Eliminar lo negativo para construir una sociedad positiva

Jueves, 24 de noviembre de 2005

 

Eliminar lo negativo para construir una sociedad positiva

Movimiento Académico de Abogados Progresistas ( MAAP )

 

EL MAAP ES UNA INSTITUCIÓN CLASISTA, afianzada filosóficamente en la lucha permanente contra la inmortalidad y la falsa aplicación de la norma legal en la Administración de Justicia, a desidido abiertamente continuar combatiendo a los malabaristas de la ley, traficantes del Derecho y negociantes de la Justicia, que han convertido a la Sagrado Tribuna del Palacio de Justicia del País, en el mercado negro de las negociaciones más escandalosas y nefastas.
Desde su fundación el M.A.A.P. ha proclamado con altivez y sin temor el espíritu de solidaridad humana no sólo con el Abogado dependiente o en el libre ejercicio profesional, sino con los demás compañeros de otros gremios profesionales, obreros, campesinos, sectores humildes, intelectuales honestos y todos los hombres de buena voluntad, que han sido víctimas del ultraje físico y la violación de sus derechos.

Extirpar la corrupción de todas las dependencias

En la lucha institucional, hemos acusado a los falsos defensores y a los traidores de la clase profesional de la Abogacía, que sumisos a su egoísmo y a su ambición económica tradicional, no han hecho nada por salvar el prestigio del Abogado, ni para prestarle su apoyo para que cumpla su misión en la sociedad.
El trabajo ha sido constante a través de los medios de comunicación social, para denunciar la caducidad e injusticia de la Ley, en forma real, aunque por falta de participación en beneficio social que desea la Institución, para la clase del Derecho y las granes mayorías.
En esta tarea inalcanzable el M.A.A.P. continuará en la lucha para extirpar la corrupción de todas las dependencias públicas nacionales y seccionales y de todos los sectores del convivir social, porque los funcionarios corruptos, constituyen el cáncer social que amenaza destruir los fundamentos de la democracia y del Estado.
No podemos permitir que la crisis moral, descomposición social y caos institucional de peremnicen en el país, porque la misión que nos ha impuesto la historia, es eliminar lo negativo para construir lo positivo de la sociedad, en base a la moral y a la correcta administración de justicia.

Rehabilitación de la administración de justicia

Al renovar su Directiva, el M.A.A.P., por su intermedio expresa su respetuosos saludo a todos los Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, Cortes Superiores, Jueces, Doctores en Jurisprudencia y Abogados del país; y, al mismo tiempo, ante la crisis y quebrantamiento de la credibilidad de la Administración de Justicia y de la clase profesional del Derecho, le participa que la Institución ha retomado su posición de lucha y que a convocado a todos los profesionales honestos que se guían por el honor y la lealtad profesional, en las funciones que se encuentren, a ponerse de pie para jurar ante el altar de la Patria, para volver a la acción creadora y positiva, que nos permite alcanzar la revitalización y la rehabilitación de la administración de justicia y el prestigio del Abogado, a través de una cruzada jurídica y social que cumpla con ese objetivo, aún a costa del esfuerzo y sacrificio profesional.
La nueva Directiva del M.A.A.P lejos de todo interés político o partidista, en cumplimiento de su misión histórica y fiel a los postulados de la Institución, así como ha pedido a los compañeros Abogados, Jueces, Curiales, pido a través de usted a todos los Magistrados de la Corte Suprema y las Cortes Superiores del País, el respaldo moral y legal para continuar la lucha, a fin de cristalizar las inquietudes, en realidad y cambiar al obsoleto aparato judicial, en el moderno y ágil instrumento de veneración de la justicia, con el remozamiento de la norma procesal.

Inquietudes institucionales y profesionales

Con el fin de alcanzar esa meta, el M.A.A.P. pone a su consideración las inquietudes institucionales y profesionales, que deben servir de base para elaborar un programa de acción conjunto inmediato, que debe cumplirse en el medio tiempo posible, sin ninguna tregua y claudicaciones de ninguna índole, para mejorar la imagen de la administración de justicia, aún en la adversidad, como fórmula impostergable para salir de la crisis institucional.
Es un clamor general de Magistrados, Jueces y Curiales y Abogados honestos, encontrar una solución urgente a los graves problemas que actualmente agobian al interior de la Función Judicial del País, que sumarísimamente se representan así:
1.- La babel de la oficina de sorteos y de la oficina de citaciones, que confunden y retrasan el proceso.
2.- Los términos y los plazos, constituyen la letra muerta de la Ley para el juzgador y los funcionarios de menor jerarquía,
3.- El impulso oficial en la sustentación de los juicios, es un mito consagrado en la teoría de la Ley,
4.- El daño que ocasiona el desorden en el ingreso de los juicios y el anarquismo procesal en cada juzgado.
5.- La presencia de un abultado número de tramitadores, tinterillos e intrusos en los juzgados, bajo el papel soterrado de Abogados cultos,
6.- La preferencia de jueces y funcionarios para los tinterillos y tramitadores, sobre los profesionales del Derecho.
7.- La usurpación del trabajo al Abogado, en forma diaria y constante realizada por los propios funcionarios y curiales de la administración de justicia, que toma a su cargo los juicios y los tramitan para su provecho económico, en vez de cumplir con su deber.
8.- La prescripción y el abandono de los juicios, por el retardo de algunos jueces para dictar la sentencia.
9.- El arrendamiento de casilleros judiciales por parte de algunos jueces, secretarios y auxiliares, por intermedio de desleales abogados.
10.- La lentitud, inoperancia, cobro ilegal y desmedido en la oficina de alguaciles y depositarios judiciales, ponen en evidencia la falta de personal y el abuso en medio del desorden.
11.- Algunas notarías han convertido a muchos tinterillos en la sucursales ambulantes para usurpar el trabajo a los Abogados y monopolizar toda la acción que se deriva de la Ley notarial, porque ellos mismos elaboran las minutas y realizan trámites que no les corresponden.
12.- El abultado número de licenciados que patrocina la defensa de juicios en calidad de tinterillos, sin ningún respaldo desprestigia a la clase del Derecho y perjudica a los litigantes.
13.- El Registro de la Propiedad convertido en el monopolio mas grande de la función judicial, sin embargo del trámite lento y de ninguna regulación en el cobro de derechos.
14.- El exceso de recusaciones a los jueces, sin ninguna sanción, debe ir unido a la denuncia por prevaricato.
15.- La dictadura de los seminarios, giras de observación, licencias y permisos de los Magistrados, Jueces y Curiales, en forma injustificada.
16.- El abandono de las judicaturas por parte de los Magistrados, Jueces y empleados.
17.- La falta de despacho de los juicios, por parte de los señores Magistrados de la Corte Suprema de Justicia y de las Cortes Superiores, en forma cronológica.
18.- La indiferencia y retardo de las Cortes Superiores de Justicia, para llenar las vacantes en las judicaturas, pese a la lentitud procesal.
19.- La falta de control en la asistencia al trabajo de Jueces, Empleados y Magistrados.
20.- La arbitraria y abusiva institucionalización del derecho de sentencia y derecho de trámite de algunos jueces y empleados.
21.- La falta de nombramiento de Magistrados, Jueces y empleados a través del concurso de merecimientos.
22.- El descontrol de los Juzgados de Tránsito y el mercado negro de las negociaciones.
23.- La altanería y falta de educación de algunos empleados.
24.- La prepotencia y mala educación de algunos jueces con los abogados y con el público.
25.- La falta de aseo de algunas judicaturas.
26.- La falta de control de la Corte Suprema de Justicia a las Cortes Superiores y a los Juzgados de primer nivel.
27.- Mil problemas y mil soluciones más.

Reestructurar, moralizar y elevar el nivel de la Función Judicial

Con el esfuerzo y la constancia de todos los magistrados, Jueces, empleados y Abogados honestos del país, se cumplirá el anhelo de reestructurar, moralizar y elevar el nivel de la Función Judicial y de la clase del Derecho, así como la moralización de la administración de justicia, bajo el juramento sagrado de cambiar la norma procesal y poner en práctica la selección de Magistrados, Jueces y Curiales; a fin de reconquistar su credibilidad y rescatar la seguridad jurídica de la sociedad.
Es necesario recordar que el Abogado honesto, desde cualquier función, es el caballero del Derecho, sereno, probo, desapasionado y el símbolo ferviente de la riqueza de la cultura jurídica y el servicio a la colectividad, lejos de las mafias de mercaderes y traficantes de derecho.
¿ Como vamos a encontrar la solución de todos estos problemas, señor Presidente ?.
Si existe decisión la solución es fácil encontrarla, a través de sesiones de trabajo conjuntas, simultáneamente con el debate en breves asambleas, comisiones de voluntarios y amigos de todas las profesiones, a las que desde ya el M.A.A.P., le pide que lo convoque, o él convocará a Usted, sin ninguna falta y sin claudicar.

Change password



Loading..