Con la entrada en vigencia de la Constitución del Ecuador en el año 2008, esta incorporó dentro del ordenamiento jurídico ecuatoriano una serie de garantías y de reconocimientos en derechos de índole Constitucional.