Reformas al COIP en materia de Tránsito

Lunes, 13 de junio de 2016

Reformas al COIP en materia de Tránsito

 

Autor: Abg. Daniel Andrés Pérez Yungán

 

En respuesta a los pedidos de los administradores de justicia, el Fiscal General de la Nación y la ciudadanía en general, con fecha 30 de septiembre del 2015, en el Registro Oficial N° 598 se publicó la ley orgánica que reformó el Código Orgánico Integral Penal (COIP) aprobada por la Asamblea Nacional, y entre las reformas contempladas se implementaron cambios sustanciales en materia de tránsito, específicamente en los artículo 380 y 415 del COIP; con los cuales una vez más se modifica la situación jurídica de los infractores.

 

Embriaguez como agravante

 

Es necesario tener en cuenta que el estado de embriaguez se constituye en la principal agravante para accidentes de tránsito, en el artículo 37 del COIP establece  reglas especiales para juzgar a infractores que hayan cometido un ilícito en estado de embriaguez, imponiendo penas menos severas, sin embargo excluye de estas reglas a las infracciones de tránsito.

 

Esta exclusión se deriva del hecho de que el estado de embriaguez disminuye la voluntad de las personas, distorsiona sus sensaciones y altera drásticamente su conducta, disminuyendo su capacidad física y psicológica, por lo que no existe una voluntad concreta al momento de cometer un ilícito, sin embargo, por estas mismas razones es que la embriaguez se constituye la principal agravante en materia de tránsito, el artículo 244 del Reglamento a la Ley de Tránsito vigente define el estado de embriaguez y la intoxicación por estupefacientes como: ?la pérdida transitoria o manifiesta disminución de las facultades físicas y mentales normales, ocasionadas por el consumo de bebidas alcohólicas o estupefacientes, respectivamente, y que disminuye las capacidades para conducir cualquier tipo de vehículo?.

 

Cabe agregar que conducir un vehículo a motor es un riesgo permitido, una actividad que debe realizarse por una persona capacitada y legalmente autorizada para conducir automotores, siendo prohibido conducir bajo los efectos del alcohol; con estas consideraciones la embriaguez se constituye no solo como  la más grave de las contravenciones de tránsito, pudiendo ser sancionada hasta con 90 días de privación de libertad en los casos más graves; sino que además esta conducta negligente modifica las sanciones para otros delitos.

 

De acuerdo al artículo 385 del COIP, existen tres escalas o tres niveles con los que se puede medir la embriaguez de los conductores, y están sancionados de la siguiente manera:

?1. Si el nivel de alcohol por litro de sangre es de 0,3 a 0,8 gramos, se aplicará multa de un salario básico unificado del trabajador en general, pérdida de cinco puntos en su licencia de conducir y cinco días de privación de libertad.

2. Si el nivel de alcohol por litro de sangre es mayor de 0,8 hasta 1,2 gramos, se aplicará multa de dos salarios básicos unificados del trabajador en general, pérdida de diez puntos en su licencia de conducir y quince días de privación de libertad.

3. Si el nivel de alcohol por litro de sangre supera 1,2 gramos, se aplicará multa de tres salarios básicos unificados del trabajador en general, la suspensión de la licencia por sesenta días y treinta días de privación de libertad.?

 

Actualmente  conducir en estado de  embriaguez ocasiona que las sanciones por lesiones causadas por accidente de tránsito se incrementen en un tercio según el tiempo de incapacidad, así como la suspensión de la licencia de conducir, de conformidad al artículo 379 del COIP.

 

Con la reforma contenida en la Ley Orgánica citada en líneas anteriores, el incremento de las penas se extiende inclusive a los daños materiales causados por accidente de tránsito, para ser más precisos, en el artículo 380 se ha agregado después del cuarto párrafo  una disposición que dice: ?Si la persona se encontrare en estado de embriaguez o bajo los efectos de sustancias estupefacientes, psicotrópicas o preparados que las contengan, se impondrá la pena establecida para cada caso, aumentada en un tercio y pena privativa de libertad de treinta a cuarenta y cinco días.?

 

Originalmente los daños materiales no incluían penas privativas de libertad en ningún caso, sin embargo, esta reforma torna más severa a la sanción aplicada en casos de embriaguez, por lo que actualmente el conductor que ocasione un accidente de tránsito en estado de embriaguez y cuyo resultado sea únicamente daños materiales a la propiedad y a los vehículos involucrados; enfrenta penas privativas de libertad, con lo que, según los legisladores, se trata de reducir la accidentalidad y los siniestros en materia de tránsito en el país.

 

Delitos de acción privada

 

Otro punto álgido en el debate dentro de los Juzgados de Tránsito era el de los delitos de acción privada; de conformidad con el artículo 410 del COIP el ejercicio privado de la acción penal corresponde únicamente a la víctima, mediante querella.

 

Esto se complementó con el numeral 4 del artículo 415 del COIP, en el que se incluía como delito de acción privada a las lesiones con incapacidad menor a 30 días, sobre esta base legal los accidentes de tránsito cuyo resultado era lesiones menores a 30 días debían tramitarse mediante acción privada, lo que generó varios conflictos con las víctimas, por cuanto  fiscalía no podría perseguir ese delito como acción pública, dejando la carga del ejercicio de la acción a las víctimas.

 

Es por esto que la reforma al COIP relacionada con el ejercicio privado de la acción penal modificó drásticamente el panorama jurídico en materia de tránsito, toda vez que se ha sustituido el numeral 4 por el texto siguiente: ?4. Lesiones que generen incapacidad o enfermedad de hasta treinta días, con excepción de los casos de violencia contra la mujer o miembros del núcleo familiar y delitos de tránsito.?

 

Al excluir a los delitos de tránsito de la acción privada el legislador ha retrotraído su criterio a lo que en su tiempo dispuso la Ley Orgánica de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial, al catalogar a las lesiones producidas en un accidente de tránsito  como delitos de acción pública.

 

En este contexto los procesos judiciales por lesiones que generen incapacidad menor a 30 días deberán ser tramitados dentro del procedimiento directo, de conformidad a las reglas constantes en el artículo 640 del COIP, en caso de tratarse de delitos flagrantes de tránsito.

 

La relevancia de esta reforma en particular consiste en que pese a la creencia general, la mayoría de accidentes de tránsito tienen como resultado lesiones menores de 30 días, con lo que el trabajo de los administradores de justicia en materia de tránsito, se ha extendido a un ámbito mayor al que se manejaba durante el primer año de vigencia del Código Orgánico Integral Penal.

 

Con este tipo de reformas es necesario que la ciudadanía en general esté al tanto de las sanciones que acarrean las conductas peligrosas como conducir un vehículo en estado de embriaguez, y de igual forma es necesario que las víctimas de lesiones causada por accidentes de tránsito tengan la seguridad de que el Estado, a través de Fiscalía, como titular de la acción penal pública velará por sus intereses en el caso de un siniestro de tránsito, conforme lo dispone el artículo 195 de la Constitución de la República del Ecuador.

 

 

Daniel Andrés Pérez Y.

ABOGADO

Change password



Loading..