DELITO DE INSTIGACIÓN

Lunes, 12 de octubre de 2015

 

Análisis Jurídico

DELITO DE INSTIGACIÓN

 

Autor: Abg. José Sebastián Cornejo Aguiar.

 

Previo al desarrollo de este tema, es necesario indicar, que la instigación consiste en incitar a una persona a cometer una infracción, y puede manifestarse por medio de la  provocación  o por el suministro de instrucciones.

Acertadamente Cuello Calón la define como ?el influjo intencionalmente realizado sobre una persona para determinar la comisión de un delito? (LABAUT GLENA, 1998, pág. 504).

Para Jiménez de Azua ?la instigación sin éxito no es punible?, por falta de elemento objetivo, ya que considera que no hay instigación por consejo, en virtud de que  el criterio de inducir es mucho más que el de aconsejar. (AZUA, pág. 507).

En definitiva para la punidad del instigador, es necesario que el instigado ejecute el hecho, o a lo menos comience su ejecución.

Nuestro Código Orgánico Integral Penal, tipifica la instigación de la siguiente manera:

?Art. 363.- Instigación.- La persona que públicamente instigue a cometer un delito contra una persona o institución y no pueda ser considerada legalmente como copartícipe, será sancionada con pena privativa de libertad de seis meses a dos años.?

De estas definiciones, es de suma importancia, para desarrollar de mejor manera este tema, explicar los siguientes aspectos:

 

Rasgos característicos de la Instigación

 

a) La existencia de una relación de por lo menos dos personas, de las que una es el instigador, que despierta en otra la voluntad para cometer un delito, y la otra el instigado quien comete materialmente el delito, en virtud de haber sido determinado para ello;

b) el instigado es el autor del delito, el que está delante y quien tiene el dominio del hecho, mientras que el instigador es el que está detrás, sólo es un partícipe y no tiene el dominio del hecho penalmente relevante cometido por el autor;

c) la conducta del instigador es accesoria a la del autor, por lo que aquél sólo responde en la medida en que éste lleva a cabo el hecho al que fue determinado por el instigador;

d) el medio utilizado por el instigador para determinar al autor a cometer el delito, que puede consistir en una dádiva, promesa o una amenaza, debe producir un efecto psicológico en el instigado, consistente en despertar la voluntad de éste para cometer un delito determinado;

e) la conducta del instigador está dirigida dolosamente y tiene como finalidad motivar que el instigado quiera también cometer el delito que aquél quiere; lo que implica que, previo a la realización de la instigación, el autor no tenía aún la voluntad de cometer un determinado ilícito, y;

f) es inadmisible instigar a quien previamente ya tiene la voluntad y decisión de cometer el delito, e incluso ha dado inicio a su ejecución.

Hipótesis de cuando el Instigador induce a otro

a) El instigado acepte la propuesta, e inicie la ejecución del hecho ilícito, realizando la conducta querida por el instigador;

b)  El instigador rechace las sugerencias del instigado;

c) Cuando las propuestas sean aceptadas, pero en su realización no se hayan podido materializar;

d) Cuando el instigado haya desarrollado una conducta más allá de lo querido por el instigador. (Soler, págs. 215-225).

El Agente Provocador

Carrara, define al agente provocador, como ?el que instiga a otros a cometer un delito, no porque tenga interés en la consumación de éste, ni por ser enemigo de la víctima, sino porque tiene interés en que el delito se cometa, o se intente con el fin de causarle daño al mismo instigado? (MAGGIORE, pág. 371).

Para Welzel, el agente provocador es responsable cuando el delito por él provocado se consuma, y es considerado irresponsable si sólo se produce la tentativa del hecho principal. (TROCONIS, 1973).

Es decir si partimos de la visión dada por Welzel, se entiende claramente que existen dos posiciones las mismas que desarrollándolas serian las siguientes:

1.- Para Ranieri, no es punible el agente provocador si quiere solo la tentativa del delito y no su consumación, por falta de elemento sicológico, pero creando una responsabilidad culposa inconciliable con el concurso criminoso. (RANIERI, pág. 112).

2.- Para Maggiore, si la acción del provocador era idónea para producir el resultado criminal, el agente provocador tendrá que responder, pero si el resultado no se produjo, estaríamos en el caso de tentativa imposible y toda responsabilidad debe ser excluida. (MAGGIORE, pág. 144).

Clases de Instigación

a) Instigación específica o directa: Consiste en cualquiera que instigue a otro a cometer una infracción, en donde se debe tomar en cuenta las siguientes consideraciones:

1.    Debe existir la instigación, es decir cualquier acción o hecho que estimule a cometer el delito.

2.    La instigación debe ser pública, ya que la privada no constituye delito.

3.    De ser al cometer una infracción específica, es decir se requiere que efectivamente se incite a realizar un hecho antijurídico.

4.    Por el solo hecho de la instigación, siempre y cuando sirva de base para la penalidad.

5.    Penalidad, ya que el instigador es considerado como autor intelectual.

b) Instigación indirecta o genérica: Consiste en el que hiciere apología de un hecho que la ley prevé como infracción, de modo que se pone en peligro la tranquilidad pública.

1.    Mediante la excitación a la desobediencia de las leyes.

2.    Excitación al odio de unos habitantes contra otros.

3.    Apología de un hecho delictivo.[1]

 

Finalmente es necesario puntualizar, que la instigación puede llegar a intensificar la conducta agresiva permitiendo observar niveles más extremos de agresión.

A manera de ejemplo de un caso de instigación, podríamos indicar el de instigación al suicidio, donde es necesario que analicemos lo siguiente:

Acción Típica

 La acción típica consiste en instigar a otro al suicidio o ayudar a otro a cometerlo.

Tipo Subjetivo

La doctrina suele aceptar que instigar y/o ayudar a otro al suicidio implica dolo directo.

No se admite el dolo eventual, es decir, aquellos casos en los que el autor ha perseguido una finalidad distinta del suicidio, aunque aceptando con indiferencia la posibilidad del resultado.

Consumación

El delito se consuma cuando el sujeto pasivo comienza a ejecutar el suicidio sin desistir voluntariamente de él.

Si esto último ocurre, es decir, si el suicida se arrepiente mientras está ejecutando la acción, sólo hay comienzo de ejecución del suicidio, y por lo tanto no estará dada la exigencia legal de suicidio tentado, sino tan sólo de suicidio desistido.

Tentativa:

Consecuentemente con lo expuesto la tentativa no es admitida, ya que se expresa que el mismo se verifica cuando existen actos de instigación o ayuda al suicidio no seguidos por la acción de matarse o su intento. (CREUS, 2007).

 

Abg. José Sebastián Cornejo Aguiar.

Correo: scor1719 @hotmail.com

 



[1] Consiste en el elogio, solidaridad pública de un hecho delictivo, o de su autor a causa de él, que constituye una provocación peligrosa por la opinión pública.

Change password



Loading..