Autora: Ab. Rosana Castro Arroyo, MSc[1]

«Dormir es una inversión en la energía que necesitas para ser efectivo mañana».

Tom Roth.

Introducción

Con el avance de la tecnología, la venta de dispositivos electrónicos modernos, la conectividad y las redes sociales, los adolescentes son vulnerables a las nuevas tecnologías, mismas que pueden influenciar en ellos, desarrollando una conducta adictiva al internet. Este paper analizará la definición del Vamping, los motivos por los cuales se lo hace, sus efectos, como prevenirlo y evitarlo, a qué derecho afecta, como el derecho al descanso, a la relajación en la mente, a un recargue de energía porque debe haber distracción; a una desconexión del cerebro para poder sociabilizar; a la realización de actividades recreativas.

El derecho al descanso, se encuentra tipificado en la Constitución de la República del  Ecuador, en su artículo 66, que manifiesta:

“Art. 66.- Se reconoce y garantizará a las personas: […] 2. El derecho a una vida digna, que asegure la salud, alimentación y nutrición, agua potable, vivienda, saneamiento ambiental, educación, trabajo, empleo, descanso y ocio, cultura física, vestido, seguridad social y otros servicios sociales necesarios”.

Este derecho también se encuentra tipificado en el artículo 24 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Art. 24.- Toda persona tiene derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre, a una limitación razonable de la duración del trabajo y a vacaciones periódicas pagadas”.

El derecho al descanso debe producir relajación en la mente, un recargue de energía porque debe haber distracción; debe haber desconexión del cerebro para poder socializar; debe permitir realizar actividades recreativas; pero ¿Las redes sociales relajan la mente? ¿Recargan energía? ¿Producen distracción? ¿Desconectan al cerebro? ¿Ayudan a socializar? ¿Influyen en actividades recreativas? Se ha escrito mucho sobre el derecho al descanso de los trabajadores pero qué pasa con el derecho al descanso de los niños, de los estudiantes? Sabemos que existe el interés superior del niño/ña y de todos los derechos que tienen; pero poco se habla del derecho al descanso, a la desconexión tecnológica, a dormir.

Vamping

El Vamping afecta el derecho al descanso, al desarrollo personal, a la calidad de vida, a una vida digna y esto no significa el mero existir.

Este tiene su origen en el idioma inglés, ‘vampire’ (vampiro, animal activo por la noche) y ‘texting’ (envío de mensajes). El Vamping positivo se produce cuando los adolescentes sienten felicidad al recibir comentarios positivos en las diferentes redes sociales, desarrollando así una conducta adictiva al internet. También es llamado como el insomnio tecnológico.

Es muy habitual que en la niñez, adolescencia y últimamente en la adultez, se haga un cierto abuso de la tecnología. Este abuso se mantiene a través de un uso desmedido de dispositivos tecnológicos, como lo son: el móvil, la tablet, el ordenador, etcétera, esto se da durante la noche, reduciendo las horas necesarias de sueño; estos dispositivos entretienen, pero al mismo tiempo quitan horas de descanso, perjudicando el funcionamiento normal de nuestro cuerpo. La tecnología es una aplicación de un conjunto de conocimientos y habilidades con el objetivo de facilitar los problemas de la sociedad hasta lograr satisfacerlas en un ámbito concreto.[2]

Según un estudio realizado por Comscore y Nielsen, cuyos resultados se publicaron en Europa Press, un 65 % de los niños entre 8 y 12 años dispone de un teléfono móvil, un dato que se eleva a medida que se incrementa la edad.[3]

Muchos padecen de Nomofobia, consiste en manifestar un miedo irracional que implica el no disponer del teléfono móvil porque lo han dejado en casa, se le ha gastado la batería, está fuera de cobertura, se ha agotado el saldo, se lo han robado o simplemente se ha dañado.[4] Esto puede producir la sensación de aislamiento, ya que no podrán conectarse ni con su familia ni con sus amigos.

¿Cuáles son los síntomas de la Nomofobia?

 1) Mirar el móvil de forma constante para controlar, en todo momento, si ha recibido alguna notificación; 2) Permanecer sumergido en las redes sociales durante horas, aunque eso signifique perder horas de sueño; 3) Negarse a acudir a cualquier sitio en el que se sepa que hay poca o ninguna cobertura; 4) No apagar nunca el móvil; 5) Estar siempre pendiente de localizar un enchufe para recargar la batería.

¿Qué factores llevan a realizar Vamping?

 1) La falta de tiempo durante el día: Muchos niños o adolescentes deben realizar deberes hasta altas horas de la noche. También se da el caso de los que no tienen tiempo para socializar, entretenerse o relajarse. Esto provoca que puedan trasnochar y utilizar parte del tiempo reservado para el sueño con el objetivo de realizar estas actividades; 2) Intimidad; 3) Necesidad de integrarse en un grupo donde el vamping se ha puesto de moda, siendo el efecto de trasnochar. El término phombie (del inglés phone, teléfono, y zombie), se utiliza para identificar a las personas que permanecen conectados a sus dispositivos y a las redes sociales hasta altas horas de la noche/ madrugada; y, 4) Privacidad, en la noche no existe supervisión de adultos.[5]

¿Qué efectos produce el Vamping?

Puede producir insomnio, irritabilidad, bajo rendimiento académico y efecto de baja tolerancia ante el cansancio provocado por este fenómeno; algo que debe ser importante destacar es la baja de autoestima, convirtiéndose en un problema de salud mental.[6] También puede producir trastornos del ritmo circadiano; debilidad; dificultad y lentitud en los procesos de aprendizaje, como falta de concentración; alteraciones en el metabolismo y obesidad; defensas bajas.

Todas estas consecuencias se ven agravadas por los horarios académicos que mantienen los estudiantes, entre semana madrugan para acudir a la escuela/colegio, por lo que las horas de sueño se reducen. En casos extremos, el déficit de descanso y el excesivo cansancio pueden provocar depresión. Además, en ocasiones, el vamping puede ayudar a desarrollar adicción a las nuevas tecnologías, que presenta los mismos síntomas que cualquier adicción, como ansiedad y cambios bruscos y negativos en la conducta. El uso de pantallas también puede afectar a la salud ocular de los jóvenes, pudiendo producir fatiga visual e incrementando el riesgo de sufrir problemas de visión.

¿Cómo prevenir el Vamping? Es necesario tener sentido común, cierta lógica y responsabilidad, sobre todo en el consumo de tecnología, amor propio para respetar su derecho al descanso.

¿Cómo evitar el Vamping? 1. Puede desconectar los aparatos tecnológicos un par de horas antes de ir a la cama; 2. No tener el teléfono cerca de la cama: implica la  configuración de la hora del sueño, es decir, que sea la misma hora fija todos los días; 3. Rebajar las luces, evitar ruidos, tener una temperatura agradable, crear un ambiente de relajación y descanso; 4. Tener otras alternativas que ayuden a distraer la atención antes de dormir, como: leer, hacer ejercicio, meditar o escuchar música.

¿Existe una calculadora para identificar la hora de acostarse? Si, su nombre es Bedtime Calculator, fue creada por la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño (AASM)[7] y se basa en sus recomendaciones de duración del sueño.

Para promover una salud óptima, la AASM recomienda dormir de forma regular, de acuerdo con el siguiente cronograma:

  • Bebés de 4 meses a 12 meses: de 12 a 16 horas, incluidas las siestas;
  • Edades 1 y 2: de 11 a 14 horas, incluidas las siestas;
  • De 3 a 5 años: de 10 a 13 horas, incluidas las siestas;
  • De 6 a 12 años: de 9 a 12 horas;
  • De 13 a 18 años: de 8 a 10 horas;
  • Adultos: 7 horas o más[8].

El sueño es esencial para la salud, es un pilar fundamental de un estilo de vida saludable. Es importante que las instituciones educativas y los padres mantengan charlas sobre el tema, buscando prevenir o disminuir el Vamping.

Conclusiones:

1) El Vamping afecta al derecho al descanso, a la relajación en la mente, a un recargue de energía porque debe haber distracción; a una desconexión del cerebro para poder sociabilizar; a la realización de actividades recreativas;

2) Es el insomnio tecnológico, ya que quita horas de descanso;

3) Produce insomnio, irritabilidad, bajo rendimiento académico y efecto de baja tolerancia ante el cansancio provocado por este fenómeno, baja de autoestima, convirtiéndose en un problema de salud mental, trastornos del ritmo circadiano, debilidad, dificultad y lentitud en los procesos de aprendizaje, así como falta de concentración, alteraciones en el metabolismo y obesidad; defensas bajas.

LA HORA

CONTÁCTENOS

              [email protected]yahoo.com/ @rosicastroa

Referencias Bibliográficas:

[1] Abogada por la Universidad Central del Ecuador; Magíster en Litigio y Arbitraje Internacional por la Universidad San Francisco de Quito; Magíster en Asesoría Jurídica de Empresas por la Universidad de la Rioja; Especialista en Derecho Procesal por la Universidad Andina Simón Bolívar; egresada de la Maestría en Derecho Procesal en la Universidad Andina Simón Bolívar.

[2] file:///C:/Users/rosic/Desktop/038_Tecno2015_tecnologia_un_beneficio_o_una_adicci%C3%B3n.pdf

[3] https://docer.com.ar/doc/n1058s1 Docer Argentina

[4] https://sevilla.abc.es/salud/nomofobia-adiccion-sufren-personas-20221121140412-nts.html

[5] https://sognare.com.mx/notas/dormir-bien/vamping-en-que-consiste/ Sognare

[6] file:///C:/Users/rosic/Desktop/Dialnet-RepercusionesCognitivoconductualesDelVampingEnAdol-7543833.pdf Revista Científica de FAREM- Stelí

[7] https://sleepeducation.org/

[8] https://sleepeducation.org/healthy-sleep/bedtime-calculator/