LA INFRACCIÓN DE TRÁNSITO EN EL COIP

Lunes, 19 de junio de 2017

LA INFRACCIÓN DE TRÁNSITO EN EL COIP

 

 

"Si se pusiera cruces en los lugares donde han ocurrido accidentes graves, las vías públicas se convertirían en inmensos cementerios para testimoniar

No el culto de los muertos, sino la culpa de los hombres?  E. Bonvicini

 

 

 

Autor: Abg. Carlos Quinchuela Villacís

 

 

A partir del 10 de Agosto del 2014 entro en vigencia un nuevo cuerpo normativo en el ámbito penal denominado Código Orgánico Integral Penal (COIP), el cual en su compendio organiza, concentra y tipifica varias conductas contrarias  al ordenamiento jurídico ecuatoriano tanto en el campo penal, tributario, violencia a la Mujer y la familia y también en ámbito de Tránsito, entre otros.

           

Refiriéndonos al caso que nos atañe, el Código Orgánico Integral Penal (COIP) en su cuerpo normativo comprende  y establece todo lo referente a lo que a Infracciones de Tránsito se refiere y en tal sentido el Art. 370 de este cuerpo normativo manifiesta: ?Son infracciones de tránsito las acciones u omisiones culposas producidas en el ámbito del  transporte y seguridad vial.?; definición esta que para criterio del autor, por sí sola no define concretamente al injusto culposo de tránsito y esta aseveración tiene su fundamento en el sentido que todo jurista debe considerar que al estar frente a una infracción de tránsito, en primer lugar está frente - a una infracción culposa de tránsito - y dicha infracción culposa  merece una concepción, relevancia y tratamiento diferente en virtud de su naturaleza y este tratamiento diferente se ha evidenciado al momento de su sustanciación ya que la sustanciación de Infracciones de Tránsito estará plenamente regida por la normativa penal adjetiva vigente y en este caso concreto estará regido por el Código Orgánico Integral Penal, toda vez que la Ley Orgánica de Transporte Terrestre Tránsito y Seguridad Vial, la cual regia y regulaba hace algún tiempo atrás, todas las conductas referentes al ámbito del transporte terrestre, tránsito y seguridad vial, hoy en día  ha sido derogada parcialmente y reformada tanto por la disposición derogatoria Décimo Octava como por la Disposición Reformatoria Novena de COIP y está derogación ha dado como resultado que lo que a Infracciones de Tránsito se  refiera, deberá ser tramitado y sustanciado en base a los nuevos procedimientos establecidos en el COIP.

 

Injusto Penal de Tránsito

 

Luego de este preámbulo y a fin de explicar y dar el realce e importancia que se merece la legislación de tránsito, es obligación definir correcta y concretamente al injusto penal de tránsito, para lo cual, se debe considerar algunas concepciones doctrinarias que permitirán la explicación de esta conducta:

 

Para el tratadista Guillermo Cabanellas, en su obra Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual,  considera: ?Infracción es trasgresión, quebrantamiento, violación, incumplimiento de una Ley, pacto o tratado. Denominación genérica de todo lo punible, sea delito o falta? (Cabanellas, 1997, pág. 205).

 

El doctor Jorge E. Alvarado considera que delito de Tránsito en su ?Manual de Tránsito y Transporte Terrestre? que: ?Es un acontecimiento imprevisible consecuencia de la negligencia, imprudencia, impericia o por inobservancia de las leyes, reglamentos o de órdenes legítimas de las autoridades y agentes de tránsito a cargo de su control y vigilancia, por parte del conductor o chofer del mismo? (Alvarado, 2005, pág. 98).

 

En su momento la Ley Orgánica de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial que se encuentra parcialmente derogada por la disposición derogatoria Décimo Octava, establecía en su Art. 106 lo siguiente: "Son infracciones de tránsito las acciones u omisiones que, pudiendo y debiendo ser previstas pero no queridas por el causante, se verifican por negligencia, imprudencia, impericia o por inobservancia de las leyes, reglamentos, resoluciones y demás regulaciones de tránsito."

 

Estas concepciones doctrinarias datan claramente que la Infracción de Tránsito en sumamente especial tanto por su naturaleza como por su adecuación, ya que la misma posee varios presupuestos legales que deben concurrir para su configuración y especialmente uno de estos presupuestos es la ausencia del Dolo en la perpetración de la infracción. Cabe anotar que las Infracciones de Tránsito son infracciones culposas en las cuales no existe el ánimo de irrogar e infringir  daño o la planificación del cometimiento de un injusto penal reprochable al autor que obra en contra de las personas que hacen uso de la red vial del territorio ecuatoriano, sino que estas infracciones culposas se configuran por la falta de prudencia, con el actuar negligente, con la ausencia de pericia y la inobservancia de las normativas de tránsito vigentes y estas faltas o elementos constitutivos de la infracción de tránsito hoy en la actualidad se las conoce como la vulneración del deber objetivo de cuidado que todas las personas que hagan uso de la red vial del territorio ecuatoriano deben tener.

 

La Culpa.

 

 

El Art. 27 del Código Orgánico Integral Penal contempla la entidad jurídica de la Culpa y refiere textualmente de esta, lo siguiente ?Actúa con culpa la persona que infringe el deber objetivo de cuidado, que personalmente le corresponde, produciendo un resultado dañoso. Esta conducta es punible cuando se encuentra tipificada como infracción en este código.?, así como también el Art. 28 ibídem establece que: ?La omisión dolosa describe el comportamiento de una persona que, deliberadamente, prefiere no evitar un resultado material típico, cuando se encuentra en posición de garante. Se encuentra en posición de garante la persona que tiene una obligación legal o contractual de cuidado o custodia de la vida, salud, libertad e integridad personal del titular del bien jurídico y ha provocado o incrementado precedentemente un riesgo que resulte determinante en la afectación de un bien jurídico.?; en este sentido para poder apreciar de mejor manera  el concepto de Culpa es menester citar a un gran exponente de la doctrina penal de tránsito, tal es así que  el tratadista Carlos Alberto Olano Valderrama, en su obra  Tratado Técnico ? Jurídico sobre Accidentes de Circulación y Materias Afines, en base a la Culpa, claramente manifiesta: ?(?) la culpa representa en términos comunes la voluntad de la sola acción u omisión con la cual el agente ocasiona un evento de daño o de peligro, sin querer o tener intención de producirlo. (?) En la culpa se habla de conducta voluntaria no porque todo el proceso síquico este colmado de momento volitivo, sino porque en la culpa hay ausencia de intención criminosa? (Olano, 2003,  Pág. 14 y 47); con esta aseveración doctrinaria se puede claramente apreciar el papel que juega  en materia de tránsito  la Culpa para la configuración del injusto penal de tránsito y es por esto que para criterio del autor la Culpa refiere a:

 

 ?La conducta punible encaminada a infringir un deber objetivo de cuidado correspondiente a cada persona por la mera acción u omisión de sus actos (voluntad), consiguiendo así un resultado dañoso tipificado como infracción penal de tránsito?.

 

Como cimiento fundamental del andamiaje jurídico la Infracción de Tránsito se tiene a la Culpa, por cuanto el injusto penal de tránsito es el producto de varios factores  o formas de culpa fundamental y entre ellos se encuentra la imprudencia, negligencia, impericia e inobservancia de las normativas de tránsito vigentes incurridas tanto por conductores, peatones como de los usuarios de la red vial del territorio ecuatoriano, pero esta concepción con el pasar de los años ha ido evolucionando a un nuevo plano y contexto y ahora consecuencia de esto al hablar de imprudencia, negligencia, impericia debemos entender que estamos frente a acciones u omisiones que infringen o vulneran ?el deber objetivo de cuidado? que están obligados a tener todas los usuarios de la red vial del territorio ecuatoriano en la realización de una determinada actividad relacionada con el Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial. El  deber objetivo de cuidado no es más que un conjunto de actuación procedimiento circunstancias sustanciales que deben ser respetados por las personas que hacen uso de las vías del Ecuador (conductores y peatones) ya que al hablar de estas acciones,  procedimientos y circunstancias podemos anotar las siguientes: el actuar diligente y prudente de los usuarios de las vías, la pericia y experiencia de conductores peatones y usuarios de la red vial del territorio ecuatoriano  así como también, el respeto a la normativa de tránsito vigente; en tal sentido toda persona que no respete los preceptos legales establecidos en el contrato social en materia de tránsito, obtienen de su obrar un resultado dañoso que se encuentra sancionado  hoy en día en el Código Orgánico Integral Penal como Infracción de Tránsito.

 

Deber Objetivo De Cuidado.

 

Se debe tener muy en cuenta que los conductores  peatones y usuarios de la red vial del territorio ecuatoriano, son responsables de garantizar el cuidado de la vida, la integridad y la salud de todos y todas las personas que forman parte del ámbito del transporte terrestre y de la sociedad en general, es decir, dichos conductores,  peatones y todas las personas involucradas en el ámbito del transporte terrestre tienen ineludiblemente una ?posición de garante?, debido a que tienen la obligación legal o contractual de precautelar y conservar íntegramente los bienes jurídicos protegidos citados anteriormente con la finalidad  de respetar y garantizar todos los derechos inmanentes de cada persona y de la sociedad en general y en tal virtud, al momento que la posición de garante en la que se encuentran, es transgredida o no respetada, provocan un inminente peligro o aumentan innecesariamente el mismo, poniendo en riesgo a la sociedad y dicho riesgo que corre innecesariamente dicha  sociedad, hoy en día es motivo de ser considerado como segundo presupuesto fundamental del injusto penal de tránsito por la Legislación Penal ecuatoriana vigente (COIP) y es por esto demás que el Art. 181 de la Ley Orgánica de Trasporte Terrestre Tránsito y Seguridad Vial (articulado que aún sigue vigente) establece : ?Los usuarios de la vía están obligados a comportarse de forma que no entorpezcan la circulación, ni causen peligro, perjuicios o molestias innecesarias a las personas, o daños a los bienes. Queda prohibido conducir de modo negligente o temerario. Los conductores deberán estar en todo momento en condiciones de controlar el vehículo que conducen y adoptar las precauciones necesarias para su seguridad y de los demás usuarios de las vías, especialmente cuando se trate de mujeres embarazadas, niños, adultos mayores de 65 años de edad, invidentes u otras personas con discapacidades.?

 

Definida que ha sido la Culpa en materia de tránsito y una vez que se ha realizado determinados análisis sobre la importancia de la misma, es menester realizar una concreta definición del injusto penal de tránsito, la cual recoja en su estructura su concepto, definición,  ámbito de acción y aplicabilidad con la única finalidad de permitir a los juristas, operadores de justicia y público en general tener una concepción muy clara del injusto penal de tránsito y en tal sentido se debe entender y considerar que la Infracción de Tránsito es:  

 

?El acontecimiento imprevisible producto de las acciones u omisiones culposas por parte de los usuarios de la red vial (conductores y peatones), tendientes a provocar un desvalor de la norma vulnerando el deber objetivo de cuidado que les corresponde tener en el ámbito del trasporte terrestre y que producto de este obrar la posición de garante que deben tener es desplazada ocasionando así una consecuencia dañosa que es merecedora a una sanción establecida en el Código Orgánico Integral Penal?

 

Cabe mencionar que el hecho de que las Infracciones de Tránsito formen parte del Código Orgánico Integral Penal, no significa que merecen en el mismo tratamiento y mucho menos la misma consideración, por cuanto la naturaleza misma de la infracción de tránsito tiene como característica fundamental la exclusión del dolo como uno de sus presupuestos esenciales y por ende al no existir dolo, la mentada infracción adolece del ánimo de irrogar e infringir daño, en tal virtud, es de vital importancia que la ciudadanía en general nuestros legisladores y nuestros administradores de justicia tengan conocimiento que la Infracción Penal de Tránsito es más que una conducta típica antijurídica contraria al ordenamiento social producto de la vulneración de un deber objetivo de cuidado por la mera transgresión a la posición de garante que todas las personas están obligadas a tener al momento de circular y transitar por la red vial del territorio ecuatoriano; y es deber de este autor establecer que  la conducción, por si sola  ya es un riego permitido y que la infracción de transito aparece o se configura cuando se aumenta este riesgo permitido innecesariamente y al ser la infracción de transito un delito de aquello de peligro abstracto en cual la victima directa es la persona afectada en su integridad, en su patrimonio u muchas veces la misma sociedad en general, la cual se ve en peligro por el desvalor causado por la vulneración del deber objetivo de cuidado en la que incurren los conductores y peatones no respetan la normativa de tránsito vigente.

 

 

 

 

Change password



Loading..