La Constituyente de Riobamba y el nacimiento legal del Ecuador

Jueves, 24 de noviembre de 2005

 

 

 

La Constituyente de Riobamba y el nacimiento legal del Ecuador

 

Dr. Bayardo Moreno Piedrahita

EL 23 DE SEPTIEMBRE DE 1830, cuando Juan José Flores puso el ejecútese a la primera Carta Política del Estado, nace legalmente el Ecuador; pero resulta lamentable, que fechas tan importantes como ésta, pasen desapercibidas, por desconocimiento de la historia o falta de civismo.

Historia de la Independencia

El 24 de mayo de 1822, la nación Quiteña, conocida desde ya como nación Ecuatoriana, alcanzó definitivamente la independencia de España y el 29 de mayo del mismo año se integró a la Gran Colombia, aunque el Libertador Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios, sólo la reconoció en 1826, como Distrito del Sur, bajo el imperio de la Constitución de Cúcuta de 1821.
El 26 de Abril de 1830, el Libertador Bolívar, declinó el mando de la Gran Colombia en forma irrevocable, ante la propia Asamblea Constituyente que él mismo convocó; pero ya Venezuela en 1829 había declarado su separación de la Gran República, a la que sólo quedaban integrados Nueva Granada y el Departamento del Sur, bajo el mandato de la Constitución Grancolombiana del 5 de Mayo de 1829, que no llegó a tener vigencia en la Nación ecuatoriana, porque el 13 de Mayo de 1830, se declaró Estado independiente con el nombre de ¨ Ecuador ¨.

Estado libre e independiente

Por iniciativa del procurador General del Ayuntamiento de Quito, con la venia del General Juan José Flores, Jefe Superior del Sur de la Gran Colombia, el 13 de Mayo de 1830, en la Universidad, se reunió una Asamblea de ¨ Corporaciones y Padres de Familia ¨, la misma que después de analizar la disolución de la ¨ Unión ¨, aprobada por la mayoría de Colombia, se pronunció ¨ ... por constituir un Estado libre e independiente con los pueblos comprendidos en el distrito del sur y los más que quieran incorporarse inmediatamente por las relaciones de naturaleza y recíproca conveniencia.
En la misma Asamblea se encargó interinamente ¨ el Mando Supremo ¨al General Juan José Flores, hasta que se reuna el Congreso Constituyente, previniéndole que si dentro de 4 meses no se instalaba a la Convención, se reunirá el Pueblo, para deliberar sobre sus destinos, aclarando además, que la convocatoria para la reunión del Congreso, debía realizarse conforme al reglamento de elecciones que debía expedir el Jefe Supremo, para el efecto; y, que al nuevo Estado, se le llamará ¨ Ecuador ¨.

Proyecto de Constitución Política

El 14 de Agosto de 1830, un grupo de personajes que tenían el carácter de Diputados representados de Cuenca, Chimborazo, Guayas, Loja, Manabí y Pichincha, después de oir la MISA ¨ en honor del Espíritu Santo ¨, instaló el Congreso en el Convento Menor del Santísimo Rosario de la orden de los Dominicanos, hoy Colegio Maldonado, bajo la Presidencia del señor José Fernández Salvador; y, con gran celeridad designó una comisión para que prepare el proyecto de Constitución Política que daría nacimiento legal al nuevo Estado del Ecuador.

Nacimiento y fundación del Estado Ecuatoriano

El 22 de Agosto de 1830, el proyecto fue presentado en el seno del Congreso Constituyente; el 23 se dio la primera lectura; la segunda discusión el 26, 27 y 28; la tercera discusión el 30 y 31 de agosto y el 1, 2, 3, 4; el 6 y el 7 de septiembre; la lectura final de aprobación definitiva el 11 de septiembre de 1830, día en que por 19 votos de los 20 emitidos, se designo Presidente del Estado del Ecuador al General venezolano Juan José Flores, de 29 años de edad, quien el 23 de septiembre firmó la Carta Política del nuevo Estado y que constituye su partida de nacimiento. Así nació y se fundó legalmente el Estado que llevaría eternamente el nombre de Ecuador.
El nombre del naciente Estado, aparentemente, fue ajeno a la personalidad histórica de la nación Quiteña, debido a que ese nombre vino desde Francia con el científico La Condamine y la Misión Geodésica que inventó una línea imaginaria, que en francés se escribe L`Quateur, para dividir a la tierra en dos hemisferios, que facilitarían el reparto económico de las grandes potencias del mundo.

La Unidad Nacional

Si juzgamos a la luz de la Unidad Nacional, que no la hemos alcanzado nunca, para esa época y hasta que se extinga el universo, el nombre de nuestro Estado, fue y es el más conveniente; pues nos hace falta esa unidad nacional, por la que todos debemos luchar, proclamándola como un evangelio.
Sólo así nos sentiremos orgullosos de que nuestro estado se llame ¨ Ecuador ¨y de ser ecuatorianos, para sepultar a las fuerzas disolventes que en forma tenaz han imperado con intereses mezquinos y regionalistas, a través de toda nuestra historia.
Pero, la vanidad de la polémica sobre el nombre del Ecuador, no es el caso por el momento. El mensaje de estas líneas es revivir el amor a lo que somos, con el cambio de la mala costumbre, de la indiferencia cívica, que nos ha hecho olvidar de los fundamentos que nos llevaron a forjarnos como Estado; hasta el extremo de festejar todo lo que nos exige una sociedad injusta de consumo, hasta el extremo de celebrar la independencia de otros países, sólo por ser esclavos de la dependencia a lo extranjero y comercial que ellos nos imponen, sin recordar la Constituyente de Riobamba, que marca el nacimiento legal del Ecuador.

Nacimiento legal del Ecuador

Es muy doloroso que en nuestro país, los ecuatorianos y aún los extranjeros, no recordemos que el 13 de mayo de cada año, se fundó la nación Ecuatoriana y que el 23 de septiembre de 1830, cuando Juan José Flores puso el ejecútese a la primera Carta Política del Estado, nació legalmente el Ecuador; y, que lamentablemente, pese a ese gran valor histórico, pasen desapercibidas, por desconocimiento de la historia o falta de civismo; y, sin pararnos a meditar ni un momento porque en forma rutinaria, gastamos más energías en actos intranscendentes que hacen daño a la moral y que ponen en peligro la propia existencia del Estado.

No nos hemos puesto a pensar, que en la actualidad se festeja hasta lo trivial, pero se olvida lo principal; por esa razón, en el futuro se impone la obligación de celebrar el nacimiento legal del Estado ecuatoriano, pero no con puentes y vacaciones, ni con gastos intranscendentes y pueriles, sino más bien, con el trabajo y la conciencialización de los ecuatorianos en las aulas donde se aprende la sabiduría; en el taller laboriosos donde se fragua el progreso; pero fundamentalmente en el santuario del hogar.

¡ Viva el Ecuador ¡

Señor Presidente Interino de la República; señores Diputados del Congreso Nacional; señor Presidente de la Corte Suprema de Justicia; ecuatorianos todos, pongámonos de pie y con f unción y patriotismo celebremos el cumpleaños del nacimiento legal del Estado del Ecuador; renovemos con fe sincera el sagrado juramento de conocer al Ecuador y amarlo mucho más; porque sólo lo que se conoce, se ama; y, digamos con fervor ¡ Viva el Ecuador al celebrar 167 años de su fundación y de su nacimiento Legal ¡; ¨ Viva, este Ecuador Amazónico desde siempre y hasta siempre ¨.

Change password



Loading..