Los jueces deben respetar los precedentes determinados en sus propios fallos