El papel de los abogados en tiempos de corrupción

Jueves, 24 de noviembre de 2005

Dr. Manuel Posso Zumárraga
Matricula 3307 Quito
Consultor Privado

 

LA PALABRA ABOGADO PROCEDE de la latina advocatus, que significa llamado. Y al decir de la Real Academia, es el perito en Derecho positivo que se dedica a defender en juicio, por escrito o de palabra, los derechos e intereses de los litigantes, a dar dictamen sobre cuestiones o puntos legales que se le consultan, o en general, es un defensor o mediador en una causa o pleito judicial o extrajudicial.

Suelen calificarnos también como letrados, defensores de oficio, hombres de ciencia, jurisconsultos, y aún por celos profesionales, nos tildan de picapleitos, rábulas, tinterillos etc

EL ABOGADO EN LA PRACTICA PROFESIONAL

En la practica diaria de la profesión, el Abogado, es el que con título universitario y legítimo, y la habilitación profesional precisa, ejerce la Abogacía, y entre estos se distinguen según leyes especiales de su agremiación o del país al que pertenezcan, en doctores en jurisprudencia, Abogados de la República o Licenciados en Derecho, y hasta tinterillos, usurpadores de títulos o profesiones etc.

En fin, el Abogado según el Código de Ética profesional de Avellán Pérez, debe ser el intercesor- líder, o un instrumento eficaz para la aplicación correcta de la leyes.

En la practica profesional, suele ocurrir que para enfrentar su oficio y cuando el medio para el ejercicio profesional no es idóneo, mal comprendido, vulnerable al don dinero, coimas o a ciertas influencias o presiones de orden social o publico, es cuando se degenera la profesión del Abogado, que debe ser el soporte de la sociedad, líder, que con su capacitación permanente busque la armonía social, la vigencia del derecho y la practica de la justicia en todos sus actos públicos como privados.

Por otro lado, el manejo profesional en tiempos de crisis y de corrupción generalizada y casi aceptada, hace necesario, que para combatir la lentitud de los tramites judiciales,la red de corrupción venal de ciertos juzgados ,especialmente en lo penal y transito, las reformas inconsultas, evitar caer en el desorden judicial en que vive y se desenvuelve la administración de justicia ecuatoriana, es necesario que el Abogado conozca a profundidad la trascendencia del ordenamiento jurídico, deseche la basura jurídica, las leguleyadas, actúe acorde con apego a la máxima norma Constitucional, y sobre manera que pueda reconocer que los dos principales problemas de los ecuatorianos no son el económico y la falta de formación profesional en el caso de los Abogados, sino el moral, y la falta de lideres de calidad, que puedan convertir en realidad los sueños de un pueblo, desesperanzado por la inseguridad e impunidad jurídica de nuestro sistema de justicia.

LIDERES PROFESIONALES EN LA ADMINISTRACION DE JUSTICIA

El Ecuador, necesita Lideres-Profesionistas, con la fuerza y determinación de luchar por su propia realización, lideres que se conduzcan eficazmente buscando el bien y la justicia como valor supremo, para lograr su trascendencia. Lideres que hagan realidad la única forma de comunicar sus intenciones Lideres que estén concientes que a través de sus resultados, es la única forma de evaluar la importancia de sus acciones. Lideres amantes de la belleza, que a través del ser, logren trascender el tiempo, forjando un mundo de valores hacia el tercer milenio.

Lideres que no reconozcan fronteras, estatus económicos, razas ni religiones en la Administración de justicia,

Recuerden colegas Abogados, que para agregar potencial de liderazgo a nuestras vidas y a la Administración de justicia, generalmente se requiere que nos desprendamos de los elementos negativos que nos sujetan, a veces somos demasiados sensibles cuando nos critican y nos apresuramos a defendernos justificando nuestro fracaso, culpando a los demás o a las circunstancias de nuestros propios errores. Otras veces somos intolerantes e inflexibles con nuestros juicios de valor ante los avatares de la profesión, o buscamos el perfeccionismo de nuestros actos sin lograrlo, o simplemente reclamamos el proteccionismo del Estado o de nuestros gremios Ese no es el camino de nuestro liderazgo en justicia, ese solamente es vivir si una equilibrada autoestima , es actuar fuera del código de Ética profesional.

Asume una actitud mental positiva, recuerda que en la vida no hay casualidades, todo sucede en directo acuerdo con las leyes de causa y efecto, " TODO ES CAUSAL, NADA ES CASUAL"

Change password



Loading..