Teoría del Conflicto

Martes, 29 de abril de 2014

TEORÍA DEL CONFLICTO

 

Autor: Dr. Vinicio Palacios Morillo

 

Es loable identificar primero su antecedente y luego las diferencias terminológicas, ya sean de base histórica, académica como jurídica; en ese mérito identificaremos el conflicto versus el problema, para entender mejor aún el ámbito de este capítulo; puesto que su estudio nos conlleva analizar una cultura, la del diálogo.

 

ANTECEDENTE:

 

Desde la antigua Grecia hemos tenido presente la disertación del conflicto y de acuerdo con su significado se le ha abierto una teoría que busca analizarla y siempre encaminada dentro de las diversas materias; pero la esencia radica en la disciplina sociológica.

 

Sus inicios fueron dados frente a las problemáticas de los conflictos trasnacionales sobre la paz y la guerra en Europa. Donde al conflicto se lo tomaba como algo temible, que daba miedo enfrentarlo, por el hecho de la problemática que causaba.

 

La sociología recomienda que siendo parte del individuo no habría razón para temerlo y además sugiere mejor hablar de controversia.

 

Para otros autores como Zurita, que cita a Christopher Moore en su libro: El proceso de Mediación dice: ?El Conflicto no es necesariamente negativo, anormal ni disfuncional, es un hecho real?[1], es así que toma otra acepción o forma de razonarlo.

 

Ahora es importante citar lo que Baruch y Folger citan en su obra, pues establecen principios fundamentales de la teoría del conflicto y dice: "una premisa distinta sugeriría que las disputas pueden ser consideradas no como problemas, sino como oportunidades de crecimiento y transformación moral... la respuesta ideal a un conflicto no consiste en resolver el problema sino en ayudar a transformar a los individuos... significa utilizar las oportunidades que ellos representan de cambiar y transformar a las partes como seres humanos."[2]. Es así que nos referimos a una resolución productiva de un conflicto donde buscamos el progreso y la mejora, pues obliga a las partes a ser transformadores, innovando para desagraviar las necesidades de cada persona en disputa.

 

Debemos tener claro que durante la vida de los individuos encontramos que está lleno de muchas y variadas insuficiencias; donde estas son la causa de conflictos permanentes cuando estas necesidades no son satisfechas, y que al momento de exigirlas se convierten en reales.

 

Todo acto del ser humano busca cubrir necesidades, puede prevenirse o resolver los conflictos internos en busca de satisfacción.

 

Esto se agrava cuando dos o más personas contienden por la misma cosa para satisfacer sus necesidades, y podemos decir que entonces el conflicto surge a partir de que se busca satisfacer las necesidades vitales o complementarias, incluso morales y materiales. Pero la realidad nos muestra que esto no es solo el origen, sino la ansiedad por la dominación en cuanto a pretensiones demenciales -no necesidades sino necedades- en afanosos menesteres del egoísmo y la codicia, y actualmente observamos que éstas son las causas más frecuentes de conflictos.

 

Notamos que el conflicto vendría a originarse en la búsqueda de esa satisfacción, de necesidades morales y materiales; luego las vitales y las complementarias. Las morales vendrían a ser las de aceptación, aprobación, el reconocimiento, los afectos; en tanto las vitales refieren a la supervivencia, y las complementarias con la calidad de vida.

 

 Aquí es cuando surge la inquietud o necesidad de resolver los conflictos que veremos más adelante.

 

CONCEPTO:

 

Eduardo Zurita lo define: ?El conflicto es producto de la dificultad de satisfacer con el mismo objeto, intereses real o aparentemente incompatibles?[3]. Es importante resaltar que lo que prima son los intereses y la búsqueda de satisfacción en manera similar al otro, donde surge la controversia.

 

Pero más que eso, discerniendo el antecedente y su acepción de ser un hecho real, es importante tomarlo no con miedo, sino asimilarlo y sacarle una utilidad productiva, intentando buscar vías de solución que derivan en experiencias para una mejor cultura, esto es la negociación o la mediación.

 

No veamos al conflicto como una crisis, pues en el ideograma chino se lo simboliza como oportunidad. Entonces tenemos que ver las falencias de la vida, que son las controversias, como oportunidades de solución, avenimiento o congeniación.

 

 

1.     EL CONFLICTO Y EL PROBLEMA. Pese a la confusión que se da a estos dos términos, veamos sus significados:

 

1.1. Problema. La Real Academia de la Lengua Española dice: ?Cuestión que se trata de aclarar, proposición o dificultad de solución dudosa. Conjunto de hechos o circunstancias que dificultan la consecución de algún fin?[4].

 

Vemos que se trata de aprietos o carencias para solucionar algo, en tanto que podemos decir que los problemas no serían conflictos.

 

* El diccionario jurídico de Cabanellas dice: ?Problema Social.- Conjunto de diferencias, oposiciones, conflictos y choques entre las diferentes clases sociales o sectores de las mismas?[5].

 

De esta cita, podemos rescatar que el problema es una situación sobre la cual, se pueden originar; de forma consecutiva, un conflicto, tipos de diferencias y oposiciones distintas.

 

1.2. Conflicto. La Real Academia de la Lengua Española nos habla de su Etimología que proviene del vocablo latino Conflictos: chocar, contra, lucha, colisión, turbar, combate, confrontación; y de su definición así: ?Situación de desacuerdo o lucha entre individuos o grupos que pueden llegar a la aniquilación del contrario. Colisión de derechos, pretensiones u oposición de intereses?[6].

 

Vemos que estamos frente a una situación de combate o lucha, que denotan un aspecto negativo, diferente de lo que es el problema.

 

* El diccionario jurídico de Cabanellas dice: ?Oposición de intereses en que las partes no ceden. El choque o colisión de derechos o pretensiones?[7]

 

De igual forma se lo define como una confrontación de derechos que se alegan, dando como resultado el hecho de presentar posiciones de las que no se ceden, y originan por tanto una lucha jurídica.

 

Tenemos una variada y amplia percepción de lo que es conflicto, ahora analicemos la parte doctrinaria:

 

* La autora María Inés Suárez, nos dice:

- "Un proceso internacional, como tal nace, crece, se desarrolla y puede a veces transformarse, desaparecer y/o resolverse, y otras veces permanece relativamente paralizado.

- Que se da entre dos o más partes, entendiendo por partes a personas, grupos pequeños o grandes; la interacción puede darse entre dos partes, entre dos grupos, entre una persona y un grupo, etc.

- Interacciones en las cuales las personas que intervienen lo hacen como seres totales, con sus acciones, sus pensamientos, sus afectos y sus discursos.

- Que algunas veces, pero no necesariamente, pueden ser procesos conflictivos agresivos.

- Que se caracteriza por un proceso construido por todas las partes involucradas en el conflicto. Y que puede ser conducido por ellas o por un tercero.

- Por todo esto decimos que el conflicto es un proceso complejo, y como tal no puede ser abarcado totalmente dentro de una definición. Siempre quedarán elementos que no se han nombrado"[8].

* Los autores Rubin y Bianchi nos dicen que el conflicto: ?Es una situación en la que dos partes o más, perciben que en todo o en parte tienen intereses divergentes".[9] 

 

Tamizando las acepciones académicas citadas, vemos una cierta coincidencia en relación con su etimología, y percibimos al conflicto como un choque o combate. Luego analizando la doctrina, rescatamos que el conflicto resulta algo no tan simple, que las partes interactúan en su integridad y que muchas veces pueden ser agresivos, y que divisan la disonancia de intereses. La percepción de la divergencia de intereses, es muy importante para reflejar la manera como cada uno tiene su propio punto de vista; llegando a ser muy significativo como base para el desarrollo de una solución.

 

Al hablar de la importancia de la percepción, resulta entonces apropiado hablar de los tipos de conflicto que podemos tener, para así saber cuál sería la solución apropiada sobre el campo de acción.

 

 

2.     TIPOS DE CONFLICTO. Es elemental tomar en cuenta que las clasificaciones no las hacemos en estricto orden ni en número, sino más bien una pauta o ejemplos de posibles conflictos a suscitarse; pues el mediador inteligente debe ubicar el campo y tipo de trance a auxiliar, para así llegar a la potencial solución, entonces la tipología del conflicto puede presentarse de diversas formas.

 

2.1. Conflicto de Intereses. Es uno de los más típicos, sucede cuando una persona tiene varias elecciones, que van a satisfacer cada uno de sus intereses; pero que en consecuencia van a perjudicar al otro interés. Así el conflicto se produce cuando toca elegir entre una y otra opción.

 

Ejemplo: Si soy dueño de una empresa y debo adquirir unos equipos, donde tengo dos ofertas. La primera es la que ofrece mejor relación precio-calidad, sin embargo la otra proviene de la compañía de mi cuñado. ¿Qué haré? ¿Elegir la oferta 1, satisfaciendo mis intereses puramente empresariales o elegir la oferta 2, satisfaciendo intereses familiares?

 

2.2. Conflicto Estructural. La toma de decisiones siempre estará encasillada dentro de algún tipo de estructura sistemática y funcional, que al final de cuentas limita la actividad propia del individuo.

 

Ejemplo: En el caso de un gerente de una sucursal, donde su administración estará siempre supeditada a las decisiones del Gobierno Corporativo; que dicta las políticas de manejo y administración, y en algún momento podrían originar dificultades para la gestión de la gerencia, hallándose permanentemente en una situación de conflicto estructural propias del sistema.

 

2.3. Conflicto de Valores. Constituyen la esencia misma del individuo, y su formación le pertenece indistintamente de forma particular y no general a los seres humanos. Estos patrones de conducta, tutelan la forma en la que las personas se desarrollan dentro de la sociedad. Tales valores pueden ser considerados como: el amor, la justicia, respeto, responsabilidad, honradez, etc. Por ende, en nuestra vida nos vemos obligados a tomar decisiones que exigen de nosotros una priorización de tales valores.

 

Ejemplo, Mis valores penden: ?ser solidario con los demás?, especialmente con los pueblos de los países más pobres; y también es muy importante el cariño, el aprecio y el respeto que les debo a mis padres, especialmente ahora que ya son mayores y necesitan de mi compañía. Me ha surgido la oportunidad de trabajar en la India como cooperante, ayudando a los leprosos de Calcuta. Para mí este trabajo me haría sentirme realmente bien, dando un sentido a mi vida, creciendo como persona, ayudando a los demás, siendo solidario. Sin embargo; si decido irme, mis padres pasarían tristes estando yo lejos y preocupados constantemente por mi salud, sin poder acudir a mí en caso de necesidad. ¿A qué doy prioridad para mi decisión?

           

2.4. Conflicto de relación. Socialmente hablando, para los seres humanos; más que el instinto de conservación, nos predomina el de sociabilidad, por ende nos relacionamos con los demás, en diversas formas y niveles de relación con unos y con otros.

 

Ejemplo: Yo soy una persona de carácter animoso, que me gusta trabajar en equipo donde todo el mundo aporte; sin embargo, mi compañero de trabajo es una persona escrupulosa que siempre quiere llevar la razón y pocas veces escucha las opiniones de los demás. Así con nuestras diferentes formas de ser, resulta difícil laborar juntos.

 

2.5. Conflicto sobre los datos. Con mucha frecuencia manejamos datos que ordenados nos dan una información que puede ser utilizada en la vida cotidiana, comercial y social. Pero la carencia de datos o la mala interpretación de los mismos por no ser expresos o hasta redundantes, causa conflicto.

 

Ejemplo: Si en una venta de un bien, no especificamos la forma de pago, y simplemente la cantidad, puede resultar que al momento de perpetuarse la tradición, no se dé porque la otra parte le dé un cheque o una letra que dilate el plazo, trayendo un conflicto.

 

            Lo importante es reconocer donde nos hallamos y frente a qué tipo de conflicto estamos, identificando las diversas situaciones que pueden darse; lo que incluso, como dije en un comienzo, pueden presentarse otros tipos o formas de conflicto. Pero lo sustancial de advertir varios tipos de conflicto, es saber discernir qué es lo que realmente está en juego, dentro de los intereses y las necesidades como posturas a las que arriban las partes.

 

a.     TIPOLOGÍA FUNCIONAL. Ahora bien estos procesos interaccionales pueden tener otras visiones o puntos de vista dentro de la tipología que ya he venido analizando, por ende la autora María Suárez, para clasificarlos toma de referencia estos elementos:

 

- Agresividad:

·         Agresivos. Cuando hay intención, o, se ha realizado: daño moral, psicológico y físico.

·         No agresivos. Cuando no existe intención ni se ha ejercido daño

 

- Interés por el otro:

·         Competir

·         Ceder

·         Convenir

·         Colaborar

·         Evitar

 

- Partes:

·         Negociación. Solo intervienen las partes.

·         Mediación, Arbitraje, Sistema Judicial. Injerencia de una tercera persona.

 

- Cantidad de integrantes:

·         Entre individuos.

·         Entre grupos. Casos de mediación comunitaria.

·         Muy pequeños. Concurren todos los participantes, familias muy pequeñas.

·         Pequeños. Presencia de representantes, una pequeña empresa de producción de entre 10 y 20 personas.

·         Grandes. Continuamente representados, conflictos de organizaciones

 

- Contenido:

·         Conflicto de objetivos. Organizaciones con objetivos diferentes.

·         Conflicto de valores o principios. Conflictos por infidelidad.

·         Conflicto de creencias. Conflictos entre evangélicos y católicos.

 

- Poder:

·         Simétricos. Los actores cuentan con recursos de poder más o menos balanceados.

·         Asimétricos. Concurre desequilibrio de poder en cuanto a los recursos con lo que cuentan.

 

            He visto un sin número de variaciones en cuanto a la existencia del conflicto, y puedo decir que no es tan simple como parecía. Antes de concluir este numeral, vale aclarar en lo que respecta al elemento poder, que estas posibilidades de mayores recursos sean materiales, financieros, políticos, etc., permitirán una mejor facilidad para cumplir metas u objetivos en una situación conflictiva.

 

            Así, es importante que el mediador trace estrategias y formas sanas, contundentes para equilibrar poderes, sin menoscabar su principal función de tercero neutral.

 

 

b.    CULTURA DEL CONFLICTO VERSUS CULTURA DEL DIALOGO. Es importante tratar de enfocar y razonar acerca de maneras de proceder y actuar, señalando primero que el conflicto, está siempre latente en nuestras vidas; por eso veamos estas dos culturas que surgen a través del análisis del conflicto.

 

3.     EL CONFLICTO. Como hemos dicho de esta situación de desacuerdo o lucha; o, encuentro de derechos, pretensiones u obstrucción de intereses, tiene dos formas de enfrentarlos o costumbre al proceder frente a ellos, la cual determina una cultura:

 

- Del Adversario: La más usual o divulgada. Partiendo de la premisa de adversario, a quien se le considera como un enemigo que viene a ser un retador.  Es entonces que tomándolo de esta manera, vamos a dar lugar a una lucha, con el único propósito de vencer apoyándose o usando cualquier herramienta.

Esta vendría a ser la Cultura del Conflicto.

 

- Del Diálogo: Parte de principios éticos y morales, pues las partes plantean sus impases, en base al dialogo y respeto mutuo, por tanto buscan beneficio bilateral. Es lo contrario a la anterior.

Esta vendría a ser la Cultura del Diálogo.

 

4.     EL DIÁLOGO. He dimensionado que de la forma de actuar frente a una situación de conflicto, surgen estas dos culturas, y que la más olvidada es esta. Cabe resaltar que también es conocida como Cultura de la Paz, pero sin tratar al conflicto como algo negativo, sino más bien una oportunidad de satisfacción y beneficio mutuo por medio del consenso. Esta cultura, debería ser la que un mediador debe tomar en cuenta para usar dentro de un proceso de mediación.

 

Comentario Personal.- En mi criterio, el desarrollar y mantener una cultura del diálogo como filosofía, ayudaría mucho a enfrentar el tan obsoleto e inútil litigio que no busca el beneficio mutuo, y solo ayuda a que se consolide la crisis global. Frente a ello se hace necesario el diálogo respetuoso como un instrumento novedoso y eficiente, que dentro de la mediación como sinónimo, busca transformar al conflicto en una oportunidad de fomentar la paz y la justicia, en felicidad de todos.

 



[1] MOORE, Christopher ? El Proceso de Mediación ? Granica, 1995, Buenos Aires. Pag. 23

[2] BARUCH y FOLGER, - La promesa de mediación ? 1994. Eduardo Zurita Gil, Defensoría del Pueblo, 2001, http://www.derechoecuador.com/content/view/2417/426/  24IV2008, 11H00.

 

[3] ZURITA GIL, Eduardo ? Manual de Mediación y Derechos Humanos ? Defensoría del Pueblo, Quito, 2001, pag. 23

[4] http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=problema,30IV08,11H00

[5] CABANELLAS, Guillermo ? Diccionario Jurídico Elemental ? (Ed. Heliasta S.R.L), Argentina 1979, pag. 259

[6] http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=conflicto,30IV08,11H10

[7] CABANELLAS, Guillermo ? Diccionario Jurídico Elemental ? (Ed. Heliasta S.R.L), Argentina 1979, pag. 64

[8] LEIVA GALLEGOS, Pedro ? Curso para la formación de Mediadores ? (C.C.I.), U. Católica sede Ibarra, Pag. 11

[9] LEIVA GALLEGOS, Pedro. Ob. Cit.,  pág. 12

Change password



Loading..