Nadie será objeto de injerencias arbitrarías en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación.