La Posesión Hereditaria

Jueves, 24 de noviembre de 2005

DERECHO COMPARADO
La Posesión Hereditaria

Lic. Wilberth Arroyo Alvarez
Profesor de Juicios Universales.

        RESUMEN EJECUTIVO

        CONCEPTO:

        POSESIÓN HEREDITARIA DE PLENO DERECHO:

        EFECTOS DE LA POSESIÓN HEREDITARIA.

        DECLARATORIA DE HEREDEROS.

        CONCLUSIONES

        BIBLIOGRAFÍA

RESUMEN EJECUTIVO

Es muy importante comprender el tema de la posesión hereditaria. Ello por cuanto siendo la posesión muy diferente a la mera posesión civil, ella se dará con la aceptación y posterior declaratoria de herederos "para que produzca todos los efectos legales", dentro de los se encuentran ejercer todas las medidas y acciones tendientes a la protección de los bienes, muebles e inmuebles. En este sentido el CC, en principio, sigue la postura clásica, de corte romanista , sobre la posesión, siendo, entonces, necesaria el debido pronunciamiento judicial de declaratoria de herederos para efectos de ponerlos "en posesión de la herencia" (art.532 CC).

CONCEPTO:

La posesión hereditaria es el reconocimiento de la calidad de heredero que, a veces, la ley hace de pleno derecho (descendientes, ascendientes legítimos y cónyuge), mientras que en otros casos se exige una declaración judicial.
BORDA, nos dice que "es la investidura de heredero, el título en virtud del cual se puede ejercer todos los derechos inherentes a tal calidad" .
Un heredero sin posesión hereditaria continúa siendo heredero y dueño, pero si quisiera disponer de los bienes debe gozar de ella pues es la investidura o reconocimiento de su derecho .
Agrega BORDA, que la calidad hereditaria se vincula con el goce de los derechos hereditarios y la posesión hereditaria con su ejercicio .
La mayoría de los autores, concuerdan a la hora de dar un concepto de posesión hereditaria.
Al respecto GOYENA dice que: " la posesión hereditaria es el reconocimiento de la calidad de heredero, con el que el llamado a suceder como tal es investido por mandato de la ley, que obtiene, a veces, de pleno derecho o a su pedido, por resolución judicial, y que le es necesaria para el ejercicio de las acciones inherentes a su calidad" .
Así la posesión hereditaria nace como una función publicitaria: hoy la declaratoria o reconocimiento de herederos, que hace el juez, es con el fin último de dar más seguridad jurídica.
Dice BORDA que "la posesión hereditaria, viene a representar en materia de transmisión mortis causa, lo que la tradición en los actos entre vivos" . Por lo que vendría a ser algo así como la entrega material de la cosa, algo muy diferente a lo que es la transmisión de la propiedad pues la primera viene a ser la entrega de hecho y la segunda de derecho.

POSESIÓN HEREDITARIA DE PLENO DERECHO:

El artículo 3410 del Código Civil Argentino dispone:"Cuando la sucesión tiene lugar entre descendientes, ascendientes y cónyuge, el heredero entra en posesión de la herencia desde el día de la muerte del autor de la sucesión, sin ninguna formalidad o intervención de los jueces, aunque ignorase la apertura de la sucesión y su llamamiento a la herencia"
Conforme a esta norma se otorga la posesión hereditaria de pleno derecho a ciertos sucesores, que por su calidad y grado no tienen necesidad de acudir al juez.
Por su parte el artículo 440 del Código Civil Español, establece: "La posesión de los bienes hereditarios se entiende transmitida al heredero sin interrupción y desde el momento de la muerte del causante, en el caso de que llegue a darse a la herencia. El que válidamente repudia una herencia se entiende que no la ha poseído en ningún momento".
Esta norma es dudosa respecto al hecho de sí estamos frente a la posesión hereditaria de pleno derecho o no, ya que la legislación española, exige luego de la aceptación, un acto de aprehensión material para la toma de posesión de las cosas que constituyen su objeto.
DIEZ PICASO manifiesta que: " según el Código Civil Español, se produce a favor del heredero la posesión llamada civilísima que es la que se adquiere por ministerio de la ley y que tiene lugar en el momento de la muerte del de cujus, sin la necesidad de la aprehensión material de la cosa. Se trata pues de una posesión que puede ser incorporal y que se entiende adquirida ipso iure u ope legis" .
Los atores franceses COLIN y CAPITANT, se refieren al mismo de la siguiente manera: " la posesión hereditaria de pleno derecho, no tiene nexo alguno con la adquisición y la propiedad de la sucesión. Le da al heredero el derecho a ser tratado como poseedor y le confiere poderes de administración y de representación" .
Esto último porque le otorga al heredero el derecho a disponer de los bienes sucesorios.
Por tanto, la posesión hereditaria de pleno derecho o civilísima se le concederá al heredero antes de toda toma de posesión efectiva; cada cual tendrá la posesión hereditaria de su derecho y porción, sin aprehensión de hecho. Y en ausencia de corpus y hasta de animus ( al ignorar su legitimación de heredero) recaerá sobre una universalidad: el conjunto de la sucesión. Y se aplicará a todos los derechos, tanto reales como personales.
A diferencia de la posesión ordinaria, la posesión hereditaria, carece de influencia sobre la situación del sucesor que haya adoptado partido en determinado tiempo. La posesión no surtirá efecto, porque no se trata de una prescripción adquisitiva de los bienes, sino de una prescripción extintiva de la facultad de optar; es decir del derecho a la herencia.
Dentro de la posesión hereditaria de pleno derecho hay que hacer referencia al carácter de orden público que se le ha dado a esta institución, por el hecho de que, como dice MAZEAUD, ni siquiera el causante puede modificar su adjudicación o sus efectos , pues le corresponde a todos los ascendientes y descendientes legítimos y al cónyuge supérstite, sin excepción, los cuales a la vez pueden repudiarla indirectamente al no aceptar la herencia. Y sus efectos tampoco podrán ser modificados por el causante, ya que el efecto inmediato es el reconocimiento de la calidad de heredero y el mediato la disponibilidad de los bienes sucesorios por parte del mismo.
Otra característica es su retroactividad pues esta posesión se le adjudica al heredero desde que se abre la sucesión del causante.
Además, la posesión hereditaria de pleno derecho es indivisible, pues cualquiera de los coherederos llamados puede ejercerla con respecto a toda la sucesión. Y ninguno puede aceptar solamente una parte de la herencia y con ello una parte de la posesión hereditaria de pleno derecho, lógicamente por el carácter de indivisible de la misma.
Finalmente, la posesión es sucesiva, pues la posesión hereditaria de pleno derecho, como dice COLIN y CAPITANT, "pasa a manos de los herederos subsiguientes, como consecuencia de la renuncia de los herederos más próximos", ya que si, por ejemplo, el hijo del causante repudia la herencia, su nieto (el hijo de su hijo, como descendiente legítimo), tiene derecho a ella junto con la posesión hereditaria de pleno derecho.
La posesión hereditaria de pleno derecho la tendrán siempre:
Los ascendientes legítimos del causante.
Los descendientes legítimos del causante.
El cónyuge superstite
Estos herederos legítimos, en cuanto a su orden, o la ampliación respeto de otros familiares, depende de cada ordenamiento sucesorio.

EFECTOS DE LA POSESIÓN HEREDITARIA.

1.Reconocimiento de la calidad de heredero y continuación de la persona del difunto.
El efecto principal de la posesión hereditaria, es el reconocimiento de la calidad de heredero y le sigue en importancia el hecho de que el heredero continúe la persona del difunto.
Al respecto dice GOYENA que no se puede separar uno y otro; el reconocimiento de la calidad de heredero hace que éste, por ser tal, sea visto como la continuación de la persona del difunto, y en consecuencia quede ubicado en el mismo lugar que aquél tenía en las relaciones jurídicas.
2. Accesión de Posesiones.
El artículo 3418 del Código Civil Argentino, en su primera parte, dice: " el heredero sucede no solo en la propiedad sino también en la posesión del difunto. La posesión que éste tenía se trasmite con todas las ventajas y sus vicios".
Esta accesión de posesiones se da con respecto a los herederos universales, porque con respecto a los legatarios lo que se da es una unión de posesiones.
Con la accesión de posesiones, se dice que el heredero pasa a la misma posesión jurídica que tenía el causante. Tan es así, que si el causante era poseedor de buena fe el heredero lo es, pero si era de mala fe, de nada vale buena fe del heredero.
3. Habilitación para el pleno ejercicio de las acciones judiciales.
"Mientras que esté dada la posesión judicial de la herencia, los herederos que deben pedirla no pueden ejercer ninguna de las acciones que dependen de la sucesión, ni demandar a los deudores, ni a los detentadores de los bienes hereditarios u otros interesados en la sucesión", dispone el artículo 3414 del Código Civil Argentino.
Estos herederos pueden ejercer las acciones que les corresponden, como herederos, acreditando solo el parentesco y sin que se les pueda oponer excepción de falta de personería. Mientras que aquellos sin posesión hereditaria de pleno derecho, pueden entablar igualmente estas acciones que les correspondan como herederos y ello importa un acto de aceptación tácita de la herencia, pero se arriesgan a que se les otorga la excepción antes dicha, de falta de personería, sobre lo cual hace referencia la doctrina argentina, cuando el autor Goyena afirma:" el heredero puede ejercer las acciones posesorias del difunto, aún antes de haber tomado de hecho posesión de los objetos hereditarios, sin estar obligado a dar otras pruebas que las que podrían exigir al difunto". Ello como se ha visto solo en el caso de que el heredero cuente con la posesión hereditaria de pleno derecho.
4.- Indivisibilidad de la posesión hereditaria.
La herencia no puede ser objeto de una aceptación parcial y tampoco la posesión. Así cuando muchas personas son llamadas simultáneamente a la sucesión, cada una tiene los derechos del autor de una manera indivisible, en cuanto a la propiedad y en cuanto a la posesión.
Goyena dice que ello es lógico pues " si la herencia es una universalidad, la posesión como investidura, no puede fraccionarse ni siquiera en el caso en que los herederos, al fin de cuenta, venga tan solo a recibir una porción de aquella, debido a la concurrencia en que son llamados. Con esto lo que el autor quiere decir, es que una herencia puede ser aceptada o rechazada por el heredero al igual que un legado también puede ser aceptado o no por el legatario, pero nunca puede darse el caso de que se acepte una parte solamente, sea del legado o de la herencia. Hay que recordar, que la aceptación de una herencia, es un acto unilateral de voluntad y la misma por tanto lo que pretende es que el heredero por medio de la manifestación de voluntad, decida si desea ser sucesor del causante o no.
5.Retroactividad de la posesión hereditaria.
Los efectos retroactivos de la posesión hereditaria respecto de los herederos que no tienen la posesión de pleno derecho hace que, al otorgársela, podrán entablar cualquier acción de defensa de sus bienes, como si hubiesen tenido la posesión de estos desde el momento mismo en que murió el causante pues la posesión hereditaria conferida judicialmente tendrá exactamente los mismos efectos que tiene la posesión hereditaria que adquieren de pleno derecho los herederos legítimos.

DECLARATORIA DE HEREDEROS.

BORDA, afirma que la declaratoria de herederos "es el reconocimiento judicial de la condición de heredero".
La declaratoria de herederos está precedida de algunas diligencias previas:
Publicación de edictos llamando a herederos (emplazamiento): tiene por objeto poner en conocimiento la iniciación del juicio a quienes pretendan tener derechos sobre la sucesión.
Prueba de parentesco: se logra con las respectivas partidas del Registro Civil o mediante la prueba supletoria en su caso.
En algunos ordenamientos jurídicos se exigen otros requisitos como el pago o afianzamiento del impuesto sucesorio.

CONCLUSIONES

Es muy importante comprender el tema de la posesión hereditaria. Ello por cuanto siendo la posesión muy diferente a la mera posesión civil, ella se dará con la aceptación y posterior declaratoria de herederos "para que produzca todos los efectos legales", dentro de los se encuentran ejercer todas las medidas y acciones tendientes a la protección de los bienes, muebles e inmuebles. En este sentido el CC, en principio, sigue la postura clásica, de corte romanista , sobre la posesión, siendo, entonces, necesaria el debido pronunciamiento judicial de declaratoria de herederos para efectos de ponerlos "en posesión de la herencia" (art.532 CC).

Con la llamada "posesión civilísima" (o posesión ogi legis o ipso iure) , de origen germano, el heredero toma posesión de los bienes hereditarios desde que se abre la sucesión, de pleno derecho y aún sin animus possidendi. No obstante lo afirmado arriba, el CPC se inclina hacia este tipo de posesión, al disponer que " el cónyuge sobreviviente y los hijos que con él vivan, podrán continuar habitando la casa que ocupaban en el momento del fallecimiento del causante, mientras no resulte adjudicada a otra persona" (art. 922 CPC). Con esta disposición se da una "modalidad" cercana a la posesión civilísima del derecho germano , con rasgos de posesión civil, pues considerando que los "sui heredes" del causante (cónyuge e hijos que vivían con él) "continuarán" en posesión del bien ( para lo cual sí deben tener el animus possidendi), sin necesidad de pronunciamiento judicial al respecto, o sea por posesión ogi legis o de pleno derecho (ipso iure), debiendo también contar con el elemento del corpus (la casa misma) y sólo se interrumpirá cuando esa habitación "resulte adjudicada a otra persona".

También resulta muy interesante lo que dispone el CPC sobre la posesión pues esta legislación no se refiere a poner en posesión de los bienes a los herederos, como lo prescribe el CC, citado arriba, sino que establece que será el albacea el que "entrará de plano, sin formalidad alguna, en la posesión de los bienes sucesorios", pudiendo, en caso de dificultad para ello, pedir la intervención del Tribunal. De esta forma y salvo el caso de la casa donde habita aún el cónyuge e hijos que compartían habitación con el causante, los herederos no entran a tomar posesión de los bienes sucesorios sino que lo hace el albacea, desde que acepta el cargo y "sin formalidad alguna".

Nótese lo dicho arriba sobre la herencia yacente y la prescripción, en la que se dice que ésta no corre, " mientras no haya albacea que haya aceptado", lo cual, tratándose, por ejemplo, de un caso de prescripción positiva (usucapión) esa disposición se relacionaría con la posesión ejercida por terceros en los bienes hereditarios.

Con razón se ha afirmado que "Lo anterior provoca indefectiblemente que se siembre confusión no sólo en el campo doctrinal, sino en el momento de encuadrar las diferentes normas más se infiere y por imperativo legal consideramos que la adquisición de la herencia tiene lugar a virtud de la aceptación, según el sistema romano (artículos 527, 528 y 529 del Código Civil),aunque en la práctica se sigue el sistema germánico"

Pues bien, estas consideraciones sobre la posesión hereditaria da una mejor idea de lo que, luego de hecho el inventario y el avalúo de los bienes sucesorios, puede suceder en cuanto al pago de los acreedores pues podría ser el caso de la venta del activo para hacer los pagos, lo que se formularía en el proyecto de partición que debe hacer el albacea para someterlo a aprobación judicial y que se ejecute "previo pago de las costas y de las deudas del sucesorio, o la indicación de bienes con qué hacerlo" (art.929 CPC).

También hay que señalar en este punto la obligación del albacea de guardar bienes con qué pagar a acreedores de créditos litigiosos o que aún no se hubieren presentado a legalizar pero constara de documentos, libros, etc. (565 y 566 CC)

BIBLIOGRAFÍA

1. ARGÜELLO, (Luis Rodolfo), "Manual de Derecho Romano", Editorial Astrea, 2 ed., Buenos Aires, 1981.

2. ARROYO ALVAREZ (Wilberth) "Indice de referencia a la Revista Judicial en materia de Sucesiones", Imprenta Judicial, 1988..

3. ARROYO ALVAREZ (Wilberth) "Legítima Hereditaria y Derecho Sucesorio Costarricense", 1 edic., 1988 y Revista Judicial #42, 1988.

4. ARROYO ALVAREZ (Wilberth) "El 595 del Código Civil de Costa Rica: ¿una limitación a la libertad de testar?", en prensa ,2000.

5. ARROYO ALVAREZ (Wilberth) "Libre Testamentifactio, la Querella inofficiosi testamenti y Legitima Hereditaria en el Derecho Romano" en prensa, 2000.

6. ARROYO ALVAREZ (Wilberth) "Esabozo Conceptual sobre la Posesión Civilísima en el Derecho Hereditario Comparado (según las Legislaciones Sucesorias de España, México y Argentina)", en prensa, 2000.s

7. BRENES CORDOBA (Alberto) "Tratado de los bienes", ed. Juriscentro, 1981.

8. CENTRO DE DOCUMENTACION JUDICIAL, Consejo General del Poder Judicial de España, "Revista General Informática de Derecho", 3era., 1999.

9. GUILLEN MORA (José) "La Transmisión Hereditaria", Tesis de grado, Facultad de Derecho, 1985.

10. IGLESIAS ( Juan) "Derecho Romano"; Barcelona, Ariel, 1972.

11. JIMENEZ (Salvador). "Elementos de Derecho Civil y penal de Costa Rica", Imprenta Molina, 1874.

12. ODIO SANTOS (Ulises) "Lecciones de Juicios Universales", mimiografo, s.f.e.

13. ROJAS RODRIGUEZ (Eugenia) " Posesión Hereditaria", Tesis de grado, Facultad de Derecho, 1987.

14. VARGAS SOTO (Francisco Luis) "Manual de Derecho Sucesorio Costarricense", ediciones de 1981 y 1990.

15. VARGAS SOTO (Francisco Luis) "Contribuciones al Estudio del Derecho de Quiebra Costarricense", 1 ed.,1980.

LEGISLACION .

1. CODIGO CIVIL. Ley # XXX del 19 de abril de 1885,vigente a partir de enero de 1888, según ley # 63 del 28 de setiembre de 1887.

CÓDIGO PROCESAL CIVIL, del 16 de agosto de 1989, La Gaceta del 3 de noviembre de 1989,vigente a partir de abril de 1990.

Change password



Loading..