney Dis. julio de 2006:13{3):199-204.
  4. Kausz AT. Gilbertson DT. Overview of vaccination in chronic kidney disease. Adv Chronic Kidney Dis. julio de 2006;13(3):209-14.

209 Dinits-Pensy M. Forrest GN, Cross AS, Hise MK. The use of vaccines in aduit patíents with renal disease. Am J Kidney Dis. diciembre de 2005;46(6):997-1011.

  1. Remschmidt C, Wichmann O, Harder T. Influenza vaccination in patíents with end-stage renal disease: systematic review and assessment of quality of evidence related to vaccine efficacy, effectiveness, and safety. BMC Med. BioMed Central; enero de 2014;12{1):244.
  2. Gilbertson DT, Unruh M, McBean AM, Kausz AT, Snyder JJ, Coliins AJ. Influenza vaccíne deüvery and effectiveness in end-stage renal disease. Kidney Int. febrero de 2003;63(2):738-43.

 

  1. Robinson J. EfficaGy of pneumococcal immunization in patíents with renal disease - What is the data? American Journal of Nephrology. 2004. p. 402-9.
  2. Nikoskelainen J, Koskela M, Forsstrom J, Kasanen A, Leinonen M. Persistence of antibodies to pneumococcal vaccine in patients with chronic renal failure. Kidney Int. octubre de 1985;28(4):672-7.

 

  1. McNulty CAM, Bowen JK, Williams AJ. Hepatitis B vaccination in prediaiysis chronic renal failure patients a comparison of two vaccination schedules, Vaccine. julio de 2005;23(32):4142~7.
  2. DaRoza G, Loewen A, Djurdjev O, Love J, Kempston C, Burnett S, et al. Stage of chronic kidney disease predícts seroconversion after hepatitis B immunization earlier is better. Am J Kidney Dis. diciembre de 2003;42(6): 1184-92.
  3. Miiler ERT Alter MJ, Tokars Jl. Protective effect of hepatitis B vaccine in chronic hemodialysis patients. Am J Kidney Dis. febrero de 1999;33{2):356-60.
  4. Schieppati A, Pisoni R, Remuzzi G. Pathophysiology and management of chronic kidney disease. En: Greenberg A, editor. Primer on Kidney Diseases. Philadelphia: Elsevier Saunders; 2005.
  5. James PA, Oparil S, Cárter BL Cushman WC, Dennison-Himmelfarb C, Handler J, et al. 2014 evidence-based guideline for the management of high blood pressure in adults: report from the panel members appointed to the Eighth Joint National Comrnfttee (JNC 8). JAMA, febrero de 2014;311(5}:507-20.
  6. National Kidney Foundation. KDIGO Clinical Practice Guideline for the Management of Blood Pressure in Chronic Kidney Disease. Kidney int. 2012:Supp:2(5):337-414.

 

72 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

  1. Papathanasiou G, Zerva E, Zacharis I, Papandreou M, Papageorgiou E, Tzima C. et al. Association of high blood pressure with body mass índex, smoking and physicai activity in healthy young adults. Open Cardiovasc Med J. 2015;9:5-17.
  2. Nguyen GN, Pham ST, Nguyen VL, Weinehall L, Bonita R, Byass P, et al. Time trends in blood pressure, body mass index and smoking in the Vietnamese poputation: a meta-analysis from múltiple cross-sectional surveys. PLoS One. 2012:7(8):e42825.
  3. Wang M, Chu C, Mu J. Relationshíp between body mass index changes and blood pressure changes from chiidhood to adulthood in a general Chínese population: a 26 year cohort follow-up study. Blood Press, octubre de 2016;25{5):319-26.
  4. Prasad V, Dr. enowatz C, Hand G, Lavie C, Sui X, Demello M, et al. Relation of Body's Lean Mass, Fat Mass, and Body Mass Index With Submaximal Systolic Blood Pressure in Young Adult Men. Am J Cardiol, 2016;1;117(3):394-8.
  5. Jones DW, Kim JS, Andrew ME, Kim SJ, Hong YP. Body mass index and blood pressure in Korean men and women: the Korean National Blood Pressure Survey. J Hypertens. diciembre de 1994:12(12):1433-7.
  6. Babiarczyk B, Turbiarz A. Body Mass Index in elderly people -do the reference ranges matter? Prog Heal Sci Pol Prog Heal Sci. 2012;2(2):58-67.
  7. National Research Councü (US) Committee on Diet and Health. Diet and Health, Diet Heal Implic Reducing Chronic Dis Risk. National Academias Press (US); 1989;
  8. Winter JE, Maclnnis RJ, Wattanapenpaiboon N, Nowson CA. BMI and all-cause mortality in older adults: a meta-analysis. Am J Clin Nutr. abril de 2014;99(4):875-90.
  9. Obesity: preventing and managing the global epidemic. Report of a WHO consultaron. World Health Organ Tech Rep Ser. enero de 2000;894:i - xii, 1-253.
  10. Dickinson HO, Masón JM, Nicolson DJ, Campbell F, Beyer FR, Cook J V, et al. Lifestyle interventions to reduce raised blood pressure: a systematic review of randomized controlled triáis. J Hypertens. febrero de 2006;24(2):215-33.
  11. Hooper L, Bartíett C, Smith GD, Ebrahim S. Systematic review of long term effects of advíce to reduce dietary salt in adults. BMJ. 2002;325:1-9.
  12. De Bhto-Ashurst I, Perry L, Sanders TAB, Thomas JE, Dobbie H, Varagunam M, et al. The role of salt intake and salt sensítivity in the management of hypertension in South Asían people with chronic kidney disease: a randomised controlled trial. Heart. septiembre de 2013;99(17):1256-60.
  13. De Keyzer W, Tilleman K, Ampe J, De Henauw S, Huybrechts I. Effect of sodium resthction on blood pressure of unstable or uncontrolled hypertensive patíents in primary care. Nutr Res Pract. abril de 2015;9(2): 180-5.
  14. Jessani S, Hatcher J, Chaturvedi N, Jafar TH. Effect of low vs. high dietary sodium on blood pressure levéis in a normotensive Indo-Asian population. Am J Hypertens. noviembre de 2008:21 (11): 1238^14.

234.    Campbell KL, Johnson DW, Bauer JD, Hawley CM, Isbel NM, Stowasser M, et al. A randomized trial of sodium-restriction on kidney function, fluid volume and adipokines in CKD patients. BMC Nephrol. 2014;15:57.

  1. Sacks FM, Svetkey LP, Vollmer WM, Appel LJ, Bray GA, Harsha D, et al. Effects on blood pressure of reduced dietary sodium and the Dietary Approaches to Stop Hypertension (DASH) diet. DASH-Sodium Collaborative Research Group. N Engl J Med. enero de 2001;344(1);3-10.
  2. Graudal NA, Hubeck-Graudal T, Jürgens G. Effects of low-sodium diet vs. high-sodium diet on blood pressure, renin, aldosterone, catecholamines, cholesterol,

'■'■■■. and triglyceride (Cochrane Review). Am J Hypertens. enero de 2012;25(1):1-15.

237.   . Agarwal R, Light RP. Physicai activity is a determinant of circadian blood i       pressure variation in chronic kidney disease. Am J Nephrol. 2010;31(1): 15-23.

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 73

233. Bento VFR, Albino FBT Moura KF de, Maftum GJ, Santos M de C dos", Guanta-Souza LC, el al. fmpact of physical activity interventions on biood pressure in Brazilian populaiions. Arq Bras Cardiol. septiembre de 2015;105(3):301-8.

239. Fígueira FR, Umpierre D, Cureau F V, Zucatti ATM, Dalzochio MB, Leitáo CB, et al. Association between physical activity advíce only or structured exercise training with blood pressure levéis in patients wiih type 2 diabetes: a systematic review and meta-analysis. Sports Mect. noviembre de 2014;44(11):1557-72.

240 Rossi A, Dikareva A, Bacon SL, Daskalopoulou SS. The impact of physicat activity on mortalíty in patients with high blood pressure: a systematic review. J Hypertens. julio de 2012;30(7):1277-88.

  1. Kaltsatou A, Karatzaferi C, Mitrou Gl, Poulianiti KP, Sakkas GK. Intra-Renal Hemodynamic Changes After Habitual Physical Activity in Patients with Chronic Kidney Disease. Curr Pharm Des. 2016;22{24):3700-14,
  2. Jafar TH, Jin A, Koh W-P, Yuan J-M, Chow KY. Physical activity and risk of end-stage kidney disease in the Singapore Chínese Health Study. Nephrology. febrero de 2015;20(2):61-7.
  3. Kirkman DL, Lennon-Edwards S, Edwards DG. The Importance of Exercise for Chronic Kidney Disease Patients. J Ren Nutr. noviembre de 2014;24(6):e51-3.
  4. Baria F, Kamimura MA, Aoike DT, Ammirati A, Leíster Rocha M, De Mello MTT et al. Randomized conírolled triai to evalúate the impact of aerobio exercise on visceral fat in overweight chronic kidney disease patients. Nephrol Dial Transplant. 2014;29(4):357-64.
  5. Dungey M, Hull KL, Srnith AC, Burton JO, Bishop NC, Kidney L, et al. Inflammatory Factors and Exercise in Chronic Kidney Disease. J Endocrinol. 2013;2013.
  6. Seki S, Oki Y, Tsunoda S, Takemoto T, Koyama T, Yoshimura M. Impact of alcohol intake on the relattonships of uric acid with blood pressure and cardiac hypertrophy in essential hypertension. J Cardiol. 2015;12(pii).
  7. Mori TA; Burke V, Beilin LJ, Puddey IB, Randomized Controlled Intervention of the Effects of Alcohol on Blood Pressure in Premenopausal Women. Hypertens (Dallas, Tex 1979). septiembre de 2015;66(3):517-23.
  8. Zatu MC, van Rooyen JM, Loots DT, Wentzel-Viljoen E, Greeff M, Schutte AE. Self-reported alcohol intake is a better estímate of 5-year change in blood pressure than blochemical markers in low resource settings: the PURÉ study. J Hypertens. abril de 2014;32(4):749-55.
  9. Jaubert M-P, Jin Z, Russo C, Schwartz JE, Homma S, Elkind MS V, et al. Alcohol consumption and ambulatory blood pressure: a community-based study in an elderly cohort. Am J Hypertens. mayo de 2014;27(5):688-94.
  10. Akhmedjonov A, Suvankulov F. Alcohol consumption and its impact on the risk of high blood pressure in Russia. Dr. ug Aicohol Rev. mayo de 2013;32(3):248-53.
  11. Ndanuko RN, Tapsell LC, Chariton KE, Neate EP, Batterham MJ. Dietary Patterns and Blood Pressure in Adults: A Systematic Review and Ivleta-Analysis of Randomized Controlled Triáis. Adv Nutr. enero de 2016:7(1 ):76-89.

252 Dunkier D, Kohl M, Heinze G, Teo KK, Rosengren al Pogue J, et al. Modifiable üfestyle and social factors affect chronic kidney disease in high-risk individuáis with type 2 diabetes mellítus. Kidney Int. abril de 2015;S7(4):784-91.

  1. Johansen KL, Painter P. Exercise in Individuáis With CKD. Am J Kidney Dis. enero de 2012;59(1);126-34.
  2. Vasan RS, Larson MG, Leip EP, Evans JC, O'Donnell CJ, Kannel WB, et ai. Impact of high-normat blood pressure on the risk of cardiovascular disease. N Engl J Med. noviembre de 2001 ;345(18):1291-7.
  3. Fox CS, Larson MG, Leip EP, Culleton B, Wilson PWF, Levy D. Predíctors of new-onset kidney disease in a community-based population. JAMA, febrero de 2004;291(7}:844-50.

 

74 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

  1. Hsu C, Iribarren C, McCuíloch CE, Darbinian J, Go AS. Risk factors for end-stage renal disease; 25-year follow-up. Arch Intern Med. febrero de 2009;169{4):342-50.
  2. Hsu C, McCuíloch CE, Darbinian J, Go AS, Iribarren C. Elevated blood pressure and risk of end-stage renal disease in subjects wíthout baseline kidney disease. Arch Intern Med. abril de 2005;165(8):923-8.
  3. Klag MJ, Whelíon PK, Randall BL, Neaton JD, Brancati FL, Ford CE, et al. Blood pressure and end-stage renal disease in men. N Engl J Med. enero de 1996;334{1):13-8.
  4. Blood Pressure Loweríng Treatment Thalists' Coílaboration, Turnbull F, Neal B, Ninomíya T, Algert C, Arima H, et al. Effects of different regimens to lower blood pressure on major cardiovascular events ín older and younger adults: meta-analysis of randomised triáis. BMJ. mayo de 2008;336{7653):1121-3.
  5. Prevention of stroke by antíhypertensive Dr. ug treatment in older persons with isolated systolic hypertension. Final resutts of the Systolic Hypertension in the Elderly Program (SHEP). SHEP Cooperative Research Group. JAMA, junio de 1991;265{24):3255-64.
  6. Peterson JC, Adier S, BurkArt. JM, Greene T, Hebert LA, Hunsicker LG, et al. Biood pressure control, proteinuría, and the progression of renal disease. The Modification of Diet in Renal Disease Study. Ann Intern Med. noviembre de 1995;123(10):754-62.
  7. Appel LJ, Wright JT\ Greene T, Agodoa LY, Astor BC, Bakris GL, et al. Intensíve blood-pressure control in hypertensive chronic kidney disease. N Engl J Med. septiembre de 2010;363(10):918-29.
  8. Pahor MT Shorr Rl, Somes GW, Cushman WC, Ferruccí L, Bailey JE, et al. Diuretic-based treatment and cardiovascular events in patients with mild renal dysfunction enrolled in the systolic hypertension in the elderly program. Arch Intern Med. 1998; 158(12): 1340-5.
  9. Tight blood pressure control and risk of macrovascular and mícrovascular complications in type 2 diabetes: UKPDS 38. UK Prospective Diabetes Study Group. BMJ. septiembre de 199S;317(7160):703-13.
  10. Schrier RW, Estacio RO, Esler A, Mehler P. Effects of aggressive blood pressure control in normotensive type 2 diabetic patients on albuminuria, retinopathy and strokes. Kidney Int. marzo de 2002;61 (3): 1086-97.
  11. Tozawa M, Iseki K, Iseki C, Kinjo K, Ikemiya Y, Takishita S. Blood pressure predicts risk of developing end-stage renal disease in men and women. Hypertens (Dallas. Tex 1979). junio de 2003;41 (6):1341-5.
  12. Orchard TJ, Forrest KY, Kuller LH, Becker DJ, Pittsburgh Epidemiology of Diabetes Complications Study. Lipid and blood pressure treatment goals for type

1  diabetes: 10-year incidence data from the Pittsburgh Epidemiology of Diabetes Complications Study. Diabetes Care. junio de 2001 ;24(6): 1053-9.

  1. Adler Al, Stratton IM, Neil HA, Yudkin JS, Matthews Dr. Culi CA, et al. Association of systolic blood pressure with macrovascular and mícrovascular complications of type 2 diabetes (UKPDS 36): prospective observationai study. BMJ. agosto de2000;321(7258):412-9.
  2. De Galán BE, Perkovic V, Ninomiya T, Pillal A, Patel A, Cass A, et al. Lowering blood pressure reduces renal events in type 2 diabetes. J Am Soc Nephrol. abril de 2009;20(4):883-92.
  3. Heerspink HJL, Ninomiya TT Perkovic V, Woodward M, Zoungas S, Cass al et al.

Effects of a fixed combinatíon of perindopril and indapamide in patients with type

2    diabetes and chronic kidney disease. Eur HeArt. J. diciembre de 2010;31{23):2888-96.

271.    Estacio RO, Jeffers BW\ Gifford N, Schrier RW. Effect of blood pressure control on diabetic microvascuiar complications in patients with hypertension and type 2 diabetes. Diabetes Care. abril de 2000;23 Suppl 2:B54-64.

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 75

  1. Jafar TH, Stark PC, Schmid CH, Landa M, Maschio G, de Jong PE, et al. Progression of chronic kidney disease: the role of biood pressure control, proteinuría, and angiotenstn-converting enzyme inhibition; -a patient-level meta-analysis. Ann Intern Med agosto de 2003;139{4):244-52.
  2. Wright JT, Bakris G, Greene T, Agodoa LY, Appel LJ, Charleston J, et al. Effect of blood pressure loweríng and antihypertensive Dr. ug class on progression of hypertenstve kidney disease: results from the AASK trial. JAMA, noviembre de 2002;288{19):2421-31.
  3. Bakris GL, Weir MR, Shanifar S. Zhang Z, Douglas J, van Dijk DJ, et al. Effects of blood pressure level on progression of diabetic nephropathy: results from the RENAAL study. Arch Intern Med. julio de 2003:163(13):1555-65.
  4. Berl T, Hunsicker LG, Lewis JB, Pfeffer MA, Porush JG, Rouleau J-L, et al. Impact of achieved blood pressure on cardiovascular outcomes in the Irbesartan Diabetic Nephropathy Trial. J Am Soc Nephrol. julio de 2005;16(7):2170-9.

276     Pohl MA, Blumenthal S, Cordonnier DJ, De Alvaro F, Deferrari G, Eisner G, et al.

Independent and additive impact of blood pressure control and angiotensin II receptor blockade on renal outcomes in the irbesartan diabetic nephropathy trial: clínica) implícations and limttations. J Am Soc Nephrol. octubre de 2005;16(10):3027-37.

277     Hovind P, Rossing P, Tarnow L, Smidt UM, Parving HH. Remission and regression in the nephropathy of type 1 diabetes when blood pressure is controlled aggressively. Kidney Int. julio de 2001;60(1):277-83.

278. Kovesdy CP, Trivedi BK, Kalantar-Zadeh K, Anderson JE. Association of low blood pressure with increased mortality in patients with modérate to severe chronic kidney disease. Nephrol Dial Transplant. mayo de 2006;21(5):1257-62.

279 Van Bemmel T, Woittiez K, Blauw GJ, Van Der Sman-De Beer F, Dekker FW, Westendorp RGJ, et al. Prospective Study of the Effect of Blood Pressure on Rena) Function in Oíd Age: The Leiden 85-Plus Study. J Am Soc Nephro). 2006:17:2561-6.

  1. Weiner DE, TighiouArt. H, Levey AS, Elsayed E, Griffith JL, Salem DN, et al. Lowest systolic blood pressure is associated with stroke in stages 3 to 4 chronic kidney disease. J Am Soc Nephrol. marzo de 2007;18(3):960-6.
  2. Ruggenenti P, Perna A, Loriga G, Ganeva M, Ene-lordache B, Turturro M, et al. Btood-pressure control for renoprotection in patients with non-diabetic chronic renal disease (REIN-2): Multicentre, randomised controlled trial. Lancet. 2005;365(9463):939-^6.
  3. Sarnak MJ, Greene T, Wang X, Beck G, Kusek JW, Collins AJ, et al. The effect of a lower target blood pressure on the progression of kidney disease: long-term follow-up of the modification of diet in renal disease study. Ann Intern Med. marzo de 2005;142(5):342-51.
  4. Oates DJ, Berlowitz Dr. Glickman ME, Silliman RA, Borzecki AM. Blood pressure and survival in the otdest oíd. J Am Geriatr Soc. marzo de 2007;55{3):383-8.
  5. Sarnak MJ, Levey AS, Schoolwerth AC, Coresh J, Culleton B, Hamm LL, et al. Kidney disease as a ñsk factor for development of cardiovascular disease: a statement from the American HeArt. Association Councils on Kidney in Cardiovascular Disease, High Blood Pressure Research, Clinical Cardiology, and Epidemiology and Prevention. Hypertension. noviembre de 2003;42{5): 1050-65..
  6. Hemmelgarn BR, Manns BJ. Lloyd A, James MT, Klarenbach S, Guínn RR, et al. Relation between kidney function. proteinuria, and adverse outcomes. JAMA, febrera de 2010;303(5):423-9.
  7. Hillege HL, Fidler V, Diercks GFH, van Giist WH, de Zeeuw D, van Veldhuisen DJ, et al. Urinary albumín excretion predicts cardiovascular and

 

76 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

noncardiovascular mortaüty in general population. Circulation. octubre de 2002;106(14):1777-82.

  1. Wachtell K, Ibsen H, Olsen MH, Borch-Johnsen K, Lindholm LH, Mogensen CE, et al. Albuminuria and cardiovascular risk in hypertensive patients wiíh left ventricular hypertrophy: the LIFE study. Ann Intern Med. diciembre de 2003;139(11):901-6.
  2. ESCAPE Trial Group, Wühl E, Trivelli A, Picea S, Litwin M, Peco-Antic A, et al. Strict blood-pressure control and progression of renal failure in children. N Engl J Med. octubre de 2009;361(17):1639-50,
  3. Ruilope LM. Salvetti A, Jamerson K, Hansson L, Warnold I, Wedel H, et al. Renal function and intensive lowering of blood pressure in hypertensive participants of the hypertension optimal treatment (HOT) study. J Am Soc Nephrol. febrero de 2001 ;12(2):218-25.
  4. Rahman M, El-Meanawy A, Rornanello J. The African American Study of Kidney Disease: do these results indícate that 140/90 mm hg is good enough? Curr Hypertens Rep. octubre de 2005;7{5):363-6.
  5. Mann JF, Gerstein HC, Pogue J, Bosch J, Yusuf S. Renal insufficieney as a predictor of cardiovascular outeomes and the impact of ramipril: the HOPE randomized trial. Ann Intern Med. abril de 2001;134(8):629-36.
  6. Mann JFE, Gerstein HC, Yi Q-L, Lonn EM, Hoogwerf BJ, Rashkow A, et al. Development of renal disease in people al high cardiovascular risk: results of the HOPE randomized study. J Am Soc Nephrol. marzo de 2003;l4(3):641-7.
  7. Rahman M, Pressel S, Davis BR, Nwachuku C, Wright JT, Whelton PK. et al. Renal outeomes in high-risk hypertensive patients treated with an angiotensin-converting enzyme inhibitor or a calcium channel biocker vs a diuretic: a report from the Antihypertensive and üpid-Lowering Treatment to Prevent HeArt. Attack Trial (ALLHAT). Arch Intern Med. abril de2005;165{8):936^6.
  8. Rahman M, Pressel S, Davis BR, Nwachuku C, Wright JT, Whelton PK, et al. Cardiovascular outeomes in high-risk hypertensive patients stratifíed by baseline glomerular filtration rate. Ann Intern Med. febrero de 2006; 144(3): 172-80.
  9. Agodoa LY, Appel L, Bakris GL, Beck G, Bourgoignie J, Briggs JP, et at. Effect of ramipril vs amlodipine on renal outeomes in hypertensive nephrosclerosis: a randomized controlled trial. JAMA, junio de 2001 ;2S5(21):2719-28.
  10. Saruta T, Hayashi KT Ogihara T, Nakao K, Fukui T, Fukiyama K, et al. Effects of candesartan and amlodipine on cardiovascular events in hypertensive patients wíth chroníc kidney disease: subanalysis of the CASE-J Study. Hypertens Res. junio de 2009;32(6):505-12.
  11. Makino H, Haneda M, Babazono T, Mohya T, Ito S, Iwamoto Y, et al. Prevention of transition from incipient to overt nephropathy with telmisartan in patients with type 2 diabetes. Diabetes Care. junio de 2007;30(6):1577-8.
  12. Parving HH, Lehnert H, Bróchner-Mortensen J. Gornis R, Andersen S, Arner P. The effect of irbesartan on the development of diabetic nephropathy in patients with type 2 diabetes. N Engl J Med. septiembre de 2001;345(JI2):870-8.
  13. Brenner BM, Cooper ME, de Zeeuw D, Keane WF, Mitch WE, Parving HH, et al. Effects of losarían on renal and cardiovascular outeomes in patients with type 2 diabetes and nephropathy. N Engl J Med. septiembre de 2001;345(12):861-9.
  14. Lewis EJ, Hunsicker LG, Clarke WR, Berl T, Pohl MA, Lewis JB, et al. Renoprotective effect of the angiotensin-receptor antagonist irbesartan in patients with nephropathy due to type 2 diabetes. N Engl J Med. septiembre de 2001;345(12):851-60.
  15. Yusuf S, Sleight P, Pogue J, Bosch J, Davies R, Dagenais G. Effects of an angiotensin-converting-enzyme inhibitor, ramipril, on cardiovascular events in high-risk patients. The HeArt. Outeomes Prevention Evaluation Study Investigators. N Engl J Med. enero de 2000; 342{3): 145-53.

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 77

  1. Perkovic V, Nínomiya T, Arima H, Gallagher M, Jardine M, Cass A, et al. Chronic kidney disease, cardiovascular events, and the effects of perindoprit-based btood pressure lowering: data from the PROGRESS study. J Atn Soc Nephrol. octubre de 2007;18(10):2766-72.
  2. Solomon SD, Rice MM, A Jablonski K, José P, Domanski M, Sabatlne M, et al. Renal function and effectiveness of angiotensin-converting enzyme inhibitor therapy in patients with chronic stable coronary disease in the Prevention of Events with ACE inhibition (PEACE) trial. Circuiatíon. julio de 2006;114(1):26-31.
  3. Solomon SD, Un J, Solomon CG, Jablonski KA, Rice MM, Steffes M, et al. Influence of albuminuria on cardiovascular risk in patients with stable coronary artery disease. Circulation. diciembre de 2007;116(23):2687-93.
  4. Brugts JJ, Boersma E7 Chonchol M, Deckers JW, Bertrand M, Remme WJ; et al. The cardioprotective effects of the angiotensin-converting enzyme inhibitor perindopril in patients with stable coronary artery disease are not modified by mild to modérate renal insufficiency: tnsights from the EUROPA trial. J Am Coll Cardiol. noviembre de 2007;50(22):2148-55.
  5. Asseíbergs FW, Diercks GFH, Hillege HL, van Boven AJ, Janssen WMT. Voors AA, et al. Effects of fosinopril and pravastatin on cardiovascular events in subjects with microalbuminuria. Circulation. noviembre de 2004:110(18);28Q9-16.
  6. Atkins RC, Briganti EM, Lewis JB, Hunsicker LG, Braden G, Champion de Crespigny PJ, et al. Proteinuria reduction and progression to renal failure in patients with type 2 diabetes mellitus and overt nephropathy. Am J Kidney Dis, febrero de 2005;45(2}:281-7.
  7. De Zeeuw D, Remuzzi G, Parving H-H, Keane WF, Zhang Z, Shahinfar S. et al. Proteinuria, a íarget for renoprotection in patients with type 2 diabetic nephropathy: lessons from RENAAL. Kidney Int. junio de 2004;65(6):2309-20.
  8. De Zeeuw DT Remuzzi G, Parving H-H, Keane WF, Zhang Z, Shahinfar S. et ai. Albuminuria, a therapeutic target for cardiovascular proíection in type 2 diabetic patients with nephropathy. Circulation. agosto de 2004;110(8):921-7.
  9. Lewis EJ, Hunsicker LG, Bain RP, Rohde RD. The effect of angiotensín-converting-enzyme inhibition on diabetic nephropathy. The Collaborative Study Group. N Engl J Med. noviembre de l993;329(20):1456-62.
  10. Kasiske BL, Kalil RS, Ma JZ, Llao MT Keane WF. Effect of antihypertensive therapy on the kidney in patients with diabetes: a meta-regression analysis. Ann Intern Med. enero de 1993;118(2):129-38.
  11. Effects of ramipril on cardiovascular and microvascular outcomes in people with diabetes mellitus: results of the HOPE study and MICRO-HOPE substudy. HeArt. Outcomes Prevention Evaluatton Study Investigators. Lancet (London. England) enero de 2000;355(9200):253-9.
  12. Lindholm LH. Ibsen H. Dahlof B, Devereux RB, Beevers G, de Faire U, et ai. Cardiovascular morbidity and mortality in patients with diabetes in the Losarían Intervention For Endpolnt reduction in hypertension study (LIFE): a randomised trial against atenolol. Lancet (London, England). marzo de 2002:359(9311); 1004-10.
  13. Mlyazaki H, Babazono A, Nishi T, Maeda T, Imatoh T, ichiba M, et al. Does antihypertensive treatment with renin-angiotensín system inhibitors prevent the development of diabetic kidney disease? BMC Pharmacot Toxicol. 2015:16:22.
  14. Lv J, Perkovic V, Foote C V, Cralg ME, Craig JC, Strippoli GFM. Antihypertensive agents for preventing diabetic kidney disease. Cochrane datábase Syst Rev. enero de 2012;12:CD004136.
  15. Palmer SC, Mavridis D, Navarese E, Craig JC, Tonelü M, Salanti G, et al. Comparative efficacy and safety of blood pressure-iowering agents in adults with diabetes and kidney disease: a network rneta-analysis. Lancet (London, England). mayo de 2015;385(9982):2047-56.

 

78 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

  1. Catalá-López F, Macías Saint-Gerons D, González-Bermejo D, Rosana GM, Davis BR, Ridao M, et al. Cardiovascular and Renal Outcomes of Renin-Angiotensin System Blockade in Adult Paíients with Diabetes Mellitus: A Systematic Review with Network Meta-Analyses. PLoS Med. marzo de 2016;13(3):e1001971.
  2. Van Hateren KJJ, Landman GWD, Groenier KH, Bilo HJG, Kleefstra N. Effectiveness of angiotensin II receptor antagonists in a cohort of Dutch patients with type 2 diabetes meliitus (ZODIAC-14). Can J diabetes, abril de 2015:39(2): 157-61.
  3. Cheng J; Zhang WT Zhang X, Han F, Li X, He X, et al. Effect of angiotensin-converting enzyme inhibitors and angiotensin II receptor blockers on al)-cause mortality, cardiovascular deaths, and cardiovascular events in patients with diabetes mellitus: a meta-analysis. JAMA Intem Med, mayo de 2014;174(5):773-85.
  4. Gopinath S, Ganesh BA, Manoj K, Rubiya. 2 year foilowup of patients with diabetes mellitus nephropathy showing albuminuria reversal following angiotensin converting enzyrne inhibitors. Indian J Endocrinol Metab. diciembre de 2012;16(Suppl 2):S447-9.
  5. Agha A, Amer W, Anwar E, Bashir K. Reduction of microalbuminuria by using losarían in normotensive patients with type 2 diabetes mellitus: A randomized controlled trial. Saudi J Kidney Dis Transpl. mayo de 2009;20{3):429-35.
  6. ACE Inhibitors in Diabetic Nephropathy Trialist Group. Should all patients with type 1 diabetes mellitus and microalbuminuria receive angiotensin-converting enzyme inhibitors? A meta-analysis of individual patient data. Ann Intern Med. marzo de 2001;134(5):370-9.
  7. Ravid M, Lang R, Rachmani R, Lishner M. Long-term renoprotective effect of angiotensin-converting enzyme inhibition in non-insufin-dependent diabetes mellitus. A 7-year follow-up study. Arch Intern Med. febrero de 1996;156(3):286-9.
  8. Ravid M, Savin H. Jutrin I, Bental T, Katz B, Lishner M. Long-term stabilizíng effect of angiotensin-converting enzyme inhibition on plasma creatinine and on proteinuria in normotensive type II diabetic patients. Ann Intern Med. abril de 1993;118(S):577-81.
  9. Gaede P, Lund-Andersen H, Parving H-H, Pedersen O. Effect of a multifactorial intervention on mortality in type 2 diabetes. N Engl J Med. febrero de 2008;358(6):580-91.
  10. Gaede P, Vedel P, Larsen N, Jensen GVH, Parving H-H, Pedersen O. Multifactorial intervention and cardiovascular disease in patients with type 2 diabetes. N Engl J Med. enero de 2003;348(5):383-93.
  11. Gaede P, Vedel P, Parving HH, Pedersen O, Intensified multifactorial intervention ín patients with type 2 diabetes mellitus and microalbuminuria: the Steno type 2 randomised study. Lancet (London, England). febrero de 1999;353(9153);617-22.
  12. Dinneen SF, Gersteín HC. The association of microalbuminuria and mortality in non-insulin-dependent diabetes mellitus. A systematic overview of the literature. Arch Intern Med. julio de 1997;157(13):1413-8.
  13. Gersteín HCT Mann JF, Yi Q, Zinman B, Dinneen SF, Hoogwerf B, et ai. Albuminuria and risk of cardiovascular events, death, and heArt. failure in diabetic and nondiabetic individuáis. JAMA, julio de 2001;236(4}:421-6.

330.     Bellomo G, Venanzi S, Verdura C, Saronio P, Esposito A, Timio M. Association ""-■■, of uríc acid with change in kidney function in healthy normotensive individuáis.

Am J Kidney Dis. agosto de 2010;56(2):264-72. 331'. ' Mok Y, Lee SJ, Kim MS, Cui W, Moon YM, Jee SH. Serum uric acid and chronic kidney disease: the Severance cohort study. Nephrol Dial Transplant. mayo de 2012;27{5):1831-5.

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 79

332. Yamada T, Fukatsu M, Suzuki S, Wada Tr Joh T. Elevated serum uric acid predicts chronic kidney disease. Am J Med Sci. diciembre de 2011 ;342(6):461-6

333 Borghi C, Rosei EA, Bardin T, Dawson J, Dominiczak A, Kielstein JT, et al. Serum uric acid and the risk of cardiovascular and renal disease. J Hyperíens. septiembre de 2015;33(9):1729^1; discussion 1741.

  1. Wen CP, David Cheng T-Y, Chan HT, Tsai MK, Chung W-SI, Tsai SP, et al. Is high serum uric acid a risk marker or a target for treatment? Examination of its independenl effect in a large cohort with low cardiovascular risk. Am J Kidney Dis. agosto de 2010;56(2):273-88.
  2. Nacak H, van Diepen M, de Goeij MCM, Rotmans JL Dekker FW, PREPARE-2 study group. Uric acid: association with rate of renal function decline and time until stArt. of diaiysis in incident pre-diaiysis patients. BMC Nephrol. junio de 2014;15:91.
  3. Goicoechea M, de Vinuesa SG, Verdalles U, Ruiz-Caro C, Ampuero J, Rincón A, et al. Effect of altopurinol in chronic kidney disease progression and cardiovascular risk. Clin J Am Soc Nephrol. agosto de 2010;5(8):1388-93.
  4. Stu Y~P, Leung K-T, Tong MK-HT Kwan T-H. Use of allopurinol in slowing the progression of renal disease through its ability to lower serum uric acid level. Am J Kidney Dis. enero de 2006:47(1 ):51-9.
  5. Kanbay M. Huddam B, Azak A, Solak Y, Kadioglu GK, Kirbas I, et al. A randomized study of allopurinol on endothelial function and estímated glomular filtration rate in asymptomatic hyperuricemic subjects with normal renal function. Clin J Am Soc Nephrol. agosto de 2011;6(8): 1887-94.

339 Kanbay M, Ozkara A, Setcoki Y, Isik B, Turgut F, Bavbek N, et al. Effect of treatment of hyperuricemia with allopurinol on blood pressure, creatinine clearence, and proteinuria in patients with normal renal functions. tnt Urol Nephrol. 2007;39(4):1227-33.

  1. Kao MP, Ang DS, Gandy SJ, Nadir MA, Houston JG, Lang CC, et al. Allopurinol benefits left ventricular mass and endothelial dysfunction in chronic kidney disease. J Am Soc Nephrol. julio de 2011 ;22(7): 1382-9.
  2. Saíto J, Matsuzawa Y, Ito H, Omura M, Ito Y, Yoshimura K, etal. The alkalizer citrate reduces serum uric Acid levéis and improves renal function in hyperuricemic patients treated with the xanthine oxidase inhibitor allopurinol. Endocr Res. NlH Public Access; 2010;35{4):145-54.
  3. Malaguarnera M, Vacante M, Russo C, Dipasquale G, Gargante MP, Motta M. A single dose of rasburicase in elderly patients with hyperuricaemia reduces serum uric acid ievels and improves renal function. Expert Opin Pharmacother. abril de 2009;10(5):737-42.
  4. Miao Y, Oítenbros SA, Laverman GD, Brenner BM. Cooper ME, Parving H-H, et al. Effect of a reduction in uric acid on renal outcomes during losarían treatment: a post hoc analysis of the reduction of endpoints in non-insulin-dependent diabetes mellitus with the Angiotensin II Antagonist Losartan Trial. Hyperíens (Dallas, Tex 1979). julio de 2011;53(1):2-7.
  5. Zhang Y, He F, Ding H, Dai W, Zhang Q, Luán H, et al. Effect of uric-acid-lowering therapy on progression of chronic kidney disease: a rneta-analysis. J Huazhong Univ Sci Technolog Med Sci. agosto de 2014;34{4):476-81.
  6. Zhu P, Liu Y, Han L, Xu G, Ran J. Serum uric acid is associated with incident chronic kidney disease in rniddle-aged populations: a meta-analysis of 15 cohort studies. PLoS One. 2014;9(6);e100801.
  7. Kanji T, Gandhi M, Clase CM, Yang R. Urate lowering therapy to improve renal outcomes in patients with chronic kidney disease: systematic review and meta-_ analysis. BMC Nephrol. abril de 2015; 16:58.

347 Khanna D, Khanna PPr Fitzgerald JD, Singh MK, Bae S, Neogi T, etal. 2012 American college of rheumatology guidelines for management of gout. pArt. 2;

 

80 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

Therapy and antiinflammatory prophylaxis of acute gouty arthritis Arthritis Care Res. 2012;64(10):1447-61.

  1. James MT, Hemmelgarn BRT Wiebe N, Pannu N, Manns BJf Kiarenbach SW, el ai. Glomerular filtration rate, proteinuria, and the incidence and consequences of acute kidney injury: a cohort study. Lancet (London, England). diciembre de 2010;376(9758):2096-103.
  2. Seliger SL, Zhan M, Hsu VD, Walker LD, Fink JC. Chronic kidney disease adversely ínfluences paíient safety. J Am Soc Nephrol. American Society of Nephrology; diciembre de 2008;19C12):2414-9.
  3. Mittalhenkle A, Stehman-Breen CO, Shlipak MG, Fried LF, Katz R, Young BA, et ai. Cardiovascular risk factors and incident acute renal failure in older adults: the cardiovascular health study. Clin J Am Soc Nephrol. American Society of Nephrology; marzo de 2008;3(2):45Ü-6.
  4. Uchino S, Kellum JA, Bellomo R, Doig GS, Morimatsu H, Morgera S, et al. Acute renal failure in critically íll patients: a multinational, multicenter study. JAMA, agosto de 2005;294(7):813-8.
  5. Hoste EAJ, Lameire NH, Vanholder RC, Benoit DD, Decmyenaere JMA: Colardyn FA. Acute renal failure in patients with sepsis in a surgical [CU: predictive factors, incidence, comorbidity, and outcome. J Am Soc Nephrol. abril de2003;14(4):1022-30.
  6. Yegenaga I, Hoste E, Van Biesen W, Vanholder R, Benoit D, Kantarci G, et al. Clinical characteristics of patients developing ARF due to sepsis/systemic inflammatory response syndrome: results of a prospective study. Am J Kidney Dis. mayo de 2004;43(5):817-24.
  7. Browner WS, Li J, Mangano DT. In-hospital and long-term mortality in male veterans following noncardiac surgery. The Study of Perioperative Ischemia Research Group. JAMA, julio de 1992;268(2):228-32.
  8. Hou SH, Bushinsky DA, Wish JB, Cohén JJ, Harrington JT. Hospital-acquired renal insufficiency: a prospective study. Am J M'ed. febrero de 1983;74(2):243-8.
  9. Singh P, Rifkin DE, Blantz RC. Chronic kidney disease: an inherent risk factor for acute kidney injury? Cíin J Am Soc Nephrol. septiembre de 2010;5(9): 1690-5.
  10. Lafrance J-P, Djurdjev O, Levin A, Incidence and outcomes of acute kidney injury in a referred chronic kidney disease cohort. Nephrol Dial Transplant. julio de2010;25(7):2203-9.
  11. Chapín E, Zhan M, Hsu VD, Seliger SL, Walker LD, Fink JC. Adverse safety events in chronic kidney disease: the frequency of &quot;multiple hits&quot;. Clin J Am Soc Nephrol. American Society of Nephrology; enero de 2010;5{1):95-101.
  12. Chertow GM, Christiansen CL, Cleary PD, Munro C, Lazarus JM. Prognostic stratificatíon in critically til patients with acute renal failure requiring dialysis. Arch Intern Med. julio de 1995;155(14):1505-11.
  13. Ferenbach DA, Bonventre J V. Mechanisms of maladaptive repair after AKI leading to accelerated kidney ageing and CKD. Nat Rev Nephrol. mayo de 2015;11(5):264-76.
  14. The ADVANCE Collaborative Group. Intensive Blood Glucose Control and Vascular Outcomes in Patients with Type 2 Diabetes. N Engl J Med. junio de 2008;358(24):2560-72.
  15. Ismail-Beigi F, Graven T, Banerji MA, Basile J, Calles J, Cohén RM, et al. Effect of intensive treatment of hyperglycaemia on microvascular outcomes in type 2 diabetes: an analysis of the ACCORD randomised trial. Lancet (London, England). agosto de 2010;376(9739):419-30.

363,. Duckworth W, Abraira C, Moritz T, Reda D, Emanuele N, Reaven PD, et al. Glucose control and vascular complications in veterans with type 2 diabetes. N Eñgi J Med. enero de 2009;360(2):129-39.

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 81

  1. Nathan D, Zinman B, Cleary P. Backlund J, Genuth. Modern-Day Clinical Course of Type 1 Diabetes Mellitus After 30 Years' Duration. Arch Intern Med. 2009;169(14):1307.
  2. Intensive blood-glucose control with sulphonylureas or insulin compared with conventional treatment and risk of complications in patients with type 2 diabetes (UKPDS 33). UK Prospective Diabetes Study {UKPDS) Group, Lancet. septiembre de 1998;352(9l31):837-53.
  3. World Health Organization. Worldwide prevalence of anaemia 1993-2005 WHO Global Datábase on Anaemia. de Benoist B, McLean E, Egli i, Cogswell M, editores. Geneva: WHO; 2008.
  4. Moranne O, FroissArt. M, Rossert J, Gaucí C, Boffa J-J, Haymann JP, et al. Timing of onset of CKD-related rnetabolic compücations. J Am Soc Nephrol. enero de 2009;20(1):164-71.
  5. Jing Z, Wei-jie Y, Nan Z, Yi Z, Ling W. Hemoglobin targets for chronic kidney disease patients with anemia: a systematic review and meta-analysis. PLoS One. 2012;7(8):e43655
  6. Campbell D, Weir MR. Defining, Treating, and Understanding Chronic Kidney Disease—A Complex Disorder. J Clin Hypertens . julio de 2015;17(7):514-27.
  7. Levm A, Bakris GL, Molitch M, Smuiders M, Tian J, Williams LA, et ai. Prevalence of abnormal serum vitamin D, PTH, calcium, and phosphorus m patients with chronic kidney disease: results of the study to evalúate early kidney disease. Kidney Int. enero de 2007;71(1):31-8.
  8. Vassalotti JA, Uribarri J, Chen S-C, Li S, Wang C, Collins AJ, et al. Trends in mineral metabolism: Kidney Early Evaluation Program (KEEP) and the National Health and Nutntion Examination Sürvey (NHANES) 1999-2004. Am J Kidney Dis. abril de 2008;51(4 Suppl 2):S56-68.
  9. Stevens LA, Djurdjev O, Cardew Sr Cameron EC, Levin A. Calcium, phosphate, and parathyroid hormone levéis in combination and as a function of dialysis duration predict mortality: evidenceforthe complexity of the associatíon between minera) metabolism and outcomes, J Am Soc Nephrol. marzo de 2004;15(3):770-9.
  10. Lim L-M, Kuo H-T, Kuo M-C, Chiu Y-W, Lee J-J, Hwang S-J, et ai. Low serum calcium is assocíated with poor renal outcomes in chronic kidney disease stages 3-4 patients. BMC Nephrol. BioMed Central; diciembre de 2014;15(1):183.
  11. Babayev R, Nickolas TL. Bone Disorders in Chronic Kidney Disease: An Update in Diagnosis and Management. Semin Dial. 28(6):645-53.
  12. Evenepoel P, Rodríguez M, Ketteler M. Laboratory abnormalities in CKD-MBD: markers, predictors, or mediators of disease? Semin Nephrol. marzo de 2014;34(2):151-63.
  13. Fukagawa M, Yokoyama K, Koiwa F, Taniguchi MT Shoji T, Kazama JJ, etal. Clinical practíce guideline for the management of chronic kidney disease-mineral and bone disorder. Ther Apher Dial, junio de 2013; 17(3):247-88.
  14. Ketteler M, Eider GJ, Evenepoel P, Ix JH, Jamal SA, Lafage-Proust M-H, et ai. Revisiting KDIGO clinical practice guideline on chronic kidney disease-mineral and bone disorder: a commentary from a Kidney Disease: Improving Global Outcomes controversies conference. Kidney Int. marzo de 2015;87(3):502-28.
  15. Bacchetta J, Boutroy S, Vilayphiou N, Juillard L, Guebre-Egziabher F, Rognant N, et al. Early impairment of trabecular microarchitecture assessed with HR-pQCT in patients with stage il-IV chronic kidney disease. J Bone Miner Res. abril de 2010;25(4);849-57.
  16. Nickolas TL, Stein E, Cohén A, Thomas V, Staron RB, Mcmahon DJ, et ai. Bone Mass and Microarchitecture in CKD Patients with Fracture. J Am Soc Nephrol., 2010;21:1371-80.

 

82 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

  1. Nickolas TL, Cremers S, Zhang A, Thomas V, Stein E, Cohén A, et al. Discriminants of prevalent fractures in chronic kidney disease. J Am Soc Nephrol. American Society of Nephrology; agosto de 2011;22(8):1560-72.
  2. Holick MF. High prevalence of vitamin D inadequacy and ímplications for health Mayo Clin Proa Mayo Foundation for Medical Education and Research; 2006;81(3):353-73.
  3. LaClair RE, Heílman RN, Karp SL, Kraus M, Ofner S, Li Q, et al. Prevalence of caicidiol deficiency ín CKD: a cross-sectionaí study across latitudes in íhe United States. Am J Kidney Dis. junio de 2005;45(6): 1026-33.
  4. Palmer SC, Hayen A, Macaskill P. Pellegrini F, Craíg JC, Eider GJ, et al. Serum levéis of phosphorus, parathyroid hormone, and calcium and risks of death and cardiovascular disease in individuáis with chronic kidney disease: a systematic reviewand meta-analysis. JAMA, marzo de 2011;305(11):1119-27.
  5. Adeney KL, Siscovíck DS, Ix JH, Seliger SL, Shltpak MG, Jenny NS, et al Association of serum phosphate with vascular and valvular calcification in modérate CKD. J Am Soc Nephroi. febrero de 2009;20(2):381-7.
  6. Moe SM, Zidehsarai MP, Chambers MA, Jackman LA, Radcííffe JS, Trevino LL, et al. Vegetarían compared with meat dietary protein source and phosphorus homeostasis in chronic kidney disease. Clin J Am Soc Nephrol. febrero de 2011;6(2):257-64.
  7. Sigrist MK, Chiarelli G, Lim L, Levin A. Early initiation of phosphate lowering dietary therapy in non-dialysís chronic kidney disease: a critical review. J Ren Care. marzo de 2009;35 Suppl 1:71-8.
  8. Jama) SA, Bauer DC, Ensrud KE, Cauley JA, Hochberg M, Ishaní A, et al. Aíendronate treatment in women with normal to severely impaired renal function: an analysis of the fracture intervention trial, J Bone Miner Res. abril de 2007;22(4):503-8.
  9. Kikuchí Y, Imakiire T, Yamada M, Saigusa T, Hyodo T, Kushiyama T, et al. Effect of risedronate on high-dose corticostefoid-induced bone loss in patients with glomerular disease. Nephrol Dial Transplant. Oxford University Press; junio de 2007;22(6): 1593-600.
  10. Miller PD. Treatment of osteoporosis in chronic kidney disease and end-stage renal disease. Curr Osteoporos Rep. marzo de 2005;3(1);5~12.
  11. Alcántara G, Lima C, De F, Paranhos-Neto P, Rosa G, Pereira M, et al. Osteoporosis management in patient with renal function impairment. Arq Bras Endocrinol Metab. 2014;5S(5).
  12. Liu W-C, Yen J-F, Lang C-L, Yan M-T, Lu K-C. Bisphophonates in CKD patients with low bone mineral density. Sci World J. Hindawi Publishing Corporation; 2013;2013(837573).
  13. Miller P. Bone disease in CKD: a focus on osteoporosis diagnosis and management. Am J Kidney Dis. 2014;64(2):290-304.
  14. Craver L, Marco MP, Martínez I, Rué M, Borras M, Martín ML, et al. Mineral metabolism parameters throughout chronic kidney disease stages 1-5— achievement of K/DOQI target ranges. Nephrol Dial Transplant. abril de 2007;22(4):1171-6.
  15. Bischoff-Ferrari HA, Giovannucci E, Willett WC, Dietrich T, Dawson-Hughes B. Estimation of optimal serum concentrations of 25-hydroxyvitamin D for múltiple heaith outcomes, Am J Clin Nutr. julio de 2006;84(1): 18-28.
  16. Nordal D, Dahl E. Low dose calcitriol versus placebo in patients with predyalisis chronic renal failure. J Clin Endocrinol Metab. 1988;67(5):929-36.
  17. Malabanan A, Veronikis IE, Holick MF. Redefining vitamin D insufficiency. Lancet (London, England). marzo de 1998;351(9105):805-6.
  18. De Brito-Ashurst I, Varagunam M, Raftery MJ, Yaqoob MM. Bicarbonate supplementation slows progression of CKD and improves nutritíonal status. J

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 83

Am Soc Nephrol. American Society of Nephrology; septiembre de 2009:20(9):2075-84.

  1. inker LA, Coresh J, Levey AS, Tonelli M, Muntner P. Estimated GFR, albuminuria, and complications of chronic kidney disease. J Am Soc Nephrol. diciembre de 2011 ;22(12):2322-31.
  2. Mahajan A, Simoni J, Sheather SJ, Broglio KR, Rajab MH, Wesson DE. Daíty oral sodium bicarbonate preserves glomerular fütration rate by slowing its decline in early hypertensive nephropathy. Kidney Int. agosto de 2010;78(3):303-9.
  3. Oddoze C, Lombard E, Portugal H. Stability study of 81 analytes in human whole blood, in serum and in plasma. Clin Biochem. 2012;45:464-9.
  4. Roderick P, Wilüs NS, Blakeley S, Jones C, Tomson C. Correction of chronic metabolic acidosis for chronic kidney disease patients. Cochrane datábase Syst Rev. enero de 2007;(1):CD001890.
  5. Kraut JA, Madias NE, Metabolic Acidosis of CKD: An Update. Am J Kidney Dis. febrero de 2016;67(2):307-17.
  6. Kovesdy CP. Metabolic acidosis and kidney disease: does bicarbonate therapy slow the progression of CKD? Nephrol Dial Transplant. Oxford University Press; agosto de 2012:27(8):3056-62.

404 Raphael KL. Approach to the Treatrnent of Chronic Metabolic Acidosis in CKD, Am J Kidney Dis. abril de 2016;67(4):696-702.

  1. Watson AR, Harden PN, Ferris ME, Kerr PG, Mahan JO, Ramzy MF. Transition from pediatría to adult renal services: a consensus statement by the International Society of Nephrology (iSN) and the International Pediatric Nephrology Association (IPNA). Kidney Int. 2011;80(10):704-7.
  2. Rubén Schiavelli R. Transición de la atención pediátrica a la del adulto en Trasplante Renal, 2011 ;49.
  3. Universitari H, Espases S. Enfermedad renal crónica: de la pediatría a la medicina del adulto. :39.
  4. Kidney N, Education D. Making Sense of CKD A Concise Guide for Managing Chronic. 2014;(July).
  5. Perazella MA, Renal vutnerabílity to Dr. ug toxicity. Clin J Am Soc Nephrol, 2009;4{7):1275-83.
  6. Naughton CA. Dr. ug-induced nephrotoxtcity. Am Fam Physician. 2008;78(6):743-50.
  7. Penal M de D, Antón. M. Definición y objetivos de la especialidad de Geriatría Buenos Aires Ed Ediar, 1987;
  8. Tonelli M, Riella M. Chronic kidney disease and ageing of older adult popufation | Enfermedad renal crónica y el envejecimiento de la población adulta mayor. Rev Nefrol Dial y Traspl, 2014:34(1): 1-7.
  9. Gregorio Gil P. Hipertensión en el Anciano. Guía de buena práctica clínica en Geriatría. Sociedad Española de Geriatría y Gerontología. Sociedad Española de Geriatría y Gerontotogía. Barcelona; 2012. 56 p.

 

84 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

17. Anexos

Anexo 1. Proceso de inclusión de Guías de práctica clínica sobre Enfermedad Renal Crónica.

Gráfico 12: Prisma

Se presentan los resultados de la búsqueda sistemática de la información para obtener guías de práctica clínica en base a la declaración PRISMA

 

Anexo 2. Guía de uso de la GPC

Se presenta la estrategia de implementación de esta guía clínica, desarrollada por los autores.

Guía de uso de la GPC

Es importante que los médicos estén en condiciones de evaluar a las personas con factores de riesgo de desarrollar ERC como precursora de la ERCA. Por lo que se proponen los siguientes pasos para el uso correcto de esta guia.

Paso 1: identificar pacientes en situación de riesgo

Los factores de riesgo para desarrollar ERC incluyen:

  • Edad mayor a 60 años;
  • Hipertensión arterial;
  • Diabetes;
  • Enfermedad cardiovascular;
  • Historia familiar de ERC;
  • Historia de enfermedades autoinmunes;
  • Historia de infecciones recurrentes del tracto urinario:
  • Nefrolitiasis;
  • Cáncer renal;
  • Antecedentes de lesión renal aguda;
  • Trasplante de órganos (debido al uso de medicamentos inmunosupresores que son nefrotóxicos).

Paso 2: Diagnóstico

Para un diagnóstico adecuado de la ERC, en personas con factores de riesgo, se debe realizar:

Historia clínica detallada (uso pasado y actual de medicamentos), Incluyendo ambiente laboral, factores de riesgo en la infancia {bajo peso al nacimiento, prematurez, sepsis):

Peso, talla e Índice de masa corporal (IMC); Toma de tensión arterial;

Exámenes de laboratorio: creatinina sérica, electrolitos, tasa de filtrado glornerular (TFIG) y examen microscópico y elemental de orina (EMO); Ultrasonido renal según criterio clínico.

Paso 3: Estime la progresión de la ERC

Evalúe la disminución de la TFIG basado en los antecedentes del paciente y obtenga' un mínimo de 3 estimaciones en un período no menor a 3 meses.

En personas con un hallazgo nuevo de TFIG disminuido repita las pruebas en 2 semanas para excluir causas agudas de deterioro.

 

86 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

Evalúe y corrija deterioro agudo de la TFIG:

  • Depleclón de volumen;
  • Contrastes intravenosos;
  • Uso de nefrotóxicos;
  • Obstrucción de la vía urinaria,

Recuerde las definiciones:

•     Progresión acelerada {disminución sostenida de la TFIG de 25 % o más o cambios en el estadio de TFIG en 12 meses; disminución sostenida >15 mUmin/1,73 m2 por año).

Paso 4: Reduzca el riesgo cardiovascular y trate las comorbilidades

Recuerde que los pacientes con ERC se consideran de alio riesgo cardiovascular, por tanto:

  • Controte la hipertensión;
  • Evalúe y trate las dislipidemias;
  • Evalúe los factores de riesgo tradicionales, no tradicionales y los relacionados a la uremia;

Controle la glucemia;

•     Reduzca la albuminuria.

Paso 5: Refiera a un médico especialista para evaluar y tratar las complicaciones de la ERC

  • Evaluación y tratamiento de la anemia.
  • Evaluación y tratamiento de la hipertensión.
  • Evaluación y tratamiento de los trastos óseo minerales relacionados a la ERC.
  • Evaluación y tratamiento nutricional.
  • Evaluación y tratamiento de la acidosis.
  • Tratamiento de la enfermedad renal crónica avanzada.

RECUERDE: Es esencial que cada paciente con ERC empiece el tratamiento y reciba información para las diferentes terapias de tratamiento de la enfermedad renal crónica, cuando su TFIG sea menor a 30mL/min; la referencia oportuna debe ser una prioridad para los médicos de atención primaria. La referencia tardía al nefrólogo está asociada con resultados finales pobres al inicio de diálisis y altas tasas de mortalidad después de iniciar el tratamiento con diálisis.

l'-ULMik': Adaptado de: Nnlionílt kidrujy ilisuuse íduuaiimí pintarnm. Making sense uf ckd: ii timcist: guitit Ibr m.-maging chronic

kkleny disease in ilie primar care sclitna. 2014.(408)

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 87

Anexo 3. Agentes nefrotóxicos. Tabla 7: Agentes nefrotóxicos.

 

Metales pesados

Plomo

Mercurio

Cadmio

Uranio

Cobre

Bismuto

Toxicidad en las células proxirnales

tubulares

Formación de cuerpos mietoides

Nefritis tubulointersticíal crónica

Solventes

Hidrocarburos

 

Otras toxinas

Siticona Germanio

 

Remedios naturales herbolarios

Ácido aristoióquico (remedios

chinos)

Ephedra

Glycyrrhiza

Datura

Taxus celebica

U. tormentosa

Áloe feroz

injuria al parénquima renal Nefritis tubulointersticial crónica

Adulterantes a productos naturales

Ácido mefenámico Dicromato de potasio Cadmio Fenilbutazons

Melamina

 

Medicamentos analgésicos

Acetaminofén

Ácido acetilsalicilico

A1NE

Inhibidores selectivos de COX-2

Combinaciones de analgésicos

Nefritis intersticial crónica Nefritis intersticial aguda, alteración de la hemodinamia intraglomerular, Nefritis intersticial crónica,

glomerulonefritls

Medicamentos antidepresivos, modificadores del estado de ánimo

Amitriptllina

Fluoxetina

Litio

Rabdomlólisis

Nefritis intersticial crónica

Glomerulonefritis

Medicamentos antihistaminicos

Difenhidramina

pabdomiólisís

Medicamentos antimtcrohianos

Amonlgíucósidos Anfotericína B

Betalactámicos (cefalosporinas,

penicilinas)

Quinolonas

Rifampíclna

Sulfonamidas

Vancomicina

Sulfadiazina

Toxicidad de la célula tubular Toxicidad de la célula tubular Nefritis intersticial aguda, glomerulonefritis Nefritis intersticial aguda, Nefropatía por cristales Nefritis intersticial aguda Nefritis intersticial aguda, Nefropatía por cristales Nefritis intersticial aguda,

 

88 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

 

Medicamentos antivirales

Medicamentos antiparasitarios

Aciclovir

Ganciciovír

Foscarnet

Tenofovir

Pentamídina

producción de radicales libres Nefritis intersticial aguda, Nefropatía por cristales Nefropatía por cristales Nefropatía por cristales Toxicidad de la célula tubular

Medicamentos antirGtrovirales

Adefovir Cidofovir Tenofovir Indinavir

Toxicidad de la célula tubular Nefritis intersticial aguda, nefropatía por cristales

Medicamentos inhibidores de la calcineurina

Tacrolimus Cíclosporina

Alteración de la hemodinámica

intraglomerular

nefritis intersticial crónica,

microangiopatia trombótica

Medicamentos cardiovasculares

IECAS

ARAS

Cfopidogrel

Ticlopinida

Estatinas

Alteración de la hemodinámica intraglomerular Microangiopatia trombótica Rabdomiolisis

Medicamentos oncológicos

Cisplatino

Interferón alfa

Mitomicina

Meiotrexato

Gemcitabina

Ifosfamida

Cetuximab

Antiangiogénicos

lnterleucina-2

Nefritis intersticial aguda y crónica Toxicidad de la célula tubular Glomerulonefritis Microangiopatia trombótica Nefropatía por cristales Necrosis tubular aguda

Agentes diagnósticos

Radiocontraste de yodo

Medios de contraste de atta,

baja o iso osmlolaridad

Gadolinio

Fosfato de sodio oral

Toxicidad de la célula tubular

Medicamentos diuréticos

De asa

Tíazídicos

Triamtereno

Nefritis intersticial aguda Nefropatía por cristales

Medicamentos inhibidores de la bomba de protones

Lanzoprazol

Omeprazol

Pantoprazol

Nefritis intersticial aguda

Agentes anestésicos

Ketamína

Rabdomiolisis

Otros medicamentos

Alopurinol

Sales de oro

Haloperidol

Pamidronato

Fenitoina

Quinina

Ranitídina

Zoiedronato

Siroümus

Manitoi

Topiramato

Benzodiacepinas

Nefritis intersticial aguda Glomerulonefritis Rabdomiolisis Glomerulonefritis Nefritis intersticial aguda Microangiopatia trombótica Nefritis intersticial aguda Toxicidad de la célula tubular

Drogas de abuso

Cocaína Heroína Metadona

Rabdomiolisis

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 89

Metanfetamina

Fuente: Tomado de: Pazhayattil G & Shirali A (2014)(128); Perazella M (2009)(409); Naughton C (2008) National Institute tor Health and Clinical E:<cellence (2014)(2) y Programa de Salud Renal (2013).Se describen los agentes nefroíóxrcos más conocidos. Existen tactores de riesgo que aumentan si riesgo cíe neírotoxicidad en determinados pacientes (mayores de 60 años, insuficiencia renal de base con valores de nitrado glomerular menores a 60. depleción de volumen, exposición nefrotóxica múltiple, diabetes, insuficiencia cardiaca y sepsis). AINES: a nti inflama torios no esferoides: ARAS: antagonistas de los receptores de angiotensina: COX-2: crclooxigenasa: iECAS: inhibidores de la enzima convenidora de angiotensina. .(410H154)

Anexo 4. Tipología del adulto mayor

Anexo 5. Redistribución de la masa grasa durante el envejecimiento Tabla 8: Cambios en la distribución de la masa grasa

Descenso de la cantidad de grasa subcutánea provocado por la progresiva disminución de la capacidad del tejido adiposo subcutáneo para almacenar lípido (especialmente en las extremidades inferiores)

Aumento de la grasa visceral en torno al 0.4% cada año en hombres mayores y de mediana edad y en mujeres postmenopáusicas.

Incremento de la grasa intra-muscular

Crecimiento de la masa grasa a nivel de medula ósea.

Fuente: Tomado de Geriatría. Gutiérrez RobLcdo. García Peña (2012).Se describen los carríbios quese presentan con respecto a la distribución de la grasa corporal y la disminución de masa magra en et adulto mayor (sarcopenia). Elaboración propia. .(56)

Anexo 6. Recomendaciones para el seguimiento y tratamiento de la enfermedad renal crónica.

Tabla 9. Parámetros de seguimiento de la ERC

 

Indicador

Objetivo

Frecuencia mínima

/ /

/

/

/

/

/ /

/

/

/

/ /

Creatinina

sérica/TFIG

Proteínuría

Seguí mié nto de la TFIG

Depende del estadio y factores clínicos

 

 

 

 

 

 

 

Hemoglobina

a (Anemia)

11 a 12 g/dL

Cada 3 meses

 

 

 

 

 

 

 

Bicarbonato

(Enfermedad ósea)

>22 meq/L

Cada 3 meses

 

 

 

 

 

 

 

Fósforo

(Enfermedad ósea)

<4.5 mg/dL

Cada 3 meses

■

 

 

 

 

 

 

Dieta baja en fósforo prescrita

 

 

 

 

 

 

 

.Quelante de fósforo prescrito

 

 

 

 

 

 

 

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 91

 

 

 

 

Calcio

(Enfermedad ósea)

8.5-10.2 mg/dl_

Cada 3 meses

 

 

 

 

 

 

 

iPTH

(Enfermedad Ósea)

25"(dHT~ ~

Vitamina D

(Enfermedad

Ósea)

No> 100 pg/ o 1,5 lo normal

Cada 3 meses, si calcio o fósforo son anormales o están en tratamiento activo

 

 

 

 

 

 

 

>30 ng/mL .

Si iPTH es anormal

 

 

 

 

 

 

 

Sodio-Potasio Na-K

Na: 135-145 ■ K: 3.5-4-5

Especialmen te en estadios avanzados . de ERC y/0 con

tratamiento diurético

 

 

 

 

 

 

 

Presión arterial

(Hipertensión

)

lECASoARA

< 130/80

Cada 3 meses, si hay proteinuria

 

 

 

 

 

 

 

i prescritos

 

 

 

 

 

 

Peso

Corporal (Nutrición)

Pérdida de peso no

intenciona I < 5%

Cada 3 meses

 

 

 

 

 

 

 

Albúmina

(Nutrición)

>3.5g/dL

Cada 3 meses

 

 

 

 

 

 

 

LDL

Dislipidemia

<100 mg/dL

Cada 3 meses

 

 

 

 

 

 

 

Información y decisiones compartidas con los pacientes acerca de Terapias de reemplazo renal (Diálisis y Trasplante)

 

 

 

 

 

 

 

Fuente: Elaboración propia, Tomado de: National Instítute for Health and Clinical Excellence (2Q14)(2) y Programa de Salud Renal (2013),(154)

Anexo 8. Diagrama de flujo de decisión en pacientes adultos mayores de 65 años y con ERC con TFIGe entre 15 y 45 mL/min/1,73 m2.

Gráfico 15: Diagrama de flujo de decisión en pacientes adultos mayores de 65 años y con ERC con TFIGe entre 15 y 45 mL/min/1,73 m2.

Anexo 9. Escala Gansal

Tabla 10: Escala Bansal, modelo de predicción de mortalidad en adultos mayores.

SCORE BANSAL Puntaje asociado a cada factor de riesgo en la ecuación de mortalidad

deERC

 

Factor de Riesgo

Categoría

Puntaj

Edad (años)

70-74"

Q

 

75^79

1

 

80-84

2

 

>85

4

Sexo

Mujer

0

 

Hombre

1

Raza

Afroamericana

0

 

Caucásico

1

TFIGc(mL/min/1,73mz)

50 - 59

0

 

40-49

1

 

30-39

2

 

<30

3

IAC >30 mg/g

No

0

 

Si

1

Diabetes

No

0

 

Si

1

Fumador

Nunca

0

 

Pasivo

1

 

Activo

2

Insuficiencia Cardiaca

No

0

 

Si

1

ACVA

No

o""

 

Si

1

 

Riesgo asociado al puntaje usando el score para mortalidad a 5 años

Puní

 

 

 

ije Total

Riesgo estimado %

 

0

3.87

 

1

5.85

 

2

8.82

 

3

13.16

 

4

19.42

 

5

28.13

 

6

39.66

 

7

53.82

 

8

69.33

 

9

83.60

 

10

93.70

 

Fuente: Tomado de: O'Sullivan E, Hughes J & Ferenbach D (2016) Escala Bansal, modelo de predicción de mortalidad en adultos mayores y riesgo asociado al puntaje de la escala.TFIG (Tasa de Filtrado Glomerular), IAC (intra-arterial chemotherap7}, ACVA (Accidente Cerebrovascular Agudo).(48)

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 95

Anexo 10. índice pronóstico del registro francés REIN Tabia 11: índice de REIN

 

 

 

%

índice de masa corporal <18,5 kg/m2

2

3

5%

Diabetes mellitus

1

17

27%

Insuficiencia cardíaca clase funcional 3-4 de la NYHA

2

18

29%

Arteriopatía periférica grados 3-4

2

2

3%

Arritmia

1

23

36%

Neoplasia activa

1

9

14%

Trastorna conductal grave*

2

2

3%

Dependencia total para transferencias físicas

3

10

16%

Inicio de diálisis no planificado

2

32

52%

Fuente: Tomado de: O'Sullivan E, Hughes J & Ferenbach D (2016) índice pronóstico del registro francés de REIN {Renal Epidemiology and Information Nelwork ). WYHA (New York hearth Asociation). puntuación total del índice pronóstico de mortalidad en los primeros 6 meses de diálisis del registro francés REIN {Renal Epidemiology and Information Network) se obtiene sumando los puntos de cada uno de los factores de riesgo del modelo presentes en el paciente según las definiciones de sus autores. "Incluye demencia, psicosis o neurosis grave que afecte a la autonomía del paciente o al cumplimiento terapéutico,

'Incluye a aquellos pacientes que no se valen por si mismos por tener una autonomía limitada o requerir atenciones especiales.(48)

 

96 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

Anexo 11. Algoritmo para evaluación y toma de decisiones de pacientes mayores de 75 años con ERC estadio G5, según el nivel de riesgo de muerte.

Gráfico 16: Algoritmo para evaluación y toma de decisiones de pacientes mayores de 75 años con ERC estadio G5, según el nivel de riesgo de muerte.

Anexo 12. Dosis de medicamentos de acuerdo con el filtrado glomerular. Tabla 12: Dosis de medicamentos de acuerdo con el filtrado glomerular.

Medicamento Dosis con FR Método de ajuste Filtrado glomerular {mUmin/1,73 m;) normal

25 a 50 10 a 25 < a 10

Antibióticos Antibacterianos

Amínoglucósidos

Amikacína 7,5 mg/kg/12li Del 5-7.5 5-7,5 5- 7.5 mg/kg/24h,

rng/kg/24h, mg/kg/24ri, después de la después de la después de la segunda dosis segunda dosis segunda dosis dosar y ajustar dosar y ajusfar dosar y ajustar

Gentamicina y 1,7 mg/kg/8h ó De i 0,5-1,2 0,5-1,2 0,35-0.5 mg/fcg/24-Tobramicina 2.5 mg/kg/12h mg/kg/12h, mg/kg/12h. 4Sh, después de

después de después de dos dosis dosar y dos dosis dos dosis ajustar dosar y ajustar dosar y ajustar

Netilmicma 2 mg/kg/Sh De i 20-60 %/12 h 20-60 %/12h 10-20 %/24h

Estreptomicina 15mg/kg/24h Del 7,5mg/kg/24h 7,5 mg/kg/48h 7,5 mg/kg/72-96h

(max. 1g)

Carbapenémicos

Imipenem 500 mg/6h Del 7,5-12,5 7.5-12,5 7.5-12,5 mg/kg/24h

mg/kg/8h mg/kg/12h

Meropenem 1 g'Sh Del 1 g/12h 500 mg/12h 500 mg/24h

Cefalosporinas

Cefazolina 1-2 g/8n D e I Cada 12 h Cada 12 h Cada 24-48 h

Cefepima 2 g/8 h Del 2g/12-24h 2gyi2-24h 1g/24h

Cefonicid t g/24h D e I 250-500 250-500 500 mg/5dias

mg/24h mg/24h

Cefotaxima 25 mg/kg/6h I 25 mg/kg/8- 25 mg/kg/12h 25 tng'kg/24rt

12h

Cefoxitima 2 g/3h I Cada 12-24h Cada 12-24h Cada24-48h

Ceftazidima 2 g/3b 1 2 g/12h 2 g/12-24h 2 g/24-48h

Ceftriaxona 2 g/24h No No ajustar No ajustar No ajustar

Cefuroxima 0,75-1,5 g/8h I No ajustar 25-50 25-50 mg/kg^24h

mg/kg/12h

Fluoroqu molonas

Ciprofloxacino, 400 mg/12ri D No ajustar 200-300 200mg/kg/12h

mg/kg/l2h

Levofloxacino 250-500 Del No ajustar Primera dosis: Primera dosis; 500

mg/kg/24h 500 mg, luego mg. luego 250

250 rngM8h rng/43rí

Moxifloxacino 400 mg/24h No No ajustar No ajustar No ajustar

Oxoflacino 400mg/12h Del 200-400 200-400 200 mg/24h

mg/12h mg/12h

Macrólidos

 

 

98 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

 

Azítromicina

500 mg/dia

No

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Claritromicina

500mg/12h

De I

No ajusfar

3,5mg/kg/12h

3,5mg/kg/24h

Eritromicirta

250-500 mg/6h

D

No ajusfar

Na ajustar

50-75 %

 

 

Otros anti bacterianos

 

 

Clindamicina

600-900 mg/3h

No

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Cloranfenicol

0,25-1 g/6h

No

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Cotistina

60-160 mg/8h

D

160 mg/24h

160 mg/24h

160mg/36h

Daptom teína

4-6 mg/kg/24h

I

Cada 4Sh

Cada 48h

Cada 43h

Línezolid

600mg/12h

No

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Metronidazol

10 rng/kg/8h

D

No ajustar

No ajustar

5mg/8h

Sulfametoxazol

1 g/8h

I

Cada iBh

Cada18h

Cada 24h

Teicoplanina Vancomicina

Dosis de ataque.

20 mg/kg/24h

Dosis de

Mantenimiento 10

mg/kg/24ri

185 mg/kg/8h

I

De I Penicilinas

10mg/kg/4Sh

10-15

mg/kg/12h

10mg/kg/48h

10-15 mg/kg/24h

10mg/kg/72h

10 tng/kg Wlonitorear niveles

Amoxicílina Ampicilina

250-500 mg/8h 2g/6h

I I

No ajustar Cada 6-12h

250-500

mg/12h

Cada 6-12h

250-500 mg/24h Cada 24h

Amoxicilina/ Ácido Clavulánico

500/125 mg/8h

Del

250- 500mg

amoxicilina

/12b

250- SOOmg

amoxicilina

/12h

250- 500mg

amoxicilina /24h

Aztreonam Penicilina G

2g/Sh

17 000-42 000 Ul/kg/4h

D I

No ajustar

17 000-42 000 Ul/kg/6h

15-25 mg/kg/8h

17 000-42 000 Ul/kg/12h

7.5-10 rng/kg/12h

17 000-42 000 Ul/kg/412-18h

Piperacilina

Piperacilína/tazobact am

50-75 mg/kg/6h

50/75 mg/kg/6h

Del

De I

50-75

mg/kg/8h

35-50 mg/kg/6h

50-75

mg/kg/12h

35-50 mg/kg/8h

50-75 mg/kg/12h 35-50 mg/kg/8h

Ticarcilina

3g/4h

Del

1-2g/8h

1-2 g/Sh

1-2g/12h

Tícarciiina/ácido clavulánico

3.1 g/4h

Del Tetra c i el i ñas

2g/4-8h

2g/4-8h

2g/12h

Doxiciclina

100mg/12h

No

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Tetraciclina

250/500 mg/6h

I Antifúngicos

Cada12-24h

Cada12-24h

Cada 24h

Anfoterícína B

0,4-1 mg/kg/24h

i

Cada 24h

Cada 24/h

Cada 24/43ti

Caspofungina

50/70 mg/24h

No

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Fluconazo) Flucítosina Itraconazol p.o

5-10 rng/kg/24h

37.5 mg/kg/6h

100-200 mg/12h

Del

l No

Antiparasitarios

2,5-5

mg/kg/24h

Cada 12 h-

24h

No ajustar

2.5-5 mg/kg/24h Cada 12 h-

24 h No ajustar

2.5-5 mg/kg/48h Cada 24 h No ajustar

Pentamidina

4 mg/kg/dia

l

Cada 24h

Cada 24h

Cada 24- 36h

Pirimelamina

Quinina

i

100 mg/24h 1. a

día 650 mg/Sh

No I

No ajustar Cada 8-12h

No ajustar Cada 8-12h

No ajustar Cada 24 h

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 99

Tubercul estáticos

 

Etambutol

15-25 mg/kg/24h

í

Cada 24-36h

Cada 24-36h

Cada 4Sh

Etionamida

250-500 mg/12h

D

No ajusfar

No ajusfar

50%

Isortiazlda

5 mg/kg/24h(max. 300mg)

No

No 3justar

No ajustar

No ajusfar

Pirazinamida Rifabutina

25

mg/Kgf24Vi(max.

2.5g)

300 mg/24h

D No

Cada 24h Mo ajusíar

Cada 24h No ajusfar

12-25 mg/kg/24h No ajustar

Rifampicina Ri tapen ti na

600 mg/24h

600 mg 2 veces/semana

0 No

Antivincos

300-600

mg/24h

No ajusfar

300-600

mg/24h No ajusfar

300-600 mg/24h No ajustar

Acíciovir

5-12,4 mg^kg/Sh

Del

5-12,4 mg/kg/12-24h

5-12,4

mg/kg/12-24h

2,5 mg/kg/24h

Adefovir

10 mg/24h

I

10mg/48-72h

10mg/43-72h

10mg/7 días

Amantadina

100mg/12h

I

Cada 43/72h

Cada 48-72h

Cada 7 días

Cidofovir Dídanosina

5 mg/kg/semana por 2 semanas 150-200 mg/12h

D

5mg/kg/semana

por 2 semanas 200 mg/24h

5mg/kg/sennana

por 2 semanas

200 mg/24h

5mg/kg/semana,

por 2 semanas

100 mg/24h

Famciclovir Ganclclovir

Lamívudina Osettamivir

500 mg/8h

5rng/kg/12h intravenoso

300 mg/24h

75mg/12h

Del Del

Del 1

500mg/12-

24h

1,25-2,5

mg/kg/24h

intravenoso 50-150 tvig/24ti

75 mg/24h

500mg/12-

24h

1.25-2.5

mg/kg/24h

intravenoso 50-1S0 mg/241i

75 mg/24h

250 mg/24h

1,25mg/kg/3x semana

25-50 mgí24h

No hay datos

Ribavirina

 

Use con precaución

en pacientes con

CICr <10mL/min

 

Rimantadina Stavudina

100mg/12h 30,40 mg/12h

1

Del

100mg/l2-

24 h 50 % / 12-24h

100 mg/12-

24h 50%/12-24h

100 mg/24h 20 mg/24h

Tenofovlr

300mg/24h

 

No

usar si CICr <60 rnUmin

Valaciciovir

1 gffih

De 1

1 g/12-24h

1 g/12-24h

0.5 g/24h

Valganciclovir Zalcitabina

900mg/12h

0.75 mg/Sh

Del Del

450 mg/24h 0,75 mg/12h

450 mg/24h 0,75mg/12h

No usar si CICr <10

mUmin 0,75 mg/24h

Zidovudina

300 mg/12h

Del

300rng/12h

300mg/12h

100mg/6-8h

 

 

Antünflamatorios

 

 

Ibuprofeno K oto proferí o

1200-1800

mg/24h

100-150 mg/24h

D D

75-50 % 75-50 %

75-50 %

75-50 %

Evifar

Evitar

Dexketoprofeno

25-75 mg/24h

D

75-50 %

75-50 %

Evitar

Naproxeno

1 g/dia

D

75-50 %

75-50 %

Evitar .

Diclofenaco

100-150 mg/24h

D

75-50 %

75-50 %

Evitar

Indornetacina

50-200 mg/24h

D

50%

50%

Evitar

Sulindaco

200-400 mg/24h

D

100-75%

100-75%

Evitar

Piroxicam

20 mg«4h

D

75-50 %

75-50 %

Evitar

Clonixidato de lisina

125-250 mg/6-8h

D

75%

75%

50 %

Celecoxib

200 rng/24h

D

75-25 %

75-25 %

Evitar

 

100 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

 

Parecoxib

40 mg/24h

D

No ajusfar

No ajusfar

75%

Etoricoxib

60 mg/24h

D

Evitar

Evitar

Evitar

Acido acetílsaücifico

500 mg/6h

1

Cada 8-12h

Cada 8-12h

Evitar

Analgésicos y opioides

 

Codeína

30 mg/ 4-6h

D

75%

75%

50%

Dextropropoxifeno

100mg/4-6rt

D

No ajustar

No ajustar

Evitar

Para ceta mol

0,5-1 mg/4-6ri

1

Cada 6-3h

Cada 6-8h

Cada 8-12h

Metamizol

500 mg/ 6-8h

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Tramadol

50-100 mg/6-8h

1

Cada12h

Cada 12h

Evitar

Morfina

10mg/4h (Titular dosis)

D

75%

75%

50%

Buprenorfína

0,2-0.4 mg/4-6h

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Pentazocina

50 mg/ 3-4h

D

75%

75%

50 %

Meperidina

1-1.5 mg/kg/3-4h

Del

0,7-1 mg/6h

0,7-1 mg/6h

0,5-0,7 mg/6-Bh

Oxicodóna

10mg/12h

{Titular dosis)

D

50%

50%

50%

Fentanüo

200 mg/24h y titular

D Psicolépticos

75%

75%

50%

Clorazepato di potásico

5-40 mg/24h

D

50%

50%

50%

Diazepam

10-30 mg/24h

D

100-75 %

100-75 %

2-2,5 mg/12-24h

Lorazepam

2-6 mg/24h

D

No ajustar

No ajustar

50%

Midazolam

15 mg

D

No ajustar

No ajustar

50%

Ketazolam

15-90 mg/24rt

D

No ajustar

No ajustar

50%

Alprazolam

0,5-6 mg/24h

D

No ajustar

No ajustar

50%

Lormetazepam

1-2 mg

D

No ajustar

No ajustar

50%

Clorpromazina

25-200 mg/24h

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Haloperidol

2-50 mg/24h

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Risperidona

2-12 mg/24h

D

< 4 mg/24h

< 4 mg/24h

< 4 mg/24h

Sulpirida Buspírona

100-300-800

mg/24h 20-30 mg/24h

D

D

No ajustar No ajustar

No ajustar No ajustar

No ajustar No ajustar

Zolpidem

10mg

D

50%

50%

50%

Litio, carbonato

200^00 mg/24h

D

75-50 %

75-50 %

50-25 %

Psicoanalépticos

 

Amttriptitina

30-300 mg/24h

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Clomipramida

30-250 mg/24h

D

No hay datos en insufiencia

renal

Nortriptilina

20-200 mg/24ri

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Mianserina

30-200 mg/24fl

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Citalopram

20 mg/24h

D

No ajustar

No ajustar

Evitar

Escítalopram

10-20 mg/24h

D

No ajustar

No ajustar

50%

FÍúoxetina

20 rrig/24h

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 101

 

Paroxetina

20-50 mg/24h

D

75-50 %

75-50 %

50%

Sertralina

50-200 mg/24h

D

No

hay datos en insufi

encía renal

Ventafaxina

75-375 mg/24h

D Otros psicofárm

50% acos

50%

50%

Naloxona

400 mg

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Naltrexona

25-100 mg/24h

D

No ajusfar

No ajustar

50%

 

 

Antihipertensivos y diuréticos

 

 

 

 

Diuréticos

 

 

 

Clortaüdona

12.5-50 mg/24h

i

Cada 24 h

Cada 24 h

Evitar

tndapamida

1,25-5 mg/24h

D

No ajustar

No ajustar

Evitar

Furosemida

20-480 mg/24h

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Acido etacrinico

25-200 mg/24h

I

Cada24h

Cada 24 h

Evitar

Torasemida

2,5-5 mg/24h

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Bumetanida

0.5-10 mg/24h

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Metolazona

2,5-20 mg/24h

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Espironolactona

25-200 mg/24h

[

Cada 12-24h

Cada 12-24h

Evitar

Amilorida

5-20 mg/24h

D

50%

50%

Evitar

Eplerenona

25-50 mg/24h

D

No hay datos en insufiencia renal

Evitar

 

 

b-Bloqueantes

 

 

Propanolol

80-320 mg/24h

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Bizoprolol

2,5-20 mg/24h

D

75-50 %

75-50 %

50-25 %

Atenolol

50-100 mg/24h

De I

50 %/48h

50 %/48h

25 % o 56h

Celiprolol

200-400 mg/24h

D

75%

75%

50%

Metoprolol

100-400 mg/24h

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Labeíalol

400-800 mg/24h

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Carvedilol

12,5-50 mg/24h

D

No ajusfar

No ajustar

No ajustar

 

 

a1 Bloqueantes

 

 

Doxazosina

1-16mg/24h

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Prazosina

1-15mg/24h

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Terazosina

1-5mg/24h

i

D Dtros antiadrenérgicos

No ajustar periféricos

No ajustar

No ajustar

Urapidilo

25 mg IV de inicio

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

 

 

Antiadrenérgicos centrales

 

 

Clonidína

0,3-1,2 mg/día

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Metildopa

250-1000 mg/día

I

Cada 12

Cada 12

Cada 24

Moxonidtna

0.2-0,6 mg/día

D

0,4 mg/día

-=0,4 mg/día

Evitar

 

 

1ECA Y ARA ii

 

 

Captopril

25-450 mg/día

Del

25mg cada12-1Sh

25mg cada12-1Sh

25mgcada12-1Sh

Benazepril

10-40 mg/día

D

75-50 %

75-50 %

50-25 %

Enalapríl

5-40 mg/dia

D

100-75%

100-75%

50%

 

102 - Jueves 26 de julio de 2018 Edición Especial N° 501 - Registro Oficial

 

Lisinopril

5-80 mg/día

D

75-50 %

75-50 %

50-25 %

Perindopril

2-16mg/día

D

75%

75%

50%

Ramipril

1,25-10 mg/día

D

75-50 %

75-50 %

50-25 %

Quinaprií

5-80 mg/día

D

100-75%

100^75%

75%

Trandolapril

2-4 mg/día

D

25%

25%

0,5mg/día

Losartán

25-100 mg/día

D

No ajusfar

No ajustar

25mg/dia

Irbesartán

150-300 mg/día

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Candesartán

4-16 mg/día

D

No ajustar

No ajustar

50%

Olmesartán

10-40 mg/día

D

<20 mg/dta

<20 mg/día

Evitar

Telmisartán

20-80 mg/día

D

No hay datos en insipiencia

renal

Evitar

Eprosartán

600-800 mg/día

D

50 %

50 %

Evitar

Valsarían

80-160 mg/día

D

No ajustar

No ajustar

Evitar

 

 

Vasodilatadores

 

 

Hidralazina

500-300 mg/día

I

Cada 8 h

Cada 8 h

Cada 8-16 h

Minoxrdilo

5-100 mg/día

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Nitroprusiato Diazóxido

0,15 mcg/kg/min

inicial

1-3 mg/kg de

inicio

D D Antagon

No ajustar No ajustar istas de calcio

No ajustar No ajustar

Reducir dosis o

evitar

No ajustar

Verapamilo

240-480 mg/día

D

No ajustar

No ajustar

75-50 %

Diltiazem

120-480 mg/día

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Amlodipino

5-10 mg/dia

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Barnidtpíno

10-20 mg/día

D

75%

75%

Evitar

Felodipino

2,5-20 mg/día

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Lacidipino

2-4 mg/dla

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Lecarnidipino

10-20 mg/día

D

100-75%

100-75%

50%

Manidipino

10-20 mg/día

D

100-75%

100-75%

50%

Nifedipino

10-60 mg/día

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Nisoldipino

10-40 mg/día

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar'

Nitrendipino

10-40 mg/dta

D

No ajustar

No ajustar

5mg/día

 

 

Cardiovasculares

 

 

Digoxina

0,25 mg/día

Del

75-25% o

cada 36h

75-25% o cada 36h

25-10% o cada 48h

IVIilrinona Amíodarona

Infusión

intravenosa.

600-800 mg/día

D

D

75% No ajustar

75%

No ajustar

50-25 % No ajustar

Quinidina

1,2-4,8 g/dia

D

No ajustar

No ajustar

75%

Disopíramida

300-800 mg/día

I

Cada 12-24h

Cada 12-24h

Cada 24-48h

Flecainida

100-200 mg/día

D

75%

75%

50%

Mexiletina

600-1200 mg/día

D

No ajustar

No ajustar

75-50%

Procainamída

50 mg/kg/día

I

Cada 12-6h

Cada 12-6h

Cada 8-24

Propafenona

450-900 mg/día

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Isosorbida, mononitrato y dinitrato

 

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

 

Registro Oficial - Edición Especial N° 501 Jueves 26 de julio de 2018 - 103

 

Nitroglicerina

 

D

No ajusfar

No ajustar

No ajusfar

sublingual o infusión i.v

 

 

 

 

 

Al p costad i I

 

 

No ajusta r

No ajustar

No ajustar

Bosentán

 

 

No ajustar

No ajustar

No ajustar

DOPA y Dobutamina

 

Ant i ti roideos

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Metimazol

5-20 mg/dia

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Propiltiouracilo

100 mg

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

 

 

Hipoglucemianr.es

 

 

Acarbosa

50-200 mg/dia

D

Evitar

Evitar

Evitar

Acetohexamída

250-1500 mg

D

Evitar

Evitar

Evitar

Clorpropamida

100-500 mg

D

Evitar

Evitar

Evitar

Glibornurida

12,5-100 mg

D

No hay

datos en insufienda

renal

Glicazida

80-320 mg

D

Evitar

Evitar

Evitar

Glipizida

2,5-15 mg

D

50%

50%

50%.

Gliburida

1.25-20 mg

D

Evitar

Evitar

Evitar

Metformina

500-800 mg

□

25%

25%

Evitar

Tolazanida

100-250 mg

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Tolbutamida

1-2 g

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Glimepirida

1-2 a 8 mg/dia

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Rosiglitazona

4 mg/día

D

No ajustar

No ajustar

No ajusfar

Gomaguar

5-15 g

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Repaglinida

0,5-2 mg

D

No ajustar

No ajustar

50%

Nateglinida

120-180 mg

D

No ajustar

No ajustar

50%

Insulina

Variable

D

75%

75%

50%

 

 

Corticosteroides

 

 

Betametasona

0,5-9 mg

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Budesonida

No hay datos

D

No ajustar

No ajustar

No ajustar

Cortisona

25-500 mg

D

No ajusfar

No ajustar

No ajustar

Dexametasona

0,75-9.0 mg

D

No ajustar

No ajustar

No ajusfar

Hidrocortisona

20-500 mg

D

No ajustar

No ajustar

No ajusfar

Metí Ipredniso lona

4-48 mg