El juez y las leyes inconstitucionales

Jueves, 24 de noviembre de 2005

 

El juez y las leyes inconstitucionales

Dr. José C. García
Profesor de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Central del Ecuador.

 

EL ART. 274 DE LA VIGENTE CONSTITUCIÓN POLÍTICA señala: cualquier juez o tribunal, en las causas que conozca, podrá declarar inaplicable, de oficio o a petición de parte, un precepto jurídico contrario a las normas de la Constitución o de los tratados y convenios internacionales, sin perjuicio de fallar sobre el asunto controvertido.
Esta declaración no tendrá fuerza obligatoria sino en las causas en que se pronuncie. El juez, tribunal o sala presentara un informe sobre la declaratoria de inconstitucionalidad, para que el Tribunal Constitucional resuelva con carácter general y obligatorio.
O sea que en este caso, el control de la constitucionalidad puede ser por vía de acción o de excepción.
En la vía de excepción a que se refiere el Art. 274 de la Constitución, el alcance del fallo es limitado, esto es el juez, tribunal o sala, no aplica una ley por inconstitucional en el caso que analiza, pero la ley conserva al menos teóricamente su eficacia jurídica o sea su obligatoriedad, pues la declaración no tiene fuerza obligatoria sino en el caso que se pronuncie.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

Desde el caso Madison vs Marbury en el año de 1803, cuando el juez Marshall de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos de América decidió aplicar la Constitución de ese país y no una ley, en un proceso entre partes, se abrió el camino del control constitucional, por la vía llamada de excepción, esto es la inaplicabilidad de una ley por ser contraria a la Constitución, es así que en este caso la ley no queda afectada en su valor jurídico para otros litigios, pero no se aplica en el caso debatido por cuanto el juez ha hallado que aquella rige con la Constitución.
Aristóteles ya planteaba la necesidad de adoptar, corregir, acondicionar la aplicación de la norma, por medio de la intervención del juez, pero ésta intervención, no se manifiesta solo como el mecanismo necesario para solucionar una disfunción sino también y sobretodo como un elemento indispensable para mejorar las condiciones de comunicación entre el derecho y la sociedad, es decir para favorecer el logro del valor JUSTICIA, así ello conlleve un detrimento de la seguridad jurídica.

SUPREMACÍA DE LA CONSTITUCIÓN

El Art. 272 de la Constitución Política dice: la Constitución prevalece sobre cualquier otra norma legal. Las disposiciones de leyes orgánicas y ordinarias, decretos- leyes, decretos, estatutos, ordenanzas, reglamentos, resoluciones y otros actos de los poderes públicos, deberán mantener conformidad con sus disposiciones y no tendrán valor si, de algún modo, estuvieren en contradicción con ella o alteraren sus prescripciones. Si hubiere conflicto entre normas de distinta jerarquía, las cortes, tribunales, jueces y autoridades administrativas lo resolverán, mediante la aplicación de la norma superior.
Este articulo garantiza la supremacía de la Constitución, debiendo recordar que no todas las normas jurídicas de un ordenamiento tienen la misma jerarquía, existe entre ellos una estratificación, de suerte que las normas descendentes deben sujetarse en su fondo y en su forma a las normas superiores.
La no conformidad de una norma con sus superiores jerárquicos, la convierten en derecho positivo, susceptible de ser retirado del ordenamiento y tiene incluso la virtud de hacer desaparecer del mundo jurídico la norma así imperfectamente expedida, mediante los controles pertinentes, que en nuestro país es mediante la acción de inconstitucionalidad.
Hay que insistir, que la Constitución Política, es la primera de las normas, es por tal que cualquier otra norma jurídica, así sea expedida por el operador jurídico mas modesto de nuestro país, debe sujetarse en primer lugar a la Constitución Política.
El juez, tribunal o corte, debe consultar primero a la Constitución Política que es NORMA, después y solo después se debe ciertamente consultar el resto del ordenamiento jurídico.

MISIÓN DEL JUEZ

Primeramente hay que señalar, que la justicia tiene hoy a su cargo el resguardo de la soberanía del pueblo, la custodia de la supremacía constitucional, la protección de los derechos individuales y sociales y la tutela de los poderes constituidos.
El papel de los jueces, se ha ido acercando un poco a la del legislador, en la sociedad moderna.
Amurro señala, que el auge de los convenios internacionales sobre Derechos Humanos, ha desembocado en una mayor actividad judicial, en la medida en que estos Convenios contienen normas de tipo general, que al hacerse judicialmente exigibles, requieren de un mayor papel creador por parte de los jueces, ya que ellos deben dotar, de contenido concreto a normas de tipo general y en esa medida entonces los jueces crean derechos.
señores lectores, el papel del juez constitucional, en gran medida es creador.
El Art. 273 de la Constitución dispone las cortes, tribunales, jueces y autoridades administrativas tendrán la obligación de aplicar las normas de la Constitución que sean pertinentes, aunque la parte interesada no las invoque expresamente.
De todo lo anotado se desprende, que el juez en el caso concreto, sujeto a su decisión puede y debe dejar de aplicar una ley que la considera inconstitucional, así lo dice el Art. 274 de nuestra Constitución.
Hoy, como dice el señor doctor Alejandro Ponce, se ha quitado la venda a los jueces y Ministros de las Cortes Superiores que antes tenían para no mirar la Constitución y esto constituía, negar la vigencia del Estatuto Fundamental.
Hay que aclarar que en modo alguno, el pronunciamiento de inconstitucionalidad, deberá interpretarse como una injerencia del poder juzgador, en la función Legislativa que tiene el poder de legislar o en algún otro, sino que sirve como manifestación adecuada de freno y control de la legalidad de los actos aceptada por la propia Constitución; y, es por tal para el Juez una obligación ineludible e insoslayable.

EL JUEZ ESTA FORZADO A CREAR DERECHO

Recalco, hoy ya no hay JUEZ ROBOT, aplicador mecánico de fórmulas lingüísticas normativas, Este ha entrado en decadencia por absurda, inconveniente, hoy se considera que la sentencia es el producto de un verdadero acto de creación del derecho, es el derecho dinámico y vivo en la fase de su plena realización.
La sentencia hay que indicar es norma individualizada, con razón el trapacista De la Oliva dice la sentencia es producto jurídico atribuible al juez y substancialmente distinto de la norma positiva aplicada.
El juez esta forzado a crear derecho, aun en los casos en que cree ser mas fiel a la Ley, porque toda norma jurídica contiene un marco abierto a varias interpretaciones, todas ellas posibles y jurídicamente correctas.
La Ley, insisto, tiene validez en el marco de la Constitución Política y no como he escuchado , que la Constitución Política tiene validez en el marco de la ley, de lo contrario las normas constitucionales quedarían como meros enunciados jurídicos sin llegar nunca a ser normas.
Los preceptos constitucionales, reclaman el goce y ejercicio pleno de las garantías individuales, para la efectiva vigencia del Estado de Derecho e imponer a los jueces el deber de asegurarles: y, si el caso lo amerita, el juez podrá declarar o mejor dicho deberá declarar la inconstitucionalidad de la norma en que se funde el acto u omisión lesiva.
Amable lector de la sección Judicial del Diario LA HORA, quiero terminar este articulo manifestando, que hoy existe un derecho procesal constitucional, cuyas normas y principios están dirigidos a proteger el cumplimiento de la Constitución Política.

Change password



Loading..