¿QUÉ ES EL ARBITRAJE?

Lunes, 25 de septiembre de 2017

¿QUÉ ES EL ARBITRAJE?

 

?Una cualidad de la Justicia es hacerla pronto y sin dilaciones; hacerla esperar es una injusticia?.

Jean  de la Bruyere

                                                    

Autora: Diana Briones.


                                                       

La Corte Internacional de Arbitraje ICC Ecuador presentó su primera edición del Seminario Internacional: ??ICC Ecuador ADR Week?, con motivo del vigésimo aniversario de la Ley de Arbitraje y Mediación del Ecuador publicada el 4 de septiembre de 1997. La cual contó con la participación de varios miembros de la Corte Internacional de Arbitraje, ilustres consorcios jurídicos del Ecuador, eminentes docentes, académicos y por supuesto miembros de la Cámara de Comercio de Quito y Guayaquil.





En el marco de este seminario se realizó el lanzamiento  del libro ?Aniversario 20 años LAM?, además de tratar temas de gran relevancia jurídica como la necesidad de reformar la ley y los reglamentos de arbitraje en el Ecuador, innovar el funcionamiento de las instituciones y el sistema arbitral, además de plantear los  diferentes desafíos que la comunidad de juristas debe enfrentar en el marco del arbitraje a la luz del COGEP.


Luego de asistir y cubrir   este seminario surgen varias temáticas que es importante compartir con la comunidad de abogados y estudiantes del país, entre ellas, la necesidad de potenciar el sistema arbitral como un mecanismo preferencial para la solución de  controversias, garantizando la eficacia, la celeridad y transformándolo en un servicio  atractivo  e independiente al recurso contencioso judicial.


Por lo tanto, es primordial conocer los conceptos básicos del arbitraje, comprender cuáles son sus características, cuál es el procedimiento por el cual se rige; entendiendo  su marco normativo y su funcionamiento en el Ecuador.

 

Definición de Arbitraje


Acorde a la definición planteada por el Dr. Rodrigo Borja en su libro Enciclopedia de la Política determina que ?El arbitraje es uno de los medios para la resolución de conflictos entre las personas y entre los Estados, que puede estar referido a la legislación interna o a la legislación internacional?. 1 (Borja, 2014)

Es primordial, que exista entre las partes procesales el principio de la buena fe y el principio de la autonomía de la voluntad, para que pueda sustanciarse  como tal. Ya que, las partes procesales deben firmar un convenio arbitral que es un acuerdo escrito en virtud del cual las partes deciden someter al arbitraje todas las controversias o ciertas controversias que hayan surgido o puedan surgir entre ellas respecto de una determinada relación jurídica, contractual o no contractual. Además, las partes procesales deberán nombrar un árbitro, que es aquella persona elegida  y nombrada por las partes para decidir sobre sus respectivas pretensiones en caso de conflicto. ?Su nombramiento nace de un compromiso arbitral en cuya virtud las partes litigantes acuerdan someter sus diferencias al fallo de una tercera persona imparcial, investida de la autoridad que ellas habían convenido otorgarle?.2 (Borja, 2014)

El procedimiento del arbitraje se rige de dos formas conforme equidad y conforme a derecho.  Por lo tanto, las partes procesales deberán decidir qué proceso van a utilizar para resolver la controversia.


Arbitraje en Equidad


Si deciden resolver la controversia empleando la equidad, ?el tribunal arbitral no aplicará   ni leyes ni reglamentos para resolver la disputa, sino su entendimiento de lo que es justo y equitativo. A manera de ejemplo, en una disputa sobre arrendamiento de inmueble, el tribunal arbitral no tomaría en cuenta ni la Ley de Inquilinato ni el Código Civil sino que estudiaría los hechos del caso y la manera cómo han actuado las partes para encontrar una solución justa?3 (Guarderas, 2014)

 

Arbitraje en Derecho


Al contrario, si las partes procesales deciden emplear el arbitraje conforme a derecho. El tribunal arbitral deberá aplicar la normativa legal tanto internacional como nacional para así  resolver el conflicto. Por ende, los árbitros deberán observar y juzgar en virtud de las leyes y reglamentos. A manera de ejemplo, el Ab. Juan González   menciona que, ? en las controversias relacionadas con contratos de arrendamiento de inmuebles, se aplicarían las normas del Código Civil y de la Ley de Inquilinato y para los contratos comerciales de venta de maquinaria aplicarían el Código de Comercio y el Código Civil?.4 (Guarderas, 2014)

Es indispensable comprender que, si entre las partes procesales no existe un acuerdo sobre el proceso por el cual van a resolver la controversia, si será a través de equidad o derecho la ley de Arbitraje y Mediación determina que se sustanciara a través de la equidad.

Por lo tanto, los abogados juegan un papel fundamental al momento de asesorar a sus clientes sugiriendo que proceso seguir dependiendo del caso en concreto o sobre el contrato que se convierte en objeto de la Litis. Los profesionales del Derecho deben ser muy audaces y excelentes negociadores al momento de redactar las cláusulas arbitrales para persuadir y convencer a la parte contraria, siempre y cuando respeten lo que determina nuestra Constitución y la Ley de Arbitraje y Mediación.


Laudo Arbitral


En un proceso judicial la autoridad competente para resolver una disputa es el juez, que a través de su jurisdicción y competencia dicta la resolución del conflicto por medio de sentencias. Mientras que en el arbitraje no se dictan sentencias sino laudos arbitrales.  Al ser un método alternativo de resolución de conflictos y totalmente independiente al proceso jurisdiccional, las partes fijan las reglas y los procedimientos a que deben ajustarse los árbitros en el cumplimiento de su misión, además de fijar las atribuciones que las partes han convenido en otorgarle al árbitro o al tribunal. La decisión final del árbitro debe estar contenida en el laudo arbitral, que es vinculante para las partes, al haber convenido voluntariamente someterse ante esa jurisdicción arbitral, están obligadas a acatar y cumplir las disposiciones contenidas en el laudo. De igual manera, las partes procesales que se someten al arbitraje no podrán iniciar un proceso legal ante la justicia ordinaria, ya que, de acuerdo con el artículo 32 de la Ley de Arbitraje y Mediación, los laudos arbitrales tienen efecto de sentencia ejecutoriada y de cosa juzgada. Razón por la cual, deben ser ejecutados de la misma forma que se ejecuta una sentencia de última instancia.

De igual manera, no se puede apelar un laudo arbitral, ya que, La Ley de Arbitraje y Mediación (LAM) expresamente determina la inapelabilidad de los laudos arbitrales, permitiendo únicamente su aclaración o ampliación. El único mecanismo previsto por la ley en contra de un laudo es la acción de nulidad, por violación a los derechos Constitucionales principalmente el derecho al debido proceso.


Razones para escoger el Arbitraje


·         El arbitraje al ser un mecanismo alternativo de solución de controversias está al alcance de todos: empresas, particulares, Estados y entidades estatales.

·         El arbitraje comprende de dos etapas empezando por la mediación que busca llegar a un  acuerdo para satisfacer los intereses de las partes, pudiendo sugerir las alternativas de soluciones que crean convenientes, sin que esto pueda influenciar de manera alguna, en un proceso judicial ulterior, en el evento de no llegar a un acuerdo en este escenario extrajudicial y al no existir  un acuerdo entre las partes, se inicia la siguiente etapa del arbitraje para resolver la disputa.


·         El arbitraje garantiza que las decisiones dictadas por los árbitros y el tribunal, sean eficaces, justas, respetando  la Constitución y garantizando el derecho al debido proceso.


·         El arbitraje resuelve las disputas de una manera más rápida y económica, además da una asistencia personalizada a cada procedimiento verificando los plazos e interviniendo para que sigan su curso, además de analizar los dictámenes periciales para que los laudos arbitrales tengan un carácter convincente y ejecutorio.


·       Es un mecanismo flexible, ya que, permite a las partes determinar las condiciones del proceso, además de intervenir de manera más activa, acordando los términos y condiciones al momento de establecer las reglas del proceso, escoger los árbitros y determinar los plazos.


·         Los gastos administrativos son más económicos y más accesibles  en comparación a la justicia ordinaria, por lo tanto, los costos se encuentran fijados según escalas de acuerdo a la cuantía del litigio.

·         El arbitraje garantiza la neutralidad en el proceso, ya que, es una organización independiente e imparcial, que no se encuentra sujeta a ninguna entidad estatal.

 

¿Cómo funciona el arbitraje en el Ecuador?


Cualquier persona, empresa o entidad Estatal que decida someter una controversia al arbitraje, podrá presentarla a los Centros de Arbitraje y Mediación de la Cámara de Comercio, además de los Centros de Arbitraje aprobados por el pleno del Consejo de la Judicatura.  Estas entidades, se caracterizan por presentar servicios como la conciliación y la mediación.


Asimismo, presentan la lista de árbitros para que las partes procesales escojan a los miembros del tribunal que serán  encargados de resolver la disputa, también presentan un reglamento de arbitraje en donde si las partes llegan a un mutuo acuerdo se someterán y darán inicio al proceso. Cada reglamento, define un marco institucional estructurado y orientado a asegurar la trasparencia, eficacia y justicia en el proceso de solución de controversias al tiempo que permite a las partes ejercer su elección sobre varios aspectos del procedimiento.


El proceso del arbitraje inicia con un convenio arbitral, donde las partes procesales, por su propia voluntad acuerdan dar inicio a este proceso. Es necesario, recalcar que se entenderá que existe un convenio arbitral no sólo cuando el acuerdo figure en un único documento firmado por las partes, sino también cuando exista algún contrato o escrito que deje constancia documental de la voluntad de las partes de someterse al arbitraje.


 Al igual que el sistema judicial, el arbitraje se rige a ciertos formalismos que son imprescindibles para garantizar el derecho al debido proceso y asegurar la eficacia y justicia en el proceso. Por lo tanto, debe cumplir ciertas disposiciones previas a la audiencia. Entre ellas, presentar la demanda cumpliendo los requisitos que determina el Art.142 del COGEP. De igual manera, la Ley de Arbitraje y Mediación dispone que después  de presentar la demanda al Director del Centro de Arbitraje, ?el árbitro deberá calificar la demanda y mandará a citar a la otra parte, debiendo practicarse la diligencia de citación dentro de los cinco días subsiguientes, concediéndole el término de diez días para que conteste con los mismos requisitos exigidos por el COGEP para la contestación de la demanda. Adicionalmente, se adjuntarán las pruebas y se solicitará la práctica de las diligencias probatorias, que justifiquen lo aducido en la contestación?5 (Art. 11 LAM)


Como ya lo mencioné desde un principio, el arbitraje se subdivide en dos etapas, la primera es que como requisito previo para someterse al arbitraje, las partes deberán acudir a mediación y si no existe acuerdo entre las partes se firmará una  acta de mediación y se prosigue a la siguiente etapa que es el arbitraje donde después de haber asignado los árbitros, en el plazo establecido que determina la Ley de Arbitraje y Mediación, se llevará acabo la audiencia, donde se analizará la validez del proceso, se practicarán las pruebas anunciadas por las partes y se presentarán los alegatos de hecho y derecho. Donde  el proceso finalmente culminará con el laudo arbitral que dictará el tribunal después de haber escuchado a las partes y  haber analizado la veracidad de las pruebas.


Conclusión


Es fundamental potenciar el sistema arbitral, como un mecanismo preferencial de resolución de conflictos. Ya que, ha quedado en evidencia la eficacia y la celeridad con la que resuelve las controversias principalmente en los conflictos comerciales.  El arbitraje agilita el proceso, brinda un sistema más flexible permitiendo  a las partes determinar las condiciones del proceso, garantiza y protege el derecho al debido proceso,  además posee un esquema procesal adecuado que  se ha convertido en un líder mundial para la resolución de litigios, al garantizar la justicia, dejando a una lado ciertos formalismos y diligencias que lo único que hacen es entorpecer y retardar el proceso sin brindar una verdadera solución al conflicto.

 

Bibliografía

Borja, D. R. (2014). Enciclopedía de la Política. En D. R. Borja, Enciclopedía de la Política. Quito.

Guarderas, J. F. (20 de julio de 2014). Pérez Bustamante y Ponce. Recuperado el 16 de septiembe de 2017, de Pérez Bustamante y Ponce: https://www.google.com.ec/search?q=enciclopedia+politica+del+dr+rofrigo+borja&oq=enciclopedia+politica+del+dr+rofrigo+borja&aqs=chrome..69i57j0.9724j0j7&sourceid=chrome&ie=UTF-8

Ley de Arbitraje y Mediación.

 

 

 

Change password



Loading..