Es una técnica utilizada por los jueces constitucionales, en sede de control constitucional para determinar el sentido o sentidos en que debe o no debe ser interpretada una disposición.