La mujer tiene derecho a que se le reconozca como dueña de la mitad de los bienes que fueron adquiridos mientras duró el matrimonio o la unión de hecho.