Integración y el tratado de libre comercio con EE.UU.

Jueves, 24 de noviembre de 2005


 

PACTO SUPRANACIONAL.

Por: Dr. Giovanny Jiménez Muñoz
Consultor Legal

El Ecuador a lo largo de la historia al igual que el mundo, a realizado varios esfuerzos de integración y ha suscrito varios tratados bilaterales y multilaterales en materia de desgravación gradual arancelaria, entre estos tenemos a la Comunidad Andina de Naciones cuyos miembros son Venezuela, Ecuador, Bolivia, Perú y Colombia; el Tratado Preferencial Arancelario de la Asociación Latinoamericana de Integración ALADI, cuyos países miembros, además de los antes mencionados son Chile, Argentina, Brasil, Uruguay, Paraguay, México; asimismo mantenemos tratados bilaterales con Cuba, Perú, México y Chile, con quienes mantenemos preferencias arancelarias.
Encontramos una mayor participación en el CAN, Comunidad Andina de Naciones, pues todos los productos nacionales de la región que cuentan con certificado de origen no pagan derechos arancelarios en su importación o nacionalización; cabe mencionar como antecedente a este proceso a la Gran Colombia idealizada en tiempos de Simón Bolívar que abarca no solo la integración comercial, sino la conformación de una región territorial supranacional en la que exista idioma, educación, moneda, autoridades y legislación común. Únicamente en la que exista verdaderos procesos de fortalecimiento de las relaciones socio políticas, culturales, educacionales, deportivas y económicas entre los países miembros, como se intenta lograr en la Comunidad Europea.
Tratamiento igualitario
El avance de la tecnología y comunicación mundial ha llevado a pensar que vivimos en la era de la globalización, sin considerar los factores antes descritos, confundiendo al simple tráfico de la información o publicidad, como él proceso de integración a nivel global o mundial, que constituye únicamente un elemento de avance o esfuerzo por este fin, solamente observemos las barreras que los países y comunidades imponen al resto de personas no nacionales para restringir y evitar el ingreso de estos a su territorio y el tratamiento desigual que los países tiene unos con otros en todos los ámbitos y en todo el mundo.
Por lo que globalización en estos momentos podría entenderse como la facilidad que existe para comunicarse y enviar información en el mundo, más lo que debería entenderse por integración global es el tratamiento igualitario a todas las naciones o comunidades de naciones y sus miembros.
Creo que los países son naciones distintas, conformadas por etnias, manifestaciones culturales, y costumbres propias, incluso a nivel Andino, basta tener en cuenta el elemento territorio, por lo que el éxito integracionista es tener en cuenta y receptar esta diversidad, primeramente fortaleciendo esta realidad, para luego hablar de integración.
Pacto supranacional
Los tratados como el que el Ecuador se aprestaría a celebrar con EE.UU., en nada aporta a procesos integracionistas ni siquiera entre los dos países, un ejemplo de ello es que ni siquiera se discute la posibilidad del libre ingreso y tránsito de los ciudadanos en los territorios de los países contratantes.
Entendido claramente que se trata entonces de un pacto supranacional que se refiere únicamente a aspectos comerciales e industriales en los que cada país tiene propios y marcados intereses, debemos estar alerta en las condiciones en que se suscribe dicho pacto y que beneficios y perjuicios causaría a nuestro país, situación que debió llevarse a debate público para que todas las empresas, microempresas y ciudadanía en general nos preparemos y no ocurra lo que ha sucedido en el tema del ALCA que todos piden prorroga, y hoy muchos sectores sociales y actores económicos piden una consulta popular en este tema.

 

Así, por trascendencia de este instrumento internacional que afectará la economía del país, no es de exclusiva responsabilidad ni siquiera del gobierno de turno, peor aún de un grupo de negociadores y sectores interesados en los términos del tratado que la mayoría no conocemos y que el país se aprestaría a suscribir.
El futuro de la mediana empresa
El interés del Ecuador o mejor dicho de los mayores industriales y comerciantes ecuatorianos, radica en acceder al mercado estadounidense con sus productos, con igual o mejor tratamiento arancelario que el actual. Considerando que los mecanismos arancelarios existentes son cuantitativos y cualitativos, el País del norte no tendrá problema en reducir y hasta eliminar las tarifas impositivas arancelarias a ciertos productos importados desde el Ecuador y permitir el ingreso a menor costo en su mercado, como por ejemplo, el atún, banano, chocolate, flores, camarón y otros de la misma naturaleza que como vemos provienen del sector agroindustrial de nuestro país, y que constituyen nuestro potencial, ¿a cambio de que lo harán?
No olvidemos que estos sectores productivos pertenecen a la elite económica de nuestro país que sería la exclusiva beneficiaria, que incluso aprovecha de este momento coyuntural para obtener de nosotros mismos las mejores condiciones de producción y competencia, quizás además conformarán grupos industriales (oligopolios y monopolios) que les aseguren mantenerse en el mercado de EE.UU., a su vez condenando a los medianos, pequeños y microempresarios a desaparecer. Tanto que como mencione anteriormente EE.UU. permitirá la reducción de los impuestos arancelarios y salvaguardias de productos ecuatorianos que son cotizados en su país y que hayan sido negociados, pero radicalizará su posición de no permitir la comercialización e ingreso de productos que no cumplan a cabalidad las exigencias y estándares internacionales de calidad en todos los procesos de producción (impuestos por ellos), mecanismos para-arancelarios cualitativos que constituyen las nuevas barreras arancelarias; además vigilarán que se cumpla con la legislación nacional y supranacional en materia de marcas, patentes, propiedad industrial, explotación ecológica, etc., con lo que los pequeños productores y la mediana empresa ecuatoriana enfrentarán graves dificultades, además de combatir la realidad de ser un país consumista de productos extranjeros, que desde ya se encuentran en nuestro mercado a menor precio, por lo que el futuro de estos sectores mayoritarios de nuestra economía nacional es incierta.
Por otra parte existen empresarios de varios países indirectamente interesados como China y Corea que ven en este proceso la oportunidad de acceder al mercado estadounidense en mejores condiciones por medio de nuestro país, lo que seguramente genera la posibilidad de más empleo y alianzas estratégicas.
No se, si a corto o largo plazo el balance sea positivo o negativo, por lo que no cabe mantener el hermetismo y secretismo con los términos en que se trata la negociación y de forma pública los expertos tienen el deber de discutir las ventajas y desventajas resultantes, para que los actores micro y macro económicos resolvamos lo conveniente, pues cada tema es especial merece un estudio y análisis detallado del impacto económico sectorial y social del proceso.

Change password



Loading..