DERECHOS QUE SE PUEDEN CEDER

Viernes, 12 de septiembre de 2014

DERECHOS QUE SE PUEDEN CEDER

 

Autor: Dr. Luis Vargas Hinostroza

BIENES Y DERECHOS

Para tratar el tema debemos recordar que los bienes se dividen en corporales e incorporales, de acuerdo a lo dispuesto por el Art. 583 del Código Civil. Bienes corporales son los que podemos percibir por los sentidos, dice nuestro código aquellas que tienen un ser real como una casa, un libro, los bienes corporales se dividen en muebles  e inmuebles, muebles por naturaleza, muebles por anticipación, inmuebles por su naturaleza, inmuebles por adherencia o por accesión, inmuebles por destinación.

Las cosas o bienes incorporales son los que consisten en meras abstracciones, o derechos como los créditos, las servidumbres, activas, los derechos y acciones. Se caracterizan porque no pueden ser percibidos por los sentidos, sino por la inteligencia.

Las cosas incorporales se dividen en derechos y acciones y estos a su vez pueden ser reales y personales, muebles e inmuebles.

Tanto los bienes corporales como los incorporales son susceptibles  de ser objeto de una celebración, de una declaración de voluntad, y por consiguiente de un contrato, por eso el Art. 1749 del Código Civil dice: ?Pueden venderse todas las cosas corporales o incorporales, cuya enajenación no está prohibida por la ley?. Por lo tanto, es precisamente la ley la que ha reglamentado la cesión de derechos es decir de los derechos incorporales.

Estos bienes incorporales se dividen de acuerdo al Art. 594 del Código Civil en derechos reales y en derechos personales.

Derechos Reales.- Los derechos reales son los que tenemos sobre una cosa sin respecto de determinada persona, como el de dominio, el de herencia, los derechos de usufructo, uso o habitación, los de servidumbre, activas, el de prenda y el de hipoteca, como lo señala el Art. 595 del Código Civil, que termina diciendo que: ?De estos derechos nacen las acciones reales?.

Derechos Personales.- Por otro lado son derechos personales o créditos aquellos que solo pueden reclamarse de determinadas personas que por un hecho suyo o por disposición de la ley han contraído obligaciones correlativas, como el que tiene el prestamista contra el deudor por el dinero prestado, o el hijo contra el padre por alimentos. De estos derechos nacen acciones personales.

La acción es el derecho deducido en juicio; en derecho procesal, acción es el derecho que tienen los particulares para concurrir a los tribunales de justicia, en defensa de un derecho que tienen o creen tener.

La acción real es la que protege los derechos reales; la acción personal es la equivalente a derechos personal o crédito.

La acción personal, solo puede ejercerse en contra de la persona que contrajo la obligación correlativa: es por tanto una acción relativa.

QUÉ SE PUEDE CEDER

Tanto los derechos reales como los personales son posibles de ceder, pueden ser objeto de enajenación, de transferencia, con excepción de los derechos personalísimos.

La cesión o enajenación de los derechos reales, sigue la regla de todos los contratos, con excepción del derecho real de herencia, para el cual el código Civil ha dictado reglas especiales.

Los derechos personales ha recibido un tratamiento especial en la enajenación o transferencia reglamentada en los artículos que van del Art. 1841 al 1849, que forman el parágrafo 1º del Título XXIV del libro IV.

DERECHOS QUE NO SE PUEDEN CEDER

Siendo como es la voluntad de las partes la suprema ley en materia de contratos, o la base de un acto o contrato, en tanto crea, modifica y extingue relaciones jurídicas, que permite la autonomía de la voluntad, siempre respetando el derecho social, bajo este principio los ciudadanos son libres de contratar como les plazca, observando las leyes del país, por lo que la regla general es de que todo derecho incorporal es susceptible de cesión, mientras no esté prohibido por la ley, por consiguiente se puede ceder todo, menos los siguientes derechos:

a)    Aquellos derechos que por la autonomía de la voluntad y al libertad contractual se hayan declarado intransferibles;

b)    No pueden celebrar contrato de cesión entre padres e hijos menores de edad;

c)    La regla general es de que se puede transferir los derechos patrimoniales, existe en este concepto encerrada la idea de disposición, por el contrario no ocurre lo mismo en los derechos de los llamados ?personalísimos? como los siguientes:

1.    De alimentos (Art. 362 C.C)

2.    De uso y habitación (Art. 833 C.C)

3.    De patrimonio familiar (Art.839 C.C)

4.    Derecho que nace del pacto de retroventa (Art. 1824 C.C)

5.    Derecho de usufructo legal de los bienes de la sociedad conyugal o en los del menos (Art. 2368 inc. Final C.C)

6.    La facultad de ceder o subarrendar (Art. 1887 C.C)

De acuerdo al Art. 362 del Código Civil ?El derecho de pedir alimentos no puede transmitirse por causa de muerte, ni venderse o cederse de modo alguno, ni renunciarse?. Por otro lado el Art. 364 del Código Civil dice: ?No obstante lo dispuesto en los dos artículos precedentes, las pensiones alimenticias atrasadas podrán renunciarse o compensarse, y el derecho de demandarlas, transmitirse por causa de muerte, venderse y cederse; sin perjuicio de la prescripción que competa al deudor?.

El Código Civil en su Art. 833 dispone: ?Los derechos de uso y habitación son intrasmisibles a los herederos, y no pueden cederse a ningún título, prestarse ni arrendarse?.

De acuerdo a los artículos 838 al 840 en concordancia con el Art. 747 numeral 3 del Código Civil, el acto constitutivo de patrimonio familiar no significa enajenación sino tan solo limitación de dominio, y siendo la cesión una forma de enajenar entendido como el acto por el cual se transfiere la propiedad de una persona a otra por cualquier título, la prohibición de enajenar de los bienes que forman el patrimonio familiar, hace que no pueda cederse.

Por lo dispuesto en el Art. 1824 del Código Civil: ?El derecho que nace del pacto de retroventa no puede cederse?.

El Art. 1887 del Código Civil dice: ?El arrendatario no tiene la facultad de ceder el arriendo, ni de subarrendar, a menos de que se le haya expresamente concedido; pero en este caso, no podrá el cesionario o subarrendatario usar o gozar de la cosa en otros términos que los estipulados con el arrendatario directo?.

d)    Los derechos que por su naturaleza afectarían al orden público como el caso de los privilegios en la prelación de créditos.

e)    En razón de que la cesión implica la enajenación, de acuerdo a lo dispuesto por el Art. 1480 del Código Civil no es posible realizar una cesión por haber objeto ilícito en las siguientes enajenaciones:

1.    De las cosas que no están en el comercio; y de acuerdo a lo dispuesto en el Art. 602 del  Código Civil, las cosas que la naturaleza ha hecho comunes a todos los hombres, como el alta mar, no son susceptibles de dominio;

2.    De los derecho o privilegios que no pueden transferirse a otra persona  tratándose de los derechos personalísimos antes mencionados.

3.    De las cosas embargadas por decreto judicial, a menos que el juez autorice, o el acreedor consienta en ello, consecuentemente puede enajenarse válidamente o cederse legalmente si se cumple cualquiera de los presupuestos ya señalados.

f)     No se puede hacer cesión con personas incapaces por lo dispuesto en el Art. 1008 del Código Civil que dice: ?Es nula la disposición a favor de un incapaz, aunque se disfrace bajo la forma de un contrato oneroso o por interposición de persona?.

A más de que por disposición de los artículos de los artículos 9 y 10 del Código Civil los actos que prohíbe la ley son nulos y de ningún valor; salvo que designe otro efecto, pero en ningún caso puede el juez declarar válido un acto que la ley ordena sea nulo, en concordancia con los artículos 1485, 1697 y 1714 del cuerpo legal citado.

g)    Son absolutamente incapaces los dementes, los impúberes, y los sordomudos que no se pueden dar  a entender por escrito, los actos realizados por estas personas no surten ni aún obligaciones naturales, los menores adultos,  los que se hallan en interdicción de administrar bienes y las personas jurídicas son también incapaces relativas, porque sus actos pueden tener valor bajo cierto aspectos determinados por las leyes, además de las incapacidades señaladas existen otras particulares para ciertos actos o determinadas personas.

 

 

Change password



Loading..