El juez debe mantener una figura totalmente ecuánime y equilibrada ante el proceso a fin de evitar contaminarse con el mismo y emitir juicios de valor adelantados.