Registro Oficial. 22 de JULIO del 2005 Suplemento

Viernes, 22 de julio de 2005

Última modificación: Miércoles, 17 de julio de 2013 | 11:00

\n \n \n \n
   MES DE JULIO DEL 2005
\n \n \n \n
\n
 
\n

 
\n

Viernes, 22 de julio de 2005 - R. O. No. 66

\n

SUPLEMENTO

\n

TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

\n

DR. RUBÉN DARIO ESPINOZA DIAZ
DIRECTOR
\n

 

\n

 

\n

ACUERDO DE CARTAGENA
PROCESOS;

\n

52-IP-2004 Interpretación Prejudicial de oficio de los artículos 56 y 58 literal f) de la Decisión 85 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena, fundamentada en la solicitud de Interpretación Prejudicial de los artículos 81, 82 y 83 literal a), de la Decisión 344 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena formulada por el Consejo de Estado de la República de Colombia, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera. Proceso Interno No 2001-00275 (7363). Actor: CPC INTERNATIONAL INC. Marca: UNIVERSAL (mixta)

\n

55-IP-2004 Interpretación Prejudicial de los artículos 81 y 83 literal a) de la Decisión 344 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena solicitada por el Consejo de Estado de la República de Colombia, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera. Proceso Interno No 2002-00134 (7888). Actor: LA SAN MARCO S.P.A. Marca: SM La San Marco (mixta).

\n

63-IP-2004 Interpretación Prejudicial de los artículos 81, 82 literales a) y h), 83 literales a), d) y e), y 84 de la Decisión 344 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena, solicitada por la Primera Sala del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, Distrito de Quito de la República del Ecuador; e interpretación de oficio del artículo 93 de la misma Decisión. Proceso Interno No 6401-ML. Actor: CERVECERÍA ÁGUILA S.A. Marca: GRÁFICA BOTELLA CON LOGOTIPO ÁGUILA DENTRO DE UN ESCUDO.

\n

66-IP-2004 Interpretación Prejudicial de los artículos 81, 82 literales d) y e) de la Decisión 344 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena formulada por la Primera Sala del Tribunal Distrital No 1 de lo Contencioso Administrativo de la República del Ecuador. Marca: BENEFICIOS MÉDICOS INTERNACIONALES y logotipo. Actor: BMI DEL ECUADOR COMPAÑÍA DE SEGUROS DE VIDA S.A. Proceso Interno No 7130-WM.

\n

72-IP-2004 Interpretación Prejudicial de las disposiciones previstas en los artículos 81 y 82, literales d) y e), de la Decisión 344 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena, solicitada por el Consejo de Estado de la República de Colombia, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Primera, e interpretación de oficio de los artículos 118, 122 y 144 eiusdem. Parte actora: sociedad CORPORACIÓN NACIONAL DE AHORRO Y VIVIENDA CONAVI. Caso: lema comercial "SISTEMA INTELIGENTE CONAVI PREPAGO". Expediente No 2002-00224 (8068)

\n

76-IP-2004 Interpretación Prejudicial de las disposiciones previstas en los artículos 81, 82 literales a) y h), 83 literales a) y d), y 95, párrafo segundo, de la Decisión 344 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena, solicitada por la Segunda Sala del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, Distrito de Quito, República del Ecuador, e interpretación de oficio de los artículos 83, literal e, y 84 eiusdem. Parte actora: sociedad BRISTOLMYERS SQÜIBB COMPANY. Caso: marca "ZURIT". Expediente Interno No 7748 LYM

\n

80-IP-2004 Interpretación Prejudicial de los artículos 71 y 73 literal a) de la Decisión 313 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena, realizada con base en solicitud formulada por la Primera Sala del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, Distrito de Quito, de la República del Ecuador. Interpretación de oficio, de los literales d) y e) del referido artículo 73 y de la Disposición Transitoria Primera de la Decisión 344 también de la Comisión del Acuerdo de Cartagena. Actor: KELLOGG COMPANY. Marca: "PUDÍN POP". Proceso Interno No 1443- 1994-M.L.

\n

ORDENANZA MUNICIPAL:

\n

004-2005 Gobierno Municipal Autónomo del Cantón La Troncal: Que establece el cobro del impuesto anual de patente.

\n \n
\n

 

\n\n

ACUERDO\n DE CARTAGENA

\n\n

PROCESO Nº 52-IP-2004

\n\n

Interpretación Prejudicial de oficio de los artículos\n 56 y 58 literal f) de la Decisión 85 de la Comisión\n del Acuerdo de Cartagena, fundamentada en la solicitud de Interpretación\n Prejudicial de los artículos 81, 82 y 83 literal a), de\n la Decisión 344 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena\n formulada por el Consejo de Estado de la República de\n Colombia, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección\n Primera. Proceso Interno N° 2001-00275 (7363). Actor: CPC\n INTERNATIONAL INC. Marca: UNIVERSAL (mixta).

\n\n

TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA COMUNIDAD ANDINA, San Francisco\n de Quito, a los veintiún días del mes de julio\n del año dos mil cuatro.

\n\n

VISTOS:

\n\n

La solicitud de interpretación prejudicial de los artículos\n 81, 82 y 83 literal a), de la Decisión 344 de la Comisión\n del Acuerdo de Cartagena, y 136 de la Decisión 486 de\n la Comisión de la Comunidad Andina, contenida en el Oficio\n Nº 0708, de fecha 11 de mayo de 2004, del Consejo de Estado\n de la República de Colombia, Sala de lo Contencioso Administrativo,\n Sección Primera, con motivo del Proceso Interno N°\n 2001-00275 (7363).

\n\n

Que la mencionada solicitud cumple con todos los requisitos\n de admisibilidad establecidos en los artículos 32 y 33\n del Tratado de Creación del Tribunal de Justicia de la\n Comunidad Andina y los contemplados en el artículo 125\n de su Estatuto, razón por la cual, fue admitida a trámite\n mediante auto dictado el 7 de julio de 2004.

\n\n

Como hechos relevantes para la interpretación, se deducen:

\n\n

1. Las partes

\n\n

La actora es la sociedad CPC INTERNATIONAL INC.

\n\n

Se demanda a la Superintendencia de Industria y Comercio de\n la República de Colombia. El tercero interesado es la\n sociedad Navarro Vives e Hijos Ltda.

\n\n

2. Determinación de los hechos relevantes

\n\n

2.1. Hechos

\n\n

Hasta el 3 de julio de 1990, la antecesora de los derechos\n sobre UNIVERSAL CPC INTERNATIONAL INC fue titular del registro\n 9.748 para la marca UNIVERSAL (mixta) en la clase 30, (Clase\n 30: Café, té, cacao, azúcar arroz, tapioca,\n sagú, sucedáneos del café; harinas y preparaciones\n hechas de cereales, pan, pastelería y confitería,\n helados comestibles; miel, jarabe de melaza; levadura, polvos\n para esponjar; sal, mostaza; vinagre, salsas (condimentos); especias;\n hielo).

\n\n

Con fecha 19 de julio de 1990, la antecesora de los derechos\n de UNIVERSAL CPC INTERNATIONAL INC radicó la solicitud\n 325681 solicitando nuevo registro para la marca UNIVERSAL (mixta)\n para productos de la clase 30.

\n\n

El 31 de enero de 1994 se expidió la Resolución\n 4353 mediante la cual se concedió registro 150916 para\n CAFE UNIVERSAL, propiedad de la sociedad Navarro Vives e Hijos\n Ltda. Dentro del término establecido por la Ley, la sociedad\n NAVARRO VIVES E HIJOS LTDA, promovió observaciones con\n apoyo en la existencia de certificados de depósito de\n nombre comercial UNIVERSAL y solicitudes de registro para la\n marca CAFE UNIVERSAL en la clase 30, siendo, según el\n actor, dichas solicitudes de registro radicadas en la fecha posterior\n a la solicitud 325681, previamente radicada.

\n\n

Teniendo en cuenta los mejores derechos que sobre UNIVERSAL\n (mixta) poseía CPC INTERNATIONAL INC. (quien cedió\n sus derechos a CORN PRODUCTS INTERNATIONAL INC.) y la ausencia\n de confusión entre las etiquetas de una y otra compañía\n y el uso que de las marcas se hace, las sociedades CPC INTERNATIONAL\n INC y NAVARRO VIVES E HIJOS LTDA., lograron un entendimiento\n según el cual la marca CAFE UNIVERSAL de Navarro Vives\n Ltda. Se usaría sólo para café y sus derivados.

\n\n

El 23 de junio de 1999 se radicaron ante la Superintendencia\n de Industria y Comercio los documentos mediante los cuales se\n demuestra que la sociedad CPC INTERNATIONAL INC. se fusionó\n con BESTFOODS MERGER CO, cambió su nombre a BESTFOODS\n y transfirió sus derechos sobre la marca UNIVERSAL (mixta).

\n\n

El 30 de junio de 2000, la División de Signos Distintivos\n de la Superintendencia de Industria y Comercio, expidió\n la resolución 14001 mediante la cual niega el registro\n de UNIVERSAL (mixta), argumentando la existencia del registro\n 150916 para CAFE UNIVERSAL de Navarro Vives e Hijos Ltda., desconociendo\n el entendimiento entre las partes.

\n\n

CORN PRODUCTS INTERNATIONAL INC. Interpuso los respectivos\n recursos contra la Resolución 14001, pero finalmente siempre\n se mantuvo la decisión inicial de no conceder el registro\n como marca del signo UNIVERSAL (mixto).

\n\n

2.2. Fundamentos de la demanda

\n\n

El apoderado de la sociedad CORN PRODUCTS INTERNATIONAL INC.,\n manifiesta que con la Resolución con la que se niega el\n registro de la marca Universal "se hizo caso omiso al entendimiento\n que existe entre las dueñas de las etiquetas y el hecho\n que las etiquetas amparan productos diferentes. En efecto, la\n Superintendencia hizo caso omiso a que se habían tomado\n todas las precauciones para impedir que el consumidor se confunda\n entre las etiquetas de Universal y café universal y que\n las etiquetas amparaban productos diferentes, una 'café\n y sus derivados' y la otra todos los productos de la clase 30\n diferentes a café y sus derivados'".

\n\n

Argumenta además "En concreto, la violación\n del Artículo 83 a) de la Decisión 486 (sic) se\n configura por haber la Administración dado aplicación\n a dichas normas en una situación fáctica no contemplada\n en ellas. Las normas prohiben (sic) el registro de marcas cuando\n hay confusión con otra marca previamente registrada y\n en este caso Universal y Universal (sociedad Navarro e hijos)\n está demostrado que no hay confusión y dicha circunstancia\n se desprende claramente del: (i) entendimiento logrado entre\n las partes; (ii) el uso distinto que se hace de una y otra etiqueta\n (amparan o distinguen productos diferentes) y (iii) el hecho\n que la Administración concedió el registro para\n café universal estando previamente solicitada la etiqueta\n universal (sic) circunstancia que hace ver que la Administración\n ya había tolerado la coexistencia".

\n\n

2.3. Contestación a la demanda

\n\n

La Superintendencia de Industria y Comercio ccontesta la demanda\n manifestando que "Con la expedición de las resoluciones\n acusadas expedidas por la Superintendencia de Industria y Comercio\n no se ha incurrido en violación de normas legales de como\n lo sostiene la parte demandante. (...) De los documentos obrantes\n en el expediente no. 92-325281 y contentivos de la actuación\n administrativa llevada a cabo por la Oficina Nacional Competente,\n en lo relativo a la solicitud de registro de la marca "UNIVERSAL"\n (mixta) presentada por la parte demandante, se concluye en forma\n clara y precisa que la Superintendencia de Industria y Comercio\n se ajustó plenamente al trámite administrativo\n previsto en materia marcaria, se garantizó el debido proceso\n y el derecho de defensa; por lo que es claro e inequívoco\n del (sic) contenido de los actos administrativos acusados expedidos\n por la División de Signos Distintivos y expedida por el\n Superintendente Delegado para la Propiedad Industrial".\n

\n\n

Argumenta además que "Efectuando el examen sucesivo\n y comparativo de la marca 'UNIVERSAL' (registrada a favor de\n la sociedad Navarro e Hijos clase 30 (sic) frente a la marca\n ''UNIVERSAL (mixta), solicitada por la sociedad demandante para\n distinguir productos de la clase 30 se concluye en forma evidente\n que son semejantes entre sí, existiendo confundibilidad\n entre las mismas en los aspectos gráficos, fonéticos\n y semánticos y por lo tanto, de coexistir en el mercado\n conllevarían a error al público consumidor, existiendo\n la posibilidad de confusión directa e indirecta entre\n los mismos, habida cuenta que estos creerían que el producto\n tendría el mismo origen".

\n\n

CONSIDERANDO:

\n\n

Que, este Tribunal es competente para interpretar por la vía\n prejudicial las normas que conforman el Ordenamiento Jurídico\n de la Comunidad Andina, siempre que la solicitud provenga de\n un Juez Nacional también con competencia para actuar como\n Juez Comunitario, en tanto resulten pertinentes para la resolución\n del proceso interno;

\n\n

Que, la solicitud de interpretación prejudicial se\n encuentra conforme con las prescripciones contenidas en los artículos\n 32 y 33 del Tratado de Creación del Tribunal de Justicia\n de la Comunidad Andina;

\n\n

Que, en el presente caso, se solicita la interpretación\n de los artículos 81, 82 a) y 83 a) de la Decisión\n 344 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena; y el artículo\n 136 de la Decisión 486 de la Comisión de la Comunidad\n Andina. Sin embargo, a la fecha de solicitud del registro como\n marca del signo UNIVERSAL (mixto), la Decisión vigente\n era la 85 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena por\n lo que se interpretarán los artículos 56, 58 f),\n de la citada Decisión.

\n\n

El texto de las normas objeto de la interpretación\n prejudicial se transcribe a continuación:

\n\n

DECISION 85

\n\n

Artículo 56

\n\n

"Podrá registrarse como marcas de fábrica\n o de servicios, los signos que sean novedosos, visibles y suficientemente\n distintivos".

\n\n

Artículo 58

\n\n

"No podrán ser objeto de registro como marcas:

\n\n

(...)

\n\n

f) Las que sean confundibles con otras ya registradas o solicitadas\n con anterioridad por un tercero o solicitadas posteriormente\n con reivindicación válida de una prioridad para\n productos o servicios comprendidos en una misma clase;

\n\n

(...)".

\n\n

En atención a los puntos controvertidos en el proceso\n interno así como de las normas que van a ser interpretadas,\n este Tribunal considera que corresponde desarrollar lo referente\n a los siguientes temas:

\n\n

I. APLICACION DE LA LEY EN EL TIEMPO

\n\n

En principio, y con el fin de garantizar el respeto a las\n exigencias de seguridad jurídica y de confianza legítima,\n la norma comunitaria de carácter sustancial no surte efectos\n retroactivos; por tanto, las situaciones jurídicas disciplinadas\n en ella se encuentran sometidas, en sí y en sus efectos,\n a la norma vigente al tiempo de su constitución. Y si\n bien la nueva norma comunitaria no es aplicable, salvo previsión\n expresa, a las situaciones jurídicas nacidas con anterioridad\n a su entrada en vigencia, procede su aplicación inmediata\n a los efectos futuros de la situación nacida bajo el imperio\n de la norma anterior.

\n\n

La norma sustancial que se encontrare vigente al momento de\n la presentación de la solicitud de registro de un signo\n como marca, será la aplicable para resolver sobre la concesión\n o denegatoria del mismo; y, en caso de impugnación -tanto\n en sede administrativa como judicial- de la resolución\n interna que exprese la voluntad de la Oficina Nacional Competente\n sobre la registrabilidad del signo, será aplicable para\n juzgar sobre su legalidad, la misma norma sustancial del ordenamiento\n comunitario, que se encontraba vigente al momento de haber sido\n solicitado el registro marcario. (Proceso 39-IP-2003, caso "&\n mixta", publicado en la G.O.A.C. Nº 965 de 8 de agosto\n de 2003).

\n\n

El régimen común de propiedad industrial se\n basa en la irretroactividad de la norma sustancial, disponiendo\n que todo derecho de propiedad industrial, válidamente\n otorgado de conformidad con la normativa anterior, subsistirá\n por el tiempo en que fue concedido. Sin embargo, las disposiciones\n han contemplado, además, la aplicabilidad inmediata de\n la norma sustancial posterior a los efectos futuros del derecho\n nacido bajo la vigencia de la norma anterior, pues han dispuesto\n que, en cambio, se aplicará la nueva Decisión comunitaria\n al uso, goce, obligaciones, licencias, renovaciones y prórrogas\n de tal derecho.

\n\n

El Tribunal ha manifestado al respecto que "si el ius\n superveniens se halla constituido por una norma de carácter\n procesal, ésta se aplicará, a partir de su entrada\n en vigencia, a los procedimientos por iniciarse o en curso. De\n hallarse en curso el procedimiento, la nueva norma se aplicará\n inmediatamente a las actividades procesales pendientes, y no,\n salvo previsión expresa, a las ya cumplidas". (Proceso\n 38-IP-2002, marcas: PREPAC OIL, SISTEMA PREPAC y PREPAC, publicado\n en la G.O.A.C. N° 845 del 1° de octubre de 2002).

\n\n

En el caso de autos, la solicitud de registro como marca del\n signo "UNIVERSAL (mixto)" fue presentada el 19 de julio\n de 1990, es decir, cuando se encontraba en vigencia la Decisión\n 85 y, aunque la negativa del registro se dio en vigencia de la\n Decisión 344, respecto de los requisitos para el registro\n del signo como marca, son aplicables las normas contenidas en\n la indicada Decisión 85.

\n\n

II. DEFINICION DE MARCA Y LOS REQUISITOS
\n PARA QUE UN SIGNO PUEDA SER REGISTRADO
\n COMO MARCA

\n\n

El Tribunal al referirse al artículo 56 de la Decisión\n 85, señala que serán registrables los signos que\n sean novedosos, visibles y distintivos. Esto se ha afirmado en\n los procesos 1-IP-87; 4-IP-88; 3-IP-90; 6-IP-93; y 16-IP-04 en\n lo que se destaca que:

\n\n

"El Artículo 56 de la Decisión 85 de la\n Comisión del Acuerdo de Cartagena dispone que solo (sic)\n pueden ser registrados como marcas los signos que sean novedosos,\n visibles suficientemente distintivos. Del cumplimiento de estos\n requisitos esenciales depende que el signo que se pretende registrar\n pueda distinguir un determinado producto o servicio, de suerte\n que no se confunda con otros".

\n\n

Asimismo, ha señalado que:

\n\n

"Las marcas como medio de protección al consumidor,\n cumplen varias funciones (distintiva, de identificación\n de origen de los bienes y servicios, de garantía de calidad,\n función publicitaria, competitiva, etc.). De ellas y,\n para el tema a que se refiere este punto, la destacable es la\n función distintiva, que permite al consumidor identificar\n los productos o servicios de una empresa de los de otras. Las\n restantes funciones, se ha dicho, se encuentran subordinadas\n a la capacidad distintiva del signo, pues sin ésta no\n existiría el signo marcario.

\n\n

En el mercado general de bienes y servicios, el consumidor\n se verá protegido, frente a una competencia desleal, cuando\n distinga e identifique los productos o servicios por intermedio\n del distintivo marcario, que por sí le asigna la seguridad\n de adquirir con esa marca un producto que a su criterio es el\n que aspira obtener, bien por la calidad o por el origen empresarial.\n

\n\n

La inexistencia dentro de un signo marcario de esa 'capacidad\n distintiva', convertiría a la marca en un elemento innecesario\n dentro del mercado ..." (Proceso 04-IP-95. Marca: EDEN FOR\n MEN, publicado en la G.O.A.C. Nº 253 del 7 de marzo de 1997).

\n\n

Un signo será novedoso si incorpora distintivos que\n lo hacen inconfundible al compararlo con otras marcas o servicios\n ya registrados.

\n\n

Con respecto de la novedad exigida para la protección\n legal de los signos, ha dicho este Tribunal y, así lo\n considera también la doctrina, "... que en ocasiones\n el signo que se emplea como marca es nuevo y original. Pero no\n es menos cierto que en otras ocasiones la marca está constituida\n por una palabra extraída del propio idioma o de una lengua\n extranjera. La falta de novedad es todavía más\n palpable cuando se emplea como marca un signo que ya venía\n siendo utilizado como marca para designar productos o servicios\n de una clase diferente". (Carlos Fernández Novoa,\n Fundamentos de Derecho de Marcas, Editorial Montecorvo S. A.,\n Madrid 1984, Página 24).

\n\n

III. CLASES DE MARCAS: DENOMINATIVAS,
\n GRAFICAS Y MIXTAS

\n\n

En razón de la composición de los signos en\n conflicto, el Tribunal estima necesario hacer referencia a las\n marcas denominativas, gráficas y mixtas.

\n\n

Las primeras, llamadas también nominales o verbales,\n utilizan un signo fonético y están formadas por\n una o varias letras, palabras o números que, integradas\n en un todo pronunciable, pueden hallarse provistas o no de significado\n conceptual.

\n\n

Las marcas gráficas son signos visualmente perceptibles\n que se expresan en la forma externa de imágenes, figuras\n o dibujos, provistos o no de significado conceptual. La doctrina\n distingue entre las marcas puramente gráficas y las figurativas.\n Las puramente gráficas en las cuales la figura "se\n limita a evocar en la mente de los consumidores tan sólo\n la imagen del signo utilizado como marca: un conjunto de líneas\n y, en su caso, colores"; las figurativas, en las cuales\n la figura "suscita en el consumidor no sólo una imagen\n visual, sino un determinado concepto concreto: el concepto del\n cual es expresión gráfica la imagen utilizada como\n marca; el nombre con el que es formulado este concepto, es también\n el nombre con el que es conocida la marca gráfica respectiva\n entre los consumidores"; y "la marca gráfica\n que evoca en la mente de los consumidores un concepto abstracto\n o 'motivo' al que se asciende a través de un proceso de\n generalización" (FERNÁNDEZ-NOVOA, Carlos:\n "Fundamentos de Derecho de Marcas", Madrid, Editorial\n Montecorvo S.A., pp. 29 y ss.).

\n\n

Por último, las marcas mixtas se encuentran constituidas\n por dos elementos que forman parte del conjunto del signo: una\n denominación, semejante a la clase de marcas arriba descrita,\n y un gráfico, definido como un signo visual que se expresa\n en la forma externa de una imagen, figura o dibujo.

\n\n

En relación con la comparación entre dos marcas,\n caso que una de ellas o ambas pertenezcan a la clase de marcas\n mixtas, la jurisprudencia de este Tribunal ha puesto de relieve\n lo siguiente:

\n\n

"el elemento denominativo de la marca mixta suele ser\n el más característico o determinante, teniendo\n en cuenta la fuerza expresiva propia de las palabras, las que\n por definición son pronunciables, lo que no obsta para\n que en algunos casos se le reconozca prioridad al elemento gráfico,\n teniendo en cuenta su tamaño, color y colocación\n de la gráfica, que en un momento dado pueden ser definitivos"\n (Proceso 04-IP-88, publicada en la G.O.A.C. N° 39 del 29\n de enero de 1989, caso "DAIMLER").

\n\n

A propósito de la prioridad del elemento en referencia,\n la doctrina ha señalado que procede determinar la "situación\n y el relieve del componente gráfico en el conjunto de\n la marca mixta; y sobre todo, la notoriedad del componente gráfico\n común a las marcas comparadas. En cambio, si el elemento\n gráfico no evoca concepto alguno, el denominativo desplazaría\n en principio al gráfico, siendo en ese caso, y en definitiva,\n aquel elemento el predominante, y en el cual debe centrarse el\n análisis comparativo" (FERNÁNDEZ- NOVOA, ob.cit.,\n p. 240).

\n\n

IV. IRREGISTRABILIDAD DE SIGNOS IDENTICOS
\n O SEMEJANTES. RIESGO DE CONFUSION. CONFUSION
\n DIRECTA E INDIRECTA. REGLAS DE COMPARACION

\n\n

El artículo 58 de la Decisión 85 consagra las\n prohibiciones para el registro de un signo como marca. Según\n la prevista en su literal f), no podrá registrarse como\n marca el signo que, en relación con derechos de terceros,\n sea confundible con una marca anteriormente solicitada para registro,\n o previamente registrada, o solicitada posteriormente con reivindicación\n válida de una prioridad, siempre que, además, esté\n destinado a proteger los productos o servicios comprendidos en\n la misma clase.

\n\n

Sobre esta norma, el Tribunal ha señalado que "La\n prohibición del registro de signos confundibles ... protege\n a las marcas del 'riesgo de confusión' o de la 'similitud\n confusionista' que puede presentarse cuando entre ellos exista\n una semejanza si ambos signos distintivos protegen a productos\n o servicios de la misma clase; lo que en otros términos\n significa, según la regla de la especialidad, que si las\n marcas no amparan la misma clase de productos la confusión\n marcaria no es un impedimento para que el signo pueda ser registrado"\n (Sentencia dictada en el expediente N° 02-IP-95, de 19 de\n septiembre de 1995, publicada en la G.O.A.C. N° 199 del 26\n de enero de 1996, caso "LAURA ASHLEY").

\n\n

Por tanto, la norma no exige que el signo pendiente de registro\n induzca a confusión a los consumidores o usuarios, solamente\n basta la existencia de este riesgo para que se configure aquella\n prohibición.

\n\n

Para establecer la existencia del riesgo de confusión\n del signo pendiente de registro respecto de una marca ya registrada,\n o de un signo cuyo registro haya sido anteriormente solicitado,\n o solicitado posteriormente con reivindicación válida\n de prioridad, será necesario determinar si existe identidad\n o semejanza entre los signos en disputa, y si éstos se\n destinan a proteger los productos o servicios de la misma clase.\n Por lo tanto, la prohibición de registro se encuentra\n limitada por la regla de la especialidad, de modo que un signo\n podrá ser registrado, así sea confundible con otros,\n si cada uno de ellos está destinado a amparar una clase\n diferente de productos o servicios.

\n\n

La identidad o la semejanza de los signos puede dar lugar\n a dos tipos de confusión: la directa, caracterizada porque\n el vínculo de identidad o semejanza induce al comprador\n a adquirir un producto determinado en la creencia de que está\n comprando otro, lo que implica la existencia de un cierto nexo\n también entre los productos; y la indirecta, caracterizada\n porque el citado vínculo hace que el consumidor atribuya,\n en contra de la realidad de los hechos, a dos productos que se\n le ofrecen, un origen empresarial común.

\n\n

En el caso de autos, la comparación entre los signos\n habrá de hacerse desde sus elementos fonético,\n gráfico y conceptual, teniendo en cuenta en especial los\n que fueren distintivos y dominantes. Sin embargo, dicha comparación\n deberá ser conducida por la impresión unitaria\n que el signo habrá de producir en la sensorialidad igualmente\n unitaria del consumidor o del usuario medio a que está\n destinado. Por tanto, la valoración deberá hacerse\n sin descomponer la unidad de cada signo, de modo que, en el conjunto\n de los elementos que lo integran, el todo prevalezca sobre sus\n partes, a menos que aquél se halle provisto de un elemento\n dotado de tal aptitud distintiva que, por esta razón especial,\n se constituya en factor determinante de la valoración.

\n\n

En este contexto, el Tribunal ha establecido que la similitud\n visual u ortográfica se presenta por el parecido entre\n las letras de los signos objeto de comparación, en la\n medida en que el orden de tales letras, la longitud de la o de\n las palabras, el número de sílabas, las raíces\n o las terminaciones iguales, pudieran incrementar el riesgo de\n confusión.

\n\n

En cuanto a la similitud fonética o auditiva, el Tribunal\n ha señalado que, si bien la misma depende, entre otros\n factores, de la identidad de la sílaba tónica de\n las palabras, así como de sus raíces o terminaciones,\n deberán tomarse en cuenta las particularidades de cada\n caso, pues las marcas denominativas que se forman por una o varias\n letras, al ser pronunciadas, emiten sonidos que varían\n según su estructura gráfica y fonética.\n Y en cuanto a la similitud conceptual o ideológica, ha\n indicado que la misma se configura entre signos que evocan una\n idea idéntica o semejante.

\n\n

En definitiva, el Tribunal ha estimado que la confusión\n puede manifestarse cuando, al solo apercibimiento de la marca,\n el consumidor supone que se trata de la misma a que está\n habituado, o cuando, si bien reconoce cierta diferencia entre\n las marcas en conflicto, cree, por su similitud, que provienen\n del mismo productor o fabricante.

\n\n

Además, a objeto de verificar la existencia del riesgo\n de confusión, el examinador deberá tomar en cuenta\n los criterios que, elaborados por la doctrina (BREUER MORENO,\n Pedro: "Tratado de Marcas de Fábrica y de Comercio";\n Buenos Aires, Editorial Robis, pp. 351 y ss.), han sido acogidos\n por la jurisprudencia de este Tribunal, y que son del siguiente\n tenor:

\n\n

1. La confusión resulta de la impresión de conjunto\n despertada por las marcas.

\n\n

2. Las marcas deben ser examinadas en forma sucesiva y no\n simultánea.

\n\n

3. Deben tenerse en cuenta las semejanzas y no las diferencias\n que existan entre las marcas.

\n\n

4. Quien aprecie la semejanza deberá colocarse en el\n lugar del comprador presunto, tomando en cuenta la naturaleza\n de los productos o servicios identificados por los signos en\n disputa. En relación con la utilidad y aplicación\n de estos parámetros técnicos, el tratadista ha\n precisado lo siguiente:

\n\n

"La primera regla y la que se ha considerado de mayor\n importancia, es el cotejo en conjunto de la marca, criterio que\n se adopta para todo tipo o clase de marcas.

\n\n

Esta visión general o de conjunto de la marca es la\n impresión que el consumidor medio tiene sobre la misma\n y que puede Ilevarle a confusión frente a otras marcas\n semejantes que se encuentren disponibles en el comercio.

\n\n

En las marcas es necesario encontrar la dimensión que\n con mayor intensidad penetra en la mente del consumidor y determine\n así la impresión general que el distintivo causa\n en el mismo.

\n\n

La regla de la visión en conjunto, a más de\n evitar que sus elementos puedan ser fraccionados en sus partes\n componentes para comparar cada componente de una marca con los\n componentes o la desintegración de la otra marca, persigue\n que el examen se realice a base de las semejanzas y no por las\n diferencias existentes, porque éste no es el camino de\n comparación utilizado por el consumidor ni aconsejado\n por la doctrina.

\n\n

En la comparación marcaria, y siguiendo otro criterio,\n debe emplearse el método de un cotejo sucesivo entre las\n marcas, esto es, no cabe el análisis simultáneo,\n en razón de que el consumidor no analiza simultáneamente\n todas las marcas sino lo hace en forma individualizada. El efecto\n de este sistema recae en analizar cuál es la impresión\n final que el consumidor tiene luego de la observación\n de las dos marcas. Al ubicar una marca al lado de otra se procederá\n bajo un examen riguroso de comparación, no hasta el punto\n de 'disecarlas', que es precisamente lo que se debe obviar en\n un cotejo marcario.

\n\n

La similitud general entre dos marcas no depende de los elementos\n distintos que aparezcan en ellas, sino de los elementos semejantes\n o de la semejante disposición de esos elementos".

\n\n

V. MARCAS DEBILES

\n\n

Cuando en una marca se incluyen denominaciones del producto\n o servicio que protegen, generalmente corren el riesgo de convertirse\n en débiles; esto, porque otros fabricantes que ofrezcan\n productos similares pueden desear incluir estos mismos elementos\n evocativos en su denominación. Otamendi al respecto manifiesta\n que "El titular de una marca con un elemento de uso común\n sabe que tendrá que coexistir con las marcas anteriores,\n y con las que se han de solicitar en el futuro. Y sabe también\n que 'siempre existirá entre las marcas así configuradas\n el parecido que se deriva, necesariamente, de las partículas\n coparticipadas insusceptibles de privilegio marcario'" por\n ello añade que "Esto necesariamente tendrá\n efectos sobre el criterio que se aplique en el cotejo. Y por\n ello se ha dicho que esos elementos de uso común son necesariamente\n débiles, y que los cotejos entre marcas que los contengan\n deben ser efectuados con criterio benevolente" (OTAMENDI\n Jorge, "DERECHO DE MARCAS" Abeledo Perrot. Cuarta Edición.\n Buenos Aires 2002. Págs. 191 y 192)
\n En reiteradas oportunidades, este Tribunal a hecho mención\n a lo planteado por la doctrina respecto al tema, manifestando\n que "la presencia de una locución genérica\n no monopolizable resta fuerza al conjunto en que aparece; nadie,\n en efecto, puede monopolizar una raíz genérica,\n debiendo tolerar que otras marcas la incluyan, aunque podrán\n exigir que las desinencias u otros componentes del conjunto marcario\n sirvan para distinguirlo claramente del otro" (BERTONE,\n Luis Eduardo; y CABANELLAS DE LAS CUEVAS, Guillermo: "Derecho\n de Marcas", Tomo II, pp. 78 y 79).

\n\n

Por lo manifestado, queda claro que, al incluir una raíz\n de uso común en la marca, no se puede pretender que no\n sea registrada en otra ocasión por una empresa similar;\n por lo que el juez consultante deberá analizar si en efecto\n se trata de una denominación de tal carácter.

\n\n

Consecuentemente, EL TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA COMUNIDAD\n ANDINA,

\n\n

CONCLUYE:

\n\n

Primero: De acuerdo con el principio de irretroactividad,\n con el fin de garantizar la seguridad jurídica y la confianza\n legítima, la norma comunitaria sustantiva no surte efectos\n retroactivos.

\n\n

La norma sustancial que se encontrare vigente al momento de\n presentarse la solicitud de registro de un signo como marca,\n será la aplicable para resolver sobre la concesión\n o denegatoria del mismo. Sin embargo, si bien la norma comunitaria\n nueva no es aplicable, salvo previsión expresa, a las\n situaciones jurídicas nacidas con anterioridad a su entrada\n en vigencia, procede su aplicación inmediata tanto en\n algunos de los efectos futuros de la situación jurídica\n concreta nacida bajo el imperio de la norma anterior como en\n materia procedimental.

\n\n

Si la norma sustancial vigente en la fecha de la solicitud\n de registro de una marca o de un nombre comercial fuere derogada\n y reemplazada por otra antes de haberse concluido el procedimiento\n correspondiente a dicha solicitud, será la aplicable para\n determinar si se han cumplido o no los requisitos de concesión\n del registro, mientras que la norma procesal posterior será\n la aplicable al procedimiento en curso.

\n\n

Segundo: Conforme a lo establecido en el artículo 56\n de la Decisión 85 de la Comisión del Acuerdo de\n Cartagena, podrá ser registrado como marca todo signo\n que cumpla con los requisitos de ser novedosa, visible y suficientemente\n distintiva, siendo obligación de la Oficina Nacional Competente,\n verificar si la respectiva solicitud cumple todos esos requisitos.\n

\n\n

Tercero: En la comparación entre signos mixtos, generalmente\n el elemento predominante en el conjunto marcario es generalmente\n el denominativo, vista su relevancia para que el público\n consumidor identifique la marca y distinga el producto, lo que\n no obsta para que, por su tamaño, color y ubicación,\n el elemento gráfico pueda ser el decisivo, debiendo siempre\n tomarse en cuenta el conjunto que conforma la marca.

\n\n

Cuarto: De conformidad con el artículo 58, literal\n f), de la Decisión 85, no son registrables como marcas\n los signos que, en relación con derechos de terceros,\n sean confundibles con una marca ya registrada, o con un signo\n cuyo registro haya sido anteriormente solicitado, o solicitado\n posteriormente con reivindicación válida de prioridad,\n para productos o servicios pertenecientes a una misma clase.\n A los efectos de establecer si existe riesgo de confusión,\n será necesario determinar si existe relación de\n identidad o semejanza entre los signos en disputa. No bastará\n con la existencia de cualquier semejanza entre los signos en\n cuestión, ya que es legalmente necesario que la similitud\n pueda inducir a confusión o error en el mercado.

\n\n

Quinto: En el caso de autos, la comparación entre los\n signos habrá de hacerse desde sus elementos gráfico,\n fonético y conceptual, pero conducida por la impresión\n unitaria que cada signo en disputa habrá de producir en\n la sensorialidad igualmente unitaria del consumidor o usuario\n medio, destinatario de los productos correspondientes. Por tanto,\n la valoración deberá hacerse sin descomponer la\n unidad de cada signo, de modo que, en el conjunto de los elementos\n que lo integran, el todo prevalezca sobre sus partes, a menos\n que aquél se halle provisto de un elemento dotado de tal\n aptitud distintiva que, por esta razón especial, se constituya\n en factor determinante de la valoración.

\n\n

Sexto: Por la característica no monopolizable de la\n locución genérica, el titular de una marca que\n contenga una denominación de uso común, no podrá\n impedir el registro de otras marcas que hagan uso de la misma\n denominación para diferenciar a productos de la misma\n clase del nomenclátor.

\n\n

De conformidad con el artículo 35 del Tratado de Creación\n del Tribunal, el Juez Nacional Consultante, al emitir el respectivo\n fallo, deberá adoptar la presente interpretación\n dictada con fundamento en las señaladas normas del ordenamiento\n jurídico comunitario. Deberá así mismo,\n dar cumplimiento a las prescripciones contenidas en el inciso\n tercero del artículo 128 del vigente estatuto.

\n\n

Notifíquese al consultante mediante copia certificada\n y sellada de la presente interpretación, la que también\n deberá remitirse a la Secretaría General de la\n Comunidad Andina a efectos de su publicación en la Gaceta\n Oficial del Acuerdo de Cartagena.

\n\n

Walter Kaune Arteaga
\n PRESIDENTE

\n\n

Rubén Herdoíza Mera
\n MAGISTRADO

\n\n

Ricardo Vigil Toledo
\n MAGISTRADO

\n\n

Guillermo Chahín Lizcano
\n MAGISTRADO

\n\n

Moisés Troconis Villarreal
\n MAGISTRADO

\n\n

Eduardo Almeida Jaramillo
\n SECRETARIO a.i.

\n\n

TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA COMUNIDAD ANDINA.- La sentencia\n que antecede es fiel copia del original que reposa en el expediente\n de esta Secretaría. CERTIFICO.-

\n\n

Eduardo Almeida Jaramillo
\n SECRETARIO a.i.

\n\n

ACUERDO\n DE CARTAGENA

\n\n

PROCESO Nº 55-IP-2004

\n\n

Interpretación Prejudicial de los artículos\n 81 y 83 literal a) de la Decisión 344 de la Comisión\n del Acuerdo de Cartagena solicitada por el Consejo de Estado\n de la República de Colombia, Sala de lo Contencioso Administrativo,\n Sección Primera. Proceso Interno N° 2002-00134 (7888).\n Actor: LA SAN MARCO S.P.A. Marca: SM La San Marco (mixta).

\n\n

TRIBUNAL DE JUSTICIA DE LA COMUNIDAD ANDINA, San Francisco\n de Quito, a los veintiún días del mes de julio\n del año dos mil cuatro.

\n\n

VISTOS:

\n\n

La solicitud de interpretación prejudicial de los artículos\n 81 y 83 literal a) de la Decisión 344 de la Comisión\n del Acuerdo de Cartagena, contenida en Oficio Nº 0735, de\n fecha 11 de mayo de 2004, del Consejo de Estado de la República\n de Colombia, Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección\n Primera, con motivo del Proceso Interno N° 2002-00134 (7888).

\n\n

Que la mencionada solicitud cumple con todos los requisitos\n de admisibilidad establecidos en los artículos 32 y 33\n del Tratado de Creación del Tribunal de Justicia de la\n Comunidad Andina y los contemplados en el artículo 125\n de su estatuto, razón por la cual, fue admitida a trámite\n mediante auto dictado el 7 de julio de 2004.

\n\n

Como hechos relevantes para la interpretación, se deducen:

\n\n

1. Las partes

\n\n

La actora es la sociedad La San Marco S.P.A.

\n\n

Se demanda a la Superintendencia de Industria y Comercio de\n la República de Colombia.

\n\n

2. Determinación de los hechos relevantes

\n\n

2.1. Hechos

\n\n

El 10 de diciembre de 1999, la sociedad La San Marco S.P.A.,\n radicó la solicitud 99-77.393 para el registro de la marca\n "SM La San Marco" (mixta) para distinguir exclusivamente\n "equipo para tostar el café, colocadores eléctricos\n de café, filtros para café" incluidos en la\n clase 11 de la Clasificación Internacional de Niza (Clase\n 11: Aparatos de alumbrado, de calefacción, de producción\n de vapor, de cocción, de refrigeración, de secado,\n de ventilación, de distribución de agua e instalaciones\n sanitarias).

\n\n

La mencionada solicitud fue publicada en la Gaceta de Propiedad\n Industrial Nº 490 sin que se hubieren presentado observaciones.\n

\n\n

Mediante Resolución Nº 23.069 de 15 de septiembre\n de 2000, la División de Signos Distintivos de la Superintendencia\n de Industria y Comercio, negó el registro para el signo\n "SM La San Marco" (mixta) para distinguir productos\n de la clase 11, con fundamento en el registro obtenido por ARTESANIA\n SANITARIA MICHELANGELO S.A., para su marca "SAN MARCO"\n (nominativa) que distingue todos los productos de la clase 11\n internacional.

\n\n

El 27 de noviembre de 2000, se interponen los respectivos\n recursos contra la Resolución Nº 23.069, argumentando\n la no existencia de confusión.

\n\n

Mediante Resolución Nº 33.525 de diciembre de\n 2000, la División de Signos Distintivos, al resolver el\n recurso de reposición, mantuvo su decisión inicial\n y concedió el recurso de apelación subsidiariamente\n interpuesto.

\n\n

Mediante Resolución Nº 13.147 de 26 de abril de\n 2001, el Superintendente Delegado para la Propiedad Industrial\n de la Superintendencia de Industria y Comercio resolvió\n el recurso de apelación interpuesto contra la Resolución\n Nº 23.069, confirmando dicha resolución y declarando\n agotada la vía gubernativa.

\n\n

2.2. Fundamentos de la demanda

\n\n

La sociedad La San Marco, -demandante en el presente caso-,\n a través de apoderado, solicita al Consejo de Estado,\n Sala de lo Contencioso Administrativo de la República\n de Colombia, se declare "la nulidad de la Resolución\n Nº 23.069 de septiembre 15 de 2000." Así mismo\n "La nulidad de la Resolución Nº 33.525 de diciembre\n 27 de 2000 mediante la cual, al resolver el recurso de reposición\n la División de Signos Distintivos de la Superintendencia\n de Industria y Comercio confirmó la Resolución\n Nº 23.069" De igual manera solicita se decrete "La\n nulidad de la Resolución Nº 13.147 (...) que confirmó\n lo resuelto en la Resolución Nº 23.069 (...) y que\n declaró agotada la vía gubernativa." Finalmente\n solicita que como consecuencia de la declaración de nulidad\n de las resoluciones mencionadas, se ordene a la Superintendencia\n de Industria y Comercio conceder el registro para la marca SM\n La San Marco (mixta).

\n\n

La demandante arguye que "La aptitud distintiva de una\n marca frente a otra será mayor -y por tanto menor el riesgo\n de confusión- si las circunstancias y modalidad de los\n respectivos productos o servicios hace imposible o improbable\n que la confusión pueda ocurrir. Por ejemplo, tratándose\n de un producto SM La San Marco que es particularmente conocido,\n por los propietarios y administradores de cafeterías y\n demás establecimientos de comercio que requieran los productos\n que pretende distinguir mi representada con su marca, no será\n confundido con los productos SAN MARCO que aunque la marca distingue\n todos los productos de la clase 11 internacional, nunca se relacionará\n con los productos de mi representada".

\n\n

La actora sostiene además que "La capacidad distintiva\n de las marcas deberá siempre calificarse con referencia\n al mercado y a la comercialización de los productos o\n servicios. Aun cuando dos marcas pudieran parecer similares o\n confundibles cuando se presentaran o cotejaran en el papel o\n fuera del contexto del mercado, ellas podrían cumplir\n su función distintiva marcaria en las circunstancias reales\n de su comercialización, tal y como sucede con la marca\n SM La San Marco de la sociedad La San Marco S.p.A.".

\n\n

2.3. Contestación a la demanda

\n\n

La Superintendencia de Industria y Comercio de la República\n de Colombia, en su escrito de contestación a la demanda,\n fundamenta su defensa en que, "Con la expedición\n de las resoluciones 23069 del 15 de septiembre de 2000, 33525\n del 27 de diciembre de 2000 y 13147 del 26 de abril de 2001 proferidas\n por la Superintendencia de Industria y Comercio no se ha incurrido\n en violación de las normas contenidas en la Decisión\n 344 de la Comisión del Acuerdo de Cartagena".

\n\n

Añade además que "Tal como manifestó\n oportuna y acertadamente la División de signos distintivos\n y posteriormente la delegatura de Propiedad Industrial de la\n Superintendencia de Industria y comercio, que entre las marcas\n en confrontación San Marco y SM La San Marco existen evidentes\n semejanzas desde el punto de vista ortográfico y fonético,\n habida cuenta que, la marca solicitada está reproduciendo\n la marca registrada, sin que las letras SM le den la distividiad\n (sic) requerida, más aún teniendo en cuenta que\n ambas marcas amparan productos comprendidos en la misma clase\n como son los correspondientes a la clase 11".

\n\n

CONSIDERANDO:

\n\n

Que, este Tribunal es competente para interpretar por la vía\n prejudicial las normas que conforman el Ordenamiento Jurídico\n de la Comunidad Andina, siempre que la solicitud provenga de\n un Juez Nacional también con competencia para actuar como\n Juez Comunitario, en tanto resulten pertinentes para la resolución\n del proceso interno;

\n\n

Que, la solicitud de interpretación prejudicial se\n encuentra conforme con las prescripciones contenidas en los artículos\n 32 y 33 del Tratado de Creación del Tribunal de Justicia\n de la Comunidad Andina;

\n\n

Que, en el presente caso se interpretarán los artículos\n 81 y 83 literal a) de la Decisión 344 de la Comisión\n del Acuerdo de Cartagena.

\n\n

El texto de las normas objeto de la interpretación\n prejudicial se transcribe a continuación:

\n\n

DECISION 344

\n\n

Artículo 81

\n\n

"Podrán registrarse como marcas los signos que\n sean perceptibles, suficientemente distintivos y susceptibles\n de representación gráfica.

\n\n

Se entenderá por marca todo signo perceptible capaz\n de distinguir en el mercado, los productos o servicios producidos\n o comercializados por una persona de los productos o servicios\n idénticos o similares de otra persona".

\n\n

Artículo 83

\n\n

"Asimismo, no podrán registrarse como marcas aquellos\n signos que, en relación con derechos de terceros, presenten\n algunos de los siguientes impedimentos:

\n\n

a) Sean idénticos o se asemejen de forma que puedan\n inducir al público a error, a una marca anteriormente\n solicitada para registro o registrada por un tercero, para los\n mismos productos o servicios, o para productos o servicios respecto\n de los cuales el uso de la marca pueda inducir al público\n a error;

\n\n

()"

\n\n

En atención a los puntos controvertidos en el proceso\n interno así como de las normas que van a ser interpretadas,\n este Tribunal considera que corresponde desarrollar lo referente\n a los siguientes temas:

\n\n

I. DEFINICION DE MARCA Y LOS REQUISITOS PARA
\n QUE UN SIGNO PUEDA SER REGISTRADO COMO
\n MARCA. CLASES DE MARCA: MIXTA Y DENOMINATIVA

\n\n

El segundo párrafo del artículo 81 de la Decisión\n 344, define a la marca como: "Todo signo perceptible capaz\n de distinguir en el mercado, los productos o servicios producidos\n o comercializados por una persona de los productos o servicios\n idénticos o similares de otra persona".

\n\n

Así mismo, el citado artículo 81, determina\n los requisitos que debe reunir un signo para ser registrable,\n estos son: la perceptibilidad, la distintividad y la susceptibilidad\n de representación gráfica. Respecto a estos tres\n requisitos, el Tribunal en reiterada jurisprudencia ha señalado:

\n\n

La perceptibilidad es la capacidad del signo para ser aprehendido\n o captado por alguno de los sentidos. La marca, al ser un bien\n inmaterial, debe necesariamente materializarse para ser apreciada\n por el consumidor; sólo si es tangible para el consumidor,\n podrá éste compararla y diferenciarla, de lo contrario,\n si es imperceptible para los sentidos, no podrá ser susceptible\n de registro.

\n\n

La distintividad, es considerada por la doctrina y por la\n jurisprudencia de este Tribunal como la función primigenia\n que debe reunir todo signo para ser susceptible de registro como\n marca, es la razón de ser de la marca, es la característica\n que permite diferenciar o distinguir en el mercado los productos\n o servicios comercializados por una persona de los idénticos\n o similares de otra, para así impedir que se origine una\n confusión en las transacciones comerciales.

\n\n

Jorge Otamendi sostiene respecto al carácter distintivo\n de la marca: "El poder o carácter distintivo es la\n capacidad intrínseca que tiene para poder ser marca. La\n marca, tiene que poder identificar un producto de otro. Por lo\n tanto, no tiene este poder identificatorio un signo que se confunde\n con lo que se va a identificar, sea un producto, un servicio\n o cualesquiera de sus propiedades". (Otamendi, Jorge. Derecho\n de Marcas. 4ta. Edición. Abeledo-Perrot: Buenos Aires,\n 2002. p. 27).

\n\n

La susceptibilidad de representación gráfica,\n permite constituir una imagen o una idea del signo, en sus características\n y formas, a fin de posibilitar su registro. Consiste en descripciones\n realizadas a través de palabras, gráficos, signos\n mixtos, colores, figuras, etc. de manera que sus componentes\n puedan ser apreciados en el mercado de productos.

\n\n

Marco Matías Alemán dice que: "La representación\n gráfica del signo es una descripción que permite\n formarse la idea del signo objeto de la marca, valiéndose\n para ello de palabras, figuras o signos, o cualquier otro mecanismo\n idóneo, siempre que tenga la facultad expresiva de los\n anteriormente señalados" (Alemán, Marco Matías.\n Normatividad Subregional sobre Marcas de Productos y Servicios.\n Top Management: Bogotá. p. 77)

\n\n

En relación a las marcas mixtas y las denominativas,\n el profesor Carlos Fernández Novoa manifiesta que: "La\n marca mixta está compuesta por un elemento denominativo\n (una o varias palabras) y un elemento gráfico (una o varias\n imágenes). La marca mixta presenta una estructura más\n compleja que la marca denominativa o la marca gráfica.\n En la marca mixta hay que contraponer siempre un componente principal\n (o dimensión característica) y un componente accesorio.\n Al enjuiciar si existe riesgo de confusión entre una marca\n mixta y otra marca la operación principal consiste en\n fijar si la dimensión característica de la marca\n estriba en el elemento denominativo, o bien en el elemento gráfico".\n (Fernández Novoa Carlos, Fundamentos de Derecho de Marcas.\n Editorial Montecorvo, S.A. Madrid, 1984, p. 31).

\n\n

En reiteradas oportunidades este tribunal se ha manifestado\n diciendo que: "La complejidad de la comparación marcaria\n es más acentuada si se trata de marcas de diferente especie\n como en el caso presente, en el que el conflicto se pretende\n dilucidar entre marcas denominativas frente a marcas mixtas.\n Sobre éstas, ya se ha expresado que el elemento denominativo,\n generalmente, sobresale sobre el mixto (sic). Esa tesis se fundamenta\n en que la palabra es e l medio más usual para solicitar\n el producto al que se refiere la marca. El signo gráfico,\n por lo tanto quedaría disminuido frente a la denominación,\n salvo el que tenga notoriamente un distintivo figurativo que\n sea capaz de inducir al público a requerir el bien o servicio\n a través del concepto que el signo gráfico evoca\n y no de la palabra o denominación." (Respecto del\n Proceso 04-IP-94, tomado del Proceso 25-IP-98 de 3 de marzo de\n 1999, Marca: PINTUBLER, G.O.A.C. Nº 428 de 16 de abril de\n 1999)".

\n\n

Este Tribunal ha señalado que "las marcas mixtas\n están compuestas por dos elementos que forman parte del\n conjunto de la marca, siendo el primero una denominación\n que puede estar conformada por una o varias palabras que al ser\n pronunciadas pueden o no tener un significado conceptual. Dentro\n de esto signos conocidos como marcas denominativas, se encuentran\n las sugestivas, cuyo significado alude a las características,\n cualidades, naturaleza o funciones del servicio designado por\n ella; y las arbitrarias, en las que su significado no se relaci

 

Change password



Loading..