Valor médico - legal de las lesiones

Jueves, 24 de noviembre de 2005

 

Valor médico - legal de las lesiones

Dr. Jorge W. German Ramírez

 

Las equimosis

SON DE GRAN IMPORTANCIA MÉDICO LEGAL, ya que su colaboración proporciona datos para calcular el tiempo que datan, y por su forma, tamaño y situación puede permitir importantes deducciones acerca del agente causal.

Formas y tamaños

En general, los objetos contundentes, cualquiera que sea su forma, tiene a producir equimosis de forma más o menos redondeada. En los casos de precipitación de altura y atropello por vehículo, suelen comprobarse numerosas equimosis redondeadas o irregulares en diversas partes del cuerpo, separadas por amplios espacios de piel sana. Son muy características las equimosos alargadas, casi paralelas entre sí, producidas por objetos contundentes alargadas, como látigos, varillas, y localizadas principalmente en la espalda, hombros y nalgas.
Merecen también señalarse las equimosis peribucales en las asfixias por sofocación, las cervicales en los casos de estrangulamiento, y las localizadas en los muslos, principalmente en los casos de atentados al pudor. Sumamente características son las bandas equimóticas producidas por el paso de la rueda de un vehículo sobre un cuerpo dispuesta más o menos transversalmente en el tronco o miembros y acompañadas de grandes destrozos internos.

Equimosis en el frente, cuello, mucosa conjuntival y en las extremidades,
En los casos de asfixias mecánicas principalmente, pero también en casos de muertes súbitas o repentinas, pueden observarse equimosis en el frente, cuello, mucosa conjuntival y muy a menudo, especialmente en los ahorcados en las extremidades, particularmente en las interiores, en las paredes teóricas son muy características estas equimosis cuando la muerte se debe a asfixias por comprensión del tórax.

Coloración y el tiempo

En cuanto a las relaciones entre su coloración y el tiempo que datan, pueden dimitirse como datos medios para la equimosis muy superficiales y quienes los médicos legistas dicen que son, de color azul hacia el tercer día, verde del quinto al sexto día, amarillo del sexto al octavo, y desaparecen completamente al décimo o al duodécimo día. Las subcutáneas persisten más tiempo, hasta veinticinco días, y las que traducen derrames profundos, fracturas óseas por ejemplo, pueden ser visibles todavía a los sesenta días. En cambio, las conjuntivales conservan siempre el color rojo hasta su desaparición.
La variabilidad de la coloración coincide con la opinión de técnicos en la materia y más difundidos entre nosotros.

Excoriaciones, erosiones o desolladuras

Con estos nombres se a de entender que la lesión es superficial, que han habido sólo alteración de la epidermis producida por un fuerte roce que deja en descubierto la dermis, la ¨ carne viva ¨, hablando en lenguaje vulgar.
Su valor médico-legal puede equipararse al de la equimosis, a las que acompañan frecuentemente. Esta asociación se encuentra a menudo en los casos de sofocación y estrangulación por la mano, pudiendo ser sumamente características, por presentar una forma semilunar que reproduce la del agente causal ( uñas ). Lo mismo puede observarse en los muslos en los casos de violación. En los atropellados por carruajes pueden observarse excoriaciones en diversas partes del cuerpo muy típicas de esta clase de accidentes cuando presentan un aspecto estriado como consecuencia del arrastramiento de la víctima por el suelo. Aspecto parecido puede ofrecer las desolladuras en los casos de precipitación de altura, cuando el cuerpo rozó contra alguna saliente dura o rocosa antes de caer al plan, por ejemplo.

 

Change password



Loading..