En la apelación, se determinan derechos y obligaciones de los justiciables, por cuya razón debe asegurarse su derecho a la defensa.