Registro Oficial

Registro Oficial. 1 de MARZO del 2004 Suplemento

Lunes, 01 de marzo de 2004

Última modificación: Miércoles, 17 de julio de 2013 | 11:00

\n \n \n \n
   MES DE MARZO DEL 2004
\n \n \n \n
\n

\n
 
\n

 
\n

Lunes, 1 de Marzo del 2004 - R. O. No. 282

\n

TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

\n

SUPLEMENTO

\n

DR. JORGE A. MOREJON MARTINEZ
DIRECTOR
\n
TRIBUNAL\n CONSTITUCIONAL

\n\n

RESOLUCIÓN:

\n\n

025-2003-TC\n Declárase\n la inconstitucionalidad de los artículos 105 y 106 de\n la Ley de Elecciones, publicada en el Registro Oficial NB 117\n de 11 de julio de 2000, y del artículo 111 del Reglamento\n General a la Ley de Elecciones, publicado en el Registro Oficial\n No 39 de 20 de marzo de 2000.

\n\n

ORDENANZAS\n MUNICIPALES:

\n\n

Cantón\n Ibarra: Que\n reglamenta la determinación, administración, control\n y recaudación del impuesto a la patente municipal, a las\n actividades comerciales, industriales y cualquiera de orden económico\n que opere en el cantón Ibarra.

\n\n

Gobierno\n Municipal del Cantón Mocache: Que expide el Reglamento reformado para\n el pago de la bonificación por responsabilidad.\n

\n \n
\n

 

\n\n

Nro. 025-2003-TC

\n\n

"EL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

\n\n

En el caso Nro. 025-2003-TC

\n\n

ANTECEDENTES: El 26 de mayo de 2003 comparece a esta Magistratura\n el economista Xavier Neira Menéndez y, con el informe\n de procedencia del Defensor del Pueblo que corre a fojas 46 a\n 48 del expediente, demanda la inconstitucionalidad por el fondo\n de los artículos 105 y 106 de la Ley de Elecciones, publicada\n en el Registro Oficial No 117 de 11 de julio de 2000, y del artículo\n 111 del Reglamento General a la Ley de Elecciones, publicado\n en el Registro Oficial No 39 de 20 de marzo de 2000, de conformidad\n con lo dispuesto en los artículos 276, números\n 1 y 5, 277, número 5, de la Constitución y 18,\n letra d), de la Ley del Control Constitucional.

\n\n

Inicia su demanda citando las disposiciones constitucionales\n contenidas en los artículos 1, 3, número 6, 18,\n incisos segundo y cuarto, 26, 27, 97, número 17, 99 y\n 272 del Código Político, relativas, a la forma\n del Estado y la forma de Gobierno, al deber del Estado de garantizar\n el sistema democrático, a la interpretación en\n materia de derechos, a la prohibición a que la ley restrinja\n el ejercicio de derechos, a los derechos políticos, al\n derecho de sufragio, al deber ciudadano de participar en la vida\n política del país, al sistema de lista abierta\n en conciliación con el sistema de representación\n proporcional de minorías y a la supremacía de la\n Constitución. Indica que esas normas constitucionales\n determinan el marco al que debe subordinarse las disposiciones\n legales y reglamentarias en materia de elecciones, señalando\n que con el fin aparente de desarrollar el artículo 99\n de la Constitución se dictó la Ley No 2000-1, publicada\n en el Suplemento al Registro Oficial No 20 de 18 de febrero de\n 2000, mediante la que se reforman la Ley de Elecciones, la Ley\n de Régimen Municipal, la Ley de Régimen Provincial\n y la Ley de Descentralización, estableciendo en su artículo\n 11 el método D'Hont para la aplicación de la fórmula\n de representación proporcional, que consiste en el procedimiento\n de cálculo para convertir votos en escaños, mediante\n la división de los votos obtenidos por los partidos u\n organizaciones políticas en una serie de divisores por\n los que se obtienen cocientes, repartiendo los escaños\n en los cocientes más altos que se aplicarán según\n lo determinan los artículos/siguientes de la Ley N6 2000-1,\n en concordancia con el artículo 111 del Reglamento General\n a la Ley de Elecciones. Señala que el método D´Hont\n no garantiza la representación de minorías y ha\n permitido la vulneración de la voluntad popular, al permitir\n que candidatos con una votación con la cual debieron acceder\n a la dignidad fueron derrotados por una fórmula matemática,\n distorsionando la voluntad ciudadana y conduciendo a quienes\n no gozan del favor del pueblo a ostentar una representación\n que carece de legitimidad. Agrega que la aplicación del\n método D'Hont ha desnaturalizado la razón jurídica\n del sufragio, "llegándose al absurdo de que un candidato\n a la diputación que obtiene el 20% de la votación\n de otro candidato se convierte en diputado, en tanto quien obtiene\n la mayor votación queda marginado". Al efecto, hace\n presente que, en la provincia del Guayas, el candidato Renán\n Borbúa Espinel del Partido Sociedad Patriótica\n obtuvo 64.442 votos, ubicándose en el puesto No 59, obteniendo\n la diputación desplazando al candidato Ottón Ordóñez\n del Partido Social Cristiano que obtuvo 366.837 votos, ubicándose\n en el puesto No 11 de los más votados. Por lo señalado\n agrega que el método D'Hont no garantiza que en los procesos\n electorales los sufragios tengan la característica de\n igualdad que les confiere el artículo 27 de la Constitución\n y sin que exista correspondencia entre la voluntad popular y\n los resultados electorales a través de la adjudicación\n de escaños. Por otra parte, sostiene que existe incompatibilidad\n numérica entre el requisito de porcentaje para inscribir\n candidatos y obtener escaños, de conformidad con lo establecido\n en los artículos 72 de la Ley de Elecciones y 42 del Reglamento\n General, los que determinan la adhesión de un número\n de ciudadanos que equivalen al 1% del total de empadronados en\n la correspondiente jurisdicción, pues si cada elector\n tiene derecho a votar por el número total de escaños\n a elegirse aumenta la capacidad electoral. En este sentido, señala\n que en la provincia del Guayas existen 2.111.224 electores, por\n lo que el 1% equivale a 21.112 firmas de adhesión para\n Inscribir la candidatura, mas al elegirse dieciocho escaños,\n el total de votos del 1% de adherentes serían 380.016.\n En relación a lo señalado, hace presente que existieron\n candidatos que superaron el 1% del total de votos válidos\n y no obtuvieron la diputación (once candidatos en el Guayas\n y ocho en Pichincha), cosa que sí ocurrió con otros\n candidatos que no superaron ese 1% (tres candidatos en Guayas\n y seis en Pichincha). Sobre el contenido del artículo\n 99 de la Constitución que señala que en elecciones\n pluripersonales los ciudadanos podrán seleccionar candidatos\n de una lista o entre listas conciliando el sistema con la representación\n proporcional de minorías, señala que la anterior\n Constitución contenía este principio en su artículo\n 34, por lo que resulta inadmisible que el legislador, excediendo\n la atribución conferida en el artículo 99 del texto\n constitucional haya incorporado el método D'Hont, por\n lo que se contraviene el artículo 272 de la Constitución.\n En definitiva, señala que este sistema de repartición\n de escaños desvirtúa la intención del electorado\n al expresar su voluntad por determinados candidato o candidatos,\n pues si uno recibe una gran votación pero su lista no\n mereció el "voto en plancha", no obtendrá\n la representación que pretendió otorgarle el electorado,\n lo que se contrapone a la potestad de seleccionar los candidatos\n de una lista o entre listas, método que es aplicable en\n listas cerradas como en España o Argentina.

\n\n

Mediante providencia de 27 de mayo de 2003, las 09h30, la\n Comisión de Recepción y Calificación de\n esta Magistratura admite a trámite la presente demanda\n y, mediante providencia de 4 de junio de 2003, las 10h40, el\n Pleno del Tribunal avoca competencia y dispone que, luego del\n sorteo respectivo, el expediente pase a la Tercera Sala para\n que emita el informe que corresponde.

\n\n

La Tercera Sala del Tribunal Constitucional, en calidad de\n comisión, mediante providencia de 24 de junio de 2003,\n avoca conocimiento de la causa y dispone que se corra traslado\n con el contenido de la demanda a los señores Presidente\n de la República, Presidente del Congreso Nacional y Procurador\n General del Estado, para que den contestación.

\n\n

El Presidente del Congreso Nacional, el 7 de julio de 2003,\n en su contestación señala que la Ley Reformatoria\n a la Ley de Elecciones, a la Ley de Régimen Provincial,\n a la Ley de Régimen Municipal y a la Ley de Descentralización\n del Estado, publicada en el Suplemento del Registro Oficial No\n 20 de 18 de febrero de 2000 persiguió armonizar las normas\n constitucionales con el sistema electoral, pues en ese momento\n no existía el marco legal sobre el sistema preferencial\n de listas abiertas, en concordancia con el precepto constitucional\n de representación proporcional de minorías, facultad\n legislativa consagrada en el número 5 del artículo\n 130 de la Constitución, dentro del marco señalado\n en el artículo 119 del texto constitucional.

\n\n

El Presidente de la República y el Procurador General\n del Estado recibieron el traslado el 25 de junio de 2003 y contestaron\n a la demanda el 17 de julio de 2003, es decir, en ambos casos,\n fuera del término previsto en el artículo 20, inciso\n segundo, de la Ley del Control Constitucional. En todo caso,\n se hace presente que, tanto el Presidente de la República\n como el Procurador General del Estado, se oponen a la demanda\n de inconstitucionalidad formulada en la especie, señalando\n la conformidad de los preceptos impugnados con el artículo\n 99 de la Constitución.

\n\n

Mediante providencia ampliatoria de 9 de julio de 2003, la\n Tercera Sala de la Magistratura dispuso que se corra traslado\n con el contenido de la demanda al señor Presidente del\n Tribunal Supremo Electoral.

\n\n

El Presidente del Tribunal Supremo Electoral, el 30 de julio\n de 2003, en su contestación hace presente que todo sistema\n electoral tiene cuatro elementos básicos: las circunscripciones\n electorales, las modalidades de presentación de candidaturas,\n las formas de votación y los métodos de asignación\n de escaños, los que desarrolla el informante en relación\n a elecciones pluripersonales. Señala los principios de\n la representación política, ligados con el principio\n de soberanía popular, consagrados en los artículos\n 26, 27 y 97, número 17, de la Constitución. Realiza\n la diferenciación entre la representación proporcional\n y la representación por mayoría, indicando los\n objetivos de cada sistema. Explica el sistema de cuociente y\n residuo electoral que se aplicaba desde 1978 hasta el 2000, en\n que se introduce el método D'Hont, el que se aplica tanto\n para elección pluripersonal de lista cerrada y bloqueada\n (Parlamento Andino) y para el sistema de lista abierta y nominal\n (diputados, consejeros, concejales y miembros de juntas parroquiales),\n señalando que la pretensión del demandante conduce\n a un sistema mayoritario. Sobre el caso de la elección\n de diputados en la provincia del Guayas, recuerda que, con la\n aplicación del método D'Hont, el Partido Social\n Cristiano alcanzó 10 diputados con 6.796.872 votos, el\n PRIAN obtuvo 4 diputados con 2.932.858 votos por la lista, el\n PRE logró 3 diputados con 2.339.568 votos y la alianza\n entre el Partido Sociedad Patriótica y Pachakutik alcanzó\n 1 escaño con 873.528 votos, por lo que las minorías\n obtuvieron representación en proporción a los votos\n obtenidos por la lista. Hace presente que, con el sistema de\n cuociente y residuo electoral que se preveía en la legislación\n anterior, la distribución de escaños hubiese sido\n la siguiente: 8 al Partido Social Cristiano, 4 al PRIAN, 3 al\n PRE, 1 a la alianza PSP-Pachakutik, 1 a Izquierda Democrática,\n y 1 a Unión Nacional UNO, esto es, el PSC hubiera perdido\n dos diputados a favor de la ID y de UNO. Del mismo modo, de seguir\n el criterio del demandante, el PSC hubiera obtenido 18 diputados\n de 18 escaños a repartirse, porque los candidatos de la\n lista obtuvieron las más altas votaciones individualizadas,\n produciendo un sistema mayoritario. Del mismo modo, en Pichincha\n y Azuay, los 14 y los 5 escaños, respectivamente, hubieran\n correspondido a Izquierda Democrática en su totalidad,\n en Los Ríos los 4 diputados hubieran sido del PRE y en\n Chimborazo los 4 escaños corresponderían a Pachacutik,\n lo que hubiera implicado la exclusión del Congreso Nacional\n de importantes sectores, lo que infringiría lo previsto\n en los artículos 1,3, 18, 27, 97 y 99 de la Constitución.

\n\n

Considerando:

\n\n

PRIMERO.- El Pleno del Tribunal Constitucional es competente\n para conocer y resolver el presente caso de conformidad con los\n artículos 276, número 1, de la Constitución,\n 12, número 1, y 62 de la Ley del Control
\n Constitucional y 1 y siguientes del Reglamento de Trámite\n de Expedientes en el Tribunal Constitucional.

\n\n

SEGUNDO.- El peticionario se encuentra legitimado para interponer\n esta acción constitucional de conformidad con los artículos\n 277, número 5, de la Constitución y 18, letra e),\n de la Ley del Control Constitucional.

\n\n

TERCERO.- No se ha omitido solemnidad sustancial alguna que\n pueda incidir en la resolución de la causa, por lo que\n se declara su validez.

\n\n

CUARTO.- Se demanda la inconstitucionalidad por el fondo de\n los artículos 105 y 106 de la Ley de Elecciones, publicada\n en el Registro Oficial No. 117 de 11 de julio de 2000, y del\n artículo 111 del Reglamento General a la Ley de Elecciones,\n publicado en el Registro Oficial No 39 de 20 de marzo de 2000.

\n\n

QUINTO.- El número 2 del artículo 142 de la\n Constitución reserva como materias de ley orgánica\n las relativas al ejercicio al régimen de partidos, al\n ejercicio de los derechos políticos y al sistema electoral,\n dominio máximo legal orgánico dentro del que Se\n encuentran los asuntos regulados por la Ley de Elecciones, a\n la que se le reconoció su jerarquía y calidad de\n cuerpo orgánico mediante Resolución Legislativa\n No R-22-058, publicada en el Registro Oficial No 280 de 8 de\n marzo de 2001, de conformidad con la vigésimo segunda\n disposición transitoria de la Constitución, Ley\n que fue codificada por la Comisión de Legislación\n y Codificación de conformidad con la facultad prevista\n en el artículo 160 del Código Político,\n la que fue publicada en el Registro Oficial No 117 de 11 de julio\n de 2000.

\n\n

SEXTO.- Que, el Reglamento General a la Ley de Elecciones,\n publicado en el Suplemento del Registro Oficial No 39 de 20 de\n marzo de 2000, fue expedido por el Tribunal Supremo Electoral\n en virtud de la potestad reglamentaría que, en los términos\n previstos en el número 6 del artículo 141 de la\n Constitución, se otorgaba a ese órgano del poder\n público por parte del artículo 17 de la Ley No\n 71 reformatoria a la Ley de Elecciones, publicada en el Suplemento\n del Registro Oficial No 285 de 23 de marzo de 1988 y que corresponde\n al artículo 186 de la vigente codificación de la\n Ley de Elecciones.

\n\n

SÉPTIMO.- Que, los artículos 105 y 106 de la\n Ley de Elecciones señalan:

\n\n

"Art. 105.- Para las elecciones pluripersonales se aplicará\n la fórmula de representación proporcional de reparto\n de escaños entre las listas, conocida como método\n D'Hont, que es un procedimiento de cálculo para convertir\n votos en escaños, mediante la división de los votos\n recibidos por los partidos u organizaciones políticas\n para una serie de divisores por el cual se obtienen cocientes,\n y los escaños se reparten en base a los cocientes más\n altos que se aplicará según lo determinan los artículos\n siguientes.

\n\n

Art. 106.- En los comicios pluripersonales se procederá\n de la siguiente manera:

\n\n

1) La suma total de votos nominales alcanzados por todos los\n candidatos de cada lista, es la cifra con la que se aplicará\n la fórmula D'Hont o de divisores continuos;

\n\n

 

\n\n

2) El total de la votación obtenida por cada lista\n se dividirá para 1, 2, 3, 4, 5 y así sucesivamente,\n hasta obtener cada una de ellas un numeró de cocientes\n igual al de los candidatos a elegirse como principales;

\n\n

3) Con los cocientes obtenidos, se ordenarán de mayor\n a menor, se asignará a cada lista los puestos que le correspondan,\n de acuerdo a los cocientes más altos; y,

\n\n

4) La adjudicación de los escaños una vez aplicado\n el método D'Hont corresponderá a los candidatos\n con mayor número de votos en cada lista, hasta completar\n el número total de representaciones que correspondan.

\n\n

De producirse empate por el último escaño, se\n decidirá por sorteo.

\n\n

En caso de decimales, se utilizará el entero más\n aproximado y en caso de mitades iguales, la aproximación\n inmediata superior".

\n\n

OCTAVO.- Que, el artículo 111 del Reglamento General\n a la Ley de Elecciones contiene, fundamentalmente, las mismas\n normas que las citadas en el considerando precedente y que corresponden\n a los artículos 105 y 106 de la Ley de Elecciones.

\n\n

NOVENO.- La Constitución Política de la República\n consagra en su texto, específicamente en el artículo\n 26 correspondiente a los Derechos Políticos, el derecho\n del que gozan los ciudadanos ecuatorianos de elegir y ser elegidos.
\n
\n DÉCIMO.- El artículo 27, primer inciso de la Constitución\n prescribe: "El voto popular será universal, igual,\n directo y secreto; obligatorio para los que sepan leer y escribir,\n facultativo para los analfabetos y para los mayores de sesenta\n y cinco años. Tendrán derecho a voto los ecuatorianos\n que hayan cumplido dieciocho años de edad y se hallen\n en el goce de los derechos políticos".

\n\n

DÉCIMO PRIMERO.- El artículo 97, numeral 17,\n de la Carta Magna señala como deberes y responsabilidades\n de todos los ciudadanos, sin perjuicio de otros previstos en\n la Constitución y la ley, el de participar en la vida\n política, cívica y comunitaria del país,\n de manera honesta y transparente.

\n\n

DÉCIMO SEGUNDO.- El artículo 99 de la Constitución\n dispone: "En las elecciones pluripersonales los ciudadanos\n podrán seleccionar los candidatos de su preferencia, de\n una lista o entre listas. La ley conciliará este principio\n con el de la representación proporcional de las minorías".

\n\n

DÉCIMO TERCERO,- El artículo 99 de la Constitución\n determina dos situaciones: 1) Un sistema de listas abiertas,\n puesto que los ciudadanos no tienen la obligación de votar\n por una lista, sino que pueden elegir a los candidatos individualmente,\n sin importar en cual de ellas se encuentren; 2) Una ley que concilio\n el sistema de listas abiertas con el de la representación\n proporcional de las minorías.

\n\n

DÉCIMO CUARTO.-Si bien es verdad que el método\n D'Hont ha sido diseñado para facilitar la representación\n de las minorías, no es menos cierto que su aplicación\n es inadecuada con el sistema de listas abiertas, conforme se\n explica en el siguiente considerando, por lo que no es este método\n el que debe constar en la ley para conciliar el sistema de elección\n abierto con la representación proporcional de las minorías,\n tomándose a la vez, contrario al mandato constitucional.

\n\n

DÉCIMO QUINTO.- Se considera que el método D'Hont\n es inadecuado con el sistema de elección abierto, puesto\n que uno de sus errores, involuntario si se quiere, es que-el\n elector que tenga preferencia por un candidato no sólo\n debe votar por él sino por el resto de la lista, aunque\n no tenga preferencia por ellos, puesto que solamente así\n asegura impulsar la posibilidad dé que su candidato alcance\n el escaño deseado.

\n\n

Lo mencionado ocurre porque el sistema de designación\n de escaños del método D´Hont se realiza en\n consideración a los votos alcanzados por la lista, no\n por la persona popular al optar por un sistema de listas abiertas.

\n\n

De este modo, si el elector tiene preferencia por varios candidatos\n diseminados en diferentes listas, tiene dos opciones: 1) Votar\n por todos ellos con conocimiento de que su voto unipersonal no\n les da la fuerza que la lista necesita para que ellos, de manera\n personal, alcancen el escaño deseado; 2) Escoger al de\n su mayor preferencia, relegando a los otros, y votar también\n por la lista para de esta manera dar fuerza al candidato elegido.

\n\n

Es por este motivo que el Método D'Hont es adecuado\n y tiene éxito en elecciones de sistema cerrado, en donde\n logra el efecto de dar representación proporcional a las\n minorías sin contravenir el derecho a elegir, igualar\n el voto del electorado, y en consecuencia, ser representativo\n de la voluntad de los electores; sin embargo, al establecer la\n Constitución del Ecuador específicamente el sistema\n de listas abiertas, y por ser imposible contravenir esta disposición,\n se debe adecuar un procedimiento que, sin transgredirlo, a la\n vez otorgue representación a las minorías.

\n\n

DÉCIMO SEXTO.- El Método D´Hont si bien\n es cierto que garantiza la representación de las minorías,\n quebranta el sistema de elección abierto, por cuanto se\n contrapone a la potestad democrática privativa del electorado\n para seleccionar candidatos de su preferencia de una lista o\n entre listas, en el caso de listas abiertas, y tiene como efecto\n que se produzcan marcadas diferencias en cuanto a la representatividad\n que buscó el ciudadano, y en consecuencia, se tome dudosa\n la legitimidad de varias personas que acceden a las respectivas\n dignidades.

\n\n

DÉCIMO SÉPTIMO.- El Método D'Hont establecido\n en los artículos 105 y 106 de la Ley de Elecciones y artículo\n 111 de su Reglamento General resulta no ser el sistema adecuado\n para conciliar el espíritu que consagró constitucionalmente\n el principio de listas abiertas con el de la representación\n proporcional de las minorías, por lo que contraviene el\n artículo 99 de la Constitución Política\n del Estado, vulnera la participación democrática\n de los ciudadanos ecuatorianos consagrada en los artículos\n 18, 26, 27, 97, numeral 17, del mismo cuerpo normativo, e irrespeta\n el principio de jerarquía constitucional que en nuestro\n sistema legal se instituye en el artículo 272 de la Carta\n Magna al establecer que la Constitución prevalece sobre\n toda norma legal y si existe contradicción con ella no\n tendrá ningún valor.

\n\n

VOTO CONCURRENTE DEL DR. SIMÓN ZAVALA GUZMAN

\n\n

En el caso signado con el Nro. 0025-2003-TC, me adhiero a\n la resolución del Vocal Magistrado Dr. Jaime Nogales,\n en el sentido de que se declare la inconstitucionalidad de los\n artículos 105 y 106 dé la Ley de Elecciones, publicada\n en el Registro Oficial No. 117 de 11 de julio de 2000 y del artículo\n 111 del Reglamento General a la Ley de Elecciones, publicado\n en el Registro Oficial No. 39 de 20 de marzo de 2000, por las\n siguientes consideraciones:

\n\n

1. El artículo 23 de la Constitución de la República\n dice:

\n\n

"Sin perjuicio de los derechos establecidos en esta Constitución\n y en los Instrumentos Internacionales, el Estado reconocerá\n y garantizará a las personas los siguientes:... 3.- La\n igualdad ante la Ley. Todas las personas serán consideradas\n iguales y gozarán de los mismos derechos, libertades y\n oportunidades, sin discriminación en razón de nacimiento,\n edad, etnia, color, origen social, idioma, religión, filiación\n política, posición económica, orientación\n sexual, estado de salud, discapacidad o diferencia de cualquier\n índole". Por consiguiente la Constitución\n reconoce y garantiza el que grupos menores de la población\n que difieren de la mayoría por su lugar de nacimiento\n dentro del Estado Ecuatoriano, por su edad, por su etnia, .por\n su color, su origen social o posición económica,\n orientación sexual, religión, filiación\n política, etc. puedan tener ejercer sus derechos y, especialmente\n sus derechos políticos también garantizados por\n la Constitución para que puedan tener representación.\n Estos grupos de la población del Estado, son los que doctrinaria\n y conceptualmente se los considera, por los estudiosos de la\n sociología política y los tratadistas del Derecho\n Electoral como "minorías" y, para los que, en\n los Estados democráticos se les busca dar Jurídicamente\n la posibilidad de expresarse a través de las respectivas\n representaciones en las funciones y organismos del Estado, en\n función del precepto de la "unidad en la diversidad".

\n\n

2. La diversidad está constituida por las minorías,\n independientemente de si éstas sean religiosas, étnicas,\n negras, indias, u orientadas sexualmente. En un sistema democrático,\n las minorías no pueden ser excluidas y en el ejercicio\n de sus deberes políticos y cívicos, tiene la obligación\n jurídica de participar activamente. Esa participación\n tiene que darse a través de sus representantes en los\n órganos del Estado y, entre ellos, en el Parlamento y\n en los organismos colegiados de los gobiernos seccionales. Las\n minorías no pueden ser objeto de discriminación\n de ninguna naturaleza y, peor del ejercicio pleno de sus derechos\n políticos. La Constitución Política de nuestro\n país en su Art. 3 dice: "Son deberes primordiales\n del Estado: a.- Fortalecer la unidad nacional en la diversidad\n y, ...6." Garantizar la vigencia del sistema democrático".\n No se podría fortalecer la unidad nacional si se discrimina\n la diversidad que tiene como expresión auténtica\n a las minorías; y por lo tanto, no se podría construir\n un sistema democrático, ni garantizarlo, si se deja sin\n representación y voz en las decisiones del Estado, a dichas\n minorías. Por ello, es imprescindible que las minorías\n puedan y tengan la oportunidad de ejercer sus derechos, especialmente\n los derechos políticos. El Art. 26 de la Carta Política\n dice: "Los ciudadanos ecuatorianos gozarán del derecho\n de elegir y ser elegidos... etc... Estos derechos se ejercitarán\n en los casos y con los requisitos que señalan la Constitución\n y la ley". El artículo 3 de la Ley de Elecciones\n dice: "Se garantiza la representación de las minorías\n en las elecciones pluripersonales, como principio fundamental\n del sistema democrático". En los Estados democráticos\n estas minorías, tratándose de representaciones\n de elección popular, ejercen su derecho a expresarse mediante\n la presentación de sus candidatos y el ejercicio del sufragio,\n independientemente de estar o no afiliados a un partido o movimiento\n político legalmente reconocido. Pueden tener candidatos\n auspiciados por partidos y/o movimientos políticos, en\n cuyo caso, pueden expresar una ideología política\n que es, la que a su vez, expresa ese partido y/o movimiento político;\n o, eventualmente, pueden convertirse en un partido y/o movimiento\n político actuando en la vida política como tales;\n pero pueden hacerlo independientemente de dicho auspicio, para\n expresar sus ideas, sus requerimientos y sus propuestas, frente\n a hechos, acontecimientos y situaciones muy particulares que\n exclusivamente les atañe, como minorías. Lo que\n la Constitución de la República quiere es que estos\n grupos pequeños, tengan canales democráticos de\n expresión y participen de las decisiones del Estado y\n sus organismos, a través de sus representantes, por que\n son parte -aunque sean minorías- del Estado y del sistema\n democrático imperante.

\n\n

3. La Constitución Política en sus artículos\n 84 y 85 recoge estos criterios y expresamente los manifiesta\n con respecto de las minorías indígenas - en las\n que también existen minorías, como por ejemplo:\n cofanes, záparos, etc.; y negra; pero deja abierta la\n posibilidad, en sus artículos 98 y 99 para que todas las\n minorías puedan tener sus representantes, diferenciando\n claramente que las minorías no son los partidos y/ó\n movimientos políticos reconocidos legalmente. Las minorías\n en virtud de los principios de igualdad ante la ley y de elegir\n y ser elegidos, consagrados en los artículos 23 y 26 del\n texto constitucional, pueden ejercer sus derechos políticos\n con absoluta libertad y, sin restricciones legales de ninguna\n naturaleza, tal como lo dispone la Constitución, en los\n incisos segundo y último del Art. 18, que dicen: "En\n materia de derechos y garantías constitucionales se estará\n a la interpretación que más favorezca su efectiva\n vigencia. Ninguna autoridad podrá exigir condiciones o\n requisitos no establecidos en la Constitución o la Ley"\n y "Las leyes no podrán restringir el ejercicio de\n los derechos y garantías constitucionales". Y, en\n cumplimiento del mandato de la Constitución contenido\n en los numerales 12 y 17 del artículo 97 que dicen: "Todos\n los ciudadanos tendrán los siguientes deberes y responsabilidades,\n sin perjuicio de otros previstos en esta Constitución\n y la ley... 12.- Propugnar la unidad en la diversidad, y la relación\n intercultural; 17.- Participar en la vida política, cívica\n y comunitaria...". De esto, se deduce terminantemente que\n es un deber y una responsabilidad el que las minorías,\n participen en la vida política, cívica y comunitaria\n del Estado Ecuatoriano y, que la Constitución, las leyes\n de nuestro país y las diferentes funciones del Estado,\n eliminen las barreras de cualquier naturaleza, para que los derechos,\n deberes y responsabilidades de las minorías, sean ejercidos\n a plenitud.

\n\n

4. El artículo 99 de la Constitución, segundo\n inciso, establece el derecho para que las minorías tengan\n una representación proporcional en las elecciones pluripersonales\n y abiertas. En los procesos electorales lo que se ha venido dando\n es la participación únicamente de los partidos\n y/o movimientos políticos legalmente reconocidos y, no\n de las minorías, tal como lo prevé la Carta Política.\n Es decir, no se ha cumplido con la Constitución. El Art.\n 105 de la Ley de Elecciones dice: "En las elecciones pluripersonales\n se aplicará la fórmula de representación\n proporcional de reparto de escaños entre las listas, conocida\n como Método D'Hont, que es un procedimiento de cálculo\n para convertir votos en escaños, mediante la división\n de los votos recibidos por los partidos u organizaciones políticas\n para una serie de divisores por el cual se obtienen cocientes,\n y los escaños se reparten en base a los cocientes más\n altos que se aplicará según lo determinan los artículos\n siguientes". Claramente se expresa que este método\n debe aplicarse exclusivamente a los votos recibidos POR LOS PARTIDOS\n Ü ORGANIZACIONES POLÍTICAS, que no son precisamente\n las representaciones de las minorías. Las minorías\n no tienen una expresión política y social, a través\n del voto, en los procesos eleccionarios y, en el evento de que\n se les permita en el futuro esta expresión, el método\n i D'Hont anularía la voluntad de los electores de esas\n minorías. El Art. TT de la Constitución dice: "El\n voto popular será universal, igual, directo y secreto,\n para los que sepan leer y escribir, facultativo para los analfabetos\n y para los mayores de sesenta y cinco años". En la\n práctica de sus derechos políticos las minorías\n pueden presentar, en las elecciones pluripersonales, candidatos\n y, como es lógico, votar por ellos en su ejercicio del\n derecho al voto. Al ejercer su derecho al voto, dicho voto estaría\n comprendido dentro de la universalidad del ejercicio del sufragio,\n y sería igual, directo y secreto, en cuanto a la forma\n de votación; pues todos los electores pertenezcan o no\n a mayorías y minorías, tienen que votar así.\n Al aplicarse el método D'Hont, se dejaría sin efecto\n la manifestación que los electores pertenecientes a las\n minorías, realizarían a través del voto,\n por los candidatos de sus preferencias, quedándose la\n acción de votar y el voto en si mismo, sin significado\n alguno. Lo único que se ejercitaría sería\n la acción de votar, pero la expresión del voto\n quedaría anulada y, favorecería a otros candidatos\n que no pertenecen a dichas minorías. La anulación\n se daría, por la forma de calcular los sufragios, mediante\n la división de votos en divisores para obtener cuocientes;\n forma de calcular contenida en los artículos 105 y 106\n de la Ley de Elecciones, publicada en Registro Oficial No. 117\n de 11 de julio de 1000 y 111 del Reglamentó General a\n la Ley de Elecciones, publicado en Registro Oficial No. 39 de\n 20 de marzo de 2000, lo cual es y sería inconstitucional,\n pues chocan estas disposiciones con la norma constitucional contenida\n en el artículo 99.

\n\n

En ejercicio de sus atribuciones,

\n\n

Resuelve:

\n\n

1.- Declarar la inconstitucionalidad de los artículos\n 105 y 106 de la Ley de Elecciones, publicada en el Registro Oficial\n No 117 de 11 de julio de 2000, y del artículo 111 del\n Reglamento General a la Ley de Elecciones, publicado en el Registro\n Oficial No 39 de 20 de marzo de 2000.

\n\n

2.- Publicar esta resolución en el Registro Oficial.-\n Notifíquese.

\n\n

f.) Jaime Nogales Izurieta, Presidente (E).

\n\n

Razón: Siento por tal, que la resolución que\n antecede fue aprobada por el Tribunal Constitucional de la siguiente\n manera: por la parte resolutiva del informe suscrito por el doctor\n Jaime Nogales y del informe concurrente del doctor Simón\n Zavala con cinco votos a favor de los doctores Miguel Camba Campos,\n Luis Rojas Bajaña, Simón Zavala Guzmán,\n Manuel Jaramillo Córdova y Jaime Nogales Izurieta y cuatro\n votos salvados de, los doctores Milton Burbano Bohórquez,\n Rene de la Torre Alcívar, Enrique Herrería Bonnet\n y Mauro Terán Cevallos; por la parte considerativa del\n informe suscrito por el doctor Jaime Nogales y voto concurrente\n que se incluye a ésta del doctor Simón Zavala con\n cinco votos a favor correspondientes a los doctores Miguel Camba\n Campos, Luis Rojas Bajaña, Simón Zavala Guzmán,\n Manuel Jaramillo Córdova y Jaime Nogales Izurieta y cuatro\n votos salvados de los doctores Milton Burbano Bohórquez,\n Rene De la Torre Alcívar, Enrique Herrería Bonnet\n y Mauro Terán Cevallos, en sesión del día\n martes diecisiete de febrero de dos mil cuatro.- Lo certifico.

\n\n

f.) Dr. Víctor Hugo López Vallejo, Secretario\n General.

\n\n

VOTO SALVADO DE LOS MAGISTRADOS DOCTORES ENRIQUE HERRERÍA\n BONNET,

\n\n

RENE DE LA TORRE ALCÍVAR, MILTON BURBANO BOHÓRQUEZ\n Y MAURO TERÁN

\n\n

CEVALLOS EN EL CASO No 0025-2003-TC

\n\n

Nos apartamos del criterio de la mayoría del Tribunal\n Constitucional a base de las siguientes consideraciones:

\n\n

PRIMERO.- Que, el Pleno del Tribunal Constitucional es competente\n para conocer y resolver el presente caso de conformidad con los\n artículos 276, número 1, de la Constitución,\n 12, número 1, y 62 de la Ley del Control Constitucional\n y 1 y siguientes del Reglamento de Trámite de Expedientes\n en el Tribunal Constitucional;

\n\n

SEGUNDO.- Que, el peticionario se encuentra legitimado para\n interponer esta acción constitucional de conformidad con\n los artículos 277, número 5, de la Constitución\n y 18, letra e, de la Ley del Control Constitucional;

\n\n

TERCERO.- Que, no se ha omitido solemnidad sustancial alguna\n que pueda incidir en la resolución de la causa, por lo\n que se declara su, validez;

\n\n

CUARTO." Que, se demanda la inconstitucionalidad por\n el fondo de los artículos 105 y 106 de la Ley de Elecciones,\n publicada en el Registro Oficial No 117 de 11 de julio de 2000,\n y del artículo 111 del Reglamento General a la Ley de\n Elecciones, publicado en el Registro Oficial No 39 de 20 de marzo\n de 2000;

\n\n

QUINTO." Que, el número 2 del artículo\n 142 de la Constitución reserva como materias de ley orgánica\n las relativas al ejercicio al régimen de partidos, al\n ejercicio de los derechos políticos y al sistema electoral,\n dominio máximo legal orgánico dentro del que se\n encuentran los asuntos regulados por la Ley de Elecciones, a\n la que se le reconoció su jerarquía y calidad de\n cuerpo orgánico mediante Resolución Legislativa\n No R-22-058, publicada en el Registro Oficial No 280 de 8 de\n marzo de 2001, de conformidad con la vigésimo segunda\n disposición transitoria de la Constitución, ley\n que fue codificada por la Comisión de Legislación\n y Codificación de conformidad con la facultad prevista\n en el artículo 160 del Código Político,\n la que fue publicada en el Registro Oficial No 117 de 11 de julio\n de 2000;

\n\n

SEXTO.- Que, el Reglamento General a la Ley de Elecciones,\n publicado en el Suplemento del Registro Oficial No 39 de 20 de\n marzo de 2000, fue expedido por el Tribunal Supremo Electoral\n en virtud de la potestad reglamentaria que, en los términos\n previstos en el número 6 del artículo 141 de la\n Constitución, se otorgaba a ese órgano del poder\n público por parte del artículo 17 de la Ley No\n 71 reformatoria a la Ley de Elecciones, publicada en el Suplemento\n del Registro Oficial No 285 de 23 de marzo de 1988 y que corresponde\n al artículo 186 de la vigente codificación de la\n Ley de Elecciones;

\n\n

SÉPTIMO.- Que, los artículos 105 y 106 de la\n Ley de Elecciones señalan:

\n\n

"Art. 105.- Para las elecciones pluripersonales se aplicará\n la fórmula de representación proporcional de reparto\n de escaños entre las listas, conocida como método\n D'Hont, que es un procedimiento de cálculo para convertir\n votos en escaños; mediante la división de los votos\n recibidos por los partidos u organizaciones políticas\n para una serie de divisores por el cual se obtienen cocientes,\n y los escaños se reparten en base a los cocientes más\n altos que se aplicará según lo determinan los artículos\n siguientes.

\n\n

Art. 106.- En los comicios pluripersonales se procederá\n de la siguiente manera:

\n\n

1) La suma total de votos nominales alcanzados por todos los\n candidatos de cada lista, es la cifra con la que se aplicará\n la fórmula D'Hont o de divisores continuos;

\n\n

2) El total de la votación obtenida por cada lista\n se dividirá para 1, 2, 3, 4, 5 y así sucesivamente,\n hasta obtener cada una de ellas un número de cocientes\n igual al de los candidatos a elegirse como principales;

\n\n

3) Con los cocientes obtenidos, se ordenarán de mayor\n a menor, se asignará a cada lista los puestos que le correspondan,\n de acuerdo a los cocientes más altos; y,

\n\n

4) La adjudicación de los escaños una vez aplicado\n el método D'Hont corresponderá a los candidatos\n con mayor número de votos en cada lista, hasta completar\n el número total de representaciones que correspondan.

\n\n

De producirse empate por el último escaño, se\n decidirá por sorteo.

\n\n

En caso de decimales, se utilizará el entero más\n aproximado y en caso de mitades iguales, la aproximación\n inmediata superior.";

\n\n

OCTAVO.- Que; el artículo 111 del Reglamento General\n a la Ley de Elecciones contiene, fundamentalmente, las mismas\n normas que las citadas en el considerando precedente y que corresponden\n a los artículos 105 y 106 de la Ley de Elecciones;

\n\n

NOVENO.- Que, el artículo 99 de la Constitución\n señala:

\n\n

"En las elecciones pluripersonales los ciudadanos podrán\n seleccionar tos candidatos de su preferencia, de una lista o\n entre listas. La ley conciliará este principio con el\n de la representación proporcional de las minorías";

\n\n

DÉCIMO.- Que, la primera parte de la disposición\n constitucional citada en el considerando precedente implicó\n una reforma sustancial al sistema electoral aplicable en elecciones\n pluripersonales hasta el año de 1998: se pasa de un sistema\n de lista cerrada a uno de lista abierta, aunque condicionado\n al cumplimiento del principio de representación proporcional\n de minorías, por lo que, naturalmente, se excluye el establecimiento\n de un sistema mayoritario, tal como se determina en el constitucionalismo\n ecuatoriano a partir de la Constitución de 1929;

\n\n

DÉCIMO PRIMERO.- Que, de modo general, la representación\n por mayoría se da cuando el candidato es elegido por haber\n alcanzado la mayoría, absoluta o relativa, de los votos,\n mientras que la proporcional se da cuando la representación\n política refleja, de uno u otro modo, la distribución\n de los votos entre los partidos u organizaciones políticas\n que han participado en el procedimiento electoral, ocurriendo\n que el objetivo político de la representación en\n el primer sistema es la formación de mayorías,\n mientras que en el proporcional el objetivo es reflejar el electorado;

\n\n

DÉCIMO SEGUNDO.- Que; en un sistema mayoritario dentro\n de una elección pluripersonal, esto es, cuando se deben\n elegir dos o más dignidades en un mismo cargo dentro de\n una misma circunscripción electoral, la representación\n se determina por la entrega de todos los escaños a la\n lista que obtuvo mayor cantidad de votos, sin importar el porcentaje\n de votos que obtuvo en relación a los demás partidos\n y organizaciones políticas participantes, lo que, se insiste,\n se encuentra excluido de nuestro sistema electoral en virtud\n de lo dispuesto en el artículo 99 del texto constitucional;

\n\n

DÉCIMO TERCERO." Que, en virtud de la norma constitucional,\n nuestro sistema de preferencia electoral combinado con el principio\n de representación proporcional de minorías va más\n allá del voto preferencial (como el que se aplica, por\n ejemplo, en el sistema peruano) o de los sistema de voto doble\n o de voto cruzado (vote splitting), que se refieren a sistema\n proporcionales personalizados, pues en estos sistemas la preferencia\n se hace valer o bien entregando el primer voto de forma uninominal\n por el candidato de la preferencia del elector y otro por la\n lista, ora cambiando las preferencias partidistas en las elecciones\n para un mismo órgano, es decir, variando el orden de la\n lista propuesta, ocurriendo que, en definitiva, el elector no\n pueda salirse de la lista; -

\n\n

DÉCIMO CUARTO.- Que, dentro de los sistemas electorales\n proporcionales aplicables a listas abiertas, entre otras fórmulas\n de cómputo y además del impugnado método\n D'Hondt, y que se caracterizan por la determinación de\n una cantidad mínima de votos para obtener un escaño,\n se encuentran, por ejemplo el método Haré-Niemeyer\n o de proporciones matemáticas, por el cual la cantidad\n de votos válidos emitidos que obtiene cada partido es\n multiplicada por el número total de escaños por\n asignar, dividiéndose ese resultado por el número\n total de votos válidos emitidos, obteniendo la lista tantos\n escaños cómo número enteros resulten, lo\n que favorece más a los partidos pequeños que el\n método D'Hondt, aunque genera distorsiones, al igual que\n la fórmula Hagenbach-Bischoff que se aplica dentro de\n los métodos de cociente electoral (Vid. Dieter Nohlen,\n Sistemas Electorales y Partidos Políticos, p. 66-76);

\n\n

DÉCIMO QUINTO.- Que, el sistema ideado por Víctor\n D'Hondt, profesor belga de matemáticas y de Derecho Civil,\n forma parte de los métodos de divisor aunque, a diferencia\n de otros como el Imperiali, el Sainte Lagué, el igualado,\n el danés y el Huntington, favorece ligeramente a los partidos\n mayores, aunque, en este sistema, al igual que en los demás,\n puede ocurrir que los partidos menores resten escaños\n a los mayores o reciban un escaño más a costa de\n uno menos pequeño (Vid. Instituto Interamericano de Derechos\n Humanos, Diccionario Electoral, San José, 2000, p. 315-317);

\n\n

DÉCIMO SEXTO.- Que, en definitiva, el método\n D'Hondt cumple los condicionamientos señalados en el artículo\n 99 de la Constitución: corresponde a un sistema de representación\n proporcional y es aplicable al sistema de lista abierta, que,\n como lo señala la doctrina, tiene ventajas y desventajas,\n como todas las fórmulas de adjudicación de puestos,\n lo que no es posible calificar en sede jurisdiccional constitucional,\n pues a esta Magistratura le corresponde fallar en tomo a la constitucionalidad\n o inconstitucionalidad de los actos impugnados y no en relación\n a la conveniencia o inconveniencia de un sistema determinado;

\n\n

DÉCIMO SÉPTIMO.- Que, para mayor abundamiento,\n un fallo de esta Magistratura no podría tender al rompimiento\n del principio de representación proporcional de minorías,\n eliminando el método D'Hondt, fundamentalmente porque\n no tiene competencia para reemplazarlo por otro, al no actuar\n como legislador positivo;

\n\n

DÉCIMO OCTAVO.- Que, dentro de los fundamentos de derecho\n de la demanda, se argumenta por parte del accionante que la aplicación\n del método D'Hondt contraviene la característica\n de igualdad del sufragio consagrada en el artículo 27\n de nuestro Código Político, alegación respecto\n de la cual este Tribunal hace presente que la igualdad del sufragio\n se presenta cuando todo ciudadano tiene idéntico derecho\n a votar y cuando los votos valen lo mismo, sin que se prevean\n votos calificados o reforzados, es decir, que se multipliquen\n por razones basadas en la educación, el nivel económico,\n la religión, la raza, el sexo, etcétera, tendiendo\n a una representación justa y efectiva (un elector, un\n voto, un valor);

\n\n

DÉCIMO NOVENO.- Que, en virtud del método D'Hondt\n no se establece un voto plural (voto calificado), familiar (voto\n suplementario a padres de familia o de conformidad con el número\n de integrantes de la familia) o múltiple (que se pueda\n votar en más de una circunscripción), sino una\n fórmula para asignar escaños que es aplicable tanto\n en sistemas de lista cerrada como de lista abierta, y, en el\n último caso, que es el aplicable al Ecuador, el elector\n puede emitir su preferencia por tantos como a cuantos candidatos\n se les puede asignar un escaño, sin que se otorgue a determinadas\n personas más posibilidades que a otras para realizar sus\n preferencias de una lista o entre listas;

\n\n

VIGÉSIMO.- Que, respecto de la alegación de\n incompatibilidad numérica entre el requisito de porcentaje\n para inscribir candidatos y obtener escaños, este Tribunal\n estima que no existe relación alguna entre el sistema\n de presentación de candidaturas independientes, condicionada\n a la adhesión de un número de ciudadanos que equivalga\n al uno por ciento del total de empadronados en la correspondiente\n circunscripción, con la fórmula de adjudicación\n de escaños derivada de la aplicación del método\n D'Hondt;

\n\n

VIGÉSIMO PRIMERO.- Que, por tanto, se debe distinguir\n la regulación legal del derecho a presentar una candidatura\n independiente sin auspicio partidista, según se consagra\n en el artículo 98, inciso segundo, de la Constitución,\n como forma de hacer efectivo el derecho político a ser\n elegido, reconocido en el artículo 26 del texto constitucional,\n con el sistema electoral de lista abierta conciliado con el principio\n de representación proporcional de minorías determinado\n en el artículo 99 del Código Político, ocurriendo\n que el método D'Hondt no incide en el sistema de presentación\n de candidaturas independientes ni en sus requisitos y que la\n única relación que tiene el sistema de presentación\n de candidaturas independientes es que, presentada y calificada\n la misma, para lograr un escaño se aplicará la\n fórmula D'Hondt como a cualquiera de las listas realizadas\n por partidos y otras organizaciones políticas;

\n\n

VIGÉSIMO SEGUNDO.- Sobre el voto concurrente del vocal\n doctor Simón Zavala Guzmán, hacemos las siguientes\n consideraciones:

\n\n

1° Que, el voto concurrente implica adhesión del\n magistrado a lo fundamental de la resolución de mayoría,\n razón por la cual quien estima concurrir a un fallo debe\n suscribirlo y redactar su prevención, lo que en Sala no\n ocurrió, pues el doctor Simón Zavala suscribe su\n voto pero no firma el voto del doctor Jaime Nogales al que dice\n adherirse (fojas 105 y 107 vuelta);

\n\n

2° Que, el voto del doctor Simón Zavala basa la\n no compartida inconstitucionalidad de los artículos 105\n y 106 de la Ley de Elecciones y 111 de su Reglamento General,\n en el artículo 23, número 3, de la Constitución\n que consagra el principio de igualdad y prohíbe la discriminación\n en razón del "nacimiento, edad, sexo, etnia, color,\n origen social, idioma, religión, filiación política,\n posición económica, orientación sexual;\n estado de salud, discapacidad, o diferencia de cualquier otra\n índole". Concluye el Dr. Zavala que "la Constitución\n reconoce y garantiza el que grupos menores de la población\n que difieren de la mayoría por su lugar de nacimiento\n dentro del Estado Ecuatoriano, por su edad, por su etnia, por\n su color, su origen social o posición económica,\n orientación sexual, religión, filiación\n política, etc. puedan ejercer sus derechos y, especialmente\n su derechos políticos también garantizados por\n la Constitución para que puedan tener representación.\n Estos grupos de la población del Estado, son lo que doctrinaria\n y conceptualmente se los considera, por estudiosos de la sociología\n política y los tratadistas del Derecho Electoral como\n "minorías" y, para los que, en los Estados democráticos\n se les busca dar jurídicamente la posibilidad de expresarse\n a través de las respectivas representaciones en las funciones\n y organismos del Estado, en función del precepto de la\n 'unidad en la diversidad'";

\n\n

3° Para el suscriptor del voto concurrente los artículos\n 105 y 106 de la Ley de Elecciones y 111 de su Reglamento General\n contravienen y están en contra del artículo 99\n de la Constitución por cuanto el método D'Hondt,\n en las normas demandadas como inconstitucionales no legisla por\n las etnias, los viejos, los negros, etcétera, lo que impediría\n que esas minorías tengan representación en los\n organismos del Estado, sin que aquello haya sido pedido en la\n demanda, lo que implica actuación de oficio, lo que está\n vedado para esta Magistratura;

\n\n

4° Sin embargo de lo señalado en el considerando\n precedente, el método D'Hondt nada tiene que ver con la\n representación política en razón del lugar\n de nacimiento dentro del Estado Ecuatoriano, la edad, la etnia,\n el color, el origen social o posición económica,\n orientación sexual, religión, filiación\n política, es, simplemente, un método de adjudicación\n de escaños, como otros señalados en este voto y\n que tampoco se refieren a estas circunstancias y es proporcional\n porque no permite que listas que no tienen el cien por ciento\n de las preferencias logren el cien por ciento de los representantes\n a los organismos colegiados de representación popular\n (lo que implicaría en sistema mayoritario vedado por la\n Constitución);

\n\n

5° Que, el artículo 59 del Reglamento de Trámite\n de Expedientes en el Tribunal Constitucional señala lo\n siguiente:

\n\n

Art.; 59.- Contenido de las resoluciones.- Las resoluciones\n deberán contener las siguientes partes: los antecedentes,\n en donde se expresará resumidamente la pretensión,\n y la o las contestaciones o informes; los considerandos, con\n los fundamentos o motivación del fallo; y, la parte resolutiva\n propiamente dicha.

\n\n

Los votos salvados se expresarán -por separado y se\n concretarán a los puntos de discrepancia respecto de la\n resolución adoptada.

\n\n

El vocal mediante voto concurrente, podrá adherirse\n al voto de mayoría, y dejar sentada su discrepancia en\n tomo a ciertos aspectos de la misma sin que implique desacuerdo\n con el

 

Change password



Loading..