GOBIERNO ELECTRÓNICO UNA POLÍTICA DE ESTADO NECESARIA

Miércoles, 17 de febrero de 2010

 

Por. Deyanira Camacho Toral

Abogada dedicada a la Propiedad Intelectual y los Derechos del Consumidor.

 

 

El gobierno electrónico es una herramienta de primer orden para el mejoramiento de las empresas, de la calidad de vida de la gente, del servicio público, del desarrollo cultural y, en general, del saneamiento de las democracias. Pero existen diferencias significativas entre los beneficios que los países obtienen de ello, haciendo necesarias políticas públicas armónicas en las que participen el Estado y la sociedad para alcanzar un equilibrio.

INTRODUCCIÓN

 

En el año 1996 la Unión Europea en su Libro Verde sobre la Sociedad de la Información ya se pronunciaba respecto de la necesidad de implementar políticas que amplíen los beneficios de la sociedad del conocimiento.

 

Somos privilegiados de vivir en esta época de cambios tecnológicos vertiginosos que brindan una gran oportunidad para crear riquezas, mejorar los servicios y elevar el nivel de vida. Las Tecnologías de la Información y Comunicación (TICs) integran nuestra cotidianidad, pero existe una diferencia muy grande entre países, sectores, y empresas. El acceso y los beneficios son desiguales, lo que produce una nueva forma de desequilibrio en el mundo, conocido como la brecha digital.

 

Se constituye en tarea de todos los actores sociales y del Estado trabajar coordinadamente para superar esta marginación informática. Por lo expuesto, requerimos de políticas públicas de largo plazo diseñadas para aprovechar el progreso tecnológico y así garantizar una equitativa y sustentable distribución de la prosperidad. Le debemos a las futuras generaciones reconocernos inmersos en este mundo globalizado, y sentar las bases de una construcción social digna.

 

SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN

 

Aspectos generales

 

El mundo actual ha permitido que el ser humano amplíe su mirada desde las compras en la tienda de la esquina hasta aquellas por internet sin fronteras. Desde todos los rincones los medios de comunicación nos ofrecen tal cantidad de información que resulta imposible procesarla. Lo cual nos lleva a cuestionarnos sobre los límites de este nuevo orden y si en efecto puede producir cambios en nuestra vida.

 

Se podría decir que la sociedad de la información, también conocida como la sociedad del conocimiento, sociedad postindustrial, o sociedad postmoderna, es aquella en la que la creación, distribución y manipulación de los datos es parte trascendental en la vida cotidiana y abarca todas las esferas del quehacer social, cultural, político y económico.

 

El primer esbozo del concepto lo hizo el economista vienés nacido a principios del siglo XX, Fritz Machlup, al señalar en su publicación La producción y distribución del conocimiento en los Estados Unidos (1962), que la cantidad de espacios laborales basados en el manejo de información es mayor que aquel producido con esfuerzo físico. Posteriormente, Yoneji Masuda, sociólogo japonés en sus variadas investigaciones trató el modelo de la sociedad tecnológica y en 1984 editó su libro La sociedad informatizada como una sociedad postindustrial, cuyo título se explica por sí solo.

El investigador mexicano de la UNAM, Raúl Trejo, señala diez características de la sociedad de la información, a saber:

 

(i) Velocidad: De no existir fallas técnicas, la comunicación bidireccional es inmediata.

(ii) Omnipresencia: Los datos públicos y privados están por todas partes. Internet ha generado un lugar de encuentro social, que permite entender mejor al mundo, y provocar procesos de aculturación; pero también posibilita colocar información para manipular.

(iii) Exuberante: Por la cantidad inmensa y diversa de información.

(iv) Ciudadanía pasiva: Desde el punto de vista que muchos de los grandes intereses de los ofertantes en internet van exclusivamente al consumo y no a construir un espacio de formación, reflexión y creatividad. Anotación que no comparto del todo.

(v) Irradiación: La distancia física es relativa por la dispersión de las barreras geográficas.

(vi) Interactividad / unilateralidad: Los medios de comunicación han sido unidireccionales, con usuarios pasivos limitados a recibir datos; mientras que en internet la comunicación es multidireccional, síncrona y asíncrona.

(vii) Multilateralidad / centralidad: Este paradigma se ha mantenido.

Los Estados Unidos han sido los mayores productores y exportadores de la información introducida al mundo, en especial por la cinematografía y la televisión. Actualmente son ellos mismos quienes aportan la mayor cantidad de información, usuarios, y acceso.

(viii) Desorientación: La gran cantidad de información puede ser una oportunidad para el crecimiento personal y social, pero si no sabemos discriminar podríamos estar gastando el tiempo en datos inútiles.

(ix) Desigualdad: Es potencialmente cierto que los medios de comunicación reducen las desigualdades sociales gracias a programas de teleducación, telemedicina, gobierno electrónico, etc.; pero también se han repetido algunas diferencias, por ejemplo, los países industrializados tienen cada vez más acceso a internet, mientras otros ni siquiera cuentan con la infraestructura necesaria para implementar la red de redes. Ni qué decir de la capacitación.

(x) Heterogeneidad: Internet tiene toda clase de información religiosa, política, sexual, etc. siendo un espacio para conocer el mundo y, cesar o respaldar discriminaciones.

 

Es indiscutible que cada vez tenemos mayor acceso a datos, y que no necesariamente por eso nos entendemos mejor a nosotros mismos, a nuestro entorno o a las realidades un poco más distantes, esto se debe a la cantidad de información poco clara y en muchos casos equivocada que recibimos, influyendo en las opiniones y decisiones que podemos asumir respecto de alguna situación.

 

Todo lo antes expuesto nos evidencia que la manera en la que nos comunicamos cambió. Los medios masivos de comunicación como la imprenta, la radio y la televisión permitieron comunicar los diferentes eventos, generalmente de forma asíncrona, a grandes grupos humanos.

Hoy, gracias a la red de redes, los procesos de comunicación son rápidos, interculturales, masivos, y sincrónicos. Entonces es responsabilidad de todos, y en especial de los gobiernos, diseñar las políticas necesarias para aprovechar esta herramienta como un factor de desarrollo para los pueblos.