Estado constitucional de derechos y justicia: Paridad y alternabilidad de género

Martes, 17 de diciembre de 2013

Estado constitucional de derechos y justicia:

Paridad y alternabilidad de género

Autor: Dr. Jorge Benavides Ordoñez

 

Introducción

En este ensayo exponemos algunas ideas sobre la relación existente entre la paridad en el sistema de representación política con el modelo democrático deliberativo, principios políticos sobre los cuales se asienta el Estado constitucional de derechos y justicia establecido en la Constitución de Montecristi.

En primer término nos referiremos a la paridad, categoría que nace de la exigencia del respeto del principio de igualdad de origen moderno, el cual implica de suyo un trato de igual consideración y respeto a todas y todos los integrantes de la comunidad por parte del poder público; por ello, la participación paritaria el repartir persigue el repartir como su nombre lo indica de forma paritaria el poder político, acudiendo en tal virtud a la crítica de los sistemas políticos que de modo ilegítimo excluyen a la mitad de la población del manejo de los asuntos públicos, de ahí que la apuesta por un modelo paritario de representación va más allá de una vindicación de género; por el contrario, es un planteamiento coherente con el tránsito del Estado liberal clásico al Estado constitucional de derechos y justicia social.

En cuanto al modelo democrático deliberativo, opción por la cual se decantó el constituyente ecuatoriano, del que podemos decir que se caracteriza por la plena participación de las y los posibles afectados de una decisión política, precautelando al máximo que dicha intervención popular sea de modo argumentativo, es decir que la adopción de una decisión política sea producto de la discusión racional e informada de los miembros ?o de sus representantes- de la comunidad a quien va dirigida, garantizando así la legitimidad del sistema representativo, puesto que incluyen en la discusión el mayor número de intereses y perspectivas posibles.

Finalmente, para cumplir con este propósito nos serán de gran ayuda los pronunciamientos hechos al respecto por parte de la jurisprudencia de la Corte Constitucional para el Período de Transición.

Paridad y Representación

La paridad emerge de la lucha por hacer efectivo el principio de igualdad entre hombres y mujeres en la participación de los espacios públicos y políticos lo que implica, entre otras pretensiones, que la integración de los organismos encargados de elaborar los diseños normativos ? llámense congresos, asambleas o cabildos- cuenten en su seno con el concurso de la representación  femenina, claro está una es la composición en términos paritarios de las listas de candidaturas pluripersonales puestas a consideración del electorado, y otra la composición delas corporaciones una vez que se ha producido la elección; no obstante los esfuerzos hechos desde los colectivos de mujeres, como desde la normativa nacional e internacional, apuntan hacia una real equidad paritaria. Dentro de este esfuerzo se inscriben las leyes de cuota, que siendo inspiradas en medidas de acción afirmativa, son legítimas en la medida de hacer efectiva la participación de grupos humanos que han estado marginados de la participación y del proceso de toma de decisiones.

De ahí que las medidas de discriminación positiva aparezcan como una especie de excepción a la igualdad liberal, toda vez que se acude a estas cuando por determinadas circunstancias las condiciones de ciertos grupos sociales son desiguales a las de otros conglomerados, como por ejemplo en la carencia de representación política, o lo que es lo mismo, comprender la discriminación y el trato no igualitario como aquellas diferencias políticas, económicas, sociales que tienen asidero en los desequilibrios de poder entre colectivos.

Ahora bien, la relación entre el origen del sistema representativo con el reconocimiento de los derechos políticos de las mujeres es un asunto complejo,  en la medida en que aquel surgió como una aspiración vinculada al ideal del varón burgués europeo del siglo XVIII, cuando el sistema político era pensado desde y para los burgueses, lo que implicó que las grandes mayorías que componían la sociedad se vieran marginadas. Inclusive desde la perspectiva rousseauniana de cuño democrático que objeta el principio de representación de raigambre montesquiana ? que se impuso en la práctica-, no era tomado en cuenta lo femenino, pues la democracia decimonónica impulsaba la emancipación del varón no propietario, pero no incluía en su reclamo a las mujeres.

Al otro lado del Atlántico, en tierras americanas y teniendo como contexto al sistema colonial, el escenario no difiere mucho del expuesto,  debido a que para el derecho peninsular las mujeres ?salvo ciertas excepcionalidades- no contaba con plena capacidad legal: en el caso de ser soltera se encontraba subordinada a la autoridad paterna, o la de un pariente masculino, y si era casada estaba sometida a la potestad marital, de modo que el derecho consagraba la dominación del hombre sobre la mujer, dominio aceptado en la medida en que se consideraba a las féminas incapacitadas para conducirse por sí mismas, por eso mal podían entonces preocuparse por los asuntos atinentes a la cosa pública.

Sin embargo, el sistema político fue evolucionando debido en gran parte a la lucha y presión social, de tal suerte que el sistema representativo fue democratizándose, primero con la eliminación del sufragio censitario y luego con el reconocimiento a las mujeres de los derechos políticos, ambos acontecimientos acaecidos ene l siglo XX y de enorme relevancia que marcaron el inicio del Estado constitucional y democrático de derecho, debido a que mal se podía hablar en términos democráticos, si las mayorías se hallaban marginadas del proceso político en la formación de la voluntad pública.

En efecto, debemos subrayar los avances en materia de derechos que han existido desde el aparecimiento del  constitucionalismo decimonónico liberal hasta la actualidad, de ahí que parece una hipótesis plausible la consideración de que el constitucionalismo social de nuestros días, se convierte en un medio idóneo para canalizar de modo adecuado los reclamos de las minorías en términos de representación política y sus peticiones de mayor protección, debido a que los actuales marcos constitucionales contemplan un gran acervo de garantías e instituciones jurídicas a las que pueden acudir los distintos grupos para defender  sus libertades, en nuestro país se destaca por ejemplo el amplio catálogo de derechos que se ve salvaguardado por garantías institucionales, normativas y jurisdiccionales. En resumen, el gran hallazgo de constitucionalismo es el hacer compatible un sistema democrático en donde impera el principio de la mayoría, con los derechos y libertades de las minorías.

Modelo de representación pergeñado en la Constitución del Ecuador

Frente al modelo clásico de representación, el constitucionalismo posterior trajo aparejado una más equitativa repartición de los bienes sociales, y con ello, la posibilidad de inclusión de otros actores que se hallaban relegados de la participación en los espacios públicos, ejemplo de lo dicho en el constitucionalismo ecuatoriano son las Constituciones de 1929 y la de 1945.

En el Ecuador de nuestros días, la preocupación por construir un sistema de representación legítimo desde lo normativo nos conduce a la Constitución de 1998, que en el artículo 102 establecía que el Estado debía promover y garantizar la participación equitativa de mujeres y hombres como candidatos en los procesos de elección popular; en la misma línea el artículo 116 de la Constitución de 2008 afirma que para las elecciones pluripersonales, la ley deberá establecer un sistema electoral que sea conforme a los principios de proporcionalidad, igualdad del voto, equidad, paridad y alternabilidad entre hombres y mujeres; asimismo el artículo 3 del Código de la Democracia dispone que, el Estado promueve la representación paritaria de mujeres y hombres en los distintos cargos ya sea que respondan a la nominación o la designación de la función pública, señalando además que en las candidaturas para elecciones pluripersonales es vinculante la participación alternada y secuencial.

En este sentido, la Corte Constitucional para la Período de Transición en la sentencia nº 0111-09-EP, relativa a la alternabilidad y paridad de género en la conformación de las listas de candidaturas pluripersonales, ha sostenido que:

Los requisitos de la paridad y alternabilidad, como componentes sustanciales del sistema político ecuatoriano y no como mera formalidad, se desprenden, además de los procesos históricos de lucha por la igualación material en el ejercicio de los derechos políticos entre hombres y mujeres. No es una novedad decir que en el Ecuador, tradicionalmente, al representación política estuvo reservada, en la realidad de los hechos, para los ciudadanos, relegando a las ciudadanas al mundo de la vida privada.

Por otro lado, la Corte Constitucional de la Transición en la Sentencia n.º .112-09-EP ha dicho que el no acatamiento de la equidad de género en la composición de las listas pluripersonales no puede ser visto, de ningún modo, como un aspecto de ?mera formalidad?, en la medida que el derecho a la participación política plena de las ciudadanas y ciudadanos sin discriminación, constituye un tema sustancial que hace alusión al núcleo esencial del derecho garantizado en la Constitución de la República en el  artículo 61, numerales 1 y 2, y en el artículo 11, numeral 2, atiende a la igualdad de personas.

De los argumentos expuestos por el organismo constitucional, el énfasis en la dimensión material de la participación equitativa y alternada en la conformación de las listas de candidaturas es, pues, de sencilla justificación frente a una visión formalista, ya que esta última ?al observar como un asunto que se puede tomar de modo opcional a la paridad y la alternabilidad en la representación- olvida que estamos frente a un derecho constitucional, y como tal, su efectiva vigencia no corresponde a una cuestión ligada al libre arbitrio de los actores políticos, sino que su cumplimiento tiene que ver con la realización de los principios sobre los que se edifica el Estado constitucional de derechos y justicia.

Los elementos característicos de la participación en la Constitución de Montecristi se encuentran en el artículo 95, que establece que las y los ciudadanos de modo individual y colectivo participarán en la toma de decisiones correspondientes a los asuntos públicos, y en la vigilancia y control de los poderes públicos en un proceso de permanente construcción de un poder ciudadano; se pone énfasis en que dicha participación será orientada por los principios de igualdad, autonomía, deliberación pública, respeto a la diferencia, control popular, solidaridad, e interculturalidad.

Por eso, del principio de igualdad se desprende la noción de paridad y alternabilidad entre mujeres y hombres en los ámbitos públicos como privados; la autonomía, por su parte, enfatiza la libertad de las y los ciudadanos para tomar por sí mismos sus decisiones, basados en su calidad de seres racionales, exentos por tanto de todo tipo de coacción o presión exterior en su libre desarrollo de la personalidad.

Por su lado, la deliberación pública implica dos dimensiones, la primera la faceta democrática, esto es que en la adopción de una decisión pública participen la mayor cantidad de personas que se verían potencialmente afectadas por esta, y al segunda, la faceta deliberativa o discursiva, que comporta que la decisión  debe ser producto de la discusión racional entre varias propuestas; de ahí que ya no importe tanto el gobierno de la mayoría per se, sino más bien el proceso conducente a la formación de la voluntad política, o lo que es lo mismo, la relevancia capital de la manifestación y discusión de las más amplias y variadas opiniones y la posibilidad de que se imponga la que tenga los mejores argumentos, lo que implica el convencimiento de los otros actores dialogantes.

El respeto a la diferencia tiene relación con una suerte de contraposición a la neutralidad del universalismo democrático liberal, que tiene a la homogenización de los diversos actores sociales, lo que conlleva la eliminación de las diferencias; por el contrario, la Constitución de Montecristi recoge y hace manifiesto en el ámbito público las diferenciaciones que corresponden a la identidad de género, étnicas, culturales, así como a los distintos pueblos y comunidades y sus derechos colectivos, de ahí que el principio de diferencia tenga relación con el principio de interculturalidad.

El control popular, por su parte, alude al permanente seguimiento y fiscalización del que son objeto las instituciones públicas, así como los representantes ciudadanos; finalmente la solidaridad estriba en el rol redistributivo que juega el Estado ecuatoriano ene l ámbito económico, mediante la satisfacción de los derechos del buen vivir, ya que no se puede comprender la construcción de una ciudadanía deliberante que participa en el debate público, sin que previamente no se le hayan satisfecho sus necesidades básicas.

Conclusión

Como ha sido dicho, el Estado constitucional de derechos y justicia implica un sistema de representación que se ve perfeccionado por las lógicas participativas que buscan la inclusión de la pluralidad y diversidad social, desechando por tanto un sistema representativo anquilosado en los exclusivos intereses y posiciones de los mejor ubicados, de ahí que la paridad y la deliberación se muestran como dos elementos que contribuyen de modo decisivo en dicho cometido, en la medida en que no se puede construir instituciones democráticas sin un respeto irrestricto al principio de igualdad en la participación.

Es pues, la plena vigencia del principio de igualdad y no discriminación lo que nos permite afirmar: la legitimidad del sistema representativo, plasmada en la posibilidad de la intervención informada de todas y todos en la construcción de la voluntad pública.

En este contexto, la labor de la justicia constitucional es primordial en la protección y promoción del derecho a la igualdad, y a la participación política en el caso particular, por ello, precisamente, es que los pronunciamientos  de la Corte Constitucional son plausibles, en la medida en que centrando su reflexión en el respeto al mandato constitucional de la composición paritaria y secuencial de las listas de candidaturas pluripersonales para los procesos electorales ha contribuido con un pequeño aporte en la lucha por la paridad en la representación. No obstante, más allá de los importantes  esfuerzos normativos, jurisdiccionales e institucionales, el compromiso de la construcción de una sociedad en donde prime la igualdad y la no discriminación en razón de género es una tarea que nos corresponde a todos y todas.

 

Dr. Jorge Benavides Ordoñez

Abogado, Pontificia Universidad Católica del Ecuador

Máster en Derecho Constitucional

R. Umbral 3,2013.

 

 

Change password



Loading..