Recurso de Casación infundado: Responsabilidad del Abogado

Martes, 14 de julio de 2015

Recurso de Casación infundado

 

Responsabilidad del Abogado

 

Autor: Dr. José García Falconí

 

 

Tecnicidad de conocimientos en la preparación y fundamentación del recurso de casación

 

En meses pasados tuve la oportunidad de dar una charla en la ciudad de Santo Domingo de los Tsáchilas, sobre la impugnación y recursos en el Código Orgánico Integral Penal, y en dicho seminario intervinieron varios jóvenes abogados penalistas, y uno de ellos manifestaba que cuando interpone un recurso de casación penal, en el escrito se limita a señalar que lo hace en base al Art. 349 del Código de Procedimiento Penal, que estuvo vigente a esa época, pues en la audiencia oral lo fundamentaba  y de esta manera ?sorprende? con sus argumentos jurídicos a la contraparte; lo cual, en mi criterio personal considero no pertinente, en primer lugar por ser un escrito tan simple como manifestaba dicho abogado penalista en el que interpone recurso de casación, que con el mayor respeto puede hacerlo mi nieto de 11 años de edad, y en segundo lugar, por contravenir lo señalado en el Art. 26 del Código Orgánico de la Función Judicial, sobre la obligación de litigar con buena fe, lealtad procesal y sin abuso del derecho; tal como señala el señor Dr. Arturo Donoso Castrillón en su artículo que consta en el Boletín Institucional Edición No. 2; noviembre-diciembre de 2012 publicado por la Corte Nacional de Justicia, y cuyo texto consta en el presente análisis jurídico. 

 

Como docente universitario en la Facultad de Jurisprudencia, Ciencias Políticas y Sociales  de la Universidad Central del Ecuador, a mis alumnos les animo a que sean abogados/as de casación, esto es abogados/as con A mayúscula; y obviamente como he manifestado en el presente artículo, solo los iniciados en hermenéutica jurídica pueden ser juezas, jueces, abogadas o abogados de casación.

 

De tal manera, con el mayor respeto a mis estimados colegas, tengo que señalar, y así lo digo en los trabajos que he publicado sobre este tema, que no todos los abogados en libre ejercicio profesional están preparados para hacerse cargo de la presentación y fundamentación de un escrito de recurso de casación y luego su argumentación en la audiencia oral-contradictoria, pues esto requiere un profundo conocimiento de la mecánica del recurso, de la dogmática de los motivos de casación;  más aún, hay que reconocer que en la práctica tiene pocos casos de recurso de  casación la o el abogado en libre ejercicio, y esto acarrea a veces una falta de debido conocimiento sobre lo que significa la casación, lo cual perjudica al cliente que sufre las consecuencias por falta de conocimientos de su patrocinador al interponer un recurso de casación civil o penal, sin la debida fundamentación.

 

Por esta razón, me permito sugerir que la abogada o abogado en libre ejercicio profesional, al momento en que es consultado por su cliente sobre la interposición de un recurso de casación, debe explicarlo a la persona que solicita su asesoramiento, que dicho recurso va a ser vital para su defensa, pero que también va hacer un gasto de tiempo y de dinero, por eso tal vez sería conveniente que el legislador o el Consejo de la Judicatura en su caso, establezca determinados requisitos a los abogados/as que estén habilitados para interponer recurso de casación, como sucede en España, Francia, Alemania e Italia, etc.

 

En la República Federal de Alemania, se dispuso un proceso de selección de abogados para actuar en casación, de tal modo que sólo pueden actuar los abogados de más de treinta y cinco años de edad, con no menos de cinco años de experiencia profesional ininterrumpida. En ese país, el proceso de selección consiste en un concurso de méritos que valora una comisión mixta formada por representantes de la Magistratura y de la Abogacía, previa confección de listas por parte de los Colegios y Federación de Abogados.

 

Recordemos una vez más, lo señalado en este artículo, que para que proceda el recurso de casación, no sólo deben enunciarse las causales, sino que es preciso demostrarlo; porque si el recurso de casación es una crítica a la sentencia, es natural que se señale el error de derecho y se pruebe en qué se ha errado; así, para que prospere el recurso de casación, es necesario demostrar lo siguiente:

 

  1. En qué consiste el error de derecho;
  2. Por qué se incurrió en él; y,
  3. Por qué se violaron las disposiciones de la ley sustantiva o adjetiva y cómo esto influyó en la sentencia recurrida.

 

La firma del Abogado en el Escrito de Casación Penal

 

Como todo escrito debe ser firmado por un abogado/a en libre ejercicio profesional,  y si no consta esta firma, hay que considerar que el recurso de casación no fue presentado legalmente dentro del término oportuno, y por tal hay que declarar en consecuencia como no presentado dicho recurso, pues la firma del abogado/a es un requisito sine qua non; de tal manera, que sería ilegal que el Tribunal de Garantías Penales o la Sala de lo Penal de la Corte correspondiente lo acepte, pues el presentar recurso de casación en condiciones prohibidas equivale a no ejercitar la acción o el derecho a impugnar que establece el Art. 76.7, letra m), de la Constitución de la República.

 

El Código Orgánico de la Función Judicial, trata sobre las abogadas y abogados en el patrocinio de sus causas, desde el Art. 323 al 334; y sobre las prohibiciones desde el Art. 335 al 338, esto es señala expresamente que todo escrito ante la justicia ordinaria, debe estar firmado por un abogado/a, excepto cuando se refiere a garantías constitucionales, alimentos, etc., lo cual corrobora lo que señala la Constitución de la República al respecto, en el Art. 75.

 

Debo insistir, que cuando el juicio se ha tramitado en una provincia, se hace gravosa la situación del recurrente en la parte económica, pues tiene que conseguir un abogado en Quito o movilizarse su abogado de la provincia respectiva, designar un casillero judicial en dicha ciudad o fijar correo electrónico, trasladarse a la ciudad capital, cuando se señala día y hora  para la audiencia etc., lo cual viene a constituir una erogación económica importante para el recurrente, que  contraría al principio de gratuidad de la justicia que reconoce la Constitución de la República, pero también debo manifestar la posibilidad de audiencias virtuales que se pueden solicitar, y luego la Sala Especializada de lo Penal, Penal Militar, Penal Policial y de Tránsito de la Corte Nacional de Justicia disponerlo, mediante providencia.

 

Al respecto, la Corte Nacional de Justicia ha manifestado en su Boletín Institucional, Edición No. 2, que: ?Los Tribunales de la Sala de la Corte Nacional, con la finalidad de acercar la administración de justicia a la ciudadanía desde el mes de julio de 2012, han implementado la celebración de audiencias mediante el sistema de videoconferencia, en la que el Tribunal se instala en la sala de la Corte Nacional en Quito y los abogados de los recurrentes realizan la defensa técnica en tiempo real, desde la ciudad sede del proceso o donde guarda prisión el sentenciado?; agrega, que los recurrentes en el escrito de interposición de los recursos de casación o revisión, deben hacer conocer al máximo Tribunal de Justicia, que la fundamentación oral la realizarán desde la ciudad sede del proceso, para que se disponga en providencia la aplicación del sistema de videoconferencia ?(?) aunque la intención de la Corte Nacional, es de que todas las audiencias de fundamentación en caso de provincias se las realice mediante este adelanto tecnológico de la videoconferencia?.

 

En un próximo artículo trataré sobre las conclusiones sobre el contenido del escrito en el que se interpone el recurso de casación penal.

 

Dr. José García Falconí

Docente, Facultad de Jurisprudencia,

Ciencias Políticas y Sociales,

Universidad Central del Ecuador

correo: josegarciafalconi@gmail.com

 

Change password



Loading..