Corte Interamericana de Derechos Humanos Planteamientos sobre el Inicio de la Vida del Embrión

Jueves, 22 de septiembre de 2016

Corte Interamericana de Derechos Humanos

Planteamientos sobre el Inicio de la Vida del Embrión

 

Caso Fecundación In Vitro Vs. Costa Rica

 

 

Autor: Abg. Nathaly Salazar Brito

 

Dentro de un marco jurídico problemático que abarca la temática de  la fertilización in vitro como una práctica inconstitucional en Puerto Rico, pero que por su relación con la protección de la vida desde la concepción, se abordarán los pronunciamientos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, respecto al cuestionamiento de cuándo inicia la vida humana.

En Abril de 1995, se dicta mediante Decreto Ejecutivo la permisividad y regulación de la práctica de fertilización invitro en Puerto Rico, sin embargo no faltó quien ofuscado por los rezagos del conservadorismo y por la vehemente influencia religiosa, interpusiera una acción de inconstitucionalidad en contra del Decreto Ejecutivo No. 24029-S. El Abogado Hermes Navarro del Valle, alegando que es una normativa que atenta en contra del derecho a la vida, solicitó ante la Corte se declare la inconstitucionalidad de la práctica de la fecundación invitro, así como instruir a las autoridades públicas a mantener un control minucioso de la práctica médica relacionada la con fecundación invitro. El argumento más activo que sustentaba esta demanda de inconstitucional en contra del Decreto Ejecutivo referido por el siguiente: 

?La vida humana se inicia desde el momento de la fecundación, por lo tanto, cualquier eliminación o destrucción de concebidos ?voluntaria o derivada de la impericia del médico o de la inexactitud de la técnica utilizada? resultaría en una evidente violación al derecho a la vida contenido? en la Constitución costarricense.? (ZUÑIGA, 2013, pág. 346)

Este argumento, provocó que el 15 de marzo del 2000, la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Costa Rica, emitiera sentencia por medio de la cual se declaraba la inconstitucionalidad del Decreto Ejecutivo No. 24029-S, por considerarlo atentatorio del derecho a la vida, además de tratarse de un caso de ?infracción de reserva legal?, esto es que, únicamente mediante ley formal, emanada del Poder Legislativo siguiendo los parámetros previstos en la Constitución costarricense para la emisión de leyes, es posible regular, y para el caso en concreto, restringir los derechos y libertades fundamentales. Por lo tanto, la Sala Constitucional concluyó que por tratarse del derecho a la vida el que se encontraba inmerso en el Decreto Ejecutivo, así como la dignidad del ser humano, resultaba inconstitucional que la regulación de los mismos sea proveniente del Poder Ejecutivo.

La Sala Constitucional también tomó como sustento de su sentencia, la invocación del artículo 4.1 de la Convención Americana, que prevé la siguiente disposición:

?Artículo 4.  Derecho a la Vida

1.      Toda persona tiene derecho a que se respete su vida.  Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción.  Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente.? (www.oas.org, 1969)

De esas consideraciones tomadas en cuenta por la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Costa Rica para dejar en la nulidad al Decreto Ejecutivo que permite la práctica de fertilización in vitro, se desprende una valiosa interrogante entorno a la vida huma: ¿cuál es su inicio?

Para dar respuesta a tan controvertida pregunta, la Corte Interamericana de Derechos Humamos se refiere al respecto en su sentencia del caso ?Artavia Murillo y Otros (Fecundación In Vitro Vs. Costa Rica). (Corte Interamericana de Derechos Humanos, 2012)

La Corte Interamericana refiere que dentro de la sentencia emitida por la Sala Constitucional queda evidenciado un completo respaldo a la vida del embrión, amparados en el artículo 4.1,  de la Convención Americana de Derechos Humanos, y en los argumentos expuestos por los Magistrados de la Sala Constitucional quienes deliberan sobre la inconstitucionalidad de la fertilización in vitro, en torno a la interrogante desde qué momento el ser humano es objeto de protección jurídica, por lo que me permito transcribir un extracto de la ponderación de los magistrados de la Corte Suprema de Costa Rica, dentro del considerando V sobre ?La Protección constitucional del Derecho a la Vida y la Dignidad del ser humano: El inicio de la vida humana?, esto,  en un intento por resolver tan compleja pregunta:

?Algunos consideran que los embriones humanos son entidades que se encuen­tran en un estado de desarrollo donde no poseen más que un simple potencial de vida. [?] Señalan que antes de la fijación del preembrión este se compone de células no diferenciadas, y que esa diferenciación celular no sucede sino después de que se ha fijado sobre la pared ute­rina y después de la aparición de la línea primitiva ?primer esbozo del sistema nervioso?; a partir de ese momento se forman los sistemas de órganos y los órganos. [?] Por el contrario, otros sostienen que todo ser humano tiene un comienzo único que se produce en el momento mismo de la fecundación. Definen al embrión como la forma original del ser o la forma más joven de un ser y opinan que no existe el térmi­no preembrión, pues antes del embrión, en el estadio precedente, hay un espermatozoide y un ovulo. Cuando el espermatozoide fecunda al óvulo esa entidad se convierte en un cigoto y por ende en un embrión. La más importante característica de esta célula es que todo lo que le per­mitirá evolucionar hacia el individuo ya se encuentra en su lugar; toda la información necesaria y suficiente para definir las características de un nuevo ser humano aparecen reunidas en el encuentro de los veinti­trés cromosomas del espermatozoide y los veintitrés cromosomas del ovocito. [?] Al describir la segmentación de las células que se produce inmediatamente después de la fecundación, se indica que en el estadio de tres células existe un minúsculo ser humano y a partir de esa fase todo individuo es único, rigurosamente diferente de cualquier otro. En resumen, en cuanto ha sido concebida, una persona es una persona y estamos ante un ser vivo, con derecho a ser protegido por el ordena­miento jurídico.? (www.lanacion.com, 2000)

Respecto a estos pronunciamientos de los Magistrados de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Costa Rica, procurando dar contestación a la interrogante del inicio de la vida humana, plantean una posición pro- derechos del embrión que determinan el inicio de la vida humana desde el momento de la fecundación óvulo- espermatozoide.

 Por su parte, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, basándose en los artículos 1.2 y 4.1 de la Convención Americana, realiza un análisis sobre la ?concepción?. La Corte alude el objeto de la Convención Americana, el cual consiste en la plena protección de la persona humana, siempre rigiéndose en una interpretación evolutiva de los instrumentos internacionales de derechos humanos.

De una demanda de inconstitucionalidad por práctica de fertilización in vitro en Costa Rica, se generó un amplio debate sobre el inicio de la vida humana, por lo que la Corte brinda las siguientes observaciones:

·                   La Corte hace una diferenciación entre dos teorías existentes sobre la ?concepción?, siendo la primera ?la teoría de la fecundación?, también conocida como la teoría de la penetración del óvulo por el espermatozoide; y, por otro lado la ?Teoría de la Implantación?.

2.5.7.1 Teoría de la Fecundación

 

Los precursores de la corriente de la fecundación, ?afirman que ya estamos frente a una persona ?en acto?, toda vez que durante el desarrollo sólo completa sus potencialidades presentes desde el inicio.? (Correa, 2001)

Esta teoría entiende por ?concepción? como el momento de encuentro o de fecundación, del óvulo por el espermatozoide. De la fecundación se genera la creación de una nueva célula: el cigoto. Cierta prueba científica considera al cigoto como un organismo humano que alberga las instrucciones necesarias para el desarrollo del embrión.

 

Como ya lo explique en el párrafo precedente, esta teoría sostiene el inicio de la vida desde la fecundación, al respecto el Dr. José Hib, experto en embriología nos dice al respecto: ?La fecundación es el proceso biológico mediante el cual se unen el óvulo y el espermatozoide [?], con la cual se inicia el desarrollo embrionario, es decir la vida de un nuevo individuo. [?] El ovocito es una célula muy grande, posee numerosísimas microvellosidades y su membrana plasmática está rodeada por la membrana pelúcida y las células  foliculares de la corona radiante [?] una vez que los espermatozoides capacitados establecen contacto con estas envolturas, deben atravesarlas a fin de llegar hasta la membrana plasmática del ovocito. [?] La fecundación se inicia cuando no más de cien espermatozoides completamente diferenciados establecen contacto con las células foliculares que envuelven al ovocito.? (Hib, 1999, págs. 1-2)

Sin embargo, bajo los términos que expresa la Dra. Nelly Correa no se puede considerar que desde ese momento exista una persona. Se puede aseverar que se ha dado inicio a la existencia de una persona humana en potencia, solamente luego de que dicho proceso culmina con la fusión de los pronúcleos masculinos y femeninos ?pre embrión-, que ha comenzado su propio ciclo vital, pues la ontogénesis o desarrollo es un proceso gradual, que se caracteriza por su creciente progresividad hasta lograr el desarrollo estructural y funcional. De acuerdo al  criterio de Carlos Mosso, los gametos femeninos ?ovocito-, y los gametos masculinos  -espermatozoides- per se carecen de potencialidad. (Mosso, 1996, pág. 960). Por lo tanto, y en asonancia con las consideraciones de la Dra. Correa, no podemos hablar de que al momento de la fecundaciones nos encontremos frente a un ser dotado de humanidad.

 

CIGOTO: ÓVULO FERTILIZADO.
FORMACIÓN DEL CIGOTO.
UNA VEZ UNIDAS FUERTEMENTE LAS MEMBRANAS DEL ESPERMATOZOIDE Y OOCITO, SE ...

Ilustración 2: Penetración de la Corona Radiada (www.slideshare.net, 2011)

 

http://image.slidesharecdn.com/fertilidaddesarrolloembrionarioeimplantacin-110114181829-phpapp01/95/fertilidad-desarrollo-embrionario-e-implantacin-14-728.jpg?cb=1295029204

Ilustración 3: Penetración de la Membrana Pelúcida y Fusión del Ovocito y Espermatozoide (www.slideshare.net, 2011)

 

Consecuentemente, es viable inferir que la fecundación no da cabida a un ser humano con un genoma independiente y único. Sino, que ello surge a partir de la singamia, esto es, de la fusión de los pronúcleos masculino y femenino; es relevante considerar que quienes propugnan por esta teoría, sustentan  que con la fecundación haya una persona ?en acto?, que posee la potencialidad de convertirse en tal, pero que aún no lo es, entonces, por lo tanto, la fecundación no equivale a concepción, pues con ella no hay vida humana, no hay un ?genoma humano?.

http://1.bp.blogspot.com/-shapMp0iZSQ/UVu1UZLj-0I/AAAAAAAAACo/uBGCCdpG73A/s1600/fecundacion.gif

Ilustración 4: Fusión de Pronúcleos Masculino y Femenino (embriologiapatologica2012.blogspot.com, 2013)

 

2.5.7.2 Teoría de la Implantación o Anidación

 

Por otra parte la Corte Interamericana, hace mención de la Teoría de la Implantación, también conocida como Teoría de la Anidación o Nidación ?misma con la que concuerda sus posicionamientos-, que entiende la ?concepción? como el momento de la implantación del óvulo fecundado en útero materno. Esto, debido a que dicha implantación, permite la existencia de la conexión de la nueva célula ?cigoto-, con el sistema circulatorio materno que le permite acceder a todas las hormonas, y en sí le permite la vinculación al organismo de la mujer que le otorga las posibilidades de continuar con el proceso de desarrollo embrionario.

Podríamos decir que la Teoría de la Nidación inicia ?recién cuando concluye la implantación  anidación del embrión ?debería decir pre- embrión-, pues no es sino hasta el día veintiuno que el pre-embrión pasa a ser embrión ?en la pared del útero-, comienza la existencia individualizada de la persona. Tal circunstancia ocurre a los catorce días.? (FERRER, 1995, pág. 857)

Para esta teoría el inicio de la vida humana se encuentra marcado por ?la fijación del embrión en el útero materno, lo que ocurre aproximadamente entre el día séptimo a catorce de evolución.? (GORINI, 2003, pág. 2)

http://www.biologia.edu.ar/reproduccion/figrepr/eggtra.gif

Ilustración 5: Recorrido del Cigoto, hasta su implantación en el útero (www.biologia.edu.ar, 2000)

   

Hago mención de los fundamentos de quienes respaldan esta teoría de la nidación:

?recién con la implantación en el útero comienza a existir el embrión en relación la madre; tiene inicio la gestación y recién en ese momento se puede comprobar la realidad biológica que es el embrión. La concepción, [?], viene  a coincidir con el momento final de la operación técnica procreativa, o sea con la implantación del embrión, [?], en el útero, instante en el cual comienza la gravidez o el embarazo?. (LENTI, 1993, pág. 220)

Además, esta  corriente afirma que:

?con la anidación se define tanto la unicidad ? calidad de ser único ? como la unidad ? ser uno solo ? del embrión ? misma mención que ut supra al respecto -, ya que hasta ese  momento pueden ocurrir naturalmente dos procesos: por un lado la fisión gemelar que hace que de un embrión se generen dos, y la fusión ? procedimiento inverso ? por el cual dos embriones se unen generando un único y nuevo embrión. [?] al menos cincuenta por ciento de los embriones formados naturalmente no se implantan.? (GORINI, 2003, págs. 3-4)

Para complementar su posición, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, hace referencia a la definición del Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española sobre el término ?concebir?: ?Dicho de una hembra: Empezar a tener un hijo en su útero.? (Real Academia de la Lengua Española, 2016)

De acuerdo a lo determinado por el Dr. Zegers, perito  por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el caso Fecundación In Vitro Vs. Costa Rica, la palabra ?concepción? hace referencia explícita a al preñez o gestación que inicia con la implantación del embrión en el útero, ya que la concepción o gestación es un evento de la mujer, no del embrión. Solo hay evidencias de la presencia de un embrión, cuando este se ha unido celularmente a la mujer, y cuando este evento ha sucedido únicamente puede ser reconocido por las señales químicas identificadas en los fluidos de la mujer. (ZUÑIGA, 2013)

No obstante, en base a las pruebas científicas reunidas, la Corte toma posición en cuanto a que la concepción se produce desde la implantación del embrión en el útero, sin dejar de reconocer que si bien existe una célula con el material genético suficiente para dar origen a una persona, resulta inviable si no se da la implantación en el útero. Solo al cumplirse el segundo momento, el de la implantación uterina, se cierra el ciclo que permite entender que existe la concepción.

Para concluir con este análisis que he referido sobre los pronunciamientos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos sobre el principio de existencia del ser humano, o la concepción, evoco la manifestación de la Corte que entiende al término ?concepción? como un momento o proceso intrínseco al cuerpo de la mujer, debido que un embrión no tiene ninguna posibilidad de supervivencia si la implantación no sucede. Para fortalecer esta posición, es la necesidad de que el óvulo fecundado se haya implantado en el útero de la madre, para que se produzca la hormona denominada ?gonodatropina coriónica?, que solo es detectable en el mujer que tiene un embrión adherido a ella. Antes de este episodio resulta imposible determinar si ha existido una fecundación, debido a que esta fusión se pudo haber perdido antes de la implantación. (Sentencia de la CIDH, caso Fecundación In Vitro Vs. Costa Rica, 2012, pág. 60)

La Corte, al momento de deliberar tan controvertido caso, nos brida un dato trascendental, y se refiere que al momento de redactarse el artículo 4 de la Convención Americana sobre la protección de la vida desde la concepción, el diccionario de la Real Aca­demia diferenciaba entre el momento de la fecundación y el momento de la concepción, entendiendo concepción como implantación. Por lo que al establecerse lo pertinente en la Convención Americana no se hizo mención al momento de la fecundación. (Sentencia de la CIDH, caso Fecundación In Vitro Vs. Costa Rica, 2012, pág. 61)

 

Change password



Loading..