Las empresas de redes sociales deben ser mucho más comunicativas respecto de cómo regulan el contenido.