Las mujeres indígenas poco a poco se enteraron de que no solo son portadoras de derechos colectivos siendo miembros de colectividades indígenas, sino que simultáneamente gozan de derechos como mujeres