Requisitos para el Resarcimiento de Daños y Perjuicios

Martes, 05 de enero de 2016

Requisitos para el Resarcimiento de Daños y Perjuicios

 

 

Autor: Dres. Iván Torres Proaño y Cecilia Salazar Sánchez

 

 

Para que opere la indemnización, los requisitos que deben presentarse son:

 

a)    Incumplimiento (total o parcial), o mora en el cumplimiento imputable al deudor.

b)   Perjuicio ocasionado en el incumplimiento (total o parcial) o en la mora.

c)    Que no exista acuerdo eximente de responsabilidad.

d)   Que el deudor esté constituido en mora.

 

En cuanto al primer requisito, el incumplimiento y la mora, deben ser imputables al deudor, esto es, cualquier incumplimiento no es objeto de daños y perjuicios, porque habrá situaciones eximentes de responsabilidad, que pueden provenir o bien de la ley, como son el caso fortuito o la fuerza mayor; o del acuerdo de las partes, cuando pactan renuncia a la responsabilidad, pues al ser daños patrimoniales los que sufre el acreedor, éste bien puede renunciar a ellos.

 

El segundo requisito consiste en el perjuicio que debe sufrir el acreedor, causado precisamente por el incumplimiento o la mora.

 

Por lo tanto, siguiendo las normas generales de la carga de la prueba, es el acreedor quien debe probar que el perjuicio ocasionado proviene de las fuentes indicadas. En este sentido guarda ventaja la estipulación de la cláusula penal, pues exime al acreedor de esta prueba. Es necesario recalcar, que en el mutuo tampoco es necesario probar el perjuicio, pues el simple retardo, hace presumir un perjuicio a favor del acreedor, quien está exento en ese caso también de la prueba del perjuicio, así se desprende del artículo 1575 C.C., por el cual el acreedor no tiene necesidad de justificar perjuicios cuando sólo cobra intereses. En tal caso basta el hecho del retardo.

 

En conclusión, son dos las circunstancias que eximen al acreedor de la carga de la prueba de los perjuicios, esto es, establecer una cláusula penal o el simple retardo dentro de los contratos de mutuo.

 

Finalmente, el cuarto y último requisito para acceder a la acción de daños y perjuicios, es haber constituido al deudor en mora, momento que marca el punto de partida desde el cual se debe la indemnización; en correspondencia con el artículo 1573 C.C., se debe la indemnización de perjuicios desde que el deudor se ha constituido en mora, o, si la obligación es de no hacer, desde el momento de la contravención.

 

Para los efectos consiguientes, hay que diferenciar entre el mero retardo en el cumplimiento de la obligación y la mora, pues ésta última nace en el hecho por el cual, el acreedor da a conocer al deudor el perjuicio que está sufriendo ante su retraso, mientras el deudor no sea reconvenido, según la regla general, no hay mora en el sentido jurídico de la palabra y por ende no hay derecho al cobro de la indemnización moratoria.

 

La diferenciación también es necesaria porque una obligación puede ser exigible aún sin estar en mora, lo cual vendría a ser la regla general del número 3 del artículo 1567 C.C. El artículo citado, dice que el deudor está en mora:

 

1.    Cuando no ha cumplido la obligación dentro del término estipulado, salvo que la ley, en casos especiales, exija que se requiera al deudor para constituirle en mora;

2.    Cuando la cosa no ha podido ser dada o ejecutada sino dentro de cierto espacio de tiempo, y el deudor lo ha dejado pasar sin darla o ejecutarla; y,

3.    En los demás casos, cuando el deudor ha sido judicialmente reconvenido por el acreedor.

 

Este artículo debe ser analizado de forma detenida pues no goza de una claridad evidente. Debemos partir de considerar que la regla general en temas de mora, la encontramos en el número 3 del artículo 1567 C.C., pues cuando dice ?en los demás casos?, da a entender que todos los casos se rigen por esa regla a excepción de las situaciones contenidas en el número 1 y 2.

 

En virtud de lo dicho la regla general es que el deudor está en mora cuando ha sido judicialmente reconvenido por el acreedor; la pregunta siguiente que se presenta es ¿cómo se reconviene al deudor?, el Código de Procedimiento Civil nos da la respuesta, y se lo efectuará con la citación con la demanda, pues uno de los efectos de la citación, es constituir al deudor en mora. Es importante recalcar, que es la citación el momento procesal desde el cual se constituye al deudor en mora, y no basta la sola presentación de la demanda.

 

El número 1 y 2 del artículo 1567 C.C., contempla las excepciones[i], esto es, los casos en los cuales no es necesario reconvenir al deudor en mora, y son dos: cuando no ha cumplido la obligación dentro del término estipulado, esto es, por vencimiento de plazo; y, cuando la cosa no ha podido ser dada o ejecutada sino dentro de cierto espacio de tiempo, y el deudor lo ha dejado pasar sin darla o ejecutarla; esto es cuando no habiéndose estipulado plazo, se entiende que el deudor goza de un tiempo prudencial para la ejecución de la obligación sin que lo haya hecho.

 

En el caso del vencimiento de plazo, la mora opera automáticamente bajo el adagio conocido de que el tiempo interpela por el hombre, en tal virtud y bajo esta consideración, el momento de exigibilidad y de mora coinciden y en este sentido se ha pronunciado la jurisprudencia, como se muestra en el siguiente fallo:

 

?El demandado no ha justificado en forma alguna el retraso (Sic) en el cumplimiento de sus obligaciones contractuales por lo que se trata de un retardo culpable sin que sea menester requerimiento judicial para constituir en mora por lo dispuesto en el inciso primero del Art. 1594 (actual 1567 C.C) del Código Civil ya que las partes libre y voluntariamente han previsto con anticipación la realización de tales trabajos y el vencimiento del plazo para la terminación de los mismos habiéndose constituido en mora conforme lo establece el inciso primero del Art. 1594 del Código Civil sin que sea necesario requerimiento alguno;? Gaceta Judicial. Año CIII. Serie XVII. No. 9. Página 2779 (Quito, 5 de junio de 2002).

 

Así mismo, en cuanto a la necesidad de requerir en mora, para acceder a las opciones del artículo 1569 C.C., la jurisprudencia indica:

 

El Art. 1596 (actual 1568 C.C.) del Código Civil prescribe que: Si la obligación es de hacer (que es el caso presente), y el deudor se constituye en mora, podrá pedir el acreedor, junto con la indemnización de la mora, cualquiera de estas dos cosas, a elección suya: 1a. Que se le autorice para hacerla ejecutar por un tercero a expensas del deudor; y, 2a. Que el deudor le indemnice los perjuicios resultantes de la infracción del contrario. El caso materia de la presente causa estaría por tanto, amparado por esta disposición legal, y era a ella a la que debía acudir el demandante en su demanda, para que sea el Juez el que autorice ejecutar por un tercero, a expensas del deudor, las obras faltantes de ejecutar; y no hacerlo de hecho, sin mediar la autorización legal respectiva; con la circunstancia que, para ello debía constituir al deudor en mora, mediante el respectivo requerimiento? Gaceta Judicial. Año XCIX. Serie XVII. No. 1. Pág. 132. (Quito, 30 de junio de 1999).

 

Resumiendo lo dicho, para que el deudor quede en mora, debe haber un retardo imputable en el cumplimiento de la obligación, recordemos que según el artículo 1574 C.C., la mora causada por fuerza mayor o caso fortuito no da lugar a indemnización de perjuicios; debe haber sido reconvenido; y, por su parte, el acreedor debe o bien haber cumplido la obligación, o bien allanarse a cumplirla en la forma y tiempo debidos, pues según el artículo 1568 C.C., en los contratos bilaterales ninguno de los contratantes está en mora, dejando de cumplir lo pactado, mientras el otro no lo cumple por su parte, o no se allana a cumplirlo en la forma y tiempo debidos, o lo que comúnmente se conoce bajo el adagio la mora purga la mora, fundamento de la excepción de contrato no cumplido[ii].

 

Una vez, que el deudor esté constituido en mora, los efectos son: a) marca el momento desde el cual, el deudor debe perjuicios moratorios al acreedor; b) le hace responsable del riesgo de la cosa desde el momento en que ha sido constituido en mora conforme al artículo 1566 C.C.; y, c) responder por el caso fortuito que ocurra mientras sea moroso.

 

Finalmente, no solo el deudor puede incurrir en mora, sino también el acreedor si incumple unas de sus obligaciones, siendo la principal la de recibir la cosa, o la prestación en el tiempo y forma pactados. Al igual que para el deudor, la constitución en mora del acreedor, tendrá ciertos efectos, como son: a) el deudor ya no responde por el riesgo de la cosa durante la mora del deudor, por ende solo responderá por culpa grave y dolor; b) el acreedor deberá indemnizar al deudor por los perjuicios sufridos en caso de retardo en recibir la cosa.

 

 

Artículo publicado en el Libro ?De las Obligaciones y Contratos Civiles?.  Editorial Corporación de Estudios y Publicaciones

 

 

 



[i] Alessandri denomina interpelación contractual cuando existe un plazo fijo y expreso; e, interpelación extracontractual cuando el plazo es tácito.

[ii] Vodanovic, Antonio, Ob. Cit., página 212.

 

Change password



Loading..