Efectos Sociales de los Nuevos Impuestos a la Herencia y Plusvalía

Lunes, 14 de septiembre de 2015

Efectos Sociales de los Nuevos Impuestos a la Herencia y Plusvalía

 

Autor: Dr. Marcelo Merlo Jaramillo

 

RAZÓN BÁSICA DE LAS PROTESTAS

La presentación con el carácter de urgente por parte del Presidente de la República del proyecto de Ley Orgánica para la Redistribución de la Riqueza que establece nuevos conceptos y tarifas elevadas en materia de  herencias, legados, donaciones; y el planteamiento de cobrar un impuesto a la plusvalía del 75% que se aplicaría también al área rural y campesina, generaron una reacción popular en el mes de junio con manifestaciones crecientes en varias ciudades del país, lo que obligó al gobierno a un retiro provisional o suspensión del trámite que al parecer no será definitivo, porque nuevamente el señor Presidente advierte que con la denominación de Impuesto de Patrimonio insistirá en tal propósito. Nuevas protestas con una agenda mucho más amplia se han producido el 13 de agosto por lo que es necesario analizar cuan afectada se ve la familia ecuatorianos con los nuevos tributos  

Las movilizaciones respondieron a una legítima reacción, porque a diferencia de los spots y cadenas de radio y televisión con ejemplos teóricos que no convencían, la realidad social-económica es muy diferente. El mapa productivo del Ecuador se puede ver a través del Censo Económico que investigo entre noviembre y diciembre del 2010 511.130 establecimiento económicos en todo el país, excluyendo a las actividades agropecuarias, mineras y pesqueras

El Censo Económico permitió conocer que el 30% de los establecimientos son comerciales y talleres de vehículos, y el resto son manufacturas. Se determinó a fines del 2010 que 2?059.504 personas trabajan en los establecimientos censados, ya se trate de laboratorios farmacéuticos, manufacturas de toda clase, incluyendo las de productos petroleros y metálicos.

Se contabilizaron 87.244 tiendas de barrio, cerca de 34.000 locales se servicios de alojamiento y restaurantes, 14.426 peluquerías, 10.884 farmacias y 10.308 ferreterías, 8.217 panaderías, 613 cafeterías, 8.082 locales de comida rápida, 3.365 moteles, 4.193 licorerías, 4165 tiendas de video, 2682 bares, discotecas y nigth clubs; 2.249 zapaterías, 1.911 talleres de costura, 573 cooperativas de taxi e infinidad de otro tipo de establecimientos

Los establecimientos pequeños (1-9 empleados) son 474.844 (95%), dan trabajo a 911.111 personas y produjeron ingresos anuales por $35.378millones. Los medianos tipo 1 (10-99 empleados) son 20.790 (4.2%) generan empleo a 496.431personas y produjeron ingresos por 40.243 millones. Los medianos  tipo 2 (100-499 empleados) son 1.717 (0.3%) ocupan 338.370 personas y produjeron ingresos por 43.954 millones. Los grandes (500 y más empleados) son 264 (0.1%) ofrecen 313.592 plazas de empleo y generaron ingresos por 25.807 .

 

ECUADOR PAÍS DE EMPRESAS FAMILIARES

Según el  estudio del ADN de la familia empresaria: ?Diagnóstico de las Empresas Familiares en el Ecuador? publicado por el IDE Business School en marzo del 2014, al cabo de dos años de investigación, se concluye que el 95% de las empresas en el Ecuador son familiares; En Uruguay, México y Colombia el 90%; en Venezuela el 91,5%, Argentina el 82%, Perú y EEUU el 80%. Estos porcentajes se repiten en los demás países de América  y Europa (60%). El estudio del IDE, reveló que en las empresas más grandes del Ecuador el 78% son familiares, mientras en las Pymes prácticamente llega al 100%. El Censo Económico llega a similares conclusiones porque casi el 92% de los establecimientos censados pertenecen a una sola persona o familia y el resto son sociedades en su mayoría familiares.

El gobierno sostiene que ?el proyecto de Ley de Herencias afecta al 0.5% de la población más rica, no afecta a los pobres ni a la clase media?. Si ello fuera verdad, no tendrían razón las manifestaciones de rechazo en las calles. La verdad sobre el nivel de afectación sólo puede colegirse de un análisis del sector real de la economía apreciada en los Censos Económico y Agropecuario.

 

LA REALIDAD ECONÓMICA DE LAS EMPRESAS FAMILIARES

El Censo Económico tabulado en los años 2011 y 2012 demuestra que las ventas de los 511.130 establecimientos visitados, alcanzaron según los registros contables del año 2009, 145.865 millones de dólares, de los cuales hay que restar 23.000 millones que corresponden a las empresa nacionales públicas, ministeriales y del régimen seccional, quedando un saldo de 122.864 millones de dólares para los establecimientos privados, a los que habría que sumar las actividades agropecuarias, pesqueras y mineras, dando un total de casi 150 mil millones de dólares. Si el Censo se realizaría en actualmente las cifras se incrementarían en un 61% alcanzando 230 mil millones de dólares, ya que el PIB entre los años 2009 y 2014 se incrementa en ese porcentaje. Es decir la realidad económica de las familias de clase media y popular es muy diferente de la lectura que hace la propaganda del gobierno.

LA ECONOMIA DEL SECTOR RURAL ECUATORIANO

 

Según su condición jurídica el 97% de las Unidades de Producción Agropecuaria (UPAs) son individuales es decir familiares y, el resto, son sociedades legales y de hecho. Los cultivos permanentes básicamente realizan empresas familiares como es el caso de 79.102 UPAs en banano y plátano con 262 mil hectáreas; 58.466 UPAs en cacao con 243 mil hectáreas; 37.208 UPAs en caña de azúcar con 125 mil hectáreas; 9.088 UPAs en maracuyá  con 28 mil hectáreas; 3.591 UPAs en palma africana con 146 mil hectáreas; 12.938 UPAs en tomate de árbol con 4.062 hectáreas. En el caso de las flores, según informe oficial al 2014, están sembradas 9.327 ha con diez variedades, sobresaliendo las rosas con 5.473 hectáreas y de las UPAs que las manejan el 95% son empresas familiares ya se trate de personas naturales o jurídicas. La propaganda oficial sobre un patrimonio de 200 mil dólares de una familia de 3 hijos que al fallecer uno de los padres deja para cada hijo 33.333 dólares, porque el 50% corresponde al cónyuge sobreviviente, parte de una apreciación burocrática de quienes desconocen la realidad nacional.

El Censo agropecuario revelo que las UPAs requieren importante infraestructura física para los sistemas de riego (aspersión, goteo o gravedad), reservorios, sistemas de bombeo y drenaje, maquinaria e implementos agrícolas, plantas eléctricas, bodegas, silos, cosechadoras, trilladoras, fumigadoras, sembradoras, tractores de oruga y rueda empacadoras, vehículos (camionetas-camión) invernaderos, tendales, cercas, etc. etc. Una hectárea de rosas demanda inversiones entre 200 mil y 320 mil dólares, con lo cual una finca pequeña de 5 hectáreas supera una inversión de 1 millón de dólares. Las exportaciones de flores en el año 2014 generaron casi $800 millones Una hectárea de banano vale en promedio 28.500 dólares, con lo cual una pequeña finca de 20 hectáreas tiene un valor de casi 600 mil dólares.

En el sector agrícola existen también cultivos transitorios en los que intervienen UPAs que son en el 100% empresas familiares. En el caso del arroz 75.814 UPAs ocupan 414 mil hectáreas; 82 mil UPAs maíz duro en 240mil hectáreas; para las papas 82.759 UPAs  utilizaron 49 mil hectáreas; para la soya 4.226 UPAs utilizaron 54 mil  hectáreas; para el choclo duro y suave 50 mil UPAs utilizaron 25.000 hectáreas. Existen también más de un millar de UPAs con la presencia de 8 millones de cabezas de ganado vacuno, porcino y ovino. Pero también debe tomarse en cuenta más de un millar de UPAs familiares destinadas a la producción de huevos de gallina en planteles  avícolas, con una producción semanal de 42 millones de huevos. Siendo el valor de sus galpones, bodegas e instalaciones elevado.

Por otro lado, los transportistas de pasajeros requieren de 170 mil dólares para equipar un bus interprovincial, 80 mil dólares para obtener el cupo en la cooperativa, se trata de empresas familiares que con gran esfuerzo y sacrificio logran hasta dos unidades cuyo valor patrimonial supera los 400 mil dólares, a los que habría que añadir al menos un bien inmueble para su residencia.   La familia, por lo mismo acumula un patrimonio muy superior al ejemplo utilizado por el Gobierno. Lo propio se puede ejemplificar con los pequeños empresarios de la construcción que ofrecen servicios de excavación, desalojo carga y acarreo de material pétreo, el valor de sus equipos oscila entre 30 mil y 200 mil dólares. Las empresas familiares que realizan servicios de hospedaje, salud, educación, etc. requieren recursos e inversiones en activos fijos que alcanzan centenas de miles de dólares.

Es preciso recordar que son las empresas familiares con su patrimonio las que en el año 2014 generaron divisas por  2.607 millones en banano y plátano; 2.572 millones en camarón 231 millones en madera; 2.570 millones en atún pescado y elaborados productos del mar; 178 millones en café y elaborados, 710 millones en cacao y elaborados. En suma, las exportaciones privadas de las empresas ecuatorianas, la mayoría constituidas por organizaciones familiares, representaron 12.429 millones de dólares y, lo que es más importante, aun generan trabajo para casi el 90 % de la población económicamente activa.

Innecesario seguir ejemplificando el tamaño de las empresa familiares y su valor real a efectos de aplicar nuevas tablas de impuestos a la herencia; pues, cualquier actividad implica un esfuerzo y sacrificio de toda la familia que acrecienta su patrimonio precisamente para mejorar su economía y poder competir en un mundo globalizado en el que el crecimiento y la productividad van de la mano. Por ello la familia ecuatoriana se ha sentido agredida con las intervenciones oficiales que olvidan que todo ser humano aspira a construir su futuro a base de ahorro e inversión, precisamente para preservar sus años de vejez y generar a través de la empresa familiar ingresos que le permita vivir con dignidad y no convertirse en una carga para la sociedad.

El destacado economista Thomas Piketty en su magistral obra El capital en el Siglo XXI, luego de analizar con su equipo de investigación, las desigualdades y concentraciones económicas y la relación entre el mérito para crear riqueza frente a la herencia, en el mediano y largo plazo, concluye su obra de investigación científica e histórica afirmando lo siguiente:

LA CONTRADICCIÓN CENTRAL DEL CAPITALISMO r>g

?La lección general de mi investigación es que la evolución dinámica de una economía de mercado y de propiedad privada que es abandonada a sí misma contiene en su seno fuerzas de convergencia importantes, relacionadas sobre todo con la difusión del conocimiento y de calificaciones, pero también poderosas fuerzas de divergencia, potencialmente amenazadoras para nuestras sociedades democráticas y para los valores de justicia social en que están basadas.

La principal fuerza desestabilizadora se vincula con el hecho de que la tasa de rendimiento privado del capital r puede ser significativa y duraderamente más alta que la tasa de crecimiento del ingreso y la producción g.

La desigualdad r>g implica que la recapitalización de los patrimonios procedentes del pasado será más rápida que el ritmo de crecimiento de la producción y los salarios. Esta desigualdad expresa una contradicción lógica fundamental. El empresario tiende inevitablemente a transformarse en rentista y a dominar cada vez más a quienes sólo tienen su trabajo. Una vez constituido, el capital se reproduce solo, más rápidamente de lo que crece la producción. El pasado devora al porvenir:

Las consecuencias pueden ser temibles para la dinámica de la distribución de la riqueza a largo plazo, sobre todo si a esto se agrega la desigualdad del rendimiento, en función del tamaño del capital inicial, y si ese proceso de divergencia de las desigualdades patrimoniales tiene lugar a escala mundial.

El problema no es fácil de solucionar. Cierto que es posible alentar el crecimiento, invirtiendo en formación, conocimiento y tecnologías no contaminantes, pero no por eso el crecimiento aumentará a 4 o 5% anual. La experiencia histórica indica que sólo países en proceso de recuperación y alcance respecto de otros, como Europa durante los Treinta Gloriosos, o China y los países emergentes de hoy, pueden crecer a ese ritmo. Todo hace pensar que la tasa de crecimiento de los países que están a la vanguardia en desarrollo tecnológico mundial, y uno de estos días la del planeta en su conjunto, no podrá ser superior a 1-1.5% anual a largo plazo, sin importar que políticas se apliquen[1]

Si el rendimiento promedio del capital es del orden de 4 a 5%, es probable que la desigualdad r>g vuelva  a ser la norma en el siglo XXI, como lo ha sido siempre en la historia, y como lo fue en el siglo XIX y en vísperas de la primera guerra mundial. En el siglo XX fueron las guerras las que hicieron tabla rasa del pasado, reduciendo fuertemente el rendimiento del capital y dando la impresión de que se había superado estructuralmente el capitalismo y su contradicción fundamental.

Desde luego que se podrían imponer fuertes gravámenes al rendimiento del capital para llevar el rendimiento privado por debajo de la tasa de crecimiento; pero, si esa acción es muy intensa y uniforme, se corre el riesgo de apagar el motor el crecimiento y reducir un poca mas la tasa de crecimiento. Los empresarios no siquiera tendrían tiempo de convertirse en rentistas: ya no habría con qué.

La solución correcta es un impuesto progresivo anual sobre el capital; así sería posible evitar la interminable espiral de desigualdad y preservar las fuerzas de la competencia y los incentivos para que no deje de haber acumulaciones originarias. Por ejemplo, hemos mencionado la posibilidad de una lista de tasas impositivas al capital con tasas limitadas a 0.1 o 0.5% anual sobre los patrimonios de menos de un millón de euros, el 1% par fortunas entre uno y cinco millones de euros, de 2 a 5% para aquellas de entre cinco y diez millones de euros, o 10% anual para las fortunas de varios cientos o miles de millones de euros. Esto permitiría contener el crecimiento sin límite de las desigualdades patrimoniales mundiales que hoy en día crecen a un ritmo insostenible a largo plazo, algo que debería preocupar incluso a los fervientes defensores del mercado autorregulado. La experiencia histórica indica, además, que fortunas tan desmesuradamente desiguales tiene poco que ver con el espíritu empresarial y carecen de utilidad para el crecimiento.

Retomando la bella expresión del artículo primero de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, con la que empieza este libro, no son de utilidad común.

 El problema es que esta solución, el impuesto progresivo sobre el capital, exige un muy alto grado de cooperación internacional y de integración política regional. No está al alcance de los Estados-nación en que se construyeron los compromisos sociales precedentes. A muchos les inquieta que, de seguirse este camino, en la Unión Europea por ejemplo, lo único que se conseguiría sería debilitar los logros existentes (empezando por el Estado social pacientemente construido en los países europeos después de los golpes del siglo XX), sin poder construir más que un gran mercado caracterizado por una competencia cada vez más pura y más perfecta. AA hora bien esta competencia pura y perfecta no cambiará en  nada la desigualdad r>g, que no se deriva de una ?imperfección?   del mercado o de la competencia, sino todo lo contrario. Ese riesgo existe, pero me parece que, para retomar el control del capitalismo, verdaderamente no hay más opción que apostar por la democracia hasta sus últimas consecuencias, sobre todo a escala europea. Otras comunidades políticas de mayor tamaño, en los Estados Unidos o en China, se enfrentan a opciones un poco más diversificadas, pero en el caso de los pequeños países europeos, que pronto serán minúsculos a escala de la economía globalizada, la vía del repliegue nacional no puede llevar sino a frustraciones y decepciones mayores incluso que la vía europea. El Estado-nación sigue siendo el escalón pertinente para modernizar profundamente muchas políticas sociales y fiscales y, hasta cierto punto, para desarrollar nuevas formas de gobernanza y propiedad compartida, a medio camino entre la propiedad pública y la privada, que es una de las grandes apuestas para el futuro. Sin embargo, sólo la integración política regional permite considerar una reglamentación eficaz del capitalismo patrimonial globalizado del siglo que empieza?.   Lo resaltado me pertenece

Al parecer, algún tecnócrata ecuatoriano ha pretendido deformar el pensamiento científico de Piketty con las propuestas tributarias que hemos comentado, hay una abismal diferencia entre un gravamen que se limite a 0.1% hasta 0.5% (es decir entre 1 hasta 5 por mil) sobre los  patrimonios de menos de  un millón de euros respecto a los gravámenes de más de 40% en herencias y 75% en plusvalía, según las tablas propuestas en los proyectos del Gobierno, cuyo retiro demanda el pueblo ecuatoriano, por todas las razones ante dichas.

 

 

 



[1] Desde una perspectiva estrictamente lógica, cabe agregar que al elevarse la tasa de crecimiento g, también puede elevarse el rendimiento del capital r, sin por ello necesariamente reducirse la distancia r-g.

Change password



Loading..