Análisis Jurídico de la Antijuridicidad

Miércoles, 08 de abril de 2015

 

Análisis Jurídico de la Antijuridicidad

 

Autor: Abg. José Sebastián Cornejo Aguiar.*

 

?La conciencia de la antijuridicidad y el dolo mismo,

no podían pertenecer a la valoración

porque la culpabilidad no es la voluntad de contrariar al deber

sino la contrariedad al deber de la voluntad"

GOLDSCHMIDT

 

 

RESUMEN:

El desarrollo de este trabajo busca explicar de una manera clara cuales son los eximentes de responsabilidad, y bajo qué preceptos son aplicables, además busca realizar un análisis pormenorizado de la significación de la antijuridicidad, partiendo de la postura planteada por ZAFFARONI la misma que inicia haciendo un cuestionamiento de que ?Los preceptos permisivos son fruto de la inevitable necesidad de reconocer que la injerencia del poder punitivo es irracional cuando el agente realiza la acción antinormativa como parte de su ejercicio de libertad.? (Zaffaroni, 1987), en donde si bien es cierto las leyes imponen normas prohibitivas que sin lugar a dudas serán objeto de excepciones en la aplicabilidad de su sanción punitiva debido a la realización de la acción antinormativa que es, precisamente, un derecho que no puede negarse a ningún persona como parte de su ejercicio de libertad social, de allí que toda norma prohibitiva tenga preceptos permisivos.

INTRODUCCIÓN:

El estudio de la antijuridicidad es una parte esencial para que pueda  configurarse la infracción penal que conforme el artículo 18 del Código Orgánico Integral Penal publicado en el Registro Oficial Suplemento 180 del 10 de febrero de 2014 menciona que es  ?la conducta típica, antijurídica y culpable (?)?, (Código Orgánico Integral Penal, 2014 ),en donde podemos sacar como conclusión que si no hay antijuridicidad no hay infracción penal ya que la antijuridicidad según el artículo 29 ibídem como ?(?)deberá amenazar o lesionar, sin causa, un bien jurídico protegido (?)? (Código Orgánico Integral Penal, 2014 )para poder constituirse como una conducta penalmente relevante.

Esto quiere decir que el poder punitivo se estratifica en filtros selectivos. En donde existe una relación entre ciertos elementos que, de alguna manera, traducen la contradicción entre el poder punitivo que presiona por superarlos y los filtros que resisten y que para Zaffaroni esto es entendido como un ?juego de pulsiones y contrapulsiones que  ofrece mayor intensidad en la tipicidad, pero en modo alguno se agota en ella?. (Zaffaroni, 1987), es decir si bien es cierto la tipicidad es aquella que describe los elementos de las conductas penalmente relevantes de manera expresa, pero así mismo está también determina la anti normatividad de la acción, o sea la contradicción de la conducta del agente con lo prohibido o prescripto por la norma deducida del tipo, interpretada por la jurisdicción en forma conglobada con el resto de las normas deducidas de toda la legislación vigente.

Es decir así como expresa las conductas que constituyen un tipo penal que debe ser sancionado, también a su vez exponen ciertas excepciones para excluir la culpabilidad de tal infracción penal ya que como todos sabemos para que exista culpabilidad  se le deben atribuir ciertos aspectos como se menciona en el artículo 34 del Código Orgánico Integral Penal ?Para que una persona sea considerada responsable penalmente deberá ser imputable y actuar con conocimiento de la antijuridicidad de su conducta.? (Código Orgánico Integral Penal, 2014 )

No obstante, los preceptos permisivos son fruto de la inevitable necesidad de reconocer que la injerencia del poder punitivo es irracional cuando el agente realiza la acción antinormativa como parte de su ejercicio de libertad, llegando a denominarse estos preceptos permisivos como causas de justificación.

En donde la dogmática penal  acepta que los tipos permisivos suponen la existencia previa de un tipo de salvedad que pese a la prohibición de la norma se ejecute ya sea por ejemplo que no puede deducirse una imputación penal sin basarse en una consideración previa de que la persona que cometió el ilícito tenia una falta de sentido que no le permitía asimilar que lo que estaba haciendo era prohibido, es decir el cometimiento de una acción  prohibida por la norma.

Concepciones Doctrinarias

Muñoz Conde sostiene que la antijuridicidad es ?un predicado de la acción, con el que se la califica para denotar que la acción es contraria al ordenamiento jurídico.? (Conde, 1985).

Para Donna la antijuridicidad significa ?que el autor de un hecho típico ha infringido una norma que está exigiendo su validez.? (Donna, 1989).

Para Zaffaroni la antijuridicidad  es ?el reverso o el recorte de los permisos en general, derivados del principio de reserva mismo, en donde frente a un indicio de prohibición la antijuridicidad no interroga sobre la ausencia de un permiso sino que, por el contrario, el juicio de antijuridicidad pregunta si el permiso constitucional se mantiene a través de un permiso legal, que de afirmarse, deja a la acción inmune a cualquier interferencia de la norma de coerción (por prohibición o mandato) e impide que se habilite ejercicio de poder punitivo sobre el agente.(?)? (Zaffaroni, 1987)

Para Donna la antijuridicidad significa ?(?) afirmar que el autor de un hecho típico ha infringido una norma que está exigiendo validez. (?)? (Donna, Derecho Penal Parte Especial IV, 2004)

De este modo, podríamos concluir que la antijuridicidad de un hecho típico imprudente puede resultar excluida por las causas de justificación al igual que con un hecho doloso.

No obstante la diferencia en la estructura de los tipos por dolo y por imprudencia trae aparejadas especialidades en lo que hace a las causas de justificación, generando una relación tensional entre tipicidad y antijuridicidad, planteándose como dilema entre un ámbito de licitud, que pugna por consolidar y evitar el progreso de la criminalización.

En donde se debe partir analizando el permiso constitucional,  de la norma que autoriza dicha excepción para el no cumplimiento de una infracción penal, por tratarse de permisos que no pueden ser derogados por prohibición o mandato. También el permiso constitucional relativo puede mantenerse vigente e impedir el progreso de la acción punitiva del estado, cuando se haya violado el nullum crimen sine lege.

 Pero también este permiso constitucional, debe prevalecer cuando operan las circunstancias determinadas por el permiso legal  o conocidas como causas de justificación.

En donde podríamos definir a la antijuridicidad como aquella circunstancia en que la conducta es contraria a la norma, es decir hace lo que está prohibido o no se hace lo que se espera que se haga, ya sea por desaprobación de la conducta, ir en contra del ordenamiento jurídico, o por poner en peligro o lesionar un bien jurídico protegido.

 

 

 

Tipos de Antijuridicidad:

 

1.- Antijuridicidad y unidad del Orden Jurídico

 

Presupone considerar al orden jurídico como un todo unitario, para cuya totalidad la conducta es lícita o ilícita, lo que es generalmente admitido en la doctrina. (Santos, 2000) Es decir se pretende considerar una conducta como licita en un ámbito del derecho y considerarla ilícita en otro, generando una contradicción cuando se trate de valorar comportamientos diferentes, como puede ser la ilicitud administrativa de la presencia del agente en el lugar del hecho justificado. Que generaría un entendimiento errado de la unidad de la antijuridicidad llevando a negar la posibilidad de cualquier consecuencia sancionatoria o responsable para toda conducta típica y justificada, ya que cuando una clase de acción penalmente típica resulta conforme al ejercicio de cualquier derecho, la licitud es general, aunque para la especificidad de una rama del ordenamiento jurídico esa conducta pueda generar responsabilidades, porque estas no se derivaran de su ilicitud sino del enriquecimiento sin causa por ejemplo.

 

2.- Antijuridicidad material

 

Para Zaffaroni entendida a veces ?como antisocialidad de la conducta, fue un concepto surgido al calor de  la lucha entre el positivismo jurídico y el positivismo sociológico. Frente al positivismo jurídico? (Zaffaroni, Tratado de Derecho Penal Parte General II, 2000).

Para Von Liszt, el concepto de antijuridicidad material ?afirmaba que una acción es formalmente antijurídica como contravención a una norma estatal, a un mandate o a una prohibición de orden jurídico, en tanto que materialmente antijurídica consideraba a la acción como conducta socialmente dañosa (antisocial o también asocial)? (Von, 1921)

 

La  antijuridicidad material tiene su equivalente en el positivismo italiano con la idea de "daño público" manejada por Ferri. Es así que el concepto de antijuridicidad material iba en sentido de que implicaba una efectiva afectación del bien jurídico, para cuya determinación a veces no tiene el legislador otro camino que remitirse a pautas sociales de conducta.

Simplificando podríamos decir que la antijuridicidad material es la conducta que tiene que causar un daño, mismo que se verifica en el daño causado al bien jurídico protegido, ya sea producto de una lesión o la puesta en peligro.

Ø  Lesión: como aquella que se trata tanto del daño al objeto material como al bien Jurídico Ideal (Objeto Ideal).

Ejemplo: Objeto Material (Propiedad, Vida)

Objeto Ideal (El honor, Administración de Justicia).

Ø  Puesta en Peligro: Probabilidad de que un determinado bien jurídico protegido, puede ser lesionado aunque resulte que después esa lesión no se produzca.

Ejemplo: Falsificación.

 De todo esto podemos deducir que la antijuridicidad material se entiende como algo obvio y usualmente expresado en otros términos, es la exigencia de lesividad. En este sentido, es válido afirmar que la tipicidad de la conducta es un indicio de lesividad, que se termina de acreditar solo en caso de que el permiso constitucional no prevalezca, esto es, cuando se pueda afirmar que ha sido derogado por la prohibición, lo que ocurre cuando la conducta no se ejecuta en el contexto previsto por un permiso legal.

En donde se prefiere hacer mención a la materialidad, en el sentido de que implica una efectiva afectación del bien jurídico, para cuya determinación a veces no tiene el legislador otro camino que remitirse a pautas sociales de conducta.

 

3.- Antijuridicidad Formal

 

Es ir en Contra de la norma, es decir hacer lo prohibido, la materia de prohibición a la que el legislador se une con su voluntad de prohibir puede obligarle a que se remita a pautas sociales de conducta que en la generalidad de los casos se reflejarán en el orden jurídico, puede igualmente obligarle la naturaleza de la materia de permisión, quedando en claro que esto no implica que la antijuridicidad dependa de la "dañosidad social" ni de la lesión a las "normas de cultura", ni de ningún otro vago concepto de las ciencias explicativas o de una metafísica concepción de la justicia: estamos "más allá del derecho natural y del positivismo jurídico" (Creus, 1996)y también, por supuesto, más allá del positivismo filosófico.

Es decir en si la antijuridicidad formal es transgredir la norma, por ejemplo: Robar, Matar.

 

4.- Antijuridicidad Objetiva e Injusto Personal

 

Cabe indicar que la antijuridicidad objetiva se refiere a un injusto objetivo en el sentido de que prescinde de las circunstancias personales del autor.

Uno de los sentidos de la expresión "antijuridicidad objetiva", que debe descartarse de plano, es el que se funda en la distinción entre antijuridicidad objetiva (o mejor injusto) y culpabilidad subjetiva.

Aquí corresponde distinguir entre antijuridicidad "objetiva" e "injusto objetivo". En cuanto al segundo, o sea al objeto del desvalor, no tenemos duda que es de naturaleza mixta (objetivo-subjetivo), toda vez que es una conducta humana. En cuanto a la antijuridicidad (desvaloración que convierte a la conducta típica en injusto), es menester precisar que se entiende por antijuridicidad objetiva.? (Zaffaroni, Tratado de Derecho Penal Parte General, 1987)

Por nuestra parte entendemos que la antijuridicidad es "objetiva" en dos sentidos:

Ø   En rigor, la antijuridicidad de una conducta concreta se determina conforme a un juicio fáctico y no valorativo, en donde el juicio subjetivo valorativo viene hecho por la ley y el juez se limita a concretarlo con la comprobación de la ausencia de justificación

Ø  La antijuridicidad es objetiva porque no toma en cuenta la posibilidad exigible al sujeto de realizar otra conducta motivándose en la norma, es decir, lo que pertenece a la culpabilidad. (Donna, Derecho Penal Parte Especial I, 1989)

 

Estructura del Tipo Permisivo:

En tanto se conciba la antijuridicidad como un desvalor que recae sobre un resultado  bastará con que el resultado que obtiene el que actúa no sea desvalorado, para que de este modo resulte justificada la conducta, por ejemplo:

Suele ejemplificarse con el caso del que dispara sobre otro con dolo homicida sin saber que éste le está apuntando para matarle; el que interrumpe un embarazo sin conocer el peligro de vida de la mujer.

Para la teoría objetiva serían conductas justificadas, en tanto que permanecerían

Antijurídicas para la teoría mixta.

 

 

Abg. José Sebastián Cornejo Aguiar.*

Abogado por la Universidad Internacional Sek

scor1719 @hotmail.com

 

 

Análisis Jurídico de la Antijuridicidad

 

Autor: Abg. José Sebastián Cornejo Aguiar.*

 

?La conciencia de la antijuridicidad y el dolo mismo,

no podían pertenecer a la valoración

porque la culpabilidad no es la voluntad de contrariar al deber

sino la contrariedad al deber de la voluntad"

GOLDSCHMIDT

 

 

RESUMEN:

El desarrollo de este trabajo busca explicar de una manera clara cuales son los eximentes de responsabilidad, y bajo qué preceptos son aplicables, además busca realizar un análisis pormenorizado de la significación de la antijuridicidad, partiendo de la postura planteada por ZAFFARONI la misma que inicia haciendo un cuestionamiento de que ?Los preceptos permisivos son fruto de la inevitable necesidad de reconocer que la injerencia del poder punitivo es irracional cuando el agente realiza la acción antinormativa como parte de su ejercicio de libertad.? (Zaffaroni, 1987), en donde si bien es cierto las leyes imponen normas prohibitivas que sin lugar a dudas serán objeto de excepciones en la aplicabilidad de su sanción punitiva debido a la realización de la acción antinormativa que es, precisamente, un derecho que no puede negarse a ningún persona como parte de su ejercicio de libertad social, de allí que toda norma prohibitiva tenga preceptos permisivos.

INTRODUCCIÓN:

El estudio de la antijuridicidad es una parte esencial para que pueda  configurarse la infracción penal que conforme el artículo 18 del Código Orgánico Integral Penal publicado en el Registro Oficial Suplemento 180 del 10 de febrero de 2014 menciona que es  ?la conducta típica, antijurídica y culpable (?)?, (Código Orgánico Integral Penal, 2014 ),en donde podemos sacar como conclusión que si no hay antijuridicidad no hay infracción penal ya que la antijuridicidad según el artículo 29 ibídem como ?(?)deberá amenazar o lesionar, sin causa, un bien jurídico protegido (?)? (Código Orgánico Integral Penal, 2014 )para poder constituirse como una conducta penalmente relevante.

Esto quiere decir que el poder punitivo se estratifica en filtros selectivos. En donde existe una relación entre ciertos elementos que, de alguna manera, traducen la contradicción entre el poder punitivo que presiona por superarlos y los filtros que resisten y que para Zaffaroni esto es entendido como un ?juego de pulsiones y contrapulsiones que  ofrece mayor intensidad en la tipicidad, pero en modo alguno se agota en ella?. (Zaffaroni, 1987), es decir si bien es cierto la tipicidad es aquella que describe los elementos de las conductas penalmente relevantes de manera expresa, pero así mismo está también determina la anti normatividad de la acción, o sea la contradicción de la conducta del agente con lo prohibido o prescripto por la norma deducida del tipo, interpretada por la jurisdicción en forma conglobada con el resto de las normas deducidas de toda la legislación vigente.

Es decir así como expresa las conductas que constituyen un tipo penal que debe ser sancionado, también a su vez exponen ciertas excepciones para excluir la culpabilidad de tal infracción penal ya que como todos sabemos para que exista culpabilidad  se le deben atribuir ciertos aspectos como se menciona en el artículo 34 del Código Orgánico Integral Penal ?Para que una persona sea considerada responsable penalmente deberá ser imputable y actuar con conocimiento de la antijuridicidad de su conducta.? (Código Orgánico Integral Penal, 2014 )

No obstante, los preceptos permisivos son fruto de la inevitable necesidad de reconocer que la injerencia del poder punitivo es irracional cuando el agente realiza la acción antinormativa como parte de su ejercicio de libertad, llegando a denominarse estos preceptos permisivos como causas de justificación.

En donde la dogmática penal  acepta que los tipos permisivos suponen la existencia previa de un tipo de salvedad que pese a la prohibición de la norma se ejecute ya sea por ejemplo que no puede deducirse una imputación penal sin basarse en una consideración previa de que la persona que cometió el ilícito tenia una falta de sentido que no le permitía asimilar que lo que estaba haciendo era prohibido, es decir el cometimiento de una acción  prohibida por la norma.

Concepciones Doctrinarias

Muñoz Conde sostiene que la antijuridicidad es ?un predicado de la acción, con el que se la califica para denotar que la acción es contraria al ordenamiento jurídico.? (Conde, 1985).

Para Donna la antijuridicidad significa ?que el autor de un hecho típico ha infringido una norma que está exigiendo su validez.? (Donna, 1989).

Para Zaffaroni la antijuridicidad  es ?el reverso o el recorte de los permisos en general, derivados del principio de reserva mismo, en donde frente a un indicio de prohibición la antijuridicidad no interroga sobre la ausencia de un permiso sino que, por el contrario, el juicio de antijuridicidad pregunta si el permiso constitucional se mantiene a través de un permiso legal, que de afirmarse, deja a la acción inmune a cualquier interferencia de la norma de coerción (por prohibición o mandato) e impide que se habilite ejercicio de poder punitivo sobre el agente.(?)? (Zaffaroni, 1987)

Para Donna la antijuridicidad significa ?(?) afirmar que el autor de un hecho típico ha infringido una norma que está exigiendo validez. (?)? (Donna, Derecho Penal Parte Especial IV, 2004)

De este modo, podríamos concluir que la antijuridicidad de un hecho típico imprudente puede resultar excluida por las causas de justificación al igual que con un hecho doloso.

No obstante la diferencia en la estructura de los tipos por dolo y por imprudencia trae aparejadas especialidades en lo que hace a las causas de justificación, generando una relación tensional entre tipicidad y antijuridicidad, planteándose como dilema entre un ámbito de licitud, que pugna por consolidar y evitar el progreso de la criminalización.

En donde se debe partir analizando el permiso constitucional,  de la norma que autoriza dicha excepción para el no cumplimiento de una infracción penal, por tratarse de permisos que no pueden ser derogados por prohibición o mandato. También el permiso constitucional relativo puede mantenerse vigente e impedir el progreso de la acción punitiva del estado, cuando se haya violado el nullum crimen sine lege.

 Pero también este permiso constitucional, debe prevalecer cuando operan las circunstancias determinadas por el permiso legal  o conocidas como causas de justificación.

En donde podríamos definir a la antijuridicidad como aquella circunstancia en que la conducta es contraria a la norma, es decir hace lo que está prohibido o no se hace lo que se espera que se haga, ya sea por desaprobación de la conducta, ir en contra del ordenamiento jurídico, o por poner en peligro o lesionar un bien jurídico protegido.

 

 

 

Tipos de Antijuridicidad:

 

1.- Antijuridicidad y unidad del Orden Jurídico

 

Presupone considerar al orden jurídico como un todo unitario, para cuya totalidad la conducta es lícita o ilícita, lo que es generalmente admitido en la doctrina. (Santos, 2000) Es decir se pretende considerar una conducta como licita en un ámbito del derecho y considerarla ilícita en otro, generando una contradicción cuando se trate de valorar comportamientos diferentes, como puede ser la ilicitud administrativa de la presencia del agente en el lugar del hecho justificado. Que generaría un entendimiento errado de la unidad de la antijuridicidad llevando a negar la posibilidad de cualquier consecuencia sancionatoria o responsable para toda conducta típica y justificada, ya que cuando una clase de acción penalmente típica resulta conforme al ejercicio de cualquier derecho, la licitud es general, aunque para la especificidad de una rama del ordenamiento jurídico esa conducta pueda generar responsabilidades, porque estas no se derivaran de su ilicitud sino del enriquecimiento sin causa por ejemplo.

 

2.- Antijuridicidad material

 

Para Zaffaroni entendida a veces ?como antisocialidad de la conducta, fue un concepto surgido al calor de  la lucha entre el positivismo jurídico y el positivismo sociológico. Frente al positivismo jurídico? (Zaffaroni, Tratado de Derecho Penal Parte General II, 2000).

Para Von Liszt, el concepto de antijuridicidad material ?afirmaba que una acción es formalmente antijurídica como contravención a una norma estatal, a un mandate o a una prohibición de orden jurídico, en tanto que materialmente antijurídica consideraba a la acción como conducta socialmente dañosa (antisocial o también asocial)? (Von, 1921)

 

La  antijuridicidad material tiene su equivalente en el positivismo italiano con la idea de "daño público" manejada por Ferri. Es así que el concepto de antijuridicidad material iba en sentido de que implicaba una efectiva afectación del bien jurídico, para cuya determinación a veces no tiene el legislador otro camino que remitirse a pautas sociales de conducta.

Simplificando podríamos decir que la antijuridicidad material es la conducta que tiene que causar un daño, mismo que se verifica en el daño causado al bien jurídico protegido, ya sea producto de una lesión o la puesta en peligro.

Ø  Lesión: como aquella que se trata tanto del daño al objeto material como al bien Jurídico Ideal (Objeto Ideal).

Ejemplo: Objeto Material (Propiedad, Vida)

Objeto Ideal (El honor, Administración de Justicia).

Ø  Puesta en Peligro: Probabilidad de que un determinado bien jurídico protegido, puede ser lesionado aunque resulte que después esa lesión no se produzca.

Ejemplo: Falsificación.

 De todo esto podemos deducir que la antijuridicidad material se entiende como algo obvio y usualmente expresado en otros términos, es la exigencia de lesividad. En este sentido, es válido afirmar que la tipicidad de la conducta es un indicio de lesividad, que se termina de acreditar solo en caso de que el permiso constitucional no prevalezca, esto es, cuando se pueda afirmar que ha sido derogado por la prohibición, lo que ocurre cuando la conducta no se ejecuta en el contexto previsto por un permiso legal.

En donde se prefiere hacer mención a la materialidad, en el sentido de que implica una efectiva afectación del bien jurídico, para cuya determinación a veces no tiene el legislador otro camino que remitirse a pautas sociales de conducta.

 

3.- Antijuridicidad Formal

 

Es ir en Contra de la norma, es decir hacer lo prohibido, la materia de prohibición a la que el legislador se une con su voluntad de prohibir puede obligarle a que se remita a pautas sociales de conducta que en la generalidad de los casos se reflejarán en el orden jurídico, puede igualmente obligarle la naturaleza de l

Change password



Loading..