El blanqueo de capitales es un término usado en el continente europeo. No obstante, en nuestra región se lo conoce como “lavado de activos”.