TRANSITO: REPARACIÓN INTEGRAL.

Viernes, 21 de julio de 2017

TRANSITO: REPARACIÓN INTEGRAL.

 

Autor: Ab. Daniel Andrés Pérez

                                                          

El artículo 78 de la Constitución de la República del Ecuador dispone: ?Las víctimas de infracciones penales gozarán de protección especial, se les garantizará su no revictimización, particularmente en la obtención y valoración de las pruebas, y se las protegerá de cualquier amenaza u otras formas de intimidación. Se adoptarán mecanismos para una reparación integral que incluirá, sin dilaciones, el conocimiento de la verdad de los hechos y la restitución, indemnización, rehabilitación, garantía de no repetición y satisfacción del derecho violado. Se establecerá un sistema de protección y asistencia a víctimas, testigos y participantes procesales.?

Con este mecanismo, implementado desde el 2008 en la Constitución, el legislador busca proteger los derechos de las víctimas de accidentes de tránsito en el Ecuador, a fin de reducir las consecuencias provocadas por los siniestros en las vías públicas, que cada año, cobran un importante número de vidas.

Este criterio es recogido también en el Código Orgánico Integral Penal, en su artículo 11 numeral 2, que dispone: ?Derechos.- En todo proceso penal, la víctima de las infracciones gozará de los siguientes derechos: (?) 2. A la adopción de mecanismos para la reparación integral de los daños sufridos que incluye, sin dilaciones, el conocimiento de la verdad de los hechos, el restablecimiento del derecho lesionado, la indemnización, la garantía de no repetición de la infracción, la satisfacción del derecho violado y cualquier otra forma de reparación adicional que se justifique en cada caso?.


Reparación Integral Objetiva.


El Artículo 77 del Código Orgánico Integral Penal dispone: ?Reparación integral de los daños.- La reparación integral radicará en la solución que objetiva y simbólicamente restituya, en la medida de lo posible, al estado anterior de la comisión del hecho y satisfaga a la víctima, cesando los efectos de las infracciones perpetradas. Su naturaleza y monto dependen de las características del delito, bien jurídico afectado y el daño ocasionado.

La restitución integral constituye un derecho y una garantía para interponer los recursos y las acciones dirigidas a recibir las restauraciones y compensaciones en proporción con el daño sufrido.?

En el Código Orgánico Integral Penal, se entiende como finalidad de la reparación integral, la restitución objetiva y simbólica del daño causado, cesando los efectos dañosos de la infracción cometida, en este sentido cabe diferenciar, la restitución objetiva de la restitución simbólica.


Reparación Integral en Materia de Tránsito.


Dentro del punto de vista objetivo, es posible que se asocie a la reparación integral con la indemnización civil, sin embargo, debemos entender que el concepto de reparación integral abarca una pluralidad de elementos que permiten cumplir con el cometido, de restituir en la medida de lo posible, los bienes jurídicos afectados en un siniestro de tránsito.

Se puede hablar aquí de una indemnización civil por un delito culposo, entendiendo, como manifiesta el tratadista Luis Cáceres Ruiz, que: ?La culpa civil, es declarada con la finalidad de reparar un perjuicio causado al agraviado. Sin un daño a resarcir, no es concebible la culpa civil?.

A más de este presupuesto debemos tomar en cuenta los demás mecanismos de reparación integral aplicables a los delitos de tránsito, como la rehabilitación de las víctimas a través de atención médica, así como la reparación de daños materiales causados en un accidente.

En este sentido, es obligación del Juez, fijar el monto de las indemnizaciones; esto basado en la experiencia y en su sana crítica, toda vez que la comisión de delitos semejantes y su reiterativo juzgamiento permiten al Juez tener elementos suficientes, para formarse un criterio concreto y razonable que lo lleve a determinar, la existencia, la extensión y gravedad de los daños sufridos para restituir, objetivamente, el daño causado.

Es necesario tener en cuenta, además, lo que dispone el Artículo 78 ibídem: ?Mecanismos de reparación integral.- Las formas no excluyentes de reparación integral, individual o colectiva, son:


1. La restitución: Se aplica a casos relacionados con el restablecimiento de la libertad, de la vida familiar, de la ciudadanía o de la nacionalidad, el retorno al país de residencia anterior, la recuperación del empleo o de la propiedad así como al restablecimiento de los derechos políticos.


2. La rehabilitación: Se orienta a la recuperación de las personas mediante la atención médica y psicológica así como a garantizar la prestación de servicios jurídicos y sociales necesarios para esos fines.


3. Las indemnizaciones de daños materiales e inmateriales: Se refieren a la compensación por todo perjuicio que resulte como consecuencia de una infracción penal y que sea evaluable económicamente.


4. Las medidas de satisfacción o simbólicas: Se refieren a la declaración de la decisión judicial de reparar la dignidad, la reputación, la disculpa y el reconocimiento público de los hechos y de las responsabilidades, las conmemoraciones y los homenajes a las víctimas, la enseñanza y la difusión de la verdad histórica.


5. Las garantías de no repetición: Se orientan a la prevención de infracciones penales y a la creación de condiciones suficientes para evitar la repetición de las mismas. Se identifican con la adopción de las medidas necesarias para evitar que las víctimas sean afectadas con la comisión de nuevos delitos del mismo género.?

Con relación a la atención médica y la correspondiente indemnización pecuniaria, el Juez podrá formar su criterio, sobre la base de los informes periciales que hayan sido practicados como medios de prueba dentro del proceso, en los cuales, a través de la intervención de expertos, se puede determinar un monto económico al cual ascienden los daños, entendiendo que en muchos casos, el monto total de la reparación económica abarca la reparación de daños materiales y la atención médica a las víctimas, como valores contenidos dentro del monto a indemnizar.


Dentro del punto de vista simbólico de la reparación integral, es necesario entender que esta reparación está orientada desde una perspectiva subjetiva de los hechos y sus consecuencias. Es decir, la reparación deja de lado el análisis objetivo de los hechos y enfoca su accionar a las circunstancias y elementos que conforman el contenido de los procesos conscientes de la víctima.


La reparación simbólica de los daños, deriva de la propia naturaleza de los delitos de tránsito, es decir de la culpa que tiene el infractor  de tránsito a causa de la imprudencia, impericia, negligencia y falta de observancia de las leyes de tránsito vigentes. En este sentido, el infractor está consciente del peligro abstracto que constituye conducir un vehículo a motor, mas no está consciente del peligro concreto que representa un accidente de tránsito, toda vez que los accidentes no se planean.


Con este razonamiento podemos ubicarnos en la psiquis de la víctima. Si bien un accidente no constituye en sí mismo un acto de voluntad destinado a dañar a otra persona o a sus bienes, las víctimas de accidentes de tránsito fueron expuestas en contra de su voluntad a un peligro jurídicamente desaprobado, esto es, la conducta imprudente de quien causa el accidente de tránsito.


El numeral 4 del artículo 78 del COIP, llama medidas de satisfacción o simbólicas a aquellas que permiten resarcir subjetivamente (al menos en la psiquis de la víctima) los daños causados por la infracción cometida; de ahí que uno de los mecanismos adoptados en accidentes de tránsito sean las disculpas públicas, como una forma que tiene el infractor de reconocer que ejecutó una conducta socialmente inadecuada, y que las consecuencias no queridas, pero si previsibles de sus actos, afectaron a una tercera persona o a la sociedad en general (en caso de daños a la propiedad pública), este reconocimiento se traslada a la víctima, afirmando su condición de afectada por una conducta típica culposa.


A través de estos mecanismos se puede garantizar que las víctimas de un delito culposo de tránsito puedan, de alguna forma, ver restituidos los daños causados, además de poder contar con la seguridad de que el Estado, a través de la administración de Justicia velará siempre por sus derechos, como una forma de reconocimiento permanente de las políticas del buen vivir, consagradas en la Constitución.


Desde el punto de vista jurídico, si bien se ha manifestado que la reparación integral puede ser vista como un derecho para la víctima así como una pena para el infractor, es necesario manifestar que este mecanismo tiene como objetivos, la protección de los derechos; y, en el ámbito penal la disuasión de posibles infracciones, mismas que en un principio no pueden ser anticipadas (por ser actos culposos - accidentes), pero que siempre deberán ser evitadas a través de la prudencia, el sentido de responsabilidad y el respeto a las normas de tránsito por parte de todos los usuarios viales.

 

Change password



Loading..