Es la facultad otorgada por el Estado a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley para controlar cualquier situación que atente contra la seguridad ciudadana y el orden público.