La participación, en cualquiera de sus grados o formas en que se manifieste es, en esencia, un modo de delinquir.