Martes, 24 de mayo de 2016

MENORES EN ABANDONO.

 

?El medio mejor para hacer buenos a los niños es hacerlos felices?:

                                                                                                           Oscar Wilde.

 

AUTOR: DR. AUGUSTO DURÁN PONCE.

 

I. NOTICIA QUE CONMUEVE.- El diario ?La Hora?, en su edición de 7 de abril de 2016 trae, en primera página, esta información: ?Medio millón de menores están en abandono?. Esta información es desarrollada en la página B2, manifestando que ?En la actualidad, hay 500.000 niños y adolescentes, de 0 a 17 años de edad, que han perdido en algún momento el cuidado de sus padres, según una investigación de Aldeas Infantiles S.O.S.?.

 

II. SIGNFICADO DE ABANDONO-

 

1. Antecedentes. En los ejércitos de Atenas y de España se denominaba ?ekleipon? a un desertor. ?Ekleipon? significaba abandono o desaparición.

Los griegos emplearon esta palabra para referirse a la desaparición periódica o a los ?eclipses? del Sol o la Luna. El verbo griego ?eklecipsein? se refería a abandonar, dejar, desertar. De ?eklecipsein? se forma el sustantivo ?ekleipsis?, que significa deserción, abandono, desaparición. En el año 1300, por primera vez, este sustantivo pasó al latín como ?eclipsis?, para denotar desaparición.

 

2.- Abandono o Desamparo.- Es el estado de una persona, animal o cosa, abandonados. Es la acción de desamparo y desatención premeditada de un ser humano deshumanizado, cometida contra otro ser humano indefenso. Abandono es la falta de cuidados y atenciones a quien los necesita y cuando quien debería y podría hacerlo, no lo hace.

 

III.- ABANDONO INFANTIL.- Es la consecuencia de abandonar o dejar desamparada a una persona menor de edad, cuando el autor de este crimen no tiene la sensibilidad de cuidarlo, brindándole afecto, alimentación, techo, vestido, agua, atención médica, protección y satisfacción de otras necesidades.

 

El abandono infantil es considerado como un subtipo de maltrato infantil; es un concepto transdisciplinario de las políticas públicas.

 

1. Contacto. Para un niño, la imagen del cuerpo es siempre imagen potencial de comunicación en un fantasma.

F. Dolto, en la página 31 de su obra ?La imaginación inconsciente del cuerpo?, afirma lo que sigue: ?No existe ninguna soledad humana que no esté acompañada por la memorización de un contacto pasado con otro antropomorfizado, ya que no real. Un  niño solitario siempre está siempre para sí mismo a través del fantasma de una relación pasada real y narcisizante, entre él y otro, otro con el cual ha tenido en la realidad una relación que ha introyectado. El niño fantasmatiza esta relación, como el bebé que, sólo en su cuna presentifica a su  madre con sus lalaciones, creyendo repetir los fonemas que ha oído de ella y entonces con esa ilusión no se siente ya solo, sino por y con ella?.

 

IV. CAUSAS.- Según Aldeas S.O.S., la causa del abandono no es solamente la pobreza ?sino la conjunción con otros elementos como violencia intrafamiliar, consumo y abuso de drogas y alcohol, maltrato?.

Además de las causas citadas por Aldeas S.O.S., pueden citarse las siguientes:

 

a) irracionalidad del sujeto activo;

b) indolencia ante las etapas de desarrollo y crecimiento del menor;

c) alteración mental del sujeto activo;

d) imposibilidad de atender las necesidades nutricionales del menor; y,

e) desinterés e irresponsabilidad para cuidar al menor.

 

V. EFECTOS.-

 

El abandono produce los siguientes efectos:

 

a) baja autoestima del menor;

b) desnutrición;

c) problemas de salud;

d) nulo rendimiento escolar;

e) daño cerebral;

f) trastornos psicológicos;

g) embarazo en la adolescente;

h) drogadicción;

i) delincuencia;

j) depresión del menor; e,

k) dificultad del menor para construir su identidad  y sello personal.

 

Aquí, es preciso consignar este pensamiento de Laura Esquivel: ?Para que alguien sepa lo que es el abandono, tiene que ser abandonado?

 

VI. REQUISITOS.- Existen dos posiciones en cuanto a los requisitos del abandono:

 

Primera. Tiene que haber separación espacial o alejamiento entre el autor y la víctima.

 

Segunda.- Es suficiente que exista omisión del deber de brindar atención, asistencia y cuidado al menor, sin que sea necesaria la separación espacial.

Según el estudio realizado por Aldeas S.O.S., el abandono no sólo es de orden físico, cuando una familia excluye a uno de sus integrantes de su hogar, sino también, de modo psicológico-social, al no respetarse sus derechos, y cuando no se le brinda adecuada alimentación, educación, ni cuidado de salud.

 

VII.TIPOS.-

 

El abandono adopta varios tipos:

 

a) Físico, cuando no existe respuesta a las necesidades emocionales del menor, no se atiende la alimentación, higiene y seguridad, lo que produce enfermedades físicas y anómalas y un déficit en su desarrollo y crecimiento.

 

b) Médico, por la falta de atención médica y al no cumplirse con el tratamiento prescrito por el profesional y no se suministran las vacunas y medicinas indicadas.

 

c) Afectación a la salud mental, por falta de cumplimiento de las instrucciones recomendadas o con los procedimientos terapéuticos ante trastornos de conducta emocionales.

 

d) Educativo, por  incumplimiento de los requerimientos de asistencia escolar del Estado.

 

e) Emocional, en el caso del niño que no recibe afecto, estímulos, apoyo ni protección.

 

VIII.CLASES.- Las clases de abandono son:

 

a) Propio, cuando se priva al menor del cuidado para su crecimiento normal.

b) Impropio, tiene lugar si no se cumple la sublime obligación de cuidar y vigilar al niño.

c) Cualificado, cuando los padres, tutores o guardadores abandonan al menor, con peligro de su vida, salud, integridad física y libertad sexual.

d) Privilegiado, es el abandono temporal que no pone en mayor peligro al menor.

 

IX. SUJETOS.- En el abandono concurren dos sujetos:

 

1. Activo. Es la persona obligada a cuidar y atender al menor, es decir los padres, curadores, empleados.

2. Pasivo. Es la persona que no puede valorar por sí misma la condición esencial del abandono, que es el peligro al que está expuesto el menor.

El peligro puede ser:

a) Abstracto, que consiste en el hecho de abandonar o desamparar al menor, dejándolo librado a su suerte, sin mecanismos para neutralizar el peligro.

b) Concreto. Además del abandono o desamparo existe real peligro de la vida del menor, quien sufre un riesgo indefinido y remoto.

Por estas consideraciones, el abandono es un crimen repudiable, ante el cual debe reaccionar el Estado y todos los seres humanos.

 

X. MANDATO CONSTITUCIONAL

 

El artículo 44 de la Constitución de la República vigente dispone que ?El Estado, la sociedad y la familia promoverán de forma prioritaria el desarrollo integral de las niñas, niños y adolescentes, y asegurarán el ejercicio pleno de sus derechos; se atenderá al principio de su interés superior y sus derechos prevalecerán sobre los de las demás personas.

Las niñas, niños y adolescentes tendrán derecho a su desarrollo integral, entendido  como proceso de crecimiento, maduración y despliegue de su intelecto y de sus capacidades, potencialidades y aspiraciones, en un entorno familiar, escolar, social y comunitario de afectividad y seguridad.

Este entorno permitirá la satisfacción de sus necesidades sociales, afectivo-emocionales y culturales, con el apoyo de políticas intersectoriales nacionales y locales?.

Como el menor se halla en proceso de formación y desarrollo ?entendido como proceso de crecimiento, maduración y despliegue de su intelecto y de sus capacidades, potencialidades y aspiraciones? necesita una familia que le prodigue atención, cuidados y estímulos; en una palabra, AMOR.

 

XI. CÓDIGO DE LA NIÑEZ ADOLESCENCIA.- Este Código ni siquiera contempla la institución del abandono del menor pero, inspirado en la ?doctrina de la protección integral?, excluye a los menores del derecho de protección en casos de abandono.

El Código de la Niñez y Adolescencia se refiere al abandono, muy de paso, en dos ocasiones, cuando trata del ?Acogimiento Familiar? y del ?Acogimiento Institucional?:

 

1ª). En el Capítulo II, sobre ?EL ACOGIMIENTO FAMILIAR?, el artículo 220, inciso final, dispone que ?Durante la ejecución de esta medida, se buscará preservar, mejorar o fortalecer los vínculos familiares, prevenir el abandono y procurar la inserción del niño, niña o adolescente a su familia biológica, involucrando a progenitores y parientes?.

 

2ª) En el Capítulo III, sobre ?ACOGIMIENTO INSTITUCIONAL, el Artículo 232, inciso final, dice: ?Durante la ejecución de esta medida, la entidad responsable tiene la obligación de preservar, mejorar, fortalecer o restituir los vínculos familiares, prevenir el abandono, procurar la reinserción del niño, niña o adolescente en su familia biológica o procurar su adopción?.

 

Es necesario precisar lo siguiente: a) el Código de la Niñez y Adolescencia habla de ?prevenir el abandono?, pero no consigna este problema del abandono como debía hacerlo, es decir consagrándolo como institución jurídica; y, b) los vínculos familiares no se rompen jamás, por lo que es absurdo que el Código de la Niñez y Adolescencia disponga que se deben ?restituir los vínculos familiares?.

 

El último Código de Menores, de 1972, construido por ecuatorianos, para los menores ecuatorianos y para quienes viven en Ecuador, dedicaba un capítulo a esta institución del ABANDONO, desde el artículo 130 al 143, inclusive.

 

XII. RESPONSABILIDAD  DEL ESTADO.

 

Como el abandono infantil es un fenómeno socio cultural y político, el Estado tiene que asumir su responsabilidad, atendiendo oportunamente este fenómeno, en cumplimiento de lo previsto en el Artículo 44 de la Constitución de la República, para formar ciudadanos inspirados en la Ética y en los valores y principios humanos. Sólo así el Ecuador tendrá buenos ciudadanos.

No es de gana que Pitágoras, hace mucho tiempo, aconsejó: ?Educad a los niños y no será necesario castigar a los hombres?, enseñanza válida para todas las épocas, pero teniendo en cuenta que ?Los hijos de hoy se parecen más a su tiempo que a sus padres?, como decía Francisco Vázquez.

Sigmund Freud, con fundamento en sus estudios y con toda autoridad, sostenía:

?No creo que haya ninguna necesidad más grande en la niñez que la de la protección de su padre?.

Change password



Loading..