Jueves, 24 de noviembre de 2005

 

Seguridad Jurídica

Por: Dr. Fredy Gordón Ormaza
ASESOR DEL TRIBUNAL CONSTITUCIONAL

 

SEGÚN MÓNICA MADARIAGA GUTIÉRREZ "La seguridad es el estado psicológico del hombre, producido por causas determinantes externas, que le permite prever el futuro y tomar su posición frente a él". Es, a decir de BENTHAN "La base sobre la que descansan todos los planes, todo ahorro y todo trabajo, y lo que hace que la vida no sea sólo la sucesión de instantes sino una continuidad, entrando como un eslabón más en la cadena de las generaciones".

Definiciones

En un sentido más general J.T. Délos, indica: "La seguridad es la garantía dada al individuo de que su persona, sus bienes y sus derechos no serán objeto de ataques violentos o que, si éstos llegan a producirse, le serán aseguradas por la sociedad, protección y reparación".
Los conceptos referidos nos dan una apreciación general del término "seguridad", no son por tanto, la seguridad psicológica que requiere el hombre equilibrado; la seguridad metafísica del místico, ni la seguridad moral del optimista, ni la seguridad material del hombre de fortuna, sino simplemente es la seguridad del hombre social, subraya Mónica Madariaga.
Ahora bien, para Jorge Millas, "La seguridad jurídica es la situación peculiar del individuo como sujeto activo y pasivo de relaciones sociales, cuando tales relaciones se hallan previstas por un estatuto objetivo, conocido y generalmente observado". Se trata, por lo tanto, de una seguridad específica a la que se le ha denominado "jurídica", de este modo evitar confusiones respecto de los diferentes conceptos de seguridad.
Es pues, "la seguridad de quien conoce o puede conocer lo previsto como prohibido, mandado y permitido por el poder público respecto de uno para con los demás y de los demás para con uno". La seguridad jurídica es el requerimiento que tiene toda sociedad moderna para que sus ciudadanos puedan desenvolverse racionalmente en un ambiente de equilibrio, esto es, en el conocimiento cabal de sus derechos y obligaciones. En suma, la seguridad jurídica es, entonces, el único valor de esencia puramente jurídica en cuanto condiciona su existencia al sistema de derecho positivo vigente y en cuanto, además, lo adapta según principios universales a hacerla posible. Millas, entiende que la seguridad jurídica "constituye el valor de situación del individuo como sujeto activo y pasivo de relaciones sociales, cuando sabiendo o pudiendo saber cuales son las normas jurídicas vigentes, tiene fundadas expectativas de que ellas se cumplan".

Exigencias de la Seguridad Jurídica:

La Seguridad es el resultado de un orden jurídico pleno; de la ordenación total de la vida jurídica según principios normativos esenciales y básicos que al decir de Millas: "Son ciertas instituciones que independientemente de todo contenido concreto y de toda finalidad económica, política, cultural, religiosa o laica determinada, proveen técnicamente a la última y radical seguridad jurídica". Tales características han sido denominadas exigencias de la seguridad jurídica". Se ha afirmado que la seguridad obliga al Derecho a estructurarse en base de principios universales y por consiguiente, la existencia del Derecho es condición sine qua non de la seguridad.
Si bien las normas jurídicas, prescriben la igualdad ante la ley, no es menos cierto que el ciudadano común con frecuencia ve frustadas sus peticiones ante la autoridad, en razón de que hay otros, con privilegios extrajurídicos que son preferidos a él, el Derecho en estas circunstancias, obviamente, no produce seguridad. "Lo mismo sucedería con un orden jurídico que disponga en norma constitucional un derecho de dominio absoluto e imprescriptible, en tanto que la legislación complementaria o la interpretación judicial o administrativa de la misma, permiten la retroactividad de las nuevas disposiciones, imponiendo por ejemplo, cargas tributarias sobre hechos del pasado, reviviendo obligaciones extinguidas, o simplemente desconociendo las situaciones constituidas o consolidadas al amparo de normas válidas que luego fueron modificadas", subraya Mónica Madariaga. En esos casos, tales sistemas rechazan la seguridad, porque de un lado, no poseen la verdadera fuerza vinculante de los órganos públicos, y en los otros, admiten, la retroactividad.

Condiciones

En suma, las condiciones que debe satisfacer un ordenamiento positivo para generar efectiva seguridad jurídica son los siguientes:

a) Obligatoriedad absoluta en el cumplimiento del Derecho;
b) Existencia de reglas de prefiguración de la licitud;
c) Irretroactividad de los preceptos jurídicos;
d) Existencia de normas autoreguladoras de la creación del Derecho;
e) vinculación del órgano público a las normas jurídicas, lo que implica el rechazo a la arbitrariedad y la consagración de un Estado de Derecho;
f) Reconocimiento de la cosa juzgada; y,
g) Prescripción.

 


Change password



Loading..