El principio de congruencia, por lo tanto, se refiere a los “hechos”, no a su calificación jurídica.