¿Qué es la Lex Artis?

Lunes, 12 de agosto de 2013

¿QUÉ ES LA LEX ARTIS?

Autor: Dr. José García Falconí

 

DISTINTAS CONCEPCIONES DE LA LEX ARTIS


El tratadista Roberto Serpa Flores, en su Obra Ética Médica y Responsabilidad Legal del Médico, señala, que la Lex Artis, son: ?Reglas de consonancia con el estado de saber de esa ciencia que marcan las pautas en que deben desenvolverse los profesionales, recalcando que el deber objetivo o de cuidado es un concepto jurídico que se relaciona con la obligación del médico de atender a su paciente de acuerdo con las reglas de la Lex Artis y con la correcta indicación médica (?), el médico tiene la protección del Estado en el ejercicio de su profesión como una actividad lícita que es, siempre que se ajuste a la Lex Artis, a la indicación médica que cumpla con el deber objetivo de cuidado y, que no exponga a su paciente a riesgos injustificados. Si el médico ajusta su conducta a las normas de la ética, a su buen juicio clínico, a su correcto juicio ético y a las normas escritas en la ley, no actuará culposamente y por lo tanto no será sometido a juicios penales que le ocasionan sanciones, ni a juicios civiles que le obliguen a retribuir el daño causado?.

El profesor Molina Arrubla, define a la Lex Artis, como la serie de reglas que determinan el correcto modo de conducta profesional del médico frente a la corporiedad de su paciente y, de acuerdo con los últimos avances de la ciencia médica, o de forma más coloquial podemos reafirmar que a la Lex Artis la conforman los protocolos, guías de manejo, literatura científica y reglamentación específica sobre el acto médico en sí, menciona dicho autor.

María de los Ángeles Meza y Olga Jeaneth Cubides Moreno, en su artículo de reflexión: ?La violación al deber objetivo de cuidado en el acto ginecobstétrico?, señalan, que: ?La Lex Artis en el ejercicio de la medicina, es el estricto acatamiento de las disposiciones técnicas y científicas de la ciencia médica, será ésta la que nos permita averiguar si en determinada actuación un médico incurrió en una mala práctica, es decir, en una falta que lo haga incurrir en responsabilidad. Si existe correspondencia entre la conducta del médico y el uso adecuado, el médico habría obrado diligentemente, como un buen profesional; en caso contrario incurriría en falta. El hecho de realizar una conducta que no esté dentro del riesgo permitido, en realidad no es suficiente para predicar, en principio, responsabilidad del profesional de la salud por un eventual resultado lesivo en la vida o integridad del paciente, es necesario constatar que la producción de dicho resultado lesivo -muerte o lesión- sea consecuencia de la violación a ese deber objetivo de cuidado que implicó la creación de un riesgo jurídicamente desaprobado, es decir debe existir y además probarse un nexo de determinación entre la conducta culposa y el resultado. No es suficiente que materialmente se constate la relación de causalidad entre el acto médico y el resultado desfavorable, además de ello, se necesita que el resultado fatal sea producto de la infracción al deber objetivo de cuidado?.

 

¿QUÉ SIGNIFICA ASISTIR AL ENFERMO?

El tratadista citado, señala  lo que significa,  asistir al enfermo: ?(?) el médico no puede interrumpir el tratamiento, abandonado al paciente. En el momento que asume su tarea nace su obligación de garantizar que hará todo lo posible para el éxito; lo que ocurra al enfermo como consecuencia de la omisión  de continuar utilizando los procedimientos terapéuticos hará responsable al profesional (?). Quiere decir que el profesional por la actitud precedente de aceptar que el enfermo quede en sus manos se transforma en garante (entendida esta palabra como la persona que asegura o protege contra un riesgo o una necesidad) su propia presencia, como dueño absoluto del proceso de curación, como centro decisorio del mismo, y en atención a como se porte esa conducta se mantendrá dentro de los límites del riesgo permitido o transpondrá la frontera, incrementándolo (?). Lo que se quiere comprobar es si su conducta omisiva ha creado o ha aumentado el peligro en que se hallaba la salud o la vida del paciente y si esa misma creación o elevación de riesgo se han traducido en una consecuencia desfavorable (?)?.

 

LA OBLIGACIÓN DE INFORMACIÓN AL PACIENTE

Este tema lo tengo bastante detallado en los dos tomos de mi obra La Responsabilidad Médica, Civil, Penal y Administrativa, tema que también lo traté en una entrevista en la radio Pichincha Universal de la ciudad de Quito, hace algunos días atrás con la periodista Carmen Pazmiño; sin embargo en esta oportunidad me permito señalar que el tratadista Marco Antonio Terragna, al respecto indica que es el de: ?Informar y el derecho del paciente a autodeterminarse, estableciendo un equilibrio tal que ninguno haga prevalecer su voluntad sobre la del otro arbitrariamente, el médico tiene que esclarecer los temas que necesita conocer, en cada tramo del tratamiento y no solo al inicio, para que luego éste decida lo que le convenga que el médico haga con su salud. En el caso de que el paciente suficientemente enterado y en condiciones de decidir libremente opte por no seguir las indicaciones del profesional, éste no incurrirá en responsabilidad por omisión, todo ello teniendo en cuenta el consentimiento del paciente que se extiende en cuanto a su validez y eficacia, hasta donde sea informado (?). El consentimiento debe ser requerido por el médico y prestado por el paciente, antes de que comience la actuación profesional. No es lo mismo la aquiescencia así dada, que la ratificación. Esta última no resulta eficaz, para cubrir la irregularidad legal que supone una intervención que no contó en su inicio con el acuerdo del enfermo (?)?.

 

ANÁLISIS SOBRE LA VIOLACIÓN DEL DEBER DE CUIDADO

Como tengo manifestado, el deber objetivo de cuidado es fundamental en esta clase de ilícitos; al respecto el tratadista argentino Eugenio Raúl Zaffaroni, dice: ?(?) la falta de cuidado exterior como un componente normativo (que se asocia al elemento intelectual del deber de cuidado?. De esta manera el autor citado indica que el tipo culposo requiere una conducta que reúna lo siguiente:

a)      Viole un deber de cuidado;

b)     Cause un resultado lesivo de un bien jurídico; y,

c)      Que la violación del deber sea determinante del resultado porque siempre los tipos culposos son abiertos, pues la fórmula individualizadora debe ser completada en la actividad juzgadora con una pauta o regla general a la que remite; solo consta el resultado lesivo en la norma (?)?.

En cuanto a la intervención quirúrgica, dicho autor indica: ?Es la actividad que se practica con un fin terapéutico, surge claramente del orden normativo. Si el fin curativo no se logra, es decir si media un resultado negativo, tampoco habrá tipicidad penal siempre que haya actuado conforme a las reglas del arte médico, aunque no se obtenga un restablecimiento total de la salud, de la integridad física, pero se obtiene su conservación o mejoría, puede considerarse que se trata de un resultado positivo, siempre que éste fuese lo que era dable esperar de las posibilidades brindadas por el conocimiento científico y los medios disponibles en la emergencia?.

Cuando la conducta es violatoria de estas reglas, dice el autor: ?Resulta violado un deber de cuidado y por ende su conducta será culposa de lesiones u homicidio, pero solo en caso de resultado negativo. Las reglas del arte médico se traducen en el adecuado e indicado procedimiento, diagnóstico y en la aplicación de los cuidados que sean del caso, (esto debe acreditarse con peritos), el procedimiento solo será adecuado a las reglas del arte médico cuando se ha tomado el máximo de precauciones o cuando ya no exista otro que permita neutralizar el peligro de muerte u otro daño, siempre que el producido, no sea de otra naturaleza o más grave que el que se quería evitar (?)?. 

¿CUÁNDO CESA LA OBLIGACIÓN DEL MÉDICO?

El profesor Marco Antonio Terragni, en su obra ?El Delito Culposo en la Práxis Médica? señala: ?La intervención del médico cesa y, con ello sus obligaciones:

-          Al producirse su curación;

-          Cuando el paciente, de manera voluntaria pone fin al vínculo contractual;

-          Cuando lo hace el médico por motivos fundados y, sin dejar desprotegido a quien requirió originariamente su ayuda;

-          En el instante en que por elección del enfermo, otro médico toma la atención a su cargo.

En tanto no desaparezca por algunas de esas causas, la obligación de garantía que hubo asumido, no puede omitir el cumplimiento de sus deberes (?)?.

En cuanto al ámbito de la actividad médica, el cuidado se da según el tratadista citado en los siguientes casos:

a)      Diagnosticar y tratar;

b)     Emplear pericia;

c)      Actuar con habilidad;

d)     Asistir al enfermo; y,

e)      Ser diligente, etc.

EXIMENTES DE RESPONSABILIDAD MÉDICA

Conforme se ha señalado la actividad médica, es considerada como una obligación de medio, de tal manera que el médico se exonera de toda culpa, probando que actuó con la diligencia y cuidado que estaba a su alcance, y las únicas causas eximentes de responsabilidad, son:

a)      Fuerza mayor: hechos e la naturaleza (Art. 30 del Código Civil);

b)     Caso Fortuito: hechos de los hombres que sean inevitables e imprevisibles (Art. 30 del Código Civil);

c)      Culpa exclusiva de la víctima; esto es cuando la propia persona es la que causa el daño en su salud o el perjuicio como tal; y

d)     Hecho de un tercero, esto es cuando una persona ajena a la relación médico-paciente, es quien ocasiona el daño.

Así lo señala en su tesis de abogacía la Ab. Bárbara Vela Román, tesis presentada en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Central del Ecuador y cuyo título es ?La necesidad de la obligatoriedad del seguro de responsabilidad civil profesional del médico en el Ecuador?.

Dr. José García Falconí

Profesor de la Facultad de Jurisprudencia

Universidad Central del Ecuador

 

Change password



Loading..