La Abstención Fiscal Acusatoria en Etapa de Juicio

Miércoles, 05 de septiembre de 2012

 

LA ABSTENCIÓN FISCAL ACUSATORIA EN ETAPA DE JUICIO

altPor: Jesús Alberto López Cedeño.

INTRODUCCIÓN

Hemos sido testigos en reiteradas ocasiones que durante un enjuiciamiento penal, el Fiscal al concluir su alegato final, se abstiene de acusar al imputado en un hecho delictivo.

Frente a la abstención fiscal de acusar, los Tribunales de Garantías Penales en la mayoría de los casos, han decidido ratificar el estado de inocencia del imputado, a pesar que de las pruebas actuadas frente a ellos, se desprende la materialidad del ilícito y la responsabilidad penal del imputado.

Los jueces de la etapa de juicio han creído que sin acusación Fiscal, no se puede emitir un fallo condenatorio, cosa que no es cierta, como veremos a continuación.

El Art. 226 del Código de Procedimiento Penal, prescribe que cuando el Fiscal estime que no hay mérito para promover juicio contra el procesado, se pronunciará sobre su abstención de acusar cuando concluya que no se puede acreditar la existencia del delito o, cuando la información obtenida no es suficiente para formular la acusación, consecuentemente, el juez de garantías penales deberá emitir el correspondiente auto de sobreseimiento.

 

LA ACUSACIÓN FISCAL: ELEMENTO INDISPENSABLE PARA QUE EXISTA JUICIO

 

Más adelante, el Art. 251 del Código Adjetivo Penal, es claro al manifestar que ?? Si no hay acusación fiscal, no hay juicio?. Ello es lógico, pues el artículo referido con anterioridad, manifestaba que si no hay acusación fiscal se deberá emitir el correspondiente auto de sobreseimiento, más resulta precisamente éste Art. 251 es el que confunde a los jueces, creen que si el Fiscal se abstiene de acusar en la etapa de juicio, no pueden condenar porque la ley se los prohíba.

Muchos son los casos en los cuales, el Fiscal que dirigió y dispuso las investigaciones necesarias durante la etapa de instrucción fiscal y, recabó los elementos necesarios que le condujeron a emitir su dictamen acusatorio en la etapa intermedia, son reemplazados por un nuevo fiscal, quien sustanciará la causa durante la etapa de juicio ante el Tribunal.

El nuevo Fiscal, al actuar su prueba ante el Tribunal, advierte que no es suficiente la prueba evacuada para establecer la responsabilidad del imputado o peor, para acreditar la existencia del supuesto ilícito, razón por la cual y con pleno motivo para ello, en su alegato final se abstiene de acusar.

 

PRUEBAS DE CARGO Y DE DESCARGO, SUFICIENTES PARA DECLARAR LA IMPUTABILIDAD

 

Estamos claros en el hecho de que si no hay acusación Fiscal, no hay juicio, lo que significa que si un ciudadano que ha sido llamado a juicio, es porque obviamente existe una acusación Fiscal.

Una vez en la etapa de juicio ante el Tribunal de Garantías Penales, de conformidad con el Art. 252 del Código de Procedimiento Penal, ?La certeza de la existencia del delito y de la culpabilidad del acusado se obtendrá de las pruebas de cargo y descargo que aporten los sujetos procesales en esta etapa?. El Tribunal Penal, es el órgano administrador de Justicia Penal, que mediante las pruebas actuadas por las partes, llega a la certeza de la existencia del delito y de la culpabilidad del acusado. Nada tiene que ver la abstención Fiscal para que en ésta etapa, el Tribunal en base a las pruebas actuadas y conforme a las reglas de la sana crítica, emita un fallo condenatorio cuando ha llegado a la convicción plena de que se cometió un delito y que el imputado es el responsable del mismo.

 

CONVICCIÓN DE LA EXIXTENCIA DEL DELITO

 

Tan cierto es lo manifestado, que el Art. 304 A, preceptúa que la sentencia concluirá declarando la culpabilidad del procesado cuando el tribunal de garantías penales tenga la certeza de que está comprobada la existencia del delito y de que el procesado es responsable del mismo.

El Código de Procedimiento Penal, garantiza y faculta a valorar las pruebas conforme a las reglas de la sana crítica y, emitir sentencia condenatoria cuando tenga la certeza de que está comprobada la existencia del delito y la responsabilidad del imputado, es decir, la valoración de la prueba y la convicción propia del Tribunal para emitir un fallo, no se encuentra supeditada ni ligada a la acusación o abstención del Fiscal, pues el Tribunal de Garantías Penales, como juez de primer nivel en materia penal de acción pública, es el único órgano imparcial e independiente legalmente constituido para administrar justicia.

 

 

LA MORAL Y ÉTICA DURANTE EL PROCESO

 

Cuando en un caso, el Tribunal ha llegado a la convicción de que existe el delito y de que el imputado es el responsable del mismo, decide ratificar el estado de inocencia del procesado porque en el alegato final, el Fiscal se abstuvo de acusar; entonces empiezan dudas sobre la honestidad y honradez de los operadores de justicia, pero más allá de las dudas de la ciudadanía sobre cuestiones de moralidad y ética, las implicaciones jurídicas son lesivas por lo siguiente:

Si el Fiscal por A o B motivo se abstuvo de acusar, pese a que las pruebas actuadas dan certeza sobre la existencia del delito y de la responsabilidad del imputado, el ingenuo Tribunal al creer que carece de potestad para condenar, emite sentencia absolutoria que al final de cuenta, es la prueba clara de una injusticia, falta de independencia de criterio personal e impunidad del delito.

 

PREVARICATO

 

Si el Fiscal se abstuvo de acusar y el Tribunal en sentencia absolvió basado en el criterio Fiscal y contra prueba válida y eficaz que demuestra todo lo contrario, comete el delito de ?prevaricato? señalado en el numeral 3 del Art. 277 del Código Penal, esto porque en la sustanciación de la causa procede contra la Ley expresa dejando de hacer lo que manda.

Es decir, declaran la culpabilidad del procesado cuando el tribunal tenga la certeza de que está comprobada la existencia del delito y de que el procesado es responsable del mismo. Claro que tal vez este delito nunca salga a luz porque el Fiscal no apelará la sentencia originada por su abstención, ni el defensor estará en contra de la absolución de su cliente.

Durante la etapa intermedia, si no hay acusación Fiscal no hay auto de llamamiento a juicio, consecuentemente, el juez de garantías penales deberá emitir el correspondiente auto de sobreseimiento.

 

ABSTENCIÓN

 

Si un nuevo Fiscal es designado para sustanciar la causa durante la etapa de juicio, advierte que no es suficiente la prueba evacuada para establecer la responsabilidad del imputado o para acreditar la existencia del supuesto ilícito, debe abstenerse de acusar.

Una vez en la etapa de juicio el Tribunal Penal, mediante las pruebas actuadas por las partes y conforme a las reglas de la sana crítica, debe emitir un fallo condenatorio cuando ha llegado a la convicción plena de que se cometió un delito y que el imputado es el responsable del mismo; o absolutorio por carencia probatoria o en caso de duda, sin que para ninguno de los casos (absolución o condena), sea determinante ni obligatorio el pronunciamiento Fiscal, pues ello es muestra de imparcialidad e independencia.

Si el Tribunal emite sentencia absolutoria por seguir el camino de abstención Fiscal acusatoria, a pesar de que de las pruebas se desprenda la existencia material del delito y la responsabilidad del imputado, comete el delito de prevaricato, esto porque en la sustanciación de la causa procede contra ley expresa dejando de hacer lo que manda.

 

Change password



Loading..