Las relaciones laborales en el Ecuador cada vez son más complejas de manejar, cuando hablas de contratación de trabajadores es común oír que es un verdadero dolor de cabeza.